Menu de sueños

martes, 30 de enero de 2018

Querido diario y Citaura

¡Hola a todos! ¿Cómo están? He tenido este reto un poquitín abandonado, que hace bastante que no subo nada de nada y eso que hay consignas que me han gustado muchísimo y daban para escribir a lo loco, pero saben que me encanta llenarme de retos. (?) Los blog organizadores son Inkties y Letras en el aire.

De momento, voy subiendo índice y compartiendo los relatos que he ido escribiendo de este reto y por supuesto, a invitarlos a que se sumen <3


Citaura

○○Ficción
○○

Querido diario 

○○Reflejos
○○
○○

¡Un abrazo!
Leer más...

Citaura: Cielo al alcance de los dedos

¡Hola a todos! ¿Cómo están? ¡Estoy realmente feliz! Que he tenido un día más que excelente <3 y además, finalmente tengo una buena idea para este reto y he decidido aprovecharla. Sé que me he salteado consignas anteriores, pero creo que las iré haciendo a medida que vayan surgiendo ideas, al menos, de momento, que me parece lo mejor conociendo lo desorganizada que soy, hasta para seguir un reto.

Citaura consiste en inspirarse en una cita dada por los blogs organizadores y escribir algo en base a ella. Pueden chusmear las consignas y de qué va la iniciativa por aquí.
Demasiado divina para no ser prohibida.
Ligeia de Edgar Allan Poe




Cielo inalcanzable

Divina. He escuchado tantas veces esas palabras de tus labios que voy a terminar creyéndomelo. Lo repites siempre que puedes en todas la formas que puedes ingeniártelas para ello. Me rio y me atraes hacia tu cuerpo.

—Divina. Una diosa para este simple mortal—susurras en mi oído.

Te veo dormir y siento que es al revés. Tu rostro se ve tranquilo mientras ese flequillo cae sobre tu frente esparcido sobre tu piel en un fuerte contraste. Tus ojos cerrados no me permiten ver mi cielo favorito, ese cielo azul inalcanzable que radica en tus pupilas.

Me acuesto a tu lado y rozo suavemente tu mejilla con mis manos. Estoy casi segura de que no sospechas de cuanto te amo, ni si quiera un poco de ello. Quizás, sea tan inmenso como ese cielo azul que guardas en la mirada, que escondes tras tus anteojos de culo de botella y que dejas que vea con claridad cuando estamos solos.

Mi cielo azul. Mi cielo infinito. 

Si no alcanzan las palabras para expresar todo esto que siento ¿entenderías el lenguaje de mi cuerpo? Justo a donde acaban las palabras y sus significados tan escuetos, sigue el curso de mis manos, estréchame a tu lado y conéctate conmigo ¿lo entenderías si vieras mi alma?

—¿Acaso las diosas no duermen? —Me tomas la mano que reposaba en tu pecho y la llevas a tus labios. La suavidad de ellos se resiente en mi piel, su calor que traspasa la epidermis y me inunda completa.

—Me apetecía mirarte.

Se rio. Su voz es suave, como una caricia. Me acerca a él rodeándome con un brazo y siento el roce de su incipiente barba sobre mí. Me enloquece de formas que no puedo describir con palabras.

—Te amo —pronuncio en un tono que no creí ser capaz de lograr. Lo he pensado, él es mi dios y no al revés. Sólo él.

Susurra que me ama entre besos que erizan la piel y me cubre con las sabanas en busca de nuestro cielo, un cielo que sólo encontraré con él.



¡Un abrazo!
Leer más...

lunes, 29 de enero de 2018

30 días con BUCK TICK: día doce

¡Hola, mis amores! ¿Cómo están? ¿Qué tal los ha tratado el inicio de semana? ¡Mis vacaciones llegaron a su fin! Ya apenas en esta semana debo empezar a andar con las inscripciones, el papeleo y todo lo que tenga que ver con los exámenes —que sí, en nada habrá mesas y debo empezar a presentarme a rendir—, así que voy a dar lo mejor para seguir aquí y cumplir con todos.

