miércoles, 28 de noviembre de 2018

Pack de texturas

¡Hola, hola, mis amores! ¿Cómo están? De nuevo, les tengo varios recursos para que puedan usar en sus diseños y esta vez, son unas bonitas texturas que hice <3 

Si quieren ver más packs de texturas y otros recursos pueden pasarse por aquí que encontraran bastante cositas que espero, les sean útiles :)

Si quieren descargar el pack completo, pueden hacer clic aquí.



















¡Un abrazo!
Leer más...

jueves, 22 de noviembre de 2018

Ahora que estamos solos #8: En el fondo del espejo

¡Hola, hola, mis amores! ¿Cómo están? ¡Llego tarde a la convocatoria! Así que de nuevo, vengo a recurrir a esta sección :3 Esta semana había que elegir un libro al azar y fijarse en la línea veinte y hacer parte del texto aquella oración que los astros eligen para nosotros, como un oráculo. 

Yo elegí el libro Corazón salvaje de Caridad Bravo Adams, que era justo el que tenía a mano en mi mesita de noche y me tocó esto que no se note que es un libro romántico (?)


Una fuerza extraña parece envolverlo, como si aun flotara en el ambiente algo de ella, como si la delatase su sutilísimo perfume que aún parece persistir, como si el espejo de luna verdosa guardase en su fondo, misteriosamente, aquella imagen que le obsesiona.


Si quieren leer a los compañeros, los invito a que pasen por aquí en La trastienda del pecado, que encontraran a todos los relatos participantes <3

En el fondo del espejo

«Odio que esté cerca tu fantasma. Que me hagas el amor cuando se te dé la gana y me abandones de la misma manera. Odio que no estés. Odio que vayas y vengas. Te odio. Te odio. Te odio. Y aún intento creérmelo» se decía mentalmente mientras veía las sombras danzar en la pared.

La luz de la una entra por la ventana y el viento mece los árboles, sus ramas bailan con una música inexistente que forma figuras en la pared. Él mira por la ventana, se truena los dedos y cuenta las mentiras que guarda en ellos. Sacó más de veinte al tronarse los diez dedos y no quiere seguir contando sorprendiéndose de lo que puede averiguar.

Fija la vista en la luna y luego, en el espejo de cuerpo completo que está del otro lado de la pared. Está cubierto por una tela desde hace meses, juntando el polvo, pues ni siquiera se atreve a quitar eso de encima: iba a llevarse lo que quedaba de ella y quizás, tan sólo quizás, si él se ve en el espejo, ella finalmente desaparecería y su reflejo, el reflejo que el espejo conserva es su último recuerdo.

«Te odio» repite mientras camina por la habitación.

La cama. La mesa de noche. ¡Hasta la pintura en la pared! Todo es de ella.

«Odio esto» se vuelve a decir y patea sus zapatos acomodados al lado de la cama, tal y como los dejó antes de irse.

Se arrepiente, los toma y acomoda en el mismo lugar. Se frota la frente, se siente idiota.

Maldice por lo bajo.

Maldice en voz alta.

Grita hasta que se le seca la garganta.

Se siente agitado, hastiado. Está vacío y vuelve a mirar el espejo.

Grita de nuevo y sale dando un portazo.

Vuelve pasado unos diez minutos.

Aprieta los puños, extiende la palma de su mano abriendo y cerrando el puño, intenta calmarse. Cierra los ojos, respira profundo.

«El espejo, el espejo» se dice mentalmente. Mantiene los ojos cerrados, está quieto. Insiste en volver a verla. La visualiza, la recrea con su mente en frente de él y en su fantasía, ella lo abraza, lo besa, le dice que lo ama. En su fantasía, ella es de él de nuevo.

Es sólo fantasía.

«Convéncete» se vuelve a decir. Tiene que creerlo.

Pero es tan lindo el sueño…

La abraza. Aún con los ojos cerrados. La siente y respira su perfume, el calor del cuerpo, la suavidad de su piel, hasta como lo arañan sus uñas en la nuca.

Es ella.

No hay duda.

«Te amo» susurra y se resiste a abandonarla.

La ventana se abre de golpe. El viento entra, huracanado. Desarregla todo en la habitación. Entre abre apenas los ojos. El polvo y el viento son demasiado fuertes, apenas puede ver.

La tela que cubre el espejo vuela. Él grita. Se lamenta.

Su reflejo escapa.

Ella baila.

Una fuerza extraña parece envolverlo, como si aún flotara en el ambiente algo de ella, como si la delatase su sutilísimo perfume que aún parece persistir, como si el espejo de luna verdosa guardase en su fondo, misteriosamente, aquella imagen que le obsesiona.

Ella es un vaho verdoso, como la luna. Se aferra a él, lo disuelve. Se vuelven uno.

