viernes, 30 de marzo de 2018

Relato juevero: La sumisa

¡Hola, hola! ¿Cómo están? Sobre la hora y con varios jueves desaparecida por detrás ¡pero finalmente vuelvo! Que esta semana conduce mi querido Demiurgo la convocatoria y no podía faltar. Esta semana, nos toca elegir entre varias acuarelas de su autoría para hacer de detonante creativo, ya sea que inspire o que aparezca en la historia. Desde que vi la convocatoria, tenía una idea en mente, así que era cuestión de sentarme y escribirla nomás algo que vengo haciendo poco >.<

Los invito a leer a los compañeros por éste link.


La sumisa

Era un juego, un simple juego de roles que había empezado con aquella mágica frase:

—Quiero ser tu sumisa.

La bella joven se había entregado así, sin saberlo, se había entregado al demonio, aquel que comúnmente, se conocía como incubo. Tan sólo necesitaba esas palabras para poder cumplir el contrato y llevarlo a cabo: tener alimento por un largo tiempo. 

Aunque el demonio, elegante como era, no se limitaba a sólo alimentarse, llevaba a cabo todo un proceso de seducción y entrenamiento, que casi se había olvidado en su especie. Y tenía un detalle extra mucho más encantador que el resto de los íncubos: hacía arte con sus sumisas.

Se sometían a su juego de rol, las hacia disfrutar y quererlo más de lo que podían querer a alguien y así, poco a poco, las iba envolviendo en la habitación. Las sabanas de seda roja se volvían su hogar, la cama con dosel, la ventana abierta por la que siempre entraba una brillante luz diurna y una brisa que olía a primavera y alegría. Estaban tan hipnotizadas que ninguna se daba cuenta de que acababan dentro de una pintura y que esta cobraba vida sólo cuando el incubo llegaba a visitarlas.

Las exhibía en grandes galerías, en muestras aclamadas como tachadas de malditas: las pinturas nunca lucían iguales. Y ese, era el gran secreto del demonio que pregonaba el arte. Lejos de mentir o usar una metáfora, cuando decía que su arte estaba vivo, lo estaba. Sólo necesitaba esperar a que las luces se apagaran, las miradas curiosas desaparecieran y sumergirse en el lienzo a hacer su magia y hacer que el tiempo volviera a correr para aquellas muchachas, que inocentes, no sabían que su alma había quedado atrapada en el lienzo y esa noche, sabanas de seda blanca.





He disfrutado mucho escribiendo esto, como para no toparse con ese artista ¡Jo! Espero, les haya gustado <3

¡Un abrazo!
Leer más...

jueves, 29 de marzo de 2018

Cigarra

¡Hola, hola, mis queridos soñadores! ¿Cómo están? He estado muy desaparecida, lo sé bien >.< he querido actualizar varias veces y subir historias y cuentos y tantas cosas que he tenido pendientes, pero he empezado la semana de manera pésima y sólo ha ido empeorando con el pasar de los días >.< que hasta una de mis clases se ha suspendido hasta nuevo aviso, lo que es sumamente frustrante >.<

Hoy les traigo unos cuantros microrrelatos. Hace muchísimo que no subo nada similar y como son cortitos, los agrupé en una sola entrada. Voy a estar subiendo alguna actualización en estos días, que voy a aprovechar las minivacaciones para ponerme al día y visitarlos a todos —que tampoco he andado mucho por sus blogs, así que enseguida andaré por allí <3

Poesía

Me derramé en su tinta. Me volví letras. Me convertí en poesía…

Cigarra

Me desvanecí de su vida mientras la cigarra cantaba. Un murmullo, pasos. Me detuve esperanzado. Volví a mirar, su luz seguía apagada, sólo imaginaba mientras la cigarra cantaba.

Los errores de Dios

—La humanidad no es eso —dijo un poco mosqueado.
—¿Y qué es la humanidad entonces?
—Un error en el sistema operativo de Dios. Con la próxima versión, se corrige —sonrió descargando la actualización.



Terminaba una actualización a un código y me surgió esta mini historia ¡jo! Qué me encantó <3 

¿Qué les han parecido? Espero los hayan disfrutado.

¡Un abrazo!
Leer más...

Sueños etiquetados