lunes, 20 de abril de 2015

Arreglos de eternidad - Capítulo 5

Hi hi a todos! ¿Cómo están? Al fin vengo con capítulo nuevo para todos ustedes. Espero que sea de su agrado que ahora sí, hice el dibujo de manera digital así que ya está todo bien bonito (?) Bueno, no tengo mucho qué agregar realmente, así que espero que se sumen a la lectura :D Disfruten :D






Se había despertado en casa. Saitou la había llevado hasta allí y había quedado con un fuerte dolor de cabeza aquel día. Recordaba todo a medias. No sabía por qué pero sentía que había cosas que no encajaban pues, había recuerdo superpuestos en su memoria haciéndola dudar de su entereza mental después del accidente que es cuando todo se volvía realmente confuso. Se levantó de su cama yendo a asearse para luego, volver con su pequeño amiguito, comentándole lo sucedido para que la ayudara esclarecer algunas cosas.
               Pero no tuvo suerte realmente por lo que decidió ir a la fuente de todo: Saitou. Así, se alistó y salió de su casa con su amiguito escondido en su cabello, justo sobre la parte posterior de su cuello mientras iban hablando de cosas sin mucha importancia y casi de manera discreta para que nadie se percatara de la existencia del animalito.
Llegó a la puerta de la casa de su compañero y esperó a que saliera con una sonrisa. El pelirrojo quedó sin palabras apenas la vio ¿qué hacía allí? ¿Por qué había ido a verlo en vez de esperar a volver a clases? Tenía un mal presentimiento con todo aquello y no era para menos considerando las proezas que habían vivido el día anterior.

—Buenos días, Saitou-kun— sonrió ella al saludarlo con alegría, como lo hacía todos los días cuando se encontraban para ir al colegio.

—Buenos días, Myoun. Se te ve muy animada ¿Cómo te sientes?— preguntó aun sin dejar de dar vueltas su cabeza para sacar una respuesta a lo que sucedía. Si las cosas habían funcionado bien, apenas debía saber quién era él. Pero no era así pues, la muchacha estaba en la puerta de su casa y no podía dejar de preguntarse por qué ¿Qué había hecho mal el día anterior?

—Me siento muy bien. Gracias por lo ayer— hizo una reverencia ante él —la verdad que quería pasar un día divertido contigo pero se nos arruinó. Espero que podamos salir en otra ocasión— siguió con amabilidad —¿puedo pasar? Hay algunas cosas que quería preguntarte— anunció entrando, quitándose los zapatos y dirigiéndose por la casa como ella quería, así, como siempre hacia —¡Qué bonita casa! Aunque la recordaba más grande. La percepción cambia cuando eres pequeño— se rió de sí misma mientras el muchacho la seguía dentro.

La invitó a tomar una taza de té y unos dulces y mientras servía eso, le hizo la tan ansiada pregunta sobre lo sucedido el día anterior.

—¿Qué fue lo que realmente pasó ayer?— preguntó frunciendo el ceño al tener esos recuerdos mezclados —por alguna razón, recuerdo dos cosas. Un día tranquilo en el parque acuático hasta que me siento mal y el otro recuerdo llega hasta donde me ahogo y pasan cosas extrañas contigo— dijo ella mirándolo de manera inquisidora.

Saitou, por su lado, pensaba en aquella aventura que se había generado en sus memorias. Sólo debería recordar algo pero por alguna razón, Myoun se negaba a olvidar lo sucedido en el parque razón por la cual, sus poderes no tuvieron éxito con la muchacha ¿por qué? Quería descubrirlo, pero sospechaba que no iba a ser fácil. Fue hasta ése momento que, pensativo, notó algo peculiar en el hombro izquierdo de la muchacha.

—Es una marca extraña la que tienes en el hombro— dijo al verla gracias a que usaba una remera de tirantes. 

Myoun se miró el hombro y le sonrió.

—Oh ¡ésa! Es una marca de nacimiento. Cuando era pequeña tenía menos forma, pero con el paso del tiempo, se fue formando de ésa manera. Parece un dragón chino comiéndose a sí mismo ¿no? Es simpático— contestó ella —un médico había dicho que era normal que pasara eso en ocasiones. Así que no le di mucha importancia, aunque tampoco es tan grande— asumió ella mirándola una vez más.
            