Y el viento los arrastra por la ventana…



¡Un abrazo!
Leer más...

miércoles, 21 de noviembre de 2018

Obras de teatro

¡Hola, hola, mis queridos soñadores! ¿Cómo están? Creo que ya finalmente termino con los índices, que si no me equivoco ¡éste es el último! O eso creo, que a veces me voy convencida de que he terminado y me salen pendientes por todos lados.

Es otro género que he empezado a escribir apenas hará ¿uno o dos años? ¡Jo! Casi nada, así que todavía, hay mucho que explorar y explotar de este género para mí, pero poquito a poco lo iré haciendo. Por lo pronto, les dejo estos trabajitos :3

Obras de teatro
Obras de teatro (escritas en formato de diálogos y acotaciones). La mayoría que iré colgando serán escenas únicas, aunque si se presenta la oportunidad, continuaré alguna.

Terminado
romance, drama, aventura, acción, suspenso
Capítulos
-
-
-
-
-
-
-
-
-
-
-

¡Un abrazo!
Leer más...

martes, 20 de noviembre de 2018

Oh! My love

¡Hola, hola, mis amores! ¿Cómo están? Antes que nada, quiero recomendarles a una excelente artista digital: Zekirina. Hace dibujos a pedido y por si quieren verlos, pueden pasar por su Deviantart o por su Ko-fi para solicitar algún trabajito de ella <3 que seguro, quedan encantados con su trabajo :3

Este de aquí arriba es uno de sus trabajos ¿A que no es precioso? Les dejé arriba sus dos cuentas para que puedan pasar a ver sus demás trabajos y hacerle algún pedido si gustan <3

¡Ahora, acabando con la publicidad, a lo que nos compete!

Oh! My love

Hace varios meses que ya no tenía ganas de reír. Le dolía verla de esa manera, le dolía ver que no podía disfrutar de sus hijos como quería, que no podía seguir con su trabajo, que ya no podía tomar fotografías con ella posando como si fuera una diosa, con ella sonriéndole con todo su amor.

Nadeshiko estaba en cama, débil y todavía, le sonreía con aquella alegría que no era capaz de demostrar en sus acciones a causa de su enfermedad. Touya entendía que su madre estaba realmente delicada que hasta el piano dejó de tocar con él y la pequeña Sakura… ella realmente, no sabía nada y quizás, por eso cuando Nadeshiko la tomaba en brazos y hacia caras y jugaba con ella, reía alegre, emitía esa risa que hacía que se les alegrara el alma y enriqueciera su vida.

Y aunque con el tiempo iban siendo cada vez menos esos momentos, Nadeshiko nunca en ninguno de esos días, perdió su espíritu.

—Fujitaka —lo llamó cuando entró a la habitación y se sentó en la cama, con la espalda contra la almohada. Dio unos golpecitos en el colchón y él se acercó y se sentó a su lado.

Él la rodeó por la cintura y la atrajo hacia su pecho, aprovechando eso, Nadeshiko se refugió en él, cerrando los ojos, degustando la hermosa calidez de su amor. Él siempre estaba ahí para ella, la cobijaba entre sus brazos, le daba ánimos para todo y jamás le reprochaba nada y en su estado, se sentía tan poco capaz de ser reciproca con él.

—Te amo —dijo ella entrelazando sus manos con las de él. Volteó y le dio un beso para luego, acurrucarse a su lado una vez más— y quiero que sigas sonriendo para mí y para los niños siempre —le pidió apretando un poco más su mano. Sus dedos temblaron y en voz baja, como si le costara decir aquellas palabras en voz alta, habló escondida entre las frazadas con las que su esposo la arropó— prométeme que no vas a llorar cuando suceda.

—Nadeshiko, nada va a…

—Fuji-kun, lo sé. Lamento no ser más fuerte para ti —sonrió acariciando su mejilla y se arrimó más hacia él, quedando su pecho pegado al suyo. Podía hasta sentir sus pulsaciones aceleradas y el calor de su respiración.

Fujitaka no tuvo el valor de seguir hablando. A diferencia de Nadeshiko, él no tenía la fuerza para asumir algo como eso, no se imaginaba una vida sin ella ¡no podía! Quería tener esperanzas, quería volver a verla feliz: quería volver a tener a su familia completa y sin ella, eso jamás sucedería.

La abrazó y la besó quedándose con ella hasta que se durmió en sus brazos. Tenía tanto en qué pensar que ni si quiera podía dormir con aquella tranquilidad.

Más tarde, esa misma noche, Nadeshiko halló la fuerza para levantarse y hacer sonar el piano una vez más. Su esposo se despertó por la melodía y Touya también, llevando a Sakura hacia el piano, viendo a su madre tocar. Sus dedos largos y pálidos se movían con destreza ante la sutil canción llena de amor que articulaban.

