lunes, 16 de abril de 2018

52 días de escritura: día siete

¡Hola a todos, mis amores! ¿Cómo están? Espero que de las mil maravillas ¡Hoy retomé baile! Finalmente, que dije que iba a hacerlo y finalmente, lo hice. Quería retomar mis clases de flamenco o de comedia musical, pero con Luz y mi querido R, acabamos bailando tango ¿cómo? Pues, ni idea, pasábamos por ahí, había clase y entre el entusiasmo mío y de Luz, no tuvo más que ceder (?) Es genial cuando nos confabulamos así <3 Y que de paso, la siguiente clase era de floklore, así que la pasamos de maravillas entre gatos y zambas toda la tarde. Siendo sincera, de pequeña había aprendido a bailar algo de folklore, entre gatos y alguna chacarera, me sorprendió aún recordar todas esas cosas, que después de salir de la primaria y los actos escolares que era para el 25 de mayo, el 9 de julio y el 10 de noviembre que se celebraban los bailes, nunca más volví a bailar algo así ni de casualidad XD

Fue realmente divertido y espero, nos dure el buen clima, que lo interesante de las clases es que son al aire libre, así que me siento más que contenta con esto ahorita <3

Día siete: haz un relato ASMR para que tu lector se relaje leyéndolo. Suelen desarrollarse en entornos naturales, con cuentas atrás, descripciones muy detalladas y mucha sinestesia. Si estás un poco en blanco te recomiendo que entres en algún canal de ASMR como el de Luna Cántor para entender qué es.



Allá, muy lejos

Olía el color verde. Tenía un olor dulce, como a chocolate con leche. Cerré los ojos y toqué las flores: un sabor suave y acaramelado lleno mi boca. Me puse en cuclillas y sentí el viento lleno de colores a mi alrededor. Las líneas se veían claras, como si fueran pintadas con pincel, los colores tan vivos y alegres, con un olor tan fresco y energizante como una ensalada de frutas recién hecha.

Estaba cálido.

Estaba cómodo.

Estaba en paz.

Me fui sentando, casi con meticulosa precisión, como si mis movimientos fueran en cámara lenta y necesitara llevarlos muy lentamente para llegar a la postura que quería. No era incómodo, no era molesto, es más como si pudiera disfrutar mejor de las cosas cuando lo hacía con tanta precisión, sintiendo moverse los músculos de mi cuerpo como si nunca lo hubiesen hecho anteriormente.

Me siento como si mi cuerpo no pesara y a la vez, es lo mismo de siempre ¿por qué? No entiendo muy bien estas sensaciones, pero la tranquilidad que tengo en este momento en este campo abierto no la tuve en ningún lado. Los colores que veo en el cielo y las luces que producen el canto de los pájaros son lo más bello que he visto en mi vida. Los sonidos cobran forma, parecen vivos entre los colores brillantes y con aromas tan dulces que son empalagosos. Me siento como Charlie en la fábrica de chocolate.

Y no estoy emocionado. En este momento, me siento como en una situación de letargo, como si estuviera despertando de un sueño y no supiera decir con exactitud qué es verdad o que no lo es.  Estoy en el umbral, donde las notas se vuelven aire y el aire toma forma de aves. O de elefantes.

Me levanto, camino. El sonido de mis pasos va abriendo caminos, se ilumina a mí alrededor cada hoja, cada flor, cada raíz y da lugar a algo increíble: desde hormigas hasta nubes. Si piso esa hoja, puede convertirse en una estrella y elevarse hacia el cielo como si fuera una nave.

No tengo algún recuerdo de qué estaba haciendo antes de llegar hasta acá. Realmente, no recuerdo nada antes de estar aquí, como si estuviera muerto. Quizás, lo esté. Dicen que el paraíso es esto: dormirse y no despertar, dormirse y dejar de sentir, dejar de soñar, es esta monotonía de la paz. Ni si quiera puedo recordar cómo es sentirse mal por pensar en algo así. La tristeza, la ira, el desazón, ningún sentimiento me es familiar aunque sé exactamente lo que son, sólo me queda esta tranquilidad inhumana, este sentir, este saber que no siento nada más que esta paz.

