Menu de sueños

martes, 22 de agosto de 2017

Mientras duerme el sol — Capítulo 4 —Donde habita el olvido - Parte I

¡Hola a todos! ¿Cómo están? Espero que de las mil maravillas. Yo cansada y frusttrada, hoy tuve una cena que no fue lo que esperaba, será que pasaron mil cosas en el día que precisamente, que acabará bien no era algo probable.

Por lo pronto, les traigo un cuento nevo, de nuevo, me quedó largo así que lo dividiré en dos parte. Disfrútenlo <3




    Siempre habían tenido discusiones, peleas, momentos en donde estaba casi a punto de arrancarse los ojos con los dedos y acababan yendo cada uno a un sitio diferente.  Pero ahora, se estaban volviendo insoportables desde la noche anterior.

—¿Por qué debemos hacer lo que tú quieres? ¿Quién te nombró el líder?— le gritó Johann bajándose del auto dándole un portazo que hizo que Francis le respondiera tan sólo porque había tratado de esa manera a su bebé.

—Vas a soldar la puerta— le dijo enojado —en todo caso, soy el mayor ¿o crees que tú podrías con esto?—

Se la pasaron así otros cinco minutos mientras su hermana estaba apoyada en la puerta trasera del auto viéndolos discutir junto a Myrddin, el libro que los acompañaba ahora, cuando la tomaron de sorpresa:

—Maya, elige— gritaron al unísono los dos.

—Ah, no, no. A mí no me metan en sus tonterías— se irguió levantando las manos y moviéndolas negándose a ser partícipe de eso.

—Uno de los dos tiene que estar a cargo—

—¿Y a mí que me importa eso? Somos un equipo—

—Yo quiero decir algo— intervino Myrddin y acabó siendo callado por los tres, bufando por lo bajo que se iban a arrepentir de no haberlo escuchado.

Johann acabó de tomar una mochila y cargársela al hombro. Francis entró al auto momento después y ella se vio en la encrucijada de quedarse con uno o marcharse con el otro.

—Grandísimo par de idiotas— dijo buscando su bolso en el interior y acabó tomando un tercer camino, lejos de los dos. Había hablado en serio cuando dijo que ella no pensaba elegir entre ninguno de los dos, más con el carácter que llevaban desde hacía varias horas.

Johann se fue hacia el norte, ella tomó camino hacia el este y su hermano al sur. No iban a soportarlo, más, tampoco era de las que se quedaba callada, yendo todo el camino quejándose de las tonterías por las que estaban pasando.

Pasó toda la noche andando hasta que finalmente, cayó rendida en frente de una roca, cerca de un lago, estaba en una reserva natural, casi muerta, enojada y hambrienta por lo que había sucedido con ellos.

—Hablemos de tus hermanos insistió Myrddin cuando estuvieron sentados o al menos, ella lo estuvo.

—Eso de lo último de lo que yo quiero hablar— resopló ignorando a su compañero. Más, lo que más necesitaba en ese momento era algo de comer. Buscó su billetera y sacó lo que llevaba encima. No llevaba demasiado encima, es más, si no pensaban en una forma de solucionar sus problemas pronto, iban a tener que empezar a vivir del aire a ese ritmo.

Tomó el bolso y a Myrddin en brazos nuevamente, pidiéndole que actuara como todo libro debe actuar: en completo silencio. Iba a ir a la cafetería más cercana por algo de desayunar y luego, se las arreglaría para poder dormir en algún sitio de mala muerte, con suerte, conseguiría alguno como para poder descansar.

Abrió la puerta de la cafetería y encontró a Ciro en una de las mesas, sorprendiéndose de ver al fénix tomando un café. Justo que ella no creía volvía a verlo tan pronto. Apenas lo vio, se dirigió a su mesa a saludarlo.

—Maya ¿y tus hermanos? —

—Pasemos de esos idiotas por ahora ¿Cómo estas tú? Pensé que andarías durmiendo en alguna otra cueva— al final, acabó sentándose en la mesa, frente a él, dejando a Myrddin sobre ella.