De momento, retomo iniciativas y esta vez, con BUCK TICK. Pronto retomaré el reto por semana que ha quedado paradísimo y me iré sumando con el de los 52 retos también. Poquito a poco.

Día doce: Disco favorito


Me veo en otro predicamento super difícil. Me encanta BUCK TICK, todos sus discos, hay canciones que escucho más que otras, pero cuando me pongo a ver e intento elegir una, me empiezan a salir varias y acabo sin decidirme por ninguna. Lo mismo me sucede con los discos. 

Ya he hablado muchísimo de temas viejitos de ellos y hoy no va a ser la excepción, que intentaré dedicarme a sus temas más recientes como a los que han pasado más desapercibidos de ellos ¡que hay algunos que hace años realmente que no los tocan en un recital! Un crimen. Aunque el año anterior, con la ayuda de los fans y la elección del resto de los miembros de la banda —sí, que Atsushi es quién hace la lista de temas para cantar en las giras— retomaron varios viejitos ¡y es un lujazo escuchar el progreso de Atsushi y la banda, especialmente de él, que los años no le han caído en balde y ha aprendido a cantar como los dioses.

Elegí el disco Taboo, una reliquia donde Sakurai aprovechó a hablar de los temas más variados, desde el amor hasta el vampirismo. Los fans japoneses aseguran que Sex for you es la canción más desvergonzadas que ha interpretado la banda —personalmente, creo que a lo largo de su carrera, se han superado con esto, pero es un tema del '89, así que imagino que debió causar una gran conmoción cuando salió a la venta—.

La canción ha sido escrita, como no, por Sakurai y la musica tan estrámbotica y seductora es de Imai. Me siguen pareciendo uno de los mejores duos que hay en el grupo.


Este live es del 2012, pero debe ser la versión más sensual de la canción, especialmente, con esa iluminación roja y los gestos de Atsushi.

Les dejo la letra:

Sex for you
(Sexo para ti)



狂おしく眠れ永遠の夜に 誰か抱きしめて Embrace me [1]
Abrazando a alguien locamente en una noche eterna. Abrázame
夢に焦がれて夢に溺れ 傷をなめあえば Deadly love
Sueño con ahogarme en tu amor. Un sueño doloroso, lamer nuestras heridas. Amor mortal.

凍えそうな身体が 熱く熱く SEX FOR YOU
Mi cuerpo se derrite a punto de arder, arder en la pasión. Sexo para ti.
身悶えする心は 落ちる落ちる SEX FOR YOU
Mi Corazón agoniza, cae, cae. Sexo para ti.

飲み干しておくれ 甘い蜜を 舌をとがらせて Embrace me
Sigo bebiendo tu dulce néctar con mi lengua. Abrázame.
狂おしく眠れ永遠の夜に 誰か抱いて OH Deadly love
Un sueño loco en el que abrazo en una noche eterna. Amor mortal.

赤くにじむつぼみに 熱く熱く SEX FOR YOU
La pasión vuelve caliente, caliente el capullo rojo. Sexo para ti.
そう腰を突き出せ OH OH OH SEX FOR YOU
Así que empuja más esas caderas. Oh, oh, oh, sexo para ti.

No No No No 熱く燃えて[2]
No, no, no, no ardiendo en pasión
No No No No 眠れ眠れ
No, no, no, no, duerme, duerme.
No No No No 今宵だけは

赤くにじむつぼみに 熱く熱く SEX FOR YOU
La pasión vuelve caliente, caliente el capullo rojo. Sexo para ti.
そう腰を突き出せ OH OH OH SEX FOR YOU
Así que empuja más esas caderas. Oh, oh, oh, sexo para ti.

