lunes, 14 de agosto de 2017

52 días de reto: día treinta y cinco

¡Hola a todos! ¿Cómo están? ¡Ya me toca seguir con el reto! A ver si lo termino de una vez que ya he avanzado más de la mitad. Y me toca un reto que se me ha complicado demasiado porque tengo que elegir tres clichés y hacer una historia interesante con ellos. Y hay tantos que no sé cuáles usar o siempre acababa viniendo a mí la idea de la amnesia y bueno, creo que de tanto pensar ha salido algo interesante. O eso espero XD

Les cuento que esta historia la tengo desde hace tiempo en pendientes y surgió de un cuento corto que pueden ver aquí, digamos que sería el inicio de todo esto, pues, la novela empezará un tiempo después, así que vendría a ser una especie de prólogo aquello. A Prue ya la conocen, que se las he presentado en varias oportunidades, aquí de manera más detallada, así que será para empezar a conocer mejor a los otros personajes y coprotagonistas de esta novela.  Pues, tenía alguna idea que bien podría salir con ello, así que espero y resulte bien.

Día treinta y cinco: Utiliza tres clichés de la ficción para hacer un escrito con ellos.

Yo elegí:

1) La prostitua buena, que está ahí porque la situación la obliga

2) El que viaja a otro mundo sin razón

3) El elegido




Locos y azules

Capítulo 1

Hacia un año ya que estaba ahí. Una civilización completamente diferente a la que había conocido había estado viviendo en aquella cueva ¡un mundo completamente nuevo! Quería salir y hablar de su hallazgo, pero, después de muchos intentos frustrados, se dio con que había una puerta de entrada, pero no de salida. Quien entraba allí, no escapaba.

Noshua era un hombre igual que él. Había llegado ahí al perderse en una expedición y ante el encanto que el lugar propiciaba, había terminado siguiendo la música sin saber que no había camino de regreso. Hacia treinta años que estaba allí, habiendo llegado con tan solo dieciocho.




Garreth se negaba a pensar que ese era el fin del mundo que conocían y que no habría una salida. Pero su buen amigo, le aconsejaba que se estabilizara, consiguiera un buen trabajo que hasta podría formar una familia y llevar una vida ordinaria con los demás ciudadanos. Sin contar que extrañaba muchas cosas de su mundo, como la fotografía. Contaba tan sólo con tres películas sin usar y no quería hacerlo porque eran las últimas tres películas que tenía ¿y si no volvía a ver algo así en el futuro? Tenía que usarlas con cuidado.

Lo intentó durante meses, haciéndose parte de todo. Su cultura, su trabajo pero, no se terminaba de hacer a la idea de que nunca más iba a ver a sus seres queridos. Tenía novia, madre, padre y hermanos. Haber llegado a ese lugar había sido la brecha para perder todo contacto con ellos, cuando ya imaginaba su regreso a casa con grandes historias por contarles y tantas fotografías que mostrar. Y ahora, nada de eso iba a ser posible.




Más, estaba decidido a lograrlo. Y con cierto pesar pero también, con mucha esperanza por delante, se despidió de Noshua dispuesto a marcharse a buscar la forma de volver a casa. Cuando lo hiciera, volvería sólo para darle la oportunidad a Noshua de saber que no estaba atrapado allí eternamente.

Armó su maleta, se despidió de sus amigos y salió sin muchas certezas a explorar el mundo con la esperanza de encontrar el punto de retorno. Tenía un mapa aunque había lugares que no estaban dibujados o mal trazados debido a que eran sitios inexplorados ¿o es lo que les querían hacer creer? Garreth no confiaba en esas cosas y si había algo en esos sitios que no estaban trazados, lo descubriría, aunque aún no sabía cómo hacerlo o qué le esperaba en el camino.




Se escucharon los gritos de una mujer. Pronto, antes de que él llegara a ver que pasara, vio a la joven salir caminando hacia atrás, enfadada con dos hombres que la miraban molestos. Uno de ellos se abalanzó dispuesto a golpear a la muchacha al rostro y ella, se elevó por los aires como si flotase, alejándose de ellos, dejándolos plasmados.

El ex fotógrafo no daba fe de esas cosas todavía. No había salido mucho de casa intentando averiguar qué es lo que lo había llevado a otra realidad, pero había oído de personas con poderes extraños ¡siempre pensó que eran cuentos! Pero ahí estaba viendo a la muchacha de cabellos largos alejarse.


Sin pensarlo demasiado, decidió seguirla. Caminó rápido hasta que simplemente, el trote no fue suficiente y comenzó a correr lo más rápido que pudiera, viendo como ella descendía en una terraza.

