martes, 12 de diciembre de 2017

52 días de reto: día cuarenta y uno

¡Hola a todos! ¿Cómo están? ¡Falta nada para que termine el año! Y antes de que termine el año, tengo de meta terminar este reto que ya no me queda mucho para llegar al final del mismo ¡pero todavía me quedan once retos! Sé que si le pongo ganas y me organizo un poco —algo que me cuesta muchísimo >.<—, llego. Que no son tan complicados tampoco, falta de sentarme y escribir nomás o pasar en limpio algunas cosas.

Por lo pronto, les dejo éste y la recopilación de todos los anteriores por si quieren pasar a verlos <3 justo por aquí.

Día cuarenta y uno: Escribe una historia con lo que haría un personaje que sabe que le queda una semana de vida.

Una semana

Una semana. Se había puesto ese límite porque la próxima vez que se dieran las condiciones, podría ser muy tarde o muy temprano. Ahora era el momento justo. En el transcurso de los días, se iba a ir preparando mentalmente para llegar al día propuesto: el domingo a la noche, cuando la luna estuviera en cuarto menguante, la Tierra se alinearía con Marte y bajo la protección de Ares y su impulso sangriento, lo haría.

El hechizo del viejo libro prometía que iba a convertirse en un ser de la oscuridad, le daría todo lo que quería: poder e inmortalidad, tal como pasaban en las películas o en los cuentos, las novelas que tanto le gustaban. Tan sólo debía llevarlo a cabo y podría convertirse en uno de esos personajes que tanto amaba. Le quedaba una semana de vida como un simple humano, finalmente, había preparado todo para pasar a una nueva vida. Incluso, hasta tenía sus próximos planes, un nombre, pues, la persona que era hasta ese entonces, moriría exactamente el domingo a la noche para renacer en un ser que nadie reconociera.

Junto las cenizas del asador, las mezcló las hierbas y fue haciendo un círculo perfecto en el que quedó luego de proteger cada uno de los rincones de la casa: el poder debía concentrarse en un área y era la única forma de hacerlo.

Se puso en medio, encendió siete velas, una por cada día de la semana, invocando el nombre de siete dioses. Una vez terminó, abrió el libro y con el celular, usó el traductor rúnico, pues, no tenía idea de cómo leer aquellos dibujos que estaban en él y tampoco había una traducción o una pronunciación fonética del mismo, así que fue al tanteo. Apenas acabó, se le secó la boca, no supo en qué momento la sed se hizo tan presente.

Aunque iba a pasar a ser un detalle menor cuando el fuego de las velas incrementara no una ni dos, hasta siete, ocho y nueve veces su tamaño. Empezó a hacer tal calor por el fuego que su deseo de huir y salir del círculo mágico le hicieron tirar el libro e intentar correr, chocándose con una pared invisible, la misma que había creado al hacer el círculo.

El fuego de las velas fue pintando figuras abstractas hasta darle una forma similar a una humana, pero hervía al tacto, tal fue así que apenas lo rozó y las ampollas brotaron en su piel como si las hubiese metido en el fuego directo.

Lloró, temblando amenazó a ese ser retrocediendo hasta la pared invisible que le impedía huir. Deseaba no haber planeado semejante cosa, ahora lo único que quería era salir corriendo y meterse bajo las sábanas y pensar que todo había sido un mal sueño.

—Estoy bajo la protección de Ares —argumentó. Quería sonar de manera severa, pero su voz sonaba débil y los ojos cristalinos por lágrimas que se aguantaba no eran precisamente una forma de intimidar a alguien.

El ser se rio, echó la cabeza hacia atrás y se rio con tal fuerza que todos los vecinos debían haberlo escuchado. Una risa gutural, profunda, que hacía que su piel brillara con la fuerza del fuego y las llamas se desprendieran de él como si fuera hecho del mismísimo fuego.

—Te has equivocado. Ares no protege, SE protege —hizo hincapié con una sonrisa burlona estirando los brazo hacia su presa. La tomó del cuello y haciendo que su piel bullera. El olor a quemado era horrible, pero él aspiró como si fuera una de los olores más placenteros que pudiera hallar en la tierra.

Poco a poco, el fuego de la mano fue ardiendo en la piel de su víctima y como si fuera de papel, la fue consumiendo con una expresión de gusto que nadie podría imitar, hasta que finalmente, no quedó más que cenizas en el círculo.