Y una vez más, su familia estuvo feliz y completa.

******

Un mes más tarde, Nadeshiko lo había abandonado. Aquella vez que tocó el piano fue la última en que pudo hacerlo. Su hijo estaba triste, y aunque la pequeña no estaba del todo segura de qué es lo que había sucedido con su madre por su corta edad, se impregnaba de la tristeza del ambiente que el ámbito funesto irradiaba.

Él, como padre que era y con lo mucho que amaba a sus hijos, sabía que lo último que quería Nadeshiko era verlos tristes, mal por ella ¡No podía permitir que se sumieran en ese mundo! O posiblemente, ninguno de ellos saldría, bien sabía Fujitaka que la tristeza era un camino de ida… quién sabe dónde encontraría la vuelta.

Tomó a la pequeña Sakura de los brazos de su hermano y la mano de Touya, dedicándoles una sonrisa a los dos.

Nadie entendía cómo un hombre que acababa de perder a su esposa podía mostrar una sonrisa y animarlos cuándo él debería estar llorando. Pero Fujitaka hizo una promesa y pensaba cumplirla, porque si se ponía triste, su familia lo haría y si debían recordar a Nadeshiko de una forma, sería con una sonrisa.

—Sé que estarás bien —dijo el espíritu de Nadeshiko viendo marchar a su esposo con sus hijos a almorzar. Touya la vio ese día y le dedicó una sonrisa— estaré más cerca de lo que piensas, por favor, sonríe para mí —le pidió alegre a su hijo.

Touya asintió y siguió a su padre.

Los Kinomoto se fueron con la certeza de que estarían bien, porque aunque Nadeshiko ya no estuviera viva, sabían que ella nunca los abandonaría.




Esta historia está inspirada en la canción Oh, my love de Ishikawa Hideo. Una bellísima y triste canción <3

¡Un abrazo!
Leer más...

52 días de reto: día once

¡Hola, hola, mis amores! ¿Cómo está? Antes que nada, tengo para recomendarles el blog de una amiga muy querida que además, tiene una bonita iniciativa de Blogs recomendados: el Blog de Bleiÿ <3 tiene además un blog donde sube sus escritos, aunque el que les pase anteriormente es misceláneos, que encontraran entradas de lo más variadas, desde reseñas, recomendaciones y algunos tips muy interesantes que pueden servirles si les gustan las manualidades o curiosear por el internet.


¡De paso, le cambié el look al blog! Que ya le hacía falta y que mejor que con uno de mis colores favoritos. Tenía una idea bastante surrealista y liada de lo que quería para la cabecera, con ese mar que desafía a las leyes de la gravedad con peces nadando por el cielo, el libro hundiéndose y el paño atravesando todo, del cielo al mar, me gusta bastante a decir verdad.

Día once: Esta semana tienes tema libre pero sin descripciones: solo diálogo (y acotaciones)

La importancia de ser educado

Escena única

(Están a cielo abierto, el campo de batalla se extiende hectáreas y hectáreas y hasta donde se pierde la vista, se pueden ver filas y filas de soldados armados hasta la médula. Ninguno se mueve, esperan la orden del general, montado a caballo encabezando la batalla, a distancias considerable de la tropa enemiga. Ambos líderes intercambian miradas y alzando el sable, están a punto de lanzar el grito de batalla… con todo respeto).

General Giménez: (haciendo un ademán con la cabeza a modo de saludo) Con la debida trayectoria que le confiere, debe hacer el primer movimiento.

General Gómez: (infla el pecho y se yergue sobre el caballo) ¡Faltaba más! Ese honor se lo ha ganado usted, viniendo de tan noble familia.

General Giménez: (Se enoja frunciendo los labios, su bigote ondea sobre sus labios con aquel esto) Me niego, mi estimado. Jamás daría el primer ataque contra alguien como usted. No corresponde.

General Gómez: (Guarda el sable y toma las riendas del caballo, ansioso) ¡Tampoco seré el primero! Es una descortesía.

(Los soldados se miran impaciente, con una cara que dice «decídanse de una vez». Ninguno dice nada y entre palabras bonitas y obstinados rechazos llenos de cortesía, la batalla se va retrasando sin llegar a averiguar ninguno de los dos a quién le corresponde el honor de dar el primer grito de batalla.

Los pelotones se van dispersando. Los soldados montan fogatas, buscan algo qué comer, aquello va para largo.

No hay guerra que sobreviva a los modales).



