Menu de sueños

domingo, 5 de agosto de 2018

Mientras duerme el sol — Capítulo 13 —El fin de la maldición — Parte I

¡Hola, hola, mis amores! ¿Cómo los trata la vida? Espero que de diez <3 Les traigo un capítulo nuevo de Mientras duerme el sol, y ha llegado a una parte que personalmente, me encanta, mucha emoción, adrenalina y muchas más preguntas para responder <3 sin contar que Ciro comenzara a tener un poco más de protagonismo en este arco ¡amo a este personaje! <3 Espero que les guste :)




Capítulo 13

El fin de la maldición

Había un nivel de tensión en la cabaña que se podía palpar con las manos. Ninguno sabía qué hacer. Badb no había despertado todavía y Fran estaba cada vez peor. Ni Myrddin conocía una forma de aliviarlo más que con unos hechizos que habían servido como un simple placebo, ninguno había sido realmente efectivo contra lo que sucedía al mayor de los hermanos. no obstante, el brujo no estaba dispuesto a dejar de buscar una solución o a inventarse un hechizo si hiciera falta, hasta que no agotaran todas sus opciones.

—Llamemos a la tía, ella debe conocer algo que pueda ayudarnos —dijo Maya ante la falta de ideas. Se había ido de una terrible manera de su casa y ahora, necesitaban su ayuda, era momento de disculparse en persona y hacer lo que fuera por su hermano.

—No creo que alguien como ella sirva de ayuda —dijo Myrddin revisando un mapa dando brinco sobre la mesa mientras le pedía a Johann que fuera marcando los puntos donde pedía— cuando estudiaba con su abuelo, se especializó en magia médica. Quien tendría más posibilidades de ayudarlos, sería su madre. A ella le encantaba lo oculto, lo prohibido. ¡Jah! Así es como acabó con su padre.

—En otro momento te habría pedido que continúes, pero no es momento —intervino Maya negando con su mano y dirigiéndose a ver a Francis para volver rápidamente con el teléfono en su mano.

******

Poppy llegó hecha una furia a la vivienda. No sólo estaba molesta por el lugar en donde estaban viviendo, que, al entrar en la cabaña, no lucia exactamente como la recordaba. Esa fue la primera regañina que le dio. La segunda, fue por no hacerle caso y seguir en malas compañías— y con eso, se refería especialmente a Myrddin y a Ciro—. Peor fue cuando se enteró que aún tenían a la diosa en su hogar ¡y en su hogar! Como si fuera algo sencillo lidiar con ellos fuera, los hermanos habían llevado todo a un nivel más alto metiendo al enemigo a la casa, toda una proeza según ella.

—Yo… no puedo hacer nada —se lamentó cuando vio a su sobrino luchando por su vida— intentaré ganar tiempo, puedo preparar algunos brebajes y hacer más leve su dolor, como una anestesia, pero… —se contuvo de seguir haciendo que Johann y Maya quedaran mudos.

Johann rodeó a Maya con su brazo derecho y frotó su espalda dándole ánimos. Sabía que ese era momento para estar juntos y apoyarse en todo lo que pudieran y por sobre todo, hacer lo que hiciera falta por él: no había forma de que pudieran permitirse perder a su hermano mayor.

La tía consiguió algunas hierbas y revisó los estantes y alacenas de los hermanos, buscando lo que le hacía falta para terminar con ello.

—¡Encontré algo! —exclamó Myrddin saltando de la mesa en donde estaban los mapas y quedando a los pies de Maya quien lo tomó entre sus brazos— Francis, una de sus cabañas tiene un code prohibido. Voy a necesitar tu ayuda, Johann para poder rastrearlo. Ese viejo me lo ganó en aquel entonces, pero si contamos con suerte, podremos usarlo para salvar a su hermano —comentó el libro hechicero dejándoles un poco de esperanza a ambos.