No No No No 熱く燃えて
No, no, no, no ardiendo en pasión
No No No No 眠れ眠れ
No, no, no, no, duerme, duerme.
No No No No 今宵だけは
No, no, no, no, sólo por esta noche
No No No No 抱いて抱かれ
No, no, no, no abrázame y te abrazaré.[3]

No No No No



[1] Primera anotación al pie. Aquí la palabra que usa Atsushi es 抱きしめて, dakishimete pero no lo usa en el sentido de abrazo, sino en el de sostener a alguien en el acto sexual. Esto ya lo ha usado mucho en Angel fish, así que los invito a que lean la canción. Como en español no tenemos nada que se asemeje, lo dejé en abrazar.

[2] Este ‘no, no, no, no’, lo dice en inglés, por lo que no tiene mayor explicación.

[3] De nuevo, aquí habla de ese sostener en el mismo sentido explicado arriba.


Espero la hayan disfrutado.

¡Un abrazo!
Leer más...

sábado, 27 de enero de 2018

Como una luz o como un grito — Capítulo 10

¡Hola, hola mis amores! ¿Qué tal los ha tratado el día? Hoy tuve un buen día salvando la lluvia :,D ¡me hice hasta una cuenta en Patreon! Voy diversificando mis redes sociales, aunque llegará el momento que actualice poco y nada, que por temporadas me voy acordando de todas y sería que hasta se me olvidaría alguna si no fuera porque las veo en el blog aquí al ladito —que tengo un poco abandonado el Twitter también ¡jo!—.



Capítulo 10

La habitación estaba tal como su yo de hace diecisiete años la había dejado. Hasta podía jurar que era el mismo polvo el que estaba entre sus cosas, las mismas sábanas, la misma pintura descascarada, como si el tiempo se hubiese detenido para ese cuarto y para él. 

Se sentó en la cama y el teléfono sonó repetidas veces, ignorando el molesto tono de llamada, lo apagó evitando ver la pantalla. En realidad, sabía quién era sin necesidad de mirarlo. Milan se había empeñado en llamarlo y averiguar qué había sido de él desde hacía una semana y él se había empeñado en ignorarla mientras estuviera ahí. Había hablado con su jefe antes y se tomaría unas cortas vacaciones, tal y como le había propuesto antes, ahora, le venían de maravillas. Todo por ella y su familia.

Se echó en la cama y la puerta se abrió incorporándose una vez más para encontrarse con Chiara frente a él. Había soñado tantas veces de encontrarla de esa manera y ahora, todo sucedía en frente de él y no era nada parecido a sus sueños. Por el contrario, un fuerte impulso para salir corriendo lo envolvía a una velocidad increíble. Pero él siempre pensaba todo cuidadosamente como para sucumbir al deseo que surgía en un momento como ése, aunque ella lo tentara de formas que nunca esperó.

—¿Te sientes cómodo? —Preguntó sentándose sobre sus piernas, rodeando su cuello con sus brazos en una actitud coqueta y juguetona.

Battista la tomó de la cintura con suavidad quitándola de encima y sentándola en la cama, poniéndose de pie al siguiente instante, pero Chiara no era una mujer que aceptara rechazos de él, por el contrario, su genuina insistencia había llevado a que él hiciera muchas cosas, entre ellas, hacerle frente a su padre una vez. Y ahora, estaba siendo guiado por ella de nuevo, sujetándolo de la camisa para tenerlo a su altura, mostrando esa expresión de niña buena, mordiéndose el labio inferior antes de concretar sus planes y terminar de guiarlo a sus labios. Y Battista no se negó. Sus sentimientos por Chiara habían quedado sellados el día que murió y verla viva de nuevo había sido la llave para liberarlos. Sin embargo, no pudo seguir al pensar en Milan, dejándola recostada en la cama mientras él se sentaba con la cabeza entre sus manos. Ni si quiera estaba seguro de sentir algo por ella, pero en cuanto sintió la mano de Chiara, no pudo espantar de sus pensamientos a Milan. Y negó todo a pesar de ello.