Esta historia surge de una charla que tuve con Berii sobre las reglas de un chat de rol. Las dichosas reglas decían que los personajes deben ser respetuosos en las batallas ¡Joder! Entiendo que ente usuarios seamos considerados y amables entre nosotros, pero ese pacto muere cuando se comienza el rol, que, que el usuario sea educado no quiere decir que el personaje que interpreta tenga que serlo ¡y más en batalla! Me reí mucho de ellos y con todo el sarcasmo que puedo usar, me rio de nuevo aquí.

Espero que les haya gustado <3

¡Un abrazo!
Leer más...

sábado, 17 de noviembre de 2018

Honoríficos en japonés

¡Hola, hola, mis amores! ¿Cómo los trata la vida? ¡Muy bien, espero! Tuve que hacerle una limpieza a la pc y me ha costado varias horas porque tuve que reinstalar muchísimas cosas >.< no sabía que tenía tantos programas hasta que tuve que ponerlos a todos de nuevo ¡jo! Pero ya está funcional de nuevo y como me quedó este tema en el tintero, aprovecho a actualizar ahorita :)

Este es un tema que consultó Demi y que aprovecho a desarrollar ya que en algunas historias (mayormente fanfics) los he llegado a usar, así que para saldar dudas, aprovecho a explayarme por aquí, de paso, ya me queda tema sólo para linkearlo cuando haga falta (?)

Honoríficos
El japonés es un idioma muy particular porque no tiene un lenguaje formal para tratar a una persona (así como nosotros tenemos el Usted), sino que se basa en estos sufijos para determinar el grado de confianza/respeto que hay entre dos o más personas. Cada uno se usa en un caso especial y para determinados ámbitos también. Abajo, les iré explicando uno a uno su función :)

-kun (くん): Este se usa para hombres desde adolescentes a mayores. Es sólo utilizados para agregar a un nombre masculino, puede ser de manera cariñosa por los amigos o puede ser una forma de referirse de un superior a uno. El jefe puede usar este sufijo para sus empleados, pero los empleados jamás con su jefe.

-chan (ちゃん): se usa de manera cariñosa para nombrar a las chicas y a los niños (ambos sexos). Es poco común que se lo use en hombres mayores (quizás, a modo de broma cariñosa en confianza), sino, lo correcto para referirse a un hombre, es usar el -kun. También se lo usa para los nombres de mascotas o para decir que alguien es pequeño/adorable.

-san (さん): este es el más usado de todos los anteriores y la traducción casi literal sería Señor, señorita, señora. Sí, puede significar todo esto, sólo va a depender de la persona a la que nos dirijamos y es, además, el que se usa siempre, incluso, con desconocidos. Casi que no conocen a nadie, pues, este es el sufijo que tienen que usar sin pensar en nada más.

-sama (さま) : este es un poquito menos común que el anterior. Se lo utiliza para personas muy expertas o sabias en algún campo o para las deidades.

-senpai (せんぱい): Este se usa para alguien que está en un cargo/curso/nivel más experimentado que nosotros, ya sea que tiene un cargo superior o que va en un curso más alto que nosotros, incluso, para compañeros de oficina que saben más que nosotros/tienen más experiencia. Se puede usar de sufijo con el nombre de la persona o sólo, que lo van a entender igual.

-kohai (こうはい) : es lo contrario a un senpai. Este es usado por los senpai para aquellas personas que están en un grado inferior a ellos, recién empiezan en determinadas áreas o son de grados inferiores.

-dono (との): este sufijo es extremadamente formal y un poco arcaico. Es similar al lady, aunque conlleva mucho más respeto hacia la persona que se lo dice. En español, no tenemos nada similar, así que es difícil encontrarle una equivalencia. Por fortuna, salvo en algún certificado o con alguien que guste usar particularmente este sufijo, no lo escucharan.

-sensei (せんせい): este se utiliza para los profesores o para los médicos y se los utiliza al final del nombre o también, por cuenta propia.

O- (お): este es un prefijo y se lo utiliza también, como un prefijo de respeto, también, se puede utilizar con las deidades, aunque no es tan común, pueden encontrarlo de esa manera. Para las personas, es algo de mucho respeto, no es que sea tan común, pero tampoco es tan descabellado usarlo. Sí les contaré que se lo usa para el dinero okane (お金).


Y estos son de los más comunes, hay para la realeza, para los que práctica las artes marciales, hasta algunos más que ya no se usan y que sólo encontraran en la vieja literatura. No sé si agregarlos o no, pero si lo ven conveniente, quieren saberlos, con gustos lo edito y agrego <3

Espero les haya interesado :)

¡Un abrazo!
Leer más...

jueves, 15 de noviembre de 2018

Ojos desgarradores

¡Hola, hola, mis amores!! ¿Cómo están? Que espero, la vida los esté tratando bien. ¡Tengo cuento! Y esto ha surgido de un delirio momentáneo, una horrenda canción y aparentemente, unos ojos amarillos que me atormentan, que no he podido pensar en otra cosa cuando he ideado la idea para este relato ¡jo! Que no es el primero, lo que hasta me hace pensar en incluirlo en una historia más larga que este bicho, sea cual sea, está reclamando atención y no seré yo quien se la niegue (?)



