Menu de sueños

martes, 31 de julio de 2018

Enemiga mortal — Parte II

¡Hola, hola, mis amores! ¿Cómo están? Les traigo la continuación y esta vez, sin demoras <3 (?) Bueno, quizás, un poquito, pero nada más. Ésta ya es la última parte y ya posiblemente, lo próximo que suba sea la continuación de alguna de mis novelas (aún no he revisado cuál <.<), así que será un poco sorpresa (?).

Sin más, los dejo con la continuación de la historia.

 


Caminaron tomados de la mano hasta su casa. Fuyuki aun llevaba al pato contra su pecho, durmiendo muy plácidamente mientras Kakashi se encargaba de la bolsa de los mandados. Iwao había pasado un día demasiado lleno de emociones como para obtener una más.

—Yo prepararé la cena —dijo apenas se quitó los zapatos ingresó a la vivienda— huele a quemado ¿Dejaste algo cocinándose?

Fuyuki sintió un sudor frío recorrerle la espalda al cruzar el umbral de la puerta, aún con la ventana abierta, la cocina no se había ventilado lo suficiente y él quería entrar. Su novio dijo que iba a cocinar y lejos de dejarla feliz ¡tan sólo la preocupó más! Se adelantó dejando a Iwao-kun en el suelo y parándose frente a él y brindándole una de sus mejores sonrisas enredando juguetonamente su cabello en su dedo índice, se acercó a él de manera seductora, necesitaba alejarlo de la cocina y ganar tiempo para dejarla más o menos presentable como para que la regañina fuera más leve para ella.

—¿Y si mejor vamos a cenar fuera? ¡O mejor aún! Nos mudamos de casa, ésta ya está vieja y fea —dijo la mujer apoyándose contra su pecho.

Kakashi la observó alzando una ceja rodeándola para llegar a la cocina más intrigado por esa insistencia que tenía en no dejarlo entrar en esa parte de la casa. Tenían todo para hacer la cena, no iba a salir cuando lo que más quería era cenar con su novia y dormir. Fuyuki intentó detenerlo una vez más sin éxito, viéndolo avanzar peligrosamente hasta la escena del delito. No tenía muchas opciones a ese momento. Pronto, su compañero se posó a su lado.

—Muy bien, Iwao-kun, al primer grito que se escuche en la cocina, corremos y no miramos hacia atrás ¿entendido? —Le dijo al pato poniéndose de cuclillas yse encogió de hombros cerrando los ojos cuando sintió su nombre ser silabeado por él: era su señal para desaparecer.

Ella se puso de pie lista para salir por la puerta cuando él la detuvo:

—¿A dónde crees que vas? —Pronunció con un tic en la ceja viendo la espalda de su mujer. Fuyuki no se movió y el pato estaba en plan de imitarla, quedando estático apenas sintieron la voz de Kakashi.

—Tan sólo iba a salir a tomar un poco de aire. Como dices, hay un poquito de olor a quemado —respondió tímidamente volteando a ver a su novio claramente enojado por lo que había visto.

—¿Qué fue lo que pasó en la cocina? ¡Hasta la cacerola tiene un hueco! Y es acero inoxidable ¿qué intentaste hacer? ¿Cocinar ácido? —preguntó exaltado. Sabía que era mala en la cocina, pero en esa ocasión, se había superado ella misma. Lo que veía en esa habitación de su casa no lo había visto en ningún campo de batalla.

—¡Es tu culpa! —Lo señaló con el dedo acusador mientras el pato extendía las alas a su lado como una imitación que le quitaba toda seriedad a la escena— si no hubieses dicho que querías una gran cena el día de hoy, esto no habría pasado.

—Fuyuki-chan.

—Hice mi mejor esfuerzo, pero tú cocina me odia.

—Es una cocina, no puede odiarte.