Ciro miró curioso el libro, abriendo los ojos sorprendido al ver el rostro formarse en la tapa del mismo.

—Éste es el fénix que no pudieron matar ¿no? Parece bastante enclenque— lo examinó y apenas Maya vio que intentó moverse, lo tomó y metió al bolso.

—Estamos en un lugar público ¿qué quieres? ¿Qué venga toda la prensa por un libro parlante con vida? — Lo regañó desde ahí. No es que tuvieran las cosas sencillas como para que se les sumara un problema más a todos los que ya tenían encima.

—Entonces ¿dejaste a tus hermanos por un libro con el que no te llevas bien? —

—No los dejé. Bueno, sí. Tuvimos una discusión y cada uno fue por su lado— suspiró apoyando sus brazos derrotada sobre la mesa. Lo cierto es que los extrañaba a pesar de que se habían comportado como unos críos, desayunar sin ellos no era lo mismo. Nada era igual, pues, si estaban pasando bien todo eso era por estar juntos.

—Deberías buscarlos—

—Lo sé— y se dio la cabeza contra la mesa —pero si busco a uno, el otro se enojará—

—¿Y si te buscan a ti?— Fue cuando levantó la cabeza de golpe, como si hubiese escuchado la mejor idea de su vida.

—¡Eres un genio! —

—¿Lo soy?— Se encogió de hombros mientras ella buscaba su celular entre sus cosas.

Los llamó a ambos y acabó citándolos en el lago donde antes había estado ella. Aunque ahora Ciro la acompañaba, suponía que iban a tener la delicadeza de no hacer una escena con él en frente. Al terminar de desayunar, los esperó fuera con Myrddin en brazos y Ciro a su lado. Maya le había dado una oportunidad más fuera del bolso con la condición de que se comportara o volvería dentro y no le iba a dejar el bolso abierto como castigo. 

Vio llegar a Francis primero, por supuesto, su hermano era amante de la puntualidad, no iba a demorarse as de la cuenta, más, en cuando vio llegar a Johann, ambos acabaron desenfundado el revolver que llevaban escondidos entre sus ropas, apuntándose el uno al otro: las cosas iban a empeorar antes de mejorar. 

—¿Qué hace él aquí? —Dijeron al unísono —¿Podrías dejar de repetirme? — y sintió el clic de las armas, poniéndose ella en medio de los dos, extendiendo sus brazos con la palma abierta apuntando a cada uno de ellos luego de dejar a Ciro con Myrddin. 

—No los voy a aguantar con esa actitud. O sueltan eso o no me va a importar dejarles quemaduras de segundo grado en la mano— pero ninguno le hizo caso, por lo que ella acabó por lanzar una bola de fuego a cada uno, apuntando a sus manos. El arma tomó tal calor que tuvieron que tirarla al suelo, viéndola quemar el suelo que tocaba debido a las altas temperaturas que emanaba. Les había dejado una marca en la piel a ambos, escuchando como la maldecían por lo que acababa de hacer. Aunque se había pasado un poco con la quemadura, no controlaba bien el fuego y su intensidad aun, aunque algún golpe de suerte tenía de tanto en tantos.  

Francis y Johann se lanzaron contra ella. Maya los esquivó no sin antes recordarles que eran unos perfectos idiotas. Ciro se metió a ayudarla aún con Myrddin encima, que, al ver venir el puñetazo de Francis, lo uso de escudo. 

—¡Mi rostro! — 

—¡Lo siento! — 

—¡No lo sientas! Mejor tirarme al suelo y olvídate que me conoces— le decía en medio de los ataques que esquivaba él, logrando asestarle un golpe en la mandíbula. 

Ciro estaba más que satisfecho cuando sintió un disparo, casi esquivándolo de pura suerte. 

—Ni se te ocurra soltarme ahora— dijo Myrddin preocupado. Que lo usaran de escudo no era tan malo como quedar llenó de agujeros y pólvora. 

—¿Qué diablos está pasando?— Maya había reducido a su hermano al suelo y estaba sentada encima suyo. 

Intercambiaron miradas cuando el segundo disparo de la escopeta los hizo encogerse de nuevo. No había uno, sino que llegaban varias personas armadas.  

