jueves, 17 de mayo de 2018

Tiempo entre sus espinas

¡Hola, hola, mis amores! ¿Cómo están? Espero que de maravillas, que yo no puedo decir lo mismo últimamente XD ¡Pero traigo cuento! Y de esas casualidades felices que estaba viendo un video en Youtube de Kazuhiko Inoue y me inspiré para esta historia <3 Más abajo les dejaré el video por si quieren pasar a echarle un vistazo (cosa que deben hacer, canta muy bonito y ha hecho de actor de voz de Miyagi de Jonjou romantica y Kakashi de Naruto <3, entre otros, un encanto). Pronto les traeré la reseña de ambos mangas, que están entre todos mis pendientes </3



Tiempo entre sus espinas

Tiré las rosas por el puente. Me quedé viéndolas flotar por el río hasta que se disiparon lejos hasta que el papel se humedeció y no quedó nada. El agua volvió a estar calma, sin ninguna onda, sólo con mi reflejo dolido en ella. No me había visto bien hasta: lucía completamente demacrado, como si hubiesen pasado años y años y no un par de meses desde que no está.

Las flores eran para ella, pero antes de llegar, me he detenido en el portón que chirriaba incesante por el viento, por el tiempo, por las penas compartidas de todos los dolientes que ha visto en su vida y me he sentido peor ¡no quiero seguir llorando su ausencia! No puedo seguir llorando su ausencia o no sé dónde es que voy a terminar.

Giré sobre mis talones como si hubiese visto al mismísimo diablo en frente mío al pensar en la piedra fría con su fotografía y salí corriendo. Me detuve cuando llegué al puente y aquí estoy, con un miedo terrible encima, con un vacío insoldable que se rompe y me rompe por dentro y por fuera.

Sólo queda seguir.

Abro la puerta, entro al bar, me sirve un whisky y después de mirar la mesa de billar, comienzo a jugar solo. Una tras una caen las bolas hasta que el bar queda solo, en silencio.

No me queda más qué hacer que marcharme, aún sigo viéndola y eso, me estresa.

Cruzo el umbral y abro la puerta, empiezo a pensar nuevamente esperando el whisky y veo la mesa de billar y comienzo a jugar solo de nuevo. Su imagen se vuelve casi tangible al golpear la última bola. 

Me desequilibra.

Quiero salir. Creo que se está vengando por no haberle llevado las flores.

Cruzo el umbral y abro la puerta…



¡Un abrazo!

6 comentarios:

  1. Que gesto tan bonito tirar las flores al río ..precioso cuento aunque triste ..no vislumbrar su imágen ..
    Un abrazo amiga ..te deseo una feliz tarde.

    ResponderEliminar
  2. Es todo un momento de intimidad... precioso y melancólico.
    Hacía tiempo que no podía venir a leer por los blogs, pero qué gustazo volver ;)
    Bss

    ResponderEliminar
  3. Sentido relato, Roxana. Es fantástico cómo con imágenes consigue conectar con el lector. Destaco además el ritmo con el que lo has narrado. Esos párrafos de una frase son algo que personalmente me encanta, dan una fuerza especial y el uso que das de ello, sobre todo en el final me ha parecido brillante. Excelente, Roxana. Un abrazo!!

    ResponderEliminar
  4. Uy me gusto mucho triste y muy hermoso cuento. Me gusto la canción

    ResponderEliminar
  5. Te hice caso y puse la canción antes de empezar a leer el relato. Me gustaron muchísimo ambos *__*
    Buah, tengo muuuy pendiente ver Naruto.
    Un besazo, Roxy

    ResponderEliminar
  6. !I love it, Roxana!
    Bello texto, me encanta lo mustio y lo sutil de la narración. Que inspiración más desbordante, la canción como adición te quedó fantástica.! Me gusto mucho!
    Abrazo!

    ResponderEliminar

¡Hola! ¿Cómo estás? Gracias por pasar a leer mi blog y agradezco que vayas a comentar. Me encanta leer sus opiniones.

Pueden escribir lo que gusten, tienen todo el espacio que quieran para comentar ¡Y no se echen para atrás por ser una entrada vieja! Yo responderé el comentario sin importar la fecha <3

¡Qué tengas un lindo día!

¡Un abrazo enorme!

Sueños etiquetados