—¡Claro que puede! —Rebatió frustrada— probé tantas veces que tuve que salir de compras de nuevo y…

Kakashi cerró los ojos mientras se frotaba la frente con los dedos índice y pulgar. Exhaló el aire muy lentamente, no podía creer que en unas pocas horas que la había dejado sola cocinando hubiese hecho un desastre de tal magnitud. Se fijó en ella y notó algo en lo que no había reparado anteriormente. Se acercó a su mujer y ella cerró los ojos lista para escuchar su regañina, más, no llegó, sino que sintió cómo él tomaba sus manos y le quitaba los guantes de tela que llevaba puestos y se encontraba con un par de cortes y hasta una quemadura en sus manos.

Fuyuki se lo quedó mirando un instante hasta que reaccionó y fueron hasta la mesa del comedor, donde la dejó y él la curó.

—¿No estás molesto? —Hizo una mueca apenas tocó una de sus cortadas limpiando su herida.

—Un poco —respondió sin alzar la vista hasta que no la vendó correctamente, que ella apenas le había prestado atención a ella concentrada  en la comida— te lastimaste y pensabas ocultarlo ¿te hiciste algo más?

Ella negó rápidamente con la cabeza entreabriendo los labios sin poder emitir palabras. Recordaba en ese momento lo serio que podía ser Kakashi cuando se trataba de cosas así y sentía su corazón latir a mil por hora mientras veía su ceño ligeramente fruncido a causa de ella, justo cuando lo que menos quería era que se pusiera así. No le gustaba preocuparlo por tonterías, después de todo, ya había hecho suficiente desastre por un poco de arroz y pescado como para sumarle algo más.

—Entonces…

—Te diré que no me importa nada si la casa se cae si a ti te pasa algo.

Fuyuki se levantó, rodeó la mesa y se sentó sobre su regazo, tomando su rostro con sus manos con suavidad entre sus manos, moviendo sus pulgares sobre él. Acarició sus mejillas y apoyó su frente contra la de él, cerrando los ojos un momento. Kakashi acarició su espalda, la hacía sentir tan a gusto con él que no quería que sus momentos juntos acabaran nunca. Sólo con él acababa deseando un rato de eternidad en el que pudieran compartir un momento así, sin pensar en que el tiempo lo haría llegar a que terminase.

—No quería preocuparte. Lo siento —dijo finalmente Fuyuki observando sus ojos negros fijamente— yo quiero ser una buena novia para ti; complacerte en todo sentido y si me pides una cena así, quisiera poder conseguir hacerla para ti. No me importa si me lastimo un poco con tal de hacerte feliz.

—Fuyuki —él tomó sus manos y las sostuvo entre las suyas con ternura, cuidando de no hacerle daño— si a ti te pasa algo, yo no soy feliz. Aun si es un rasguño ¿lo entiendes? —ella asintió levemente con la cabeza.

—Pero…

—Sin peros. Sólo cuídate y no hagas locuras por complacerme.

—Pero…

Kakashi se bajó la máscara y la besó dejando sin palabras a su novia de esa manera. Apenas se separó de ella, la mujer relamió sus labios y lo miró con los ojos brillantes enfocados en él, esa mirada que le dedicaba en la que casi se podía palpar la gran devoción y amor que ella le profesaba.

—¿Quieres otra razón o con esa te alcanza?

—Me gustan tus argumentos —aclaró ella rodeando su cuello con sus brazos y volviendo a besarlo de esa manera tan intensa y pasional con la que ella lo besaba, demostrándole en el movimiento de sus labios lo mucho que lo deseaba en todo sentido— de todas formas, seguiré intentándolo —aseguró acurrucándose contra su pecho.

—No esperaría menos de ti —se levantó con ella en brazos y la llevó  a su habitación— me encargaré de la cocina, tú quédate aquí y no hagas nada.

—Pero puedo ayudar —rebatió su argumento en tono caprichoso a punto de levantarse.

Él la detuvo, no tenía pensado dejarla hacer nada, no sabiendo que hablaba de dejarla entrar al lugar que casi destruia. Se colocó a su lado y la recostó contra su pecho, apresándola entre sus brazos. Fuyuki sintió el corazón de su novio ligeramente acelerado moviendo su cabeza para poder verlo. Como de costumbre, su rostro volvía a encontrare cubierto con su máscara y sólo podía ver sus ojos que miraban sin mirar al frente, al instante, volteó a verla y le dio un beso en la frente frotando su espalda en un dulce gesto.