—No lo sé, pero hay que hacer algo— y Ciro se cubrió de llamas mientras Myrddin le suplicaba que se controlase o el acabaría reducido a cenizas. 

—¡No! Son humanos, no podemos hacerles daño— y le hizo una llave a Francis antes de que le hiciera algo —destruye sus armas ¿puedes hacerlo? — 

El fénix asintió y en un parpadeo, hizo explotar todas las armas de fuego y creo una barrera entre ellos y las personas: una muralla de fuego. Deberían rodearlos e imaginaba que iban a tener tiempo de actuar. 

Dejaron a los hermanos de Maya inconscientes y los llevaron a otro sitio. Debían averiguar qué es lo que estaba sucediendo y por qué todos se habían vuelto tan violentos de repente. Maya pensó en el auto, si su hermano estaba ahí, debía de tener el coche cerca, él no iba a ningún lado sin él y apenas lo vio estacionado, respiró aliviada. 

—¿Ahora quieres escucharme?— Myrddin habló en tono socarrón desde el regazo de Ciro mientras Maya pisaba el acelerador sin saber realmente a donde ir, pero pensaba que cualquier lugar iba a ser mucho más seguro que ése. 

—¿Tienes una solución para ellos? — Pregunto Maya intercalando la mirada entre el camino y él. 

—No exactamente, pero tengo una idea de lo que puede ser. Hay una fuerza increíble sobre este pueblo, eso es de índole divina— 

Y frenó tan de golpe que acabó golpeándose junto con Ciro. 

—¿Una deidad? ¿Cómo? ¿Por qué? Se supone que son sólo mitos— 

—Viajas con un fénix, dos brujos bajo hipnosis de un dios y un libro que habla, no estás en condiciones de hablar de mitos— respondió Myrddin alzando una ceja mientras Ciro asentía. No parecía realmente lógico ponerse a dudar a esas alturas. 

—¿Podremos con él?— Preguntó Ciro acomodándose de nuevo en el asiento luego de mirar en el asiento trasero y ver que los hermanos de Maya no se habían despertado.

—No lo sé— respondió dudoso —por lo menos, sabemos que su influencia no es general. Por alguna razón, a ustedes y a mí no nos ha afectado, así que debe tener un origen de poder y dispersión.

Por lo pronto, Maya buscó un lugar para quedarse. No podían irse del poblado dejando problemas tras ellos y mucho menos, con sus hermanos en esas condiciones. Temía que despertaran y no volvieran a ser los mismos nunca más ¿qué haría ella sin ellos? Era cierto que había momentos como antes que llegaban al límite, pero siempre estaban ahí, porque eran hermanos, porque nunca se habían dado la espalda aun en las situaciones más difíciles y siendo ella la que quedaba cuerda en esos momentos, no iba a abandonarlos. Encontraría a la maldita deidad y le patearía el trasero hasta que nada quedase de su divinidad: eso es lo que un Athens hacía después de todo.

<<Capítulo 3


Espero les haya gustado

¡Se cuidan!

Bye!


11 comentarios:

  1. Primero me recordó a personajes del Mara-Verso, a Sofía Electra Valentino mediando entre Hugo Lestrade, el Guardián Exterior y Ulises Lestrade, detective paranormal. Son parientes y se llevan mal.

    Pero parece que hay algo sobrenatural incrementando la discordia entre los hermanos. Lo que puede ser problemático y peligroso, con lo que se dedican los hermanos. ¿Será en represalia por lo fenomenos que detienen? Me da la sensación de que es Eris, la discordia, haciendo de las suyas. Pero veremos que sorpresa nos tenés preparada, para quienes te leemos.
    Espero la continuación

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No había pensado en ellos pero suena interesante ese paralelismo, aunque de momento, con mis personajes es temporal (?)

      Me gusta eso que comentas de que puede ser una represalía por combatir lo sobrenatural, una conspiración cósmica.

      Pensé en Eris, pero acabé leyendo un poco más y encontré a otra diosa que me gustó más que ella.

      ¡Un abrazo!