   Saitou no lo supo al momento, pero aquello le recordaba algo. Había visto un símbolo similar en algún lado y aunque pareciera mentira, era mucha coincidencia que ella tuviera una marca tan parecida en el cuerpo. Pasó un momento pensativo, intentando recordar olvidando casi que su compañera y amiga estaba allí, pero no se hacía esperar ella, por el contrario, lo sacó de su mundo cuando menos se lo esperó.

—Aun no me dijiste qué pasó ayer— le recordó la muchacha mirándolo fijamente. Ella no era de las personas que se quedaban con la duda, así que insistiría hasta que escuchara algo que realmente la convenciera pues, también, tendría que decirle algo que realmente cuadrase o no se la iba a sacar de encima.

Él suspiró entrelazando sus manos sin saber exactamente qué hacer. Jamás le había pasado algo así en lo que llevaba viviendo en el mundo humano pero se encontraba con problemas similares desde su llegada ¿por qué? Lo desconocía. Pensaba que no iba a volver a ver más a Myoun desde aquella vez que se despidieron cuando eran pequeños pero el destino los volvía a reunir y con muchas más cosas en pendientes que antes y muchos más problemas. Recordaba que de pequeña siempre se la pasaba metida en líos y en lo que sabía, no había cambiado en lo absoluto. 

Le sonrió a la joven.

—Mis recuerdos están cruzados— le explicó Myoun —sé que estuvimos en el acuario pero algo pasó. Tú me dijiste que me desmayé y yo recuerdo que el acuario  explotó y casi nos ahogamos. Pero recuerdo un galpón y un hombre raro, con un parche y cosas extrañas— dijo ella confundida por todo lo que pasaba por su mente. 

Saitou la tomó de los hombros y la miró con ternura y algo de preocupación en su mirada. Myoun sentía que algo no estaba bien y quería saber por qué.

—Es peligroso que sepas más— le dijo directamente. No sabía qué decirle con exactitud a la muchacha.

—¿Por qué?—

—Digamos que mi vida no es tan normal como te lo imaginas—

—¿En serio?— y en vez de asustarse, la emoción fue lo que dominó a la muchacha. No esperaba semejante reacción ante ello. Aunque viniendo de ella, cualquier cosa era posible a estas alturas.

Incluso, llegó a recordar que de pequeña, siempre se imaginaba en grandes reinos peleando y viviendo aventuras increíbles. Lo que más recordaba es que quería luchar y domesticar a un dragón como si fuera un perro, así nomás. Siempre le contaba algo sobre ello. No debía de ser tan sorprendente que no haya cambiado en nada desde ése entonces.

—¿Con monstruos y esas cosas? No hace mucho me pasó que vi dos de ellos. Uno me atacó pero había otro chico muy guapo que me salvó. Tenía cola y orejas— dijo haciendo gestos con sus manos para imitar las orejas sobre su cabeza y luego, su cola, moviendo su mano en su espalda baja como si nada —me pasaron cosas muy extrañas desde que volví aquí—contó ella —pero pasaron cosas buenas, como volver a verte—le sonrió  —¿recuerdas nuestra promesa? Yo aún no la he olvidado— le aseguró ella. Lo que le había dicho no era una simple cosa de niños pues, hasta la fecha todavía la recordaba y había esperado mucho tiempo para volver a verlo pues, aquellos sentimientos que tenía por él de pequeña, seguían latentes con ella.

—¿Qué promesa?— preguntó un tanto nervioso. Intentó hacer memoria pero realmente, no tenía idea de qué hablaba.

—¡Aish! ¡Sabía que no te ibas a acordar de eso! lo olvidaste— renegó ella. La verdad es que lo del rechazo y ahora esto la habían dejado realmente mal pensando que sólo ella se había tomado en serio las cosas. Quizás, así era pues, lo estaba comprobando ahora a todo esto. 

Suspiró algo desilusionada. Más, luego, le dedicó una sonrisa al joven que había quedado ahora con la duda pues, ella seguía sin decirle y por la forma en que lo miró, supuso que no lo haría, al menos, no momentáneamente. No había conseguido lo que quería, pero quizá, pudiera si insistiera un poco más lo consiguiera. No iba a dejar escapar así nomás a Saitou, por nada lo dejaría sin respuestas.