—No estoy de humor para más clientes. Así que puedes buscarme mañana— le gritó ella ofuscada sin ánimos de darle la cara. 

Garreth no estaba dispuesto a marcharse así nomás, por alguna razón, quería saber más de aquellas habilidades ¡que estaba seguro de no haber consumido nada para andar delirando! Buscó a su alrededor y vio una escalera plegada, pensando en tomarla prestada para subir hasta arriba.
 

 
Ella sintió el sonido metálico contra la pared y enseguida, se asomó a la orilla y lo vio treparse. Ni lo dudó y empujó la escalera hacia atrás haciendo que el hombre cayera al suelo sin que tuviera tiempo de explicarle absolutamente nada de nada. No tenía ganas de hablar ni de ver a nadie ¿por qué no la entendían? Aunque Prue tenía carácter y la fuerza para hacerse valer que nadie le iba a mandar más de lo que ya lo hacían.

Él se levantó adolorido. La caída había sido dura y para mejorar, la escalera le había caído encima haciendo mucho más duro el golpe. Por su lado, ella ni se inmutó.

—Ahora sabrás que cuando digo que no, es no— advirtió antes de volver a echarse contra la pared.

—¿No podemos hablar si quiera?— balbuceó con toda la seguridad con la que sus moretones le permitían hablar, pero eso era complicado. 

Se levantó y la esperó pero ella ni si quiera volteó a verlo. Y él era terco. De su profesión había aprendido a ser insistente. No consigues la mejor fotografía rindiéndote al primer fracaso. No, no. Debes sacar varias, ocupar dos o tres rollos de fotos si hace falta con tal de conseguir aquella que te hará sentir satisfecho contigo mismo y que mostrará justo eso que querías captar con la cámara. Era perseverancia en su máximo esplendor.


Cansada, se dignó a mirarlo, cruzando de brazos sobre el borde del techo.

—¿De qué quieres hablar? No veo como una mujer como yo pudiera ser interesante para alguien como tú—

—Te sorprenderías— le sonrió metiendo las manos en el bolsillo —entonces ¿Qué me dices?

—¿Seguro que no te estás insinuando para tener sexo gratis?— arqueó una ceja desconfiada todavía.

—¡Claro que no! Acabo de conocerte

—Eso no es un impedimento para los hombres. La mayoría de mis clientes me conoce en el momento y eso nunca los ha detenido, por el contrario, es una forma fácil de tener sexo sin compromisos—.
 




Él suspiró sabiendo que no le iba a ser fácil ganarse a la muchacha. Pero, tenía paciencia, otra de esas cosas que el trabajo requiere y que él, a fuerza de voluntad había tenido que adquirir.





—Hagamos un trato: si llegas a considerar que me insinúo, podrás levantarte e irte. No te perseguiré—.

Prue no estaba segura de eso. Para ella, todos eran exactamente iguales: o querían dinero o querían sexo ¿Qué más había? No estaba dispuesta a arriesgarse, aunque lo pensaba y le daba curiosidad saber si había una tercera opción ¿la había? El hombre insistía y la estaba esperando abajo, sin prisas, sin presiones, ella se tomaba su tiempo. Le dudaba, no iba a ceder así nomás por pura desconfianza que tenia del mundo. Así que se cruzó de brazos y volvió a darle una negativa ¿Hablar? ¡Para nada! Ella no iba a caer en semejante truco tonto.

—¡Oye, mujer! Baja que tenemos un trabajo para ti— le gritaron un par de muchachos entre risas y bromas. 


Prue se negó. No había bajado por Garreth, no iba a bajar por ellos. Estaba cansada del trabajo, así que los ignoraría, aunque no estaba segura de poder alejarse volando. Aquella cosa en su cabeza reprimía demasiado sus poderes. Y entre la posibilidad de quedarse ahí arriba hasta que ellos se aburriera, decidió que era lo más sano. Más, no era exactamente así cuando una piedra golpeó su cabeza.

Garreth lo vio y no dudó en detener al muchacho antes de que le lanzara otra a ella.

—¿Y qué? Es sólo una puta—

Y a él no le gustó nada eso. Por sobre todo, era una dama sin importar si su trabajo o situación no eran de los mejores. 

Los muchachos eran tercos y vieron a Garreth como una amenaza, así que pensaban quitarlo del medio. El que había insultado a Prue sacó una punta de la funda de su cinto, amenazándolo con ello.

Garreth no era un hombre violento pero jamás desestimado un desafío. No tenía armas pero estaba seguro de que podría con ellos que había aprendido una o dos cosas con el pasar de los años que había aprendido.
 