Ojos desgarradores
Sudas frío, tiemblas. Los huesos se sacuden en tu cuerpo como si fueras una bolsa y tus piernas flaquean al punto de que parecen de goma. Eres de goma, de repente, ya sientes que te faltan toda estructura ósea. Te mareas y unas horribles arcadas llenan tu garganta, el sabor de los jugos gástricos y un inquietante sabor al jugo de naranja que tomaste en la mañana te hacen encorvarte hacia adelante. Apenas te mueves, es como si no tuvieras control alguno de tu cuerpo.

De repente, sientes aquella fuerza que te insta a levantar la cabeza con tal brusquedad que podría romperte. Los ojos amarillos, brillantes, aquellos ojos felinos que son capaces de mirarte como si se metieran dentro tuyo, escarbaran en tus venas con un afilado bisturí y llegaran a lo más recóndito de tu cuerpo.

El dolor es increíblemente denso, horrible. Ya no resistes más, quieres gritar, quieres abrir la boca y cuando lo haces, sólo sale de ella la bilis blanca mezclada con sangre, sintiendo que te rajas la garganta con ello.

Caes al suelo y te arrastras. Tus piernas siguen sin funcionar, literalmente, las ves y son de hule, como si nunca hubiesen tenido huesos en ella.

Siseas algo inentendible, estás en un estado entre la desesperación y la parálisis. Quieres huir, das lo mejor de ti para huir, correr, arrastrarte como un simple gusano lo más rápido que puedas…

Y no lo logras…

Y no lo lograrás…

Desde que viste aquellos ojos amarillos endemoniados, supiste que serían lo último que verías.

Algo se clava en tu espalda baja y te detiene, te ha clavado al suelo y sientes que te ahogas con tu propia sangre.

No hay nadie que pueda ayudarte, nadie… estás complemente solo, abandonado a la crueldad que irradian esos ojos amarillos.

Caes de espalda, entre la sangre, la tierra, tu saliva y ves los ojos amarillos brillando en la oscuridad.


Te atraviesa la garganta esas garras que salen de la oscuridad. Y ahora sabes que cierto era aquello que te dijeron: si entras al bosque y lo molestas, esos ojos amarillos serán lo último que verás.


Por si a alguien le interesa (y ojalá no sea fan por lo que dije a la entrada (???)), les dejo la canción :)


¡Un abrazo!
Leer más...

miércoles, 14 de noviembre de 2018

Mujer perfecta

¡Hola, hola, mis amores! ¿Cómo están? Espero que de maravillas ¡les traigo microrrelatos! Que hace mucho no subía nada de esto ¡y aquí les dejo dos de mis favoritos! El primero es uno de mis favoritos y el segundo que les traigo, un poco atrasado, va de los retos del Inktober.

Mujer perfecta


Su novia era la más bonita, la más perfecta de todas. Cuando le preguntaban donde se conocieron, la respuesta era siempre la misma: esta clase de mujeres sólo se fabrican. Se lo tomaban a broma, era un chiste del que todos reían. Sin embargo, su secreto era donde se habían conocido, desde que era ella era un simple circuito con redes neuronales. Ella, le dio la felicidad que no supo encontrar afuera: era su primera IA con conciencia.


Y he empezado e Inktober, a paso lento, pero voy lenta, bien lenta, así que iré subiéndolos de a poco y aquí les dejo el primero con la palabra.

Venenoso


¡Un abrazo!

Leer más...

martes, 13 de noviembre de 2018

El cielo a mi favor — Capítulo 4 — Novio

¡Hola, hola mis amores! ¿Cómo están? Espero que muy bien ¡y hoy les traigo un capítulo nuevo! Si quieren leer la historia completa, pueden pasar por El cielo a mi favor, donde van a encontrar los otros capítulos y algunas historias extras sobre los personajes.

Los dejo con la historia :)


Capítulo 4 — Novio
—Bueno, con esta tormenta, es mejor no avanzar —dijo él sentándose en el suelo. Habían quedado atrapados en aquella cueva los dos. La tormenta eléctrica iba a ser mucho más peligrosa si salían y se quedaban debajo de los árboles, así que iban a tener que esperar a que el clima los favoreciera para separarse.

—No pareces molesto por eso —dijo Fuyuki escurriendo su cabello al retorcerlo hacia el frente.