—Bien, ya que no me contarás, me iré a casa— dijo poniéndose de pie dispuesta a salir de la vivienda tomando por sorpresa al pelirrojo con sus reacciones. No iba a poder seguirle el ritmo por mucho que quisiera. 

La acompañó a la puerta y se despidió de ella pero hubo algo que lo hizo salir tras la joven sin importarle mucho el haberse despedido antes: había algo alrededor de ellos.

—Myoun, apresúrate— le advirtió su pequeño acompañante mientras caminaban por la calle —hay algo en el ambiente. No es bueno— ella no entendía a qué se refería, pero si había algo que sabía bien era que podía confiar en su pequeño amiguito.

—Está bien, vamos. Pero ¿Qué es?

Pero no se esperaba la presencia de Saitou.

—¿Con quién hablabas?— preguntó. Estaba seguro de haber escuchado a Myoun hablar sola.

—Con…— y eso fue lo único que pudo llegar a decir al sentir que Saitou la tomaba en brazos y la llevaba hasta un techo donde la dejó viendo que algo había impactado justo en el lugar donde ellos habían estado anteriormente, destruyendo el pavimento de la zona.

Incrédula la muchacha se quedó mirando el hoyo del piso para volver la vista hacia su compañero ¡ella sabía que había algo con todo esto! Y tenía que descubrirlo como fuera.

—¿Te encuentras bien?— preguntó a la castaña que lo miraba sorprendida por sus rápidas reacciones y lo que sucedía. 

¡Lo malo es que era un simple humano! No podía seguir exponiéndose de ésa manera o descubriría su secreto de ésta manera.

Espero que les haya gustado realmente y estaré publicando un poco más seguido a partir de ahora :D

¡Pasen un bonito día y unas buenas noches!

Bye!

6 comentarios:

  1. Son polos opuestos estos dos!! Mientras Myoun es súper expresiva, Saitou es lo contrario, es difícil saber lo que siente o piensa ¡¡¡me encanta!!! *____* este capitulo se queda todo interesante , que sepas que ya tienes una fan!! Jeje estaré atenta a otro capitulo que ya estoy deseando leerlo, por cierto ¡¡preciosa la ilustración!! Mucho mejor coloreada por ordenador y me quedo toda curiosa de quien ed el chico con orejas y cola jeje

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esto es spoiler (?) es quien salvo a Myoun en los primeros capis (?) aun no le he hecho ficha formalmente, pero dentro de unos días, voy a subirlo :D Gracias, me alegra que te gusten mis dibujos, la verdad, me siento bastante novata al hacerlo y más, al pintarlos XD

      Gracias por leer y comentar <3

      Bye!

      Eliminar
  2. He hecho un spoiler .. ¿Verdad? X___D perdón fue sin querer, como me he leído todos los capítulos seguidos no me percate jeje ¡¡dibujas muy bien!! Y los coloreados por ordenador te quedan preciosos ^_^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Oh, no tienes de qué preocuparte xD son cosas que pasan cuando uno va leyendo o siguiendo una historia. Saca conclusiones, posibles teorías, lo típico (?) hasta te salen historias dentro de la historia (?) -user tiene una gran imaginación (?)-.

      Me alegra saber que te gustan mis dibujos, me hace muy feliz porque les pongo mucho cariño <3

      Gracias por leer :D

      Bye!

      Eliminar
  3. Jaja eso es cierto.. Yo soy de emocionante mucho cuando me gusta lo que leo ^_^ ¡¡y se nota que los dibujos están hechos con cariño!! Te quedan preciosos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, me alegra que eso se note en mis dibujos <3

      Eliminar

¡Hola! ¿Cómo estás? Gracias por pasar a leer mi blog y agradezco que vayas a comentar. Me encanta leer sus opiniones.

Si quieres que dejar invitación para que pase por tu blog, pincha aquí.
Si vas a afiliar o dejar confirmación de ello, por aquí

Gracias por no hacer spam <3 Y si lo haces, ten presente de que borraré tu comentario por no estar relacionado con la entrada ¡Estás avisado!

¡Qué tengas un lindo día!

Bye!