Menu de sueños

martes, 19 de diciembre de 2017

52 días de reto: día cuarenta y cuatro

¡Hola a todos! ¿Cómo están? Espero que de las mil maravillas  <3 Les cuento ¡Tengo al fin computadora nueva! Y anda de maravillas <3 tuve un problemita con el touchpad apenas la compré porque tenía un driver desactualizado y andaba para la mona, pero de ahí, es una maravilla ¡y yo hiper feliz con ello! Que ya era tiempo de que cambiara la que tenía.

Como pueden ver ¡ya he avanzado en el reto! Y ya me queda cada vez menos, que espero poder terminar todos a este paso (el tema es que siga a este ritmo diario, primero y principal (??)).

Día cuarenta y cuatro: Escribe con sinceridad retomando una historia que te podía haber pasado, pero en su lugar escogiste otro camino.



Se fue la luz

Hoy me quedé sin luz. Lo típico: corte general por no sé qué arreglo, que te quedan dudas de que hagan porque el servicio sigue tan malo como siempre, y quedas sin mucho qué hacer. Especialmente si es de noche que no tienes la luz del día para ponerte al corriente con la pila de tareas que tienes por hacer. No, de noche, cosa de que tengas que usar hasta la última vela que tengas y llegues a enterarte por tu padre que el corte es hasta las siete de la mañana ¿y qué haces tú, una persona por naturaleza nocturna, toda la noche? Pues, vas a intentar escribir algo ¡exacto! Ya no tienes las malditas excusas del internet, el ocio y a bendita procastinación.

Bien, ahora que estoy desconectada del mundo por completo ¡voy a escribir de corrido y sin descansar un momento! Son cinco horas completitas para ponerme al día con absolutamente todo. Ah, pero un café suena tan bien para comenzar. Sí, un café, palabra de escritora que voy a buscar un café y no me levanto a más nada.

Ya tengo todo ¡ahora sí pienso escribir! De aquí no me mueve nadie aunque la casa se esté viniendo abajo ¡eso seguro! Palabra de escritora. Oh, pero mi querida Misha ha venido a que le haga mimos y seguro va a querer que le dé algo de comer. Bueno, pero voy y vuelvo, si ella come poquito después de todo, además está oscuro como para quedarse mucho tiempo afuera, que a ella tampoco es que le fascine la oscuridad. Sí, eso nomás y me siento a escribir ¡palabra de escritora!

¡¿Qué?! Ya son las tres. Pero que te tiró de las patas ¡ni el Word he abierto! Buen, bueno, ahora sí. Inicio, Microsoft, ¡Ahí está! ¡Word! Ah, pero tengo todo tan desorganizado y no le he hecho respaldo a nada. Y debería aprovechando que no tengo internet ni el respaldo de la nube. Sí. A ver que busco la linterna y encuentro algún pendrive. Tengo que dejarlos a mano para situaciones así. ¡Sí! Y tengo el más grande, que voy a hacer copia de todo ahorita mismo.

¡Ay, no! Son las tres y veintisiete y apenas he abierto el Word ¿Qué no decías tanto que te ibas a poner a trabajar sin distracciones porque no tenías internet? Claro, como si internet fuera la única culpable de que me distraiga. Pero ahora ya no hay más distracciones ¡ni una sola! Voy a escribir hasta que se me caigan los dedos del cansancio ¡Sí, señor!

¿Y eso? Ay, sin luz en toda la provincia y con ese auto que he sentido recién ¡seguro alguien ha entrado! Sí, semejante estruendo se deben haber llevado la mesa puesta por delante. Al diablo la computadora, escóndela, busco la linterna y algo que sea duro para golpearlos. Sí, que yo sé que si no lo hago y dependo de los demás, en calzones nos van a dejar.

Todos los perros han corrido a buscar refugio. Oliver se ha asomado del cuarto de mi madre ¡pero ya que va a salir! Ni ofreciéndole una vaca asada. Y mi hermano que está en la cama y apenas me ve y me pregunta que fue eso ¡si supiera no estaría armada! Ah, pero ya me va a acompañar. Voy despacito, sin hacer ruido buscando a quién sea que haya hecho el ruido ¡Ajá! Ah, no, era la frutera ¡pero allá! Dios, justo hoy a mi madre se le dio por sacar el marciano —una centrífuga muy parecida a R2D2 que ganó ese apodo gracias a mi tío, una historia divertida que no viene al caso ahora que persigo a un asesino serial—. Lo cierto es que llegué al laboratorio ¡y casi… me desilusiono de nuevo! ¡Qué no hay nada, maldición! Mierda, si todo está en su lugar ¿qué fue lo que hizo semejante estruendo?