—No puedo. Lo siento —se excusó y se levantó para salir y tomar aire y ella lo detuvo tomando su mano.

—No lo sientas. Me tienes aquí después de tanto ¿Y vas a dejarme así?

—Sí —dijo él soltándose y saliendo de la habitación hacia el jardín. 

Necesitaba tiempo para pensar, para aclararse. Las cosas se habían complicado y no había una forma de que asimilara todo de manera sencilla. Cada vez que volvía su vista a la realidad, encontraba algo que le complicaba la vida aún más ¡y no sabía qué diablos hacer! Si hubiese seguido con sus planes como acostumbraba, ahora estaría aprendiendo otro oficio, llevando su vida con otro nombre y en otro lugar, sin que Battista volviera a existir, sería otro. Pero estaba contrariado, nervioso, lleno de dudas y pensamientos que no podía sacar de su cabeza sin importar cuanto lo intentase.

Ahora no estaba seguro de qué es lo que estaba haciendo. Había huido tantos años que quedarse y hacerle frente a las cosas parecía una tarea totalmente imposible para hacerle frente a la realidad. Pero se lo había prometido a Milan, le había prometido a Lunetta también ser de ayuda para salvar a su hijo. Battista había hecho muchas promesas, más de las que había hecho en años, y ahora que estaba todo dicho, no podía echarse para atrás en lo absoluto. Había decidido forjar lazos, dejar que alguien entrara en su vida una vez más, había dado ese paso y para eso, para eso, él debía recuperar el valor para poder conseguir cumplir con su palabra. Aunque nada lo ayudara estando solo ahí, sólo se sentía más desorientado.

—Battista —escuchó una voz aguda en el patio volteando a ver sin encontrar a nadie— Battista —volvió a repetir su nombre sin encontrar a nadie a su alrededor.

Battista estaba preocupado ¿estaría tan estresado que ya se imaginaba una voz llamando su nombre? Se frotó los ojos y los mantuvo cerrados unos instantes cuando sintió algo frotándose en su pierna, bajando la mirada y encontrándose a un gato negro, de mullido pelaje y ojos verdes, ronroneó en su pierna y abrió sus fauces. Lo que nunca esperó Battista fue escuchar su nombre del hocico del gato.

Lo miró, se puso de cuclillas.

—Estoy loco —le dijo al gato al ver que este se sentaba y movía la cola con total parsimonia y elegancia. Lo tomó entre sus brazos y el felino contestó:

—No, no lo estás.

Su reacción no fue de la mejor, que casi tira al felino asustado. Realmente, estaba loco, como si necesitara un problema más que sumarse a todos los que ya tenía ¡escuchaba a los animales hablar! Pegó media vuelta listo para entrar en la casa cuando el felino le saltó a la espalda clavando sus uñas sobre sus hombros, haciéndolo estremecer.

—¡Oye! Arruinas mis uñas de esa manera —se quejó el felino en su espalda mientras él se repetía que los gatos no hablaban— tienes razón, los gatos no hablan. Pero yo no soy un gato.

Él se detuvo de repente y quitó al felino de encima, quedándose con él frente a frente. La expresión austera del gato era como la de cualquier animal. No importaba cómo lo mirase, era un gato y no podía estar teniendo una conversación con uno de ellos.

—Sólo estoy cansado —se dijo más para sí que para alguien más.

—No, bueno, quizás sí. Hace días que no te veo —y aprovechando esa cercanía frotó su cabeza contra su cuello mimosa— soy Milan ¿ya ni te acuerdas de mí? No me respondes desde hace días, tuve que recurrir a esto para poder verte de nuevo.

Sonaba molesta y entre la sorpresa, Battista casi vuelve a tirarla, siendo que ella había clavado sus garras en su camisa evitando volver a caer al suelo por los nervios de aquel hombre que parecían estar a flor de piel con ella ahí.