Pronto se alistaron para salir, más, Poppy les pidió que Ciro los acompañara que no estaba segura de lidiar bien con él si actuaba como había sucedido en el hotel. Ella se quedaría con Jerry, que no sólo era un buen amigo, sino alguien poderoso que podría ayudarlos cuanto menos, a detener momentáneamente a la diosa, que ninguno contaba con habilidades suficientes para algo más y aun, no estaban seguros de qué es lo que pretendían hacer con aquella mujer una vez libraran a Francis de la maldición.

******

 Johann conducía. El auto era una reliquia para Francis al ser el primero que él había ensamblado desde la basura del deshuesadero y lo poco que quedaba del auto original. El primer reto de su abuelo para trabajar con él, tanto que no dejaba que nadie lo condujera, pero esa era una situación especial y aunque dudaron un momento antes de que él pusiera la llave en el contacto, emprendieron camino fuera.

El mapa estaba marcado por Myrddin y en el camino, iba a terminar el conjuro que serviría para encontrar la cabaña donde se encontraba aquel tesoro con ellos. Su abuelo tenía una larga lista de escondites a lo largo del país y el que ellos habían tomado para vivir era tan sólo uno de los pocos que consideraron el más apropiado para vivir hasta que finalmente, pudieran retomar su vida.

Francis, su abuelo, tenía cientos de siglos encima y varias identidades que, con el tiempo, había adquirido. Además de que viajaba mucho, por lo que ser cuidadoso y mantener un lugar donde pasar desapercibido era algo que se volvía parte de su pan de cada día. Artemisa, su hija y madre de los hermanos, lo comenzó a seguir en sus viajes en cuanto tuvo la oportunidad, aunque Poppy no pudo hacer lo mismo debido a su poco gusto por mantenerse tanto tiempo fuera del hogar. Por el contrario, y gracias a su padre, había instalado el hotel, precisamente, inspirada en la vida que llevaba su padre. No era el único que buscaba refugio o un lugar para pasar una temporada sin contacto con los humanos y sus reglas.

Ahora, era el momento en que ellos empezarían a remover el pasado y así, podrían llegar a encontrar la forma de salvar a su hermano.

—Se supone que si conseguimos el code… ¿salvaremos a Fran? ¿Logrará romper la maldición? —dudó Maya moviendo su pierna rápidamente golpeando el suelo del auto mientras tenía a Myrddin sobre su regazo. Estaba tan ansiosa como nerviosa. 

Aunque eso molestó a Myrddin y tuvo que pedirle que intentara relajarse.

—No es seguro, pero es nuestra mejor opción. Las maldiciones no se rompen y en caso de que se hagan, suele ser muy complejo.

—¿La diosa no habría podido quitarla? —preguntó Ciro desde el asiento trasero.

—¿Crees realmente que vaya a cooperar en el caso de que pudiera hacerlo? —Johann lo miró por el espejo retrovisor. Intentaba no enfadarse ante preguntas como esa en su situación debido a lo especial que podía ser el fénix para entender que muchas veces, las soluciones obvias no siempre eran las más viables o posibles de llevar a la práctica— en todo caso, la tía puede intentar algo con ella… pero lo dudo.

Pararon un par de kilómetros antes de llegar a la primera cabaña y Myrddin le pidió a Maya que bajara y juntara un poco de tierra y la pusiera en la bolsita de terciopelo negro que había llenado anteriormente con otros elementos mágicos.

—¿Trajeron el collar de Francis?

—Sí, pero no entiendo cómo servirá eso —dijo Johann entregándoselo.

—Les dije que sus nombres son importantes, los elementos son importantes, la herencia lo es. Francis, tiene cierta aura de su abuelo gracias a que ambos llevan el mismo nombre. Así es como dos esencias diferentes pueden llegar a tener alguna conexión. No soy capaz de hacer eso por mí mismo en este estado, pero tú —señaló a Johann con la cinta separadora de páginas que tenía en él— tú sí puedes. Seguirás mis instrucciones, eres un mago sensorial, no lo olvides. Con el hechizo correcto, puedes potenciar tus sentidos y lograr manejar bien el sexto, sólo debes practicar. Como no hay tiempo, esfuérzate en hacerlo bien a la primera que no podré mantener esto por mucho tiempo.