Seguro fue Rodrigo, el gato del vecino. Sí, no queda de otra. Pero mi hermana me dice que fue en la cocina ¡pero todo está bien! Salvo por el desparramo de perros que hubo, que todos están escondidos ¡mira esos guardianes! La única valiente es Misha que está sentada en el sillón desde que llegué. Pero por lo menos, no hay nadie. Sería cosa de revisar el cuartito y la galería, así que salgo por las dudas a ver si hay alguien o algo, quizás el gato o el mono del vecino. No sé, los ruidos no se producen de la nada y no estoy paranoica que no fui la única en escucharlo. Si es una ilusión, es una ilusión colectiva ¡el otro mundo le pone empeño a las cosas! Bueno, no. El ruido fue del muy acá. El problema es que no sé dónde o qué, que he recorrido toda la casa y no encuentro absolutamente nada de nada. Seguro, es el espanto de siempre que se anda aburriendo con esto de andar a oscuras.

A todo esto, ya son las cuatro y diecisiete de la mañana y sólo he abierto el Word. Bueno, no importa, tengo toda la noche por delante todavía. Ahora ¡A escribir! ¿Cómo que procastinar está mal escrito? ¡Lo escribí bien! ¿O no? A ver. Pro-cas-ti-nar. Sí, está bien escrito. Pero por si las dudas, Google-sama debe tener la respuesta. Ay, ya. Estúpido corte de luz. Bueno, el diccionario. A ver ¿dónde diablos dejé el diccionario? No sé dónde está mi diccionario, quizás lo guardé y debo sacar todas las cajas para ver en cuál puse el diccionario ¿por qué lo guardé? No es como si no fuera a usar el diccionario más de una vez. Mejor, busco en la enciclopedia. A ver, pro, pro, pro. Debe estar entre la Ove y… Qui…me falta un tomo ¿quién se llevó el tomo que me hace falta? A lo mejor, sólo lo ordenaron mal. Con mi suerte, lo perdieron, pero debo tener esperanza y buscarlo. A ver ¿dónde diablos meto la linterna? Si la cuelgo de la manija del estante y la sujeto de esta manera ¡sí! Se queda. Ah, no. Bueno, la sostengo así nomás. A ver, tomo uno, dos, tres, quince, veinticinco, doce. Así tampoco es que vaya a encontrar algo ¿no había un diccionario más chico? Estoy segura de que sí, pero ¡aish! No sé por qué se meten con los libros si no van a saber cuidarlos ¡o acomodarlos! ¿Acaso que no saben contar?

Y así, me vi ordenando la biblioteca sin encontrar el bendito tomo ¡ah! Pero encontré un diccionario de inglés. Me vale mientras esté… ¿qué palabra buscaba? ¡Ah, sí! Procastinar. ¡Ahí está! Y la escribí bien. Estúpido autocorrector ignorante. Agregar. Agregar. Agregar.


Ahora sí, ¡voy a escribir! Que ya he perdido mucho tiempo haciendo tonterías. ¿Qué voy a escribir? ¿Qué voy a escribir? Quizás, empezar un cuento de la nada es muy ambicioso, a ver, a ver ¿qué novelas tengo en pendientes? Ah, sería más fácil decir qué no tengo en pendientes ¡hasta cuentos a medio empezar!

Abro el listado y comienzo a pasar. Esta sí. No, mejor no. A ver, otra que me inspire más. ¡Morgan! Sí, pero lo tengo en el cuaderno y tengo que pasarlo y si no veo nada, no voy a avanzar. Pasemos a otra ¡ah! De esta sólo he subido un capítulo. Me encanta, a ver… pero tengo una mejor idea para la otra, entonces, voy a escribir en ésa y ya. De ahí no me muevo. Pero tengo que ir a lavar la taza antes que nada o se va a llenar de hormigas y ya suficiente tengo con los mosquitos que pasan haciendo ruido de turbinas ¡Sí, son unas malditas turbinas! Voy y ya no me muevo más. Bueno, quizás me consiga unos caramelos ¡pero es lo último que hago!

¡Me falta una ojota! Seguro fue Ulises, como que lo agarre y lo cuelgo si se la ha comido. Ahora a que lo encuentre al petiso, si se ha metido en el acolchado, no lo encuentro más ¡ah, mi ojota! Justo en su almohadón ¡si sabía que era él! La levanto victoriosa lista para irme y se enciende la luz de la cocina ¡volvió antes la luz! ¡Qué alegría! Miro el reloj y son las siete de la mañana ¡Qué alegría ni que nada! Me recrimino yo misma: Fue otra noche que pasaste sin hacer nada.




Y esto me sucedió el domingo que hubo un corte programado hasta las siete de la mañana y yo me vine a enterar cuando había empezado (según mi padre, lo anunciaron recién a eso de las siete, ocho de la noche y yo ya ni miré el diario, que el domingo es el único día que se lo compra en papel). Y bueno, pasó de todo, como verán. Aun estoy segura que el estruendo fue producto de algún espíritu aburrido, que hasta la fecha, ni idea qué lo habrá producido.