Camino más rápido, quiero correr, peor por alguna razón, sigo caminando. Veo un puente y lo cruzo, incluso, sin miedo a mirar abajo yo que le tengo pánico a las alturas. Llegó al final, como un precipicio, un borde. Me arrimo a ver abajo, inspiro, me limpio la frente con la palma de la mano. Estoy tan tranquilo que si supiera, si recordara como tener miedo, ahora estaría espantado de mí mismo. 

Miro atrás. La fábrica de chocolate de Willy Wonka es poco. Quizás, la hayan mezclado con el mundo de Mi pequeño Ponny y Los ositos cariñosos. Niego con la cabeza, podría sentirme harto de este sentimiento. Sé que debo sentir aburrido de esto, de lo rutinario, de lo que no cambia, de lo que es tan exactamente igual a lo anterior que nada se ve diferente.
 
Vuelvo la vista hacia el precipicio. El sentido común me dice que me quede, que la paz es buena, que la tranquilidad que siento aquí no la voy a sentir en ningún lado, que me voy a arrepentir si me voy a otro lado.

Me paro erguido, cierro los ojos y me dejo caer. Una vez que lo hago, ya no importa nada, he salido, estoy en pie. Ahora que mi momento de meditación ha terminado, finalmente, puedo volver a seguir trabajando.






No tengo mucha idea de qué es lo que pedía realmente. Lejos de sentirme relajada con el video que recomendaba, me estresaba demasiado escuchar los susurros y entender poco lo que decía por eso mismo —además, según estuve leyendo, se usan susurros, goteos, soplidos, por lo que llevar esto a reproducirse de manera escrita es... ¡jo! No digo que imposible, pero que es tremendamente jodido, que lo es—. 

Espero lo hayan disfrutado al menos, que yo sé bien que no me relajé en lo absoluto ni escribiéndolo ni averiguando cómo superar este reto XD

¡Un abrazo!

6 comentarios:

  1. Que bien que la hayas pasado bien, te hayas divertido.
    Cumpliste bien un reto difícil, que parece pensado para complicar, aunque la sinestesia es un interesante concepto.

    Besos.

    ResponderEliminar
  2. Me da alegría oírte decir , bueno mejor dicho leer que retomaste tus clases de baile , es genial , pues ya verás que bien lo pasas y eso te desestresa de todas tus tareas.
    Como siempre tus entradas son especiales así que no me repito más excelente .
    Un abrazo y feliz semana.

    ResponderEliminar
  3. Te salio muy bien aunque yo no me relaje . Ya que mi perra ladraba para que juegue mientras leía tu relato. Pero me gusto mucho

    ResponderEliminar
  4. ¡Hola! Me ha gustado mucho ^^ creo que consigues que el lector sienta todas esas sensaciones ^^ ¡Genial!
    Yo me enteré tarde del reto :( pero está genial.
    ¡Un beso!

    ResponderEliminar

  5. Que bien que estás recibiendo clases de baile. Es divertido, muy divertido, especialmente el tango.
    Yo vi el video tambien, que tampoco me hizo efecto alguno, es más, me dio un aburrimiento, que no lo termine de ver. Lo que te puedo decir es que, tu relato transmite magníficamente todas esas emociones del personaje. Que por cierto, no me parecio aburrido.
    Abrazo

    ResponderEliminar
  6. (。◕ ‿ ◕。)/ Holaaa!!!
    Debo decir que haz llevado muy bien este relato, pues me ha parecido bastante entretenido, y de alguna forma me ha causado un poco de relajo y tranquilidad, gracias por compartirlo!

    Espero puedas pasarte por mi humilde espacio ♥

    穛 S4Ku SEK4i®

    ResponderEliminar

¡Hola! ¿Cómo estás? Gracias por pasar a leer mi blog y agradezco que vayas a comentar. Me encanta leer sus opiniones.

Si quieres que dejar invitación para que pase por tu blog, pincha aquí.
Si vas a afiliar o dejar confirmación de ello, por aquí

Gracias por no hacer spam <3 Y si lo haces, ten presente de que borraré tu comentario por no estar relacionado con la entrada ¡Estás avisado!

¡Qué tengas un lindo día!

Bye!