El fuego se apagó y se limpió la comisura de los labios, como quién termina una cena de etiqueta.

—No fue de lo mejor, pero no estuvo mal —se hincó a levantar el libro y lo limpió. Aunque su piel quemaba, el libro se mantenía en perfecto estado.

Las velas se apagaron de golpe y él se elevó por los cielos, dejando una estela como de una estrella fugaz y en su camino, vio una peatonal donde dejó caer el libro, esperando que alguien lo recogiera, volviera a hacer el hechizo y le proporcionara otra cena a la olvidada deidad de la guerra.




Espero les haya gustado

¡Un abrazo!
 

14 comentarios:

  1. ¡Hola!
    Que bien que estés apunto de terminar el reto éste, que envidia... a mi aún me falta mucho.
    La historia me ha gustado, tétrica mucho, pero me ha gustado ese ambiente místico... :D
    un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Ánimo que sí vas a poder con el reto!

      Me alegra que te gustara <3

      ¡Un abrazo!

      Eliminar
  2. Cuando leí que usó el traductor del celular, sospeché que algo iba a salir muy mal. Dudo de la eficacia de esos sistemas de traducción.
    Y además el libro era una trampa.
    Que bien contado.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que el traductor sirve si conoces el idioma y por ahí, te falla una palabra —el típico que lo tienes en la punta de la lengua pero no eres capaz de pronunciarlo—, sino, no es muy útil realmente.

      Me alegra que lo disfrutaras, en especial, lo del libro <3

      ¡Un abrazo!

      Eliminar
  3. Yo con el mío de deshacerme de cosas que no me sirven, tengo de sobra. Suerte con los tuyos.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ánimo que es cuestión de organizarse nomás <3

      ¡un abrazo!

      Eliminar
  4. Uy buen relato tienes un toque de terror te quedo genial . Tu puedes con el reto vas a ver .

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se fue por ese camino, que en un principio, mi idea era ir por otro lado, pero acabó así XD

      ¡Un abrazo! Y gracias por los ánimos <3

      Eliminar
  5. ¡Qué guay que ya vayas terminando el reto! Me moló mucho este en concreto, con ese macabro ritual, la invocación, el libro, el fuego... La frase con la que me quedo es: "Te has equivocado. Ares no protege, SE protege"; creo que es el lema de muuuuchas muchas personas, desgraciadamente.
    ¡Un besazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Qué genial que te haya gustado! Me gusta esa frase, pero como dices, ese tipo de actitudes deberían quedar sólo reservadas para la literatura y nada más.

      ¡Un abrazo!

      Eliminar
  6. !Wow, cumplistes el reto te felicito!
    Yo apenas hice hasta el 30. Que no creo terminare de postear antes que termine el año.
    Oh dios, que escalofriante y aterrador final.
    Pobre del incauto que cayó en las fuerza demoniacas del libro. Por buscar inmortalidad termino siendo la cena de ese ser oscuro. Un entorno muy tétrico con un desenlace magnifico.
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo importante es terminarlo y dejar el reto cumplido que este año sí que estuvo difícil en algunas consignas.

      Me gusta lo del pobre incauto, son los mejores para caer en las trampas de los más poderosos.

      ¡Un abrazo!

      Eliminar
  7. Con las cenizas del asador, el traductor del celular y un libro desconocido, pensé que iba a terminar convertido en un pollo o algo por el estilo xD Aunque, muy lejos de eso no estuvo. Murió rostizado el pobre.
    Espectacular el momento en que Ares dice que "SE protege". Me encantó.
    Felicidades por ir tan avanzada con los retos. Yo ya no llego.
    ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mira que no se me ocurrió eso de convertirlo en algo, pero hubiese estado divertid también XD

      ¡Gracias! Me alegra muchísimo que lo hayas disfrutado <3

      ¡Un abrazo! ¡Y ánimo con los retos que faltan!

      Eliminar

¡Hola! ¿Cómo estás? Gracias por pasar a leer mi blog y agradezco que vayas a comentar. Me encanta leer sus opiniones.

Pueden escribir lo que gusten, tienen todo el espacio que quieran para comentar ¡Y no se echen para atrás por ser una entrada vieja! Yo responderé el comentario sin importar la fecha <3

¡Qué tengas un lindo día!

¡Un abrazo enorme!

Sueños etiquetados