Menu

sábado, 22 de septiembre de 2018

Cita en el bar — Destino — Final II

¡Hola, hola, mis amores! ¿Cómo están? Espero que de maravillas <3 Hace mucho tiempo que terminé esta historia, pero cuando hacia los índices me di cuenta de que nunca subí el final alternativo que había hecho para ésta. Cortito, diferente y feliz, que originalmente, era trágico, pero como que no tuvo tan buena pega —y aunque me gustó mucho más—, les dejo uno extra para que todos quedemos contentos. 

Espero que les guste <3




Destino — Final II

El invierno había llegado sin previo aviso. La nieve cubrió la puerta de su casa impidiéndoles salir. Tampoco había demasiadas prisas por estar fuera, por el contrario, lo que más querían era quedarse al lado de la chimenea y beber algo caliente para entrar en calor.

Finalmente, había logrado quitar las raíces del suelo y habían reparado las maderas rotas, quitado aquellas que estaban podridas y amoblado la casa a gusto. El lugar en donde habían vivido durante esos días en que se habían enfrentado como rivales, ella por terca y él por orgulloso, ahora se había convertido en su hogar.

—Palearé la entrada para ir por más leña —le dijo Robert tomándola de la cintura mientras Lizzy cocinaba. 

Ella sonrió haciendo su cabeza hacia atrás y le dio un beso en aquella postura.

—No te esfuerces demasiado que esa herida del pecho no se ha curado —le dijo con seriedad volteando y paseando su dedo índice por su pecho, deteniéndose justo al sentir el borde de la venda debajo de su camisa. 

Robert aún no ha sanado por completo. Su cuerpo débil apenas ha ido recuperando fuerzas y con el último resfriado que pescó en la tormenta, fue mucho más lenta su recuperación. Pero Lizzy estaba más que contenta de verlo de pie y andando a sus anchas ya. Lo regañaba. Lo cuidaba. Él la atesoraba como el más grande de sus valores.

Lizzy podía estar segura de que lo amaba y que no se arrepentía de haber dejado todo atrás sólo para vivir su vida siempre soñada.

—Volveré enseguida.

—Tendré la cena servida —lo despidió en la puerta con un beso en los labios después de haberlo ayudado con el abrigo y las prendas invernales mientras lo veía palear y luego, marcharse.

Apenas sus citas empezaban. Y en cada una de ellas, bailarían al compás de la música que siempre sonaría en sus almas.


¡Un abrazo!

6 comentarios:

  1. Bueno que decirte me encantan los finales felices y este lo ha sido después de haber tenido sus desventuras , pero hay una cosa que es cierta , el amor que es de verdad y no solo atrayente ese perdura antes las pruebas más difíciles que pongan en su camino.
    Un inmenso abrazo con todo cariño.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mi esta historia me gustaba más con un sabor agridulce, pero no está mal tener alternativas.
      ¡Un abrazo enorme! <3

      Eliminar
  2. Uy que lindo final . Ne leí la historia de un tirón y me gusto mucho. Te mando un beso

    ResponderEliminar
  3. La verdad es un bello final, pero me debo leer toda la historia completa para saborear mejor esta excelente conclusión.
    Abrazo!

    ResponderEliminar

¡Hola! ¿Cómo estás? Gracias por pasar a leer mi blog y agradezco que vayas a comentar. Me encanta leer sus opiniones.

Pueden escribir lo que gusten, tienen todo el espacio que quieran para comentar ¡Y no se echen para atrás por ser una entrada vieja! Yo responderé el comentario sin importar la fecha <3

¡Qué tengas un lindo día!

¡Un abrazo enorme!