—No lo estoy —sonrió debajo de la máscara y ella, alzó las cejas acercándose a él y sentándose justo en frente, mirándolo con severidad a tan sólo unos escasos centímetros de distancias.

Kakashi reaccionó alzando una mano a la altura de su rostro y haciendo su torso hacia atrás aun sin perder el equilibrio preguntándose a qué se debía semejante reacción. Pero antes de que preguntara, ella suspiró bajando la cabeza y se desplomó en el suelo, quedando sentada a horcajadas a su lado. Su expresión antes confiada y alegre se volvió huidiza y cansada, después de todo lo que había andado y sin su leal compañero, estaban atrapados hasta que su suerte mejorará.

—Si al menos Mochizuki estuviera aquí... Él siempre tiene algo de comer consigo —cruzó las piernas mirando la lluvia caer con fuerza y una expresión de cansancio en el rostro, encogiéndose de golpe al sentir el impacto de un nuevo rayo.

Él se rio ante aquella reacción, parecía una niña a punto de hacer berrinche por tener hambre, asustada por la tormenta.

Al verla así, más curiosidad tenía sobre lo que buscaba. No parecía estar llevando a cabo ningún tipo de misión considerando que su hitai[1] no estaba en ninguna parte de su cuerpo, por lo que asumió que era una ninja que había abandonado su aldea, debido a que con sus habilidades, dudaba que fuera una simple civil.

—¿Y qué se supone que buscabas aquí, Kakashi-kun? —Preguntó ella mirando al Hokage y al ver su mirada en ella, sonrió traviesa y tomó un mechón de su cabello y haciendo un ademán, lo convirtió en una liga para recogerlo— ¿a qué soy buena?

—Lo eres —dijo con sorpresa— por eso me pregunto cuáles son tus razones para estar aquí, reuniéndote con personas peligrosas.

Ella abrió los ojos con sorpresa y sonrió de medio lado mostrando los dientes.  Cerró los ojos un momento y tomó todo su cabello trayéndolo por encima de su hombro izquierdo, —era cuidadosa con su herida, que no podía levantar sospechas— alisándolo suavemente con la palma de su mano, de paso, quitaba el exceso de agua del mismo.

—Hagamos una cosa —señaló ella levantando la vista hacia el Hokage— yo te contaré algo a ti que sólo yo sé y tú harás lo mismo. Es un cambio justo ¿no?

—Me parece bien —respondió él sonriente— esta misión fue en parte diplomática y en parte, porque creí haber encontrado el paradero de mi alumna.

—¿Algo así como tu amante? —Soltó ella mostrando repentino interés en la conversación ahora mismo. Él abrió los ojos a más no poder, haciendo que toda la parte blanca de los mismos pudiera verse completamente gracias a ello.

—¡C-claro que no! Es mi alumna.

—A algunas mujeres le gustan maduritos —su tono sonaba tan natural como si hablara del clima, volviendo a su postura anterior con una notoria sonrisa que él no sabía cómo juzgar.

—¿Eres una de esas mujeres? —Preguntó él y ella volvió a mostrar la misma sonrisa entusiasta que antes posando sus manos en sus piernas.

Por un momento, se arrepintió de preguntar.

—¿Realmente quieres gastar la pregunta sabiendo si tienes oportunidad conmigo? —Preguntó coqueta alzando una ceja y acercándose a él, soplando su aliento en su oreja, provocando una divertida reacción por parte del contrario, viéndolo sonrojarse y estremecerse a la vez. Se rio y volvió a sentarse mientras él tapaba su oreja, confuso y aun con las mejillas rojizas.

Fuyuki hizo su cabello hacia su espalda y lo movió ligeramente desde su nuca haciendo que las gotas de agua que aún quedaban en él se soltaran de su cabello de forma bastante seductora. Y es que ella lo era. Joven, bonita, con una larga melena verde limón que le daba un toque único por ese inusual color de cabellera; los ojos ámbar como si fueran a juego con su cabello; nariz respingada y unos labios carnosos, sin ser demasiado grandes ni fibrosos, con la medida justa, todo ese bello rostro se conducía a un afinado mentón que le daba un toque más exótico a su belleza natural. Kakashi se quedó embobado un momento, que con la ropa húmeda, se veía mucho más provocativa, pero antes de seguir pensando en algo indebido, decidió volver a la pregunta que ella le había permitido, carraspeando al mirar el techo de la cueva y retomando la conversación con ello de manera poco disimulable.

—Busco a una persona que puede darme información sobre el asesinato de mi padre —se sinceró ella finalmente— sé que existen un par de personas que tienen conocimiento sobre ello. Éste pareció ser el mejor lugar para encontrarlo, sólo busco respuestas.