Se quitó la chaqueta y se puso a la defensiva. 

Prue miraba todo desde arriba. Había estado indiferente frente a él pero verlo dispuesto a pelear le había llamado la atención.

No era correcto, después de todo, ella era una simple prostituta. Había recibido demasiado golpes en su vida como para aprender a huir de ellos. Las personas nunca le habían traído nada bueno, salvo sus sueños. Soñaba con marcharse de ahí, pero la tiara en su cabeza se lo impedía. Por lo que en ese momento, se limitó a mirar el encuentro. Le daba igual quien ganase. ¡Mentira! Optaba por el hombre grande, que había intentado hablar con ella en vez de comprarla por un polvo. Y aunque no lo esperó, logro verlo triunfar aunque con un corte en su pecho. La herida le sangraba y manchaba su camiseta blanca.

Prue se sintió mal y bajo levitando hasta el suelo, cuando él ya daba por perdido todo, la vio acercársele y rozar con la yema de sus dedos el borde de su ropa. Sacó un pañuelo y le limpió la herida con ello, dejándoselo allí, haciéndole presión para que dejara de sangrar. 


—Nadie había peleado por defenderme nunca— confesó levantando la mirada y dejando ver el agradecimiento en su mirada rojiza —¿aún quieres hablar?— le sonrió tomando su mano para que el sostuviera el pañuelo. No era mucho, en realidad, no era nada. Ella no tenía nada que ofrecer salvo su cuerpo. Había crecido en un ambiente tan malo como tóxico más, había fijado un carácter que ninguna de sus compañeras podía igualar.
 
Prue era bella, pero su belleza no compensaba su carácter frustrado y terco. 

Él aprovecharía aquella oportunidad. Y aunque vio la tristeza en su mirar, no quiso entrometerse ni arruinar su oportunidad de averiguar un poco más de las extrañas personas del lugar, que Noshua era bueno pero un nativo sería mucho mejor.





Espero les haya gustado

¡Se cuidan!

Bye!

10 comentarios:

  1. ¿Que si me gustó? Me gustó mucho. Prue es un interesante personaje, con sus poderes restringidos por esa tiara. Me gusta esa personalidad, aunque pueda ser algo irritable, irritante, ayudó a quien la defendió.
    Y me gusta la busqueda del otro personaje.
    Usaste bien los clishes.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias! Me alegro que te gustara, la personalidad es lo que más destaca de ella, creo que como dices, puede ser bastante irritante, pero aprenderá de ello o al menos, eso espero XD

      ¡Un abrazo!

      Eliminar
  2. Y este es el próximo jueves de relatos.

    http://desgranandomomentos.blogspot.com.ar/2017/08/este-jueves-un-relato-cansancio-mental.html#comment-form

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias por avisar! Aunque el tema de la semana es poco inspirador >.< al menos, me está costando agarrarle la mano, en todo caso, veré si llego con algo hasta mañana.

      ¡Un abrazo!

      Eliminar
  3. Que interesante y atrapante primer capítulo. Me encantaron los personajes, más el de Prue, con esa valentía y coraje que la define para protegerse de quien sea. Y a Garreth le espera una larga odisea para retornar a su hogar. La ambientación con los tres clichés te quedaron excelentes. Mas tarde paso a leer Misterios y lo del personaje.
    !Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias! Me alegra que te gustara <3 tiene coraje, es una protagonista interesante, igual que Garreth, que tiene el don de la perserverancia en las situaciones más inusuales.

      ¡Un abrazo!

      Eliminar
  4. Me gusto la historia y el personaje de Prue . Es genial volver a leerte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias! Me alegro que te guste <3 es bueno volverte a ver por aquí.

      ¡Un abrazo!

      Eliminar
  5. ¡Hola guapa!
    Vaya historia... ¡me ha encantado! Espero que escribas el segundo capítulo pronto... por cierto, ha sido genial lo de las fotos ¿como elegir las tres fotos perfectas? Uff que decisión más difícil.
    Un besito guapa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy en eso, aun me faltan unas cositas, pero si los dioses no confabulan contra mí, espero tenerlo bien prontito.

      ¡Un abrazo!

      Eliminar

¡Hola! ¿Cómo estás? Gracias por pasar a leer mi blog y agradezco que vayas a comentar. Me encanta leer sus opiniones.

Si quieres que dejar invitación para que pase por tu blog, pincha aquí.
Si vas a afiliar o dejar confirmación de ello, por aquí

Gracias por no hacer spam <3 Y si lo haces, ten presente de que borraré tu comentario por no estar relacionado con la entrada ¡Estás avisado!

¡Qué tengas un lindo día!

Bye!