Oliver y Ulises son dos de mis perros. Ulises es un cachorro que tengo hace cinco meses, está en la etapa que se le caen los dientes de leche y le salen los definitivos, así que tiene absolutamente todo de mordillo, que si está en el suelo, entra en su jurisdicción. Es un problema que no se puede caer nada >.<  y ya debe varios pares de ojotas, así que es ver que falta una y correr donde está él.

¡Un abrazo!


12 comentarios:

  1. Entiendo eso de escribir y no decidirme a empezar.
    Me está pasando con el relato de este jueves. No o sé si escribir sobre Lilith Blue, personaje que ha jugado con fuego. O sobre Ulises Lestrade
    ASí que describiste algunas de mis emociones.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Sí! Es complejo cuando hay tantas buenas ideas en el camino >.< me encantan ambos personajes, así que creo que me sentiría igual que tú si tuviera que elegir a alguno de ellos.

      ¡Un abrazo!

      Eliminar

  2. Que intensidad de relato, me lo leí de un sopetón. Me gustaron todas esas interrupciones geniales con pinceladas de humor, muy bien elaboradas. No hay manera de concentrarse y avanzar de esta manera! Oliver y Ulises pusieron su granito de arena para llevarte de largo hasta el amanecer. Lol
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A veces parecieran conspiraciones cósmicas esas cosas XD me alegra que lo hayas disfrutado.

      ¡un abrazo!

      Eliminar
  3. (。◕ ‿ ◕。)/ Holaaa Roxana!!!
    Me alegro muchisimo por ti es genial tener cosillas nuevas y lo mejor un pc espero que lo aproveches al máximo :D

    Muy buen relato es bastante intenso y bien armado, me a encantado gracias por compartir.

    Espero puedas pasarte que estés bien!

    穛 S4Ku SEK4i®

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso ni lo dudes <3 ¡Gracias por pasar! ¡Un abrazo!

      Eliminar
  4. ¡Hola Roxana! ¿Como estas?, espero que bien :33

    Me ha encantado el relato, y es que no es necesario tener internet para distraerse xDD

    Saludos~~ <3

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Totalmente! Cuando tu atención es tan volatil, cualquier cosa sirve para sacarte de ello XD

      ¡UN abrazo!

      Eliminar
  5. Uy me siento conectada contigo cuando escribo me pasa lo mismo pero sin apagones . Me distraigo con todo. Te mando un abrazo y mimos a tus perros

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, no hace falta el apagón para ello XD

      ¡Un abrazo!

      Eliminar
  6. ¡Hola guapa!
    ¡Vaya intensidad de reto! Que bueno que tengas un portátil nuevo, me alegro mucho.
    Feliz navidad

    ResponderEliminar

¡Hola! ¿Cómo estás? Gracias por pasar a leer mi blog y agradezco que vayas a comentar. Me encanta leer sus opiniones.

Pueden escribir lo que gusten, tienen todo el espacio que quieran para comentar ¡Y no se echen para atrás por ser una entrada vieja! Yo responderé el comentario sin importar la fecha <3

¡Qué tengas un lindo día!

¡Un abrazo enorme!

Sueños por categorías
¡Escribe por semana! ¡Yo escribo! 15 retos para fanfics 30 días con BUCK TICK 31 días de escritura 52 retos de escritura A contramano Ahora que estamos solos Alejandro Dolina Apaga la luna que los ángeles nos miran Arreglos de Eternidad Azaly BUCK TICK Bye bye Esperanza Cita en el bar Citaura Claro de luna; luz de sueños Como una luz o como un grito Conquistando las estrellas Cuando la magia se apaga Cuando los cerezos caen Cuentos De la A a la Z Desafío fantástico Detective Conan Dibuja tu OC Dibujos Diseños Doramas El alma del vampiro El brillo de los copos de nieve El cielo a mi favor El mundo entre dos Escribe con K Espíritus del mar Estadía indefinida Fanarts Fanfics Halloblogween Ideas Inktober Inspirándome con un elemento Inuyasha Japonés Juntaletras La flor del infierno Lectores otakus Libros Locos y azules Los locos Adams Mahouka Koukou no Rettousei Manga Manhwa Mayores de 18 Me sobran los motivos Microrrelatos Mientras duerme el sol Mudai Musicales Naruto No siento al mundo ni el mundo me siente a mí No te soñé Novedades Obra de teatro Ojos de cristal Películas Piratas del Caribe Pocahontas Poesía Querido diario Recuerda que morirás Recursos Relato juevero Reto de San Valentín Reto navideño Reto Tahisiano Retos Ricardo Arjona SAUROM Señora Luz de Luna y Señor Oscuridad Series Si no volvieras Si perdemos el control Siempre te voy a esperar Siempre volveríamos Sketchbook blogger Sueños Sueños de tinta Supernatural Tag The devil`s Carnival Top Tutorial Uno entre mil Valentino Victimas del amor visual novel Yuuwaku Zetsuai since 1989