—Fuyuki-chan, he perdido a muchas personas queridas para mí a lo largo de mi vida. Mi padre, mi equipo, compañeros —enumeró mientras ella observaba sus labios moverse debajo de la tela que cubría la mitad de su rostro sentía su corazón acelerarse escuchando atenta sus palabras, rara vez le hablaba de esas cosas sin que ella se lo pidiera— tú eres lo más preciado de mi vida. Perderte a ti está fuera de discusión.

—Kakashi-kun…

—No te pongas en peligros inútiles —le pidió abrazándola fuerte, dejándola sin palabras. Sintió cómo inhaló el perfume de su cabello y cerró los ojos rodeándolo con sus brazos y quedándose así con él, anhelando prolongar ese contacto por siempre— quiero atesorarte.

Pasado unos minutos, Fuyuki sintió que su novio aflojó el abrazo y su pulso se relajó. Alzó su mirada y le dedicó una bella sonrisa. Llevó sus dedos al rostro ajeno que fueron seguidos fielmente con la vista y luego de contornear su máscara, la deslizó hacia abajo e hizo el mismo recorrido piel con piel. Fuyuki corrió el flequillo de su novio, se concentró en su expresión cansada, esa expresión aburrida que era de sus favoritas, y cuando acabó el sondeo de su faz, unió sus labios a los suyos.

—Kakashi-kun, nada me va a separar de ti. Te lo prometo. Vas a tener muchos y muchos años junto a mí y muchos más sufriendo por el estado de la cocina.

—Voy a prohibirte la entrada ahí —le dijo con una sonrisa acercando su rostro al de ella y dándole un corto beso en los labios.

—Pero si lo hago con buenas intenciones…

—Fuyuki-chan, no importa si tus intenciones son buenas o malas, la cocina perecerá en un par de horas contigo —se rio de ella y su novia contraatacó con un mordisco en el cuello— y me arriesgo a decir que hablar de horas es muy optimista, minutos sería mejor.

—Si no fuera por ti, no sucederían esas cosas.

—¿Quieres que me vaya? —Alzó una ceja sujetándola de los hombros.

—No, me gusta estar así. Tú lugar es debajo de mí, así que no te vas a ningún lado.

—¿No quieres que vaya a hacer la cena? —preguntó mientras su novia se acurrucaba encima de él y la abrazaba con dulzura y una sonrisa.

—Pide algo. Quiero estar así más tiempo contigo.

Tan cómoda estaba encima suyo que se quedó dormida mientras su novio acariciaba su cabello. Alzó la vista al escuchar su nombre, pero se dio cuenta de que Fuyuki soñaba y hablaba en sueños. Sonrió y la acomodó a su lado en la cama aunque ella se negaba a soltarlo, manteniendo sus brazos alrededor de su torso.

—Tuviste un día duro, princesa —la arropó con las mantas y se quedó viéndola quitándole una rodaja de tomate que vio enredada en su cabello. Kakashi se quedó mirándola y la dejó en la cómoda para botarlaluego mientras pensaba en cómo es que había llegado a eso. No entendía como Fuyuki podía infiltrarse en lugares con alta seguridad sin levantar sospechas y no podía hacer un poco de arroz hervido.

El pato llegó graznando, trepándose a la cama agarrándose con el pico y las patas hasta llegar arriba. No sabía si era el trauma de casi haber sido estofado o que realmente, nunca aprendió a volar. Lo cierto es que Iwao-kun se manejaba de esa manera para llegar a los sitios altos y luego, graznaba porque no sabía bajar de allí.

Kakashi lo vio llegar hasta Fuyuki y se la quedó mirando.

—Kakashi-kun, Cheese-kun no es de queso aunque lo parezca. Yo lo probé —murmuró ella contra su pecho y él atrajo más a sí besando su frente riéndose con suavidad.

Kakashi tomó a Cheese-kun y lo dejó para que ella lo abrazara y él se levantó de la cama llevándose al pato fuera para que durmiera tranquila.