      Eliminar
  2. Me gusto esta historia me encanto el personaje de Maya te mando un beso

    ResponderEliminar
  3. Un primer capítulo muy super interesante. Me llama mucho la atención esta historia, los personajes son dinámicos, y mucho más mágico ese viaje de Maya con esos seres mágicos que le acompañan, el fénix, los brujos y el libro que habla. !Me super encanto!
    !Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias! Creo que la trama también ayuda a ese dinamismo que deben ser bastante rápidos y despiertos la mayoría de las veces. Me encanta la magia y los elementos fuera de lo común, me alegra que sean de tu agrado.

      ¡Un abrazo!

      Eliminar
  4. ¡Hola guapa!
    Vaya lamento lo de tu cena, pero bueno... a veces las cosas no salen tan bien como uno quiere. ¿No?
    Ya verás que la próxima será mejor :D

    Me ha gustado tu nuevo cuento... ¡espero el próximo capítulo con ansia!
    Un besote

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Seguro que la próxima mejora, a ver si los dioses me dan una tregua (?)

      Me alegra que te gustara <3 Ya está la continuación.

      ¡Un abrazo!

      Eliminar
  5. (。◕ ‿ ◕。)/ Holaaa!!!
    Que mal lo de la cena :ccc quizá la próxima salga mejor!!

    con respecto al texto que par de hermanos por dios ni se aguantan XDDDD me ha gustado mucho el giro de la historia si hubiera sido por mi le doy un buen golpe a ambos y me vuelvo yo la líder jajajaja

    Espero puedas pasarte que estés bien!

    穛 S4Ku SEK4i®

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias <3

      La verdad es que están bajo un hechizo pero ni ellos lo saben XD aunque las peleas de hermanos suelen ser bastante comunes (?)

      ¡Un abrazo!

      Eliminar
  6. Te invito al próximo jueves de relatos, que conduzco yo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar

¡Hola! ¿Cómo estás? Gracias por pasar a leer mi blog y agradezco que vayas a comentar. Me encanta leer sus opiniones.

Pueden escribir lo que gusten, tienen todo el espacio que quieran para comentar ¡Y no se echen para atrás por ser una entrada vieja! Yo responderé el comentario sin importar la fecha <3

¡Qué tengas un lindo día!

¡Un abrazo enorme!

Sueños por categorías
¡Escribe por semana! ¡Yo escribo! 15 retos para fanfics 30 días con BUCK TICK 31 días de escritura 52 retos de escritura A contramano Ahora que estamos solos Alejandro Dolina Apaga la luna que los ángeles nos miran Arreglos de Eternidad Azaly BUCK TICK Bye bye Esperanza Cita en el bar Citaura Claro de luna; luz de sueños Como una luz o como un grito Conquistando las estrellas Cuando la magia se apaga Cuando los cerezos caen Cuentos De la A a la Z Desafío fantástico Detective Conan Dibuja tu OC Dibujos Diseños Doramas El alma del vampiro El brillo de los copos de nieve El cielo a mi favor El mundo entre dos Escribe con K Espíritus del mar Estadía indefinida Fanarts Fanfics Halloblogween Ideas Inktober Inspirándome con un elemento Inuyasha Japonés Juntaletras La flor del infierno Lectores otakus Libros Locos y azules Los locos Adams Mahouka Koukou no Rettousei Manga Manhwa Mayores de 18 Me sobran los motivos Microrrelatos Mientras duerme el sol Mudai Musicales Naruto No siento al mundo ni el mundo me siente a mí No te soñé Novedades Obra de teatro Ojos de cristal Películas Piratas del Caribe Pocahontas Poesía Querido diario Recuerda que morirás Recursos Relato juevero Reto de San Valentín Reto navideño Reto Tahisiano Retos Ricardo Arjona SAUROM Señora Luz de Luna y Señor Oscuridad Series Si no volvieras Si perdemos el control Siempre te voy a esperar Siempre volveríamos Sketchbook blogger Sueños Sueños de tinta Supernatural Tag The devil`s Carnival Top Tutorial Uno entre mil Valentino Victimas del amor visual novel Yuuwaku Zetsuai since 1989