El joven tragó saliva, nervioso ante lo que le decía. Si bien, antes había entrenado con Myrddin. Era mucho menos severo que su abuelo, un poco más estricto, pero gracias a él, había llegado a ciertos puntos de usar su magia. Ese era el momento de ponerlo en práctica y demostrar que tenía un buen maestro capaz de llevarlo a sacar su máximo potencial.

—Bien, toma la cinta —dijo extendiendo el separador de páginas hacia él— Maya, cierra la bolsa y cuando te diga, la vas a quemar. Recitaré el conjuro y cuando termine, tú dirás hiruvalye y te concentrarás en usar tu telequinesis, impregna la llama de tu energía, eso nos marcara un punto en el mapa para llegar al escondite.

Quedaron en silencio. Ciro miraba desde el asiento trasero lo que decía, apoyando los brazos en los asientos y con una sonrisa curiosa en su rostro. Se tomaron unos instantes para poder prepararse y poner en marcha todo.

Maya extendió el mapa con los puntos marcados, sosteniendo la bolsa de hechizos en su mano. Llegado el momento, la bolsa comenzó a arder en llamas y al segundo cuando Johann habló, la bolsa en llamas se elevó hasta la altura de sus rostros. Johann fruncí el ceño con los ojos cerrados. No había sonido alguno, salvo el de sus respiraciones agitadas esperando que todo funcionara.

El humo tenía un olor extraño que dejaría un mal olor en el auto, así que Maya y Ciro abrieron un poco las ventanas hasta que se consumió por completo y los restos, cayeron en uno de los puntos marcados: ruta 37, kilómetro 20.

Apenas contemplaron el lugar, sonrieron entusiastas. Maya quería saltar de la emoción y Johann, sin dudarlo un segundo, encendió el motor de nuevo y piso el acelerador hasta el fondo.
Estaban más cerca de salvarlo.

******

Siete horas les llevó llegar a la cabaña. Estaba en una zona peligrosa, que incluso, el auto no podía andar por ahí, por lo que la caminata fue obligatoria, a un paso sumamente agitado y torpe por las prisas y lo poco que conocían el camino.

Encontrar el libro con ayuda de Myrddin no fue realmente difícil. Conocía bien a su abuelo como para hasta tener en cuenta hasta sus escondites. Sin embargo, conseguir el code no era realmente problemático, sino, el tiempo que estaban perdiendo.

—Bien, enseguida iremos —dijo Johann al cortar la llamada con su tía—Francis está peor. Hay que darnos prisas.

—¡Ciro! —exclamó Maya haciendo que el fénix se irguiera rápidamente al escuchar su nombre— contigo vamos a llegar más rápido. Odio tener que decir esto, pero necesitamos teletransportarnos a casa. O… lleva el code y a Myrddin —dudó de querer someterse de nuevo al malestar que le había causado aquella habilidad del fénix— con ustedes dos alcanza ¿no? —preguntó a Myrddin, llevando a ambos libros en sus brazos.

Éste asintió y sin más, Johann y Maya volverían al auto mientras ellos se encargaban de ayudar a su hermano a la brevedad posible.

Maya le entregó los libros a Ciro y le pidió que se apresurase al llegar por él. El fénix asintió, pero al poner sus manos sobre el code, frunció el ceño tambaleando. Sus piernas comenzaron a arder y ambos libros, el code como Myrddin, cayeron al suelo volviéndose una llamarada humana.

—¡¿Ciro?! —Maya estaba preocupada e intentó acercarse, pero en cuanto Johann vio los ojos rojos inyectados en sangre del fénix, la detuvo de la cintura, alejándola de él. La echó para atrás y se arriesgó a tomar los libros del suelo.