—Nunca me faltes, Fuyuki-chan —le pidió acariciando su mejilla y la vio sonreír en sueños antes de hablar sobre las maravillas de la espuma del jabón. Era inútil intentar descifrar que es lo que soñaba, pero le gustaba verla balbucear cosas incoherentes en sueños y en la realidad también— no sé qué haría sin ti —sonrió y cerró la puerta dejándola descansar. Él iría a limpiar y preparar la cena con el pato entre sus brazos pensando en lo mucho que había cambiado su vida con la llegada de Fuyuki, hasta tenía un pato de mascota y la cocina deshecha. Y aun así, estaba seguro de que no cambiaría nada por estar con ella.Encontró su estabilidad exactamente en ello: en no tener estabilidad alguna y contar con una sorpresa con cada momento que compartían juntos. Su rutina desapareció y encontró con ella la paz que le faltaba, hasta su casa triste y fría se había convertido en un hogar con la presencia que se colaba cada noche por su ventana hasta que llegó a formar parte de la casa. 

La amaba. No podía pedir más. Quizás, y tan sólo quizás, un poco de habilidad para cocinar…


<<Parte I

¡Un abrazo!

6 comentarios:

  1. O sea que la enemiga mortal sería la cocina. Algo que el pato agradece.
    ¿Sabe su novio que ella es el Barón Fantasma?
    Bien contado.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nunca nadie agradeció tanto que Fuyuki fuera mala en la cocina como lo agradece el pato XDDD en este punto, él lo sabe, en la historia principal, aun no, va a haber mucho drama antes de eso ;)
      ¡Besos!

      Eliminar
  2. Uy son una pareja tan dulce. Siempre me gusta cuando cocina Fuyuki aunque haga desastres. Te mando un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De verdad que lo son <3 realmente, disfruto mucho de escribir de las peripecias de Fuyuki en la cocina xD es divertido.
      ¡Besos!

      Eliminar

¡Hola! ¿Cómo estás? Gracias por pasar a leer mi blog y agradezco que vayas a comentar. Me encanta leer sus opiniones.

Pueden escribir lo que gusten, tienen todo el espacio que quieran para comentar ¡Y no se echen para atrás por ser una entrada vieja! Yo responderé el comentario sin importar la fecha <3

¡Qué tengas un lindo día!

¡Un abrazo enorme!

Sueños por categorías
¡Escribe por semana! ¡Yo escribo! 15 retos para fanfics 30 días con BUCK TICK 31 días de escritura 52 retos de escritura A contramano Ahora que estamos solos Alejandro Dolina Apaga la luna que los ángeles nos miran Arreglos de Eternidad Azaly BUCK TICK Bye bye Esperanza Cita en el bar Citaura Claro de luna; luz de sueños Como una luz o como un grito Conquistando las estrellas Cuando la magia se apaga Cuando los cerezos caen Cuentos De la A a la Z Desafío fantástico Detective Conan Dibuja tu OC Dibujos Diseños Doramas El alma del vampiro El brillo de los copos de nieve El cielo a mi favor El mundo entre dos Escribe con K Espíritus del mar Estadía indefinida Fanarts Fanfics Halloblogween Ideas Inktober Inspirándome con un elemento Inuyasha Japonés Juntaletras La flor del infierno Lectores otakus Libros Locos y azules Los locos Adams Mahouka Koukou no Rettousei Manga Manhwa Mayores de 18 Me sobran los motivos Microrrelatos Mientras duerme el sol Mudai Musicales Naruto No siento al mundo ni el mundo me siente a mí No te soñé Novedades Obra de teatro Ojos de cristal Películas Piratas del Caribe Pocahontas Poesía Querido diario Recuerda que morirás Recursos Relato juevero Reto de San Valentín Reto navideño Reto Tahisiano Retos Ricardo Arjona SAUROM Señora Luz de Luna y Señor Oscuridad Series Si no volvieras Si perdemos el control Siempre te voy a esperar Siempre volveríamos Sketchbook blogger Sueños Sueños de tinta Supernatural Tag The devil`s Carnival Top Tutorial Uno entre mil Valentino Variétés Victimas del amor visual novel Yuuwaku Zetsuai since 1989