—¿Quieres vengarte? —El tono de Kakashi se volvió mucho más duro al escuchar su respuesta. Pensó en que estaba en un camino torcido cegada por la ira, pero ella lo sacó de sus dudas enseguida.

—No, la venganza me consumiría en un odio del que no podría escapar hasta el punto en que no sería capaz de reconocerme —y eso era justo lo que el Hokage jamás había pensado escuchar de ella, pensando que estaba metida en un camino sin retorno al hablar de un asesinato tan a la ligera— lo que yo quiero son respuestas. Una de las personas que más amé y admiré, se convirtió en alguien totalmente ajeno a lo que conocía— y volvió su vista determinada hacia el ninja copia— y si voy a tener que vivir habiendo conocido su secreto, voy a descubrirlos a todos. Quiero saber qué lo motivó a convertirse en eso.

—¿Y qué harás cuando lo descubras?

—Lo sabré en su momento —respondió ella tan alegre como confiada.

—No es bueno remover el pasado.

—Lo sé mejor que nadie. Por remover el pasado acabé aquí. Pero he compartido agradables momentos con alguien gracias a esta búsqueda —abrió un ojo y lo miró de soslayo mientras él se rascaba la mejilla despreocupado sin darse cuenta de su indirecta.

Estaba más que decidida a seguir con sus planes. Lo había dejado todo pensando que iba a ser capaz de desenmascararlo antes, de poder descansar tranquila al saber por qué su padre había sido asesinado cruelmente y porqué las organizaciones criminales estaban detrás de él. Seguramente, haber pedido ayuda habría sido lo más sensato, pero Fuyuki lo que menos quería es que más personas murieran a su alrededor. Aunque, esa era la vida de un ninja ¿no? Ver morir a alguien, esperarlo sabiendo que jamás iba a volver era lo más doloroso que alguien podría experimentar y no quería que nadie pasara por lo mismo, por lo que había desaparecido de su aldea así nomás. Había dejado a sus amigos, sus profesores, todo porque su curiosidad era demasiado fuerte como para poder olvidarlo y bajo las normas de la aldea, no iba a poder hacerlo. Tampoco iba a involucrar a alguien más con el riesgo que podría correr: con ella le alcanzaba y le sobraba. Y siempre podía contar con la ayuda de Mochizuki, que con eso, podía darse más que satisfecha. Él había estado a su lado en todo momento y esperaba, poder seguir contando con él por mucho más tiempo aún.

—En año nuevo, cuando pasamos la noche juntos ¿Qué tanto de ello fue cierto?

—Fue cierto que disfruté ver los fuegos artificiales a tu lado —sonrió animada— y fue cierto cuando dije que quería volver a verte.

—¿Por qué debo creerlo?

—Por ninguna razón —se rio de manera jovial enfocando su mirada en él— puedes pensar en si te gustó más compartir tiempo con Ito Hazuki o prefieres a Oshiro Fuyuki.

—Dijiste esa vez que querías recomenzar tu vida.

Ella no dijo nada ¿Qué tanto estaba dispuesta a decirle a Kakashi?

—Si te ayudo ¿retomarías tu vida? —El silencio se había quebrado después de que Kakashi dijera eso.

A Fuyuki la tomó por sorpresa. Se había acostumbrado a que sólo Mochizuki fuera quién la intentara disuadir o la acompañara hasta el final en cada uno de los planes alocados que tenía. Con cálida expresión en el rostro, apoyó su cabeza en el hombro del Hokage, preguntándose él en qué momento había tomado semejante confianza con ella como para que lo llamara Kakashi-kun y ahora, se acomodará a sus anchas a su lado.

—No es como si tuviera una vida que retomar. Soy una renegada.

—Y resignada por lo que veo —a lo que ella estalló en una fuerte carcajada.

—Si pudiera retomar mi vida… me gustaría empezar de nuevo —se sinceró— seguir donde me quedé no tiene sentido porque ya no soy esa persona que abandonó la aldea con sueños mágicos en su futuro. Pero la magia y los sueños siguen en mí, sólo es cuestión de darle otro camino —susurró y tras un bostezo, se quedó dormida a su lado.

La cabeza de Kakashi se inclinó hacia delante cansado. Parecía tener realmente magia esa muchacha y una nula noción de los protocolos sociales. Aun siendo el sexto, lo trataba como si fuera un conocido de toda la vida y ya hasta muy íntima se había puesto que ni si quiera en las misiones con su equipo había estado cerca de alguien. Y ella, como si nada, llegaba y se pasaba las reglas y las normas por el arco del triunfo y hacía lo que quería.

—Fuyuki-chan ¿eh? —repitió su nombre y se concentró en la lluvia. Realmente, era toda una aventura estar con esa mujer y tenía el presentimiento de que apenas si había visto una faceta de ella.