Ciro había cambiado por completo. Aun cuando lo habían visto rodeado por las llamas, nunca había estado con su piel enrojecida ni la mirada fría que tenía.

—Ustedes no son mi objetivo —fue lo único que dijo emprendiendo vuelo por el cielo.

La mujer intentó detenerlo, lo llamó varias veces, pero el fénix jamás volteó a verla.

Los había abandonado.



<<Capítulo 12                                                                        Capítulo 15>>

¡Un abrazo!

14 comentarios:

  1. Ya está el próximo jueves de relatos,


    https://julianoelapostata56.wordpress.com/2018/08/04/tatuajes/

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias por avisarme siempre! <3¡Muchos besos!

      Eliminar
  2. Me diste un par de ideas, por lo menos una, como el poder de los nombres similares, para los detectives de lo paranormal.

    Me agrada Ciro, recuerdo su impresión a ver a Maya duchandose, se portó como todo un adolescente.
    Sospecho que la magia no era la más adecuada para un fénix. O que la diosa está haciendo una de las suyas, aunque se supone que no está en condiciones de hacerlo. También me agrada, me parece una interesante mujer sobrenatural.
    Ya quiero leer la siguiente parte.
    Besos.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Qué alegría haberte dado una idea para esos personajes! Esperaré ansiosa a leer lo que escribes sobre ellos <3

      Me gusta eso de él, a falta de memoria, como que experimenta todo eso como si fuera alguien que recién está conociendo el mundo.

      Por ahí va un poco la cosa, realmente, te adelanto que no tiene que ver con la diosa, pero hay algo más que va a surgir por ahí. Pobrecito mi fénix </3

      ¡Muchos besos!

      Eliminar
  3. Uy como lo dejas así Me gusta mucho Ciro es un personaje genial

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Sí que lo es! De lo inocente que es, se hace querer <3 pronto subiré la continuación.

      ¡Un abrazo!

      Eliminar
  4. Que interesante primera parte, llena de acción, tribulación y suspenso. Qué le habrá pasado a Ciro con el hechizo? que elegante ambientación, me encanto. .
    Abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Qué gusto que lo hayas disfrutado! Espero subir pronto así se enteran qué sucede con Ciro ;)
      ¡Un abrazo!

      Eliminar
  5. (。◕ ‿ ◕。)/ Holaaa!!!
    ay Roxana como le haces que me gustan mucho tus historias lo malo es que nunca las alcanzo a tomar del principio XDD y cuando me lo propongo siempre me sale algo que no puedo posponer y se me olvida u.u esta historia ha estado llena de intensidad la verdad me entretenido mucho gracias por compartir.

    Espero puedas pasarte que estés bien!

    穛 S4Ku SEK4i®

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias! Ya sabes, a tu tiempo, corazón, que puedes leerlos cuando gustes, para eso están los índices ;) así lo encuentras todo más sencillo y a gusto n.n
      ¡Un abrazo!

      Eliminar
  6. Ahh, había 12 capítulos anteriores... me di cuenta al llegar al final... jajaa. No había visto el título. Con razón me daba la sensación de haberme perdido parte de la historia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja suele pasar, no te preocupes. Si te interesa leer los anteriores, en el inicio de la entrada coloqué el indice o puedes buscarlo en el menú ;)
      ¡Un abrazo!

      Eliminar
  7. Ya está el próximo jueves de relatos

    https://neogeminis.blogspot.com/2018/08/convocatoria-encuentro-juevero-16-de.html

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias, corazón! Siempre tan atento <3
      ¡Muchos besos! <3

      Eliminar

¡Hola! ¿Cómo estás? Gracias por pasar a leer mi blog y agradezco que vayas a comentar. Me encanta leer sus opiniones.

Pueden escribir lo que gusten, tienen todo el espacio que quieran para comentar ¡Y no se echen para atrás por ser una entrada vieja! Yo responderé el comentario sin importar la fecha <3

¡Qué tengas un lindo día!

¡Un abrazo enorme!