Lo negó varias veces, sacudió su cabeza inquieto antes de volver a mirar a la gata que tenía entre sus brazos ¿Milan? ¿En serio? ¿Era una broma de mal gusto?

—¿Cómo? —Fue lo único que pudo decir mientras ella lo veía con sus orbes grandes y radiantes.

—Puedo traspasar mi alma al cuerpo de los animales. Podría hacerlo al de las personas, pero suele ser más complicado. Los animales suelen ser más dóciles —le explicó retrayendo las garras ahora que él volvía a tenerla más cómoda entre sus brazos— aunque aun así, no puedo distinguirte, pude reconocer tu olor —y volvió a frotar su cabeza contra su pecho más que contenta por volverlo a ver. 

Él, por su lado, no sabía cómo debía actuar en una situación como esa. Tenía a Milan en sus brazos, bueno, prácticamente, un gato, aunque era ella. ¿Por qué no sabía de eso? Se detuvo a pensarlo, aunque jamás había sido tan abierto con ella y hasta ahora, nunca había salido alguna cosa como esa a colación. ¿Podría ser que simplemente necesitara dormir un poco más? Se rasó la punta de la nariz cuando ella puso su pata en su mentón, justo en su chibita.

—¿Por qué desapareciste así? — Preguntó bajando las orejas apenada.

Battista iba a responderle cuando vio a su padre salir a buscarlo. Milan supo enseguida que tenía que mantenerse callada, soltando sólo un maullido al ver al hombre acercarse y pedir que lo acompañara.

—Quédate aquí y no hagas travesuras —le pidió dejándola en una silla del jardín. No iba a llevarla con él con lo riesgoso que era estar con un hombre así.

Él apenas miró al animal con desprecio, antes de seguir su camino por el pasillo que los conduciría a una habitación en la que Battista nunca había entrado y en la que encontraría uno de los mayores secretos de su padre.
 




<<Capítulo 9                                                                   Capítulo 11>>

¡Un abrazo!
Leer más...
Sueños por categorías
¡Escribe por semana! ¡Yo escribo! 15 retos para fanfics 30 días con BUCK TICK 31 días de escritura 52 retos de escritura A contramano Ahora que estamos solos Alejandro Dolina Apaga la luna que los ángeles nos miran Arreglos de Eternidad Azaly BUCK TICK Bye bye Esperanza Cita en el bar Citaura Claro de luna; luz de sueños Como una luz o como un grito Conquistando las estrellas Cuando la magia se apaga Cuando los cerezos caen Cuentos De la A a la Z Desafío fantástico Detective Conan Dibuja tu OC Dibujos Diseños Doramas El alma del vampiro El brillo de los copos de nieve El cielo a mi favor El mundo entre dos Escribe con K Espíritus del mar Estadía indefinida Fanarts Fanfics Halloblogween Ideas Inktober Inspirándome con un elemento Inuyasha Japonés Juntaletras La flor del infierno Lectores otakus Libros Locos y azules Los locos Adams Mahouka Koukou no Rettousei Manga Manhwa Mayores de 18 Me sobran los motivos Microrrelatos Mientras duerme el sol Mudai Musicales Naruto No siento al mundo ni el mundo me siente a mí No te soñé Novedades Obra de teatro Ojos de cristal Películas Piratas del Caribe Pocahontas Poesía Querido diario Recuerda que morirás Recursos Relato juevero Reto de San Valentín Reto navideño Reto Tahisiano Retos Ricardo Arjona SAUROM Señora Luz de Luna y Señor Oscuridad Series Si no volvieras Si perdemos el control Siempre te voy a esperar Siempre volveríamos Sketchbook blogger Sueños Sueños de tinta Supernatural Tag The devil`s Carnival Top Tutorial Uno entre mil Valentino Variétés Victimas del amor visual novel Yuuwaku Zetsuai since 1989