Cuando la lluvia cesó, ambos pudieron salir, caminando lentamente por el bosque. Fuyuki se había vuelto muy silenciosa desde que salieron de la cueva, como si estuviera tramando algo peligroso. Después de haberla escuchado hablar tanto, le pareció extraño, pero no dijo nada.

Los gritos de los hombres se escucharon a lo lejos: Shikamaru, Chouji y Neji los alcanzaron preocupados por Kakashi.

—Puedes quedarte con nosotros —la invitó sin dejar de prestar atención en los muchachos que se acercaban con rapidez.

—¿Lo dices en serio? —No se esperaba eso de él. Fuyuki sonrió y Kakashi no supo interpretar eso, sólo sintió un pequeño escalofrío en su espina.

—¿Quién es ella? —Preguntó Shikamaru mirándola con expresión de cansancio.

—¡Lo he decidido! —Exclamó ella sacando una pequeña bolita que explotó en confeti y le dio un toque más personal a todo, acercándose a él de forma brusca con los ninjas listos para atacar y Kakashi más que nervioso— haré que te enamores de mí —y con una sonrisa de oreja a oreja, lo besó por encima de la máscara.

Los muchachos que estaban listos para pelear quedaron tan desubicados y nerviosos como el Hokage lo estaba en ese instante. Quizás, incluso peor considerando que jamás en su vida habían visto a Kakashi con alguna mujer ¡nunca!

—Fuyuki-chan. Yo…

—Kakashi-kun, me gustas. Y haré que te fijes en mí a como dé lugar —y con otro de sus habituales trucos, hizo aparecer un ramo de flores de su pañuelo, tan sólo para él, haciendo una triunfal salida al posar sus dedos índice y corazón en sus labios y mandarle un beso antes de desaparecer en una estela de humo brillante y de colores.

—¿Qué fue eso? —Chouji sacó una bolsa de papas y la abrió.

—Creo que el Hokage consiguió novia —dijo Shikamaru volviendo los tres la mirada a Kakashi que estaba tan en blanco como ellos.

Enamorarse…

Tendría problemas. Y muchos ¿Cómo convencer a Fuyuki-chan? Esa era una misión que lo mirara por donde lo mirara, no iba a acabar bien.




[1] Hitai es la banda ninja que usan en cada una de las aldeas.


<<Capítulo 3                                                                Capítulo 5>>

¡Un abrazo!
Leer más...

domingo, 11 de noviembre de 2018

Tablilla matices

¡Hola, hola, mis amores! ¿Cómo están? Espero que de maravillas. Ayer prometí subir cositas nuevas por aquí ¡y ya me ven! Cumpliendo como pocas veces lo hago (?) En esta  ocasión, les traigo un pack de seis tablillas de diferentes colores ¿Por qué tantas? Porque he usado un código que es un poquito más complejo de editar y cambiar los colores no vendría a ser tan sencillo como buscar un hexa y ya, así que decidí hacer una variada selección para que puedan elegir las que más les guste.

Esta tablilla, si bien es bastante sencillita, tiene además de la imagen una corredera, así pueden tener bastante contenido en poco espacio ¡y se ve bien bonita! Como saben, basta que elijan el código, lo copien y peguen en modo Redactar HTML y luego, cambien a Redactar y agreguen lo que quieren de manera normal.

Si les gustan las tablillas, pueden descargarlas a todas desde Mediafire, sólo hagan clic aquí y las tendrán listas para copiar y pegar.


Matices azules
Título
Título

Título

Título

Título

Título

Título

Título

Título

Título

Título
Título
Título

Título

Título

Título

Título

Título

Título

Título

Título

Título

Matices naranjas
Título
Título

Título

Título

Título

Título

Título

Título

Título

Título

Título
Título
Título

Título

Título

Título

Título

Título

Título

Título

Título

Título

Matices rosas
Título
Título

Título

Título

Título

Título

Título

Título

Título

Título

Título
Título
Título

Título

Título

Título

Título

Título

Título

Título

Título

Título


Matices violetas

Título
Título

Título

Título

Título

Título

Título

Título

Título

Título

Título
Título
Título

Título

Título

Título

Título

Título

Título

Título

Título

Título

Matices verdes
Título
Título

Título

Título

Título

Título

Título

Título

Título

Título

Título
Título
Título

Título

Título

Título

Título

Título

Título

Título

Título

Título


Matices arcoiris

Título
Título

Título

Título

Título

Título

Título

Título

Título

Título

Título
Título
Título

Título

Título

Título

Título

Título

Título

Título

Título

Título


Ya saben, cualquier problemita o duda que tengan, me lo dicen e intentaré ayudarlos lo más rápido posible <3 abrazo="" n="">
Leer más...
Te invito a soñar conmigo en: