Menu de sueños

martes, 8 de mayo de 2018

La flor del infierno — Capítulo 4

¡Hola, hola, mis amores! ¿Cómo están? Hace muchísimo que no actualizaba esta novela >.< lo sé, me tomo demasiado tiempo entre capítulo y capítulo y eso que la tengo bien planificada (?) pero bueno, intentaré ser más constante con ella. Si recién llegan y no saben de qué va, pueden pasarse por La flor del infierno y encontraran el listado de capítulos y la sinopsis de la historia. Sin mucho más que decir, los dejo con el capítulo <3


Capítulo 4

Azaly corrió lo más rápido que las pesadas ropas y el incómodo calzado le permitían en aquellos terrenos desconocidos. No era lo más sensato, lo sabía bien, pero imaginaba que cualquier cosa era mejor que lo que le estaba esperando con Kagami. Se había mentalizado que prefería cualquier peligro que seguir viviendo con él. No quería casarse ni quería nada que viniera de él. Pero no parecía estar en posición de discutir sobre lo que quería y lo que no. Se había dado cuenta de que el sistema arcaico que tenían era de aquellos donde las mujeres significaban simples adornitos. Nada de lo que decían o hacían valía realmente la pena o el mérito de ser oído o visto a menos que fuera de utilidad a los hombres. Ella no quería ser parte de algo así y estaba dispuesta a todo para abandonarlo sin pensar en volver la vista atrás, aun cuando el paisaje que tenía delante era muy poco alentador ¡poquísimo! Y con lo poco que ella conocía el terreno ¡muchísimo menos! Pero ya estaba mucho más que jugada como para echarse atrás.

Siguió camino deteniéndose de golpe al sentir como si atravesara una pared invisible. La desconcertó la sensación pues, al voltear a ver, se dio con que no había nada aunque en ella persistía ese cambio tan intenso y constante. Fue peor cuando sintió la brisa fresca sobre su cuerpo y la ligereza del mismo ¡estaba completamente desnuda! Y sentía el frío del bosque. Se tapó como pudo con sus brazos los pechos y la entrepierna mirando a su alrededor como si pudiera haber perdido la ropa al cruzar ¿cómo no se daría cuenta? No estaba segura, sólo sabía que cada vez se ponía peor la situación para ella ¿y que si alguien la llegaba a ver en esas condicione? Se sentía lista para que la tierra la tragara y cerrando los ojos y frotándose los brazos para entrar en calor, comenzó a andar.

El camino era pedregoso, lo que causaba una molestia muy fuerte en la planta de sus pies, algunas, llegando a causarle algunas lastimaduras al ser bastante puntiagudas o filosas. No podía faltarle absolutamente nada de nada. Había perdido su ropa, estaba helada y con los pies lastimados, sin contar que la sensación de incomodidad que había sentido al cruzar la pared no había desaparecido aun cuando el tiempo seguía transcurriendo. Lo que más incómoda ponía a Azaly era la soledad y el silencio del bosque. Desde que había empezado su caminata, había escuchado algunos ruidos, había visto insectos y algún animal que ella no sabría cómo identificar, pero había visto movimiento. En cambio, no había nada de eso ahora, ni si quiera el movimiento de las hojas de los árboles o algunas ramas ¡un simple pájaro cantando! Cualquier cosa le hubiese venido bien, a sabiendas que los lugares donde los animales ni los mismos insectos no habitaban era porque algo había que los ponía en peligro. Y ella estaba ahí, en la boca del lobo.

Se detuvo en seco cuando vio con horror y sorpresa una calavera ¡no una cualquiera! Aunque de por sí, ver una era toda una novedad, pues, salvo en dibujos, jamás había visto alguna así, mucho menos, tan grande como esa. Debía tener unos dos metros y medio y estaba flotando casi a medio metro del suelo. De la boca de la misma caían enredaderas llenas de flores, pasifloras y hortensias. El hueso estaba amarillento, tal y como lo mostraban en los museos a aquellos que llevaban tiempo enterrados para luego, ser restaurados.

De las cuencas vacías salía un vaho maloliente de bruma verde oscuro, algo que había empezado a emerger del cráneo cuando ella se acercó como si pudiera sentir que estaba ahí. Azaly recordó los sensores de movimiento que encendían luces al pasar cerca y pensó si la calavera tenía algo similar a ello por ahí.

Nada tenía por perder, ya ni ropa le quedaba encima por lo que hizo algo estúpido: se animó a acercarse y tocarla y apenas lo hizo, el maxilar inferior de la calavera cayó de golpe y profirió de él una risa ensordecedora y antes de que se diera cuenta, estaba en el suelo, en los brazos de Kagami.

—Mujer idiota.

Azaly no tuvo tiempo a reaccionar ni a pensar en lo que acababa de sucederle. Ni en que Kagami la había salvado. Se dio cuenta de eso al ver la herida extensa que nacía de su hombro hasta su codo.

—¿Qué…?

—¿Aún no te das cuenta de que debes aprender a obedecer? Morirás si sigues actuando de manera tan estúpida —la regañó él levantándose de encima de ella y quitándose el abrigo y tirándoselo encima a Azaly para que se cubriera, que para ese entonces, se había olvidado por completo del pequeño detalle de su desnudez, quedando hecha un tomate cuando sintió la tela encima suyo.

—¿Cómo es que tú estás aun con tu ropa? 

—Se llama pago. Cuando cruzas el umbral, si no le das algo a los espíritus, ellos eligen qué llevarse para dejarte entrar.

Kagami le dio la espalda dejando que ella pudiera arreglarse con lo que tenía para cubrir su desnudez. Estaba más que avergonzada, no sólo porque la había visto como había llegado al mundo, sino también porque la había encontrado sin esfuerzo alguno ¿cómo es que podía llegar a deshacerse de él? Cabizbaja, se puso de pie y vio al hombre contemplar la calavera. Aun le parecía surreal todo lo que veía, y ver a Kagami tan natural ahí le daba una idea de que era algo ¿normal? Al menos, pensaba que ya había estado ahí y que conocía las consecuencias de hacerle algo a la calavera. Más dudas le surgían al pensar en por qué resultaba de esa manera y qué es lo que protegía aquel ¿ser? Para reaccionar así ante el roce de alguna persona ¿sería un hechizo? ¿Habría alguna clase de magia poderosa en ese mundo? Azaly observó las grietas del hueso y como de ellas se desprendían algunas plantas conjuntamente con un humo oscuro como si tuviera el caño de escape de un auto, aunque esto le parecía ridículo ya que ahí, no existía nada similar a un auto ¡apenas y andaban a caballo! Debía ser magia.

—Tenemos que volver. Estás herido —dijo preocupada al ver su mano teñida de sangre al hacer presión en la herida de su hombro.

—Decirlo es más fácil que hacerlo ¿sabes qué es esto? —Señaló la calavera haciendo un movimiento con la cabeza y ella negó— lo imaginaba. Es el guardián de este bosque. Es quién decide quien entra y quién sale. Él controla a los espíritus, ordena si quiere que alguien no entre al bosque y no entra, ni si quiera, cuando se efectúa un pago— hizo una pausa— lo has molestado por lo que marcharnos no va a ser tan fácil como o fue llegar.

—¿Y entonces…? —preguntó inquieta.

—Tendrás que hacer lo que te diga por esta vez.

Y aunque decir eso era sumamente fácil, Azaly no estaba nada a gusto con ello. Pero Kagami la había salvado, estaba herido por ella y si había sólo una forma de salir del embrollo en la que se habían metido, tendría que tragarse su orgullo y obedecer, mal que le pesara pues, aun quería volver a su hogar, pero tampoco lo quería dejar abandonado a su suerte. Por esta vez, no tendría más opción que ceder.


<<Capítulo 3                                                      Capítulo 5>>


Espero lo hayan disfrutado

¡Un abrazo!

9 comentarios:

  1. Que inquietante la calavera espectral. Y que molesta.
    Muy bien contado, dejando intriga para seguir leyendo.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Especialmente molesta y peligrosa.
      Pronto subiré la continuación <3
      ¡Besos!

      Eliminar
  2. Porque siempre es más difícil salir que entrar ..espero puedan salir de ese bosque y seguir con la intriga que parece no tener fin ..un bello capítulo.
    Un abrazo guapa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En esta historia creo que abuso de ella, pero es que va surgiendo así y bueno, hay que hacerle caso a las musas ajajaja

      ¡Un abrazo!

      Eliminar
  3. Uy me quede con ganas de más. Te mando un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pronto subiré la actualización <3 ¡Un abrazo!

      Eliminar
  4. !Que buen capitulo!
    Tuve que leer el capítulo anterior para recordarme.
    Pero que chica más terca y valiente, bueno, total tiene razón de huir ya que hasta ahora no se le ve una chispa de interés por Kagami. Atrevida, nervios de acero, como se le ocurre escapar en un bosque y sola. Y el chico la rescata a tiempo, algo que me hace pensar en cuál es la insistencia por casarse con ella, si está no lo pela. No teniendo otra opción por el momento, tendrá que quebrar su ego.
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo sé, me he demorado muchísimo en actualizar esta novela >.< me alegra de ir poniendo los capítulos abajo porque sería más complicado que lo sigan sino XD

      Azaly no tiene interés en él, también, es muy pronto para que sienta alguna simpatía considerando que sólo ha hecho cosas malas para ella XD pero puede que se vuelva un poquito más amable con él en algún momento, sí va a tener que ceder nomás.

      Kagami tienes sus razones para eso, que pronto se van a descubrir ;)

      ¡Un abrazo!

      Eliminar
  5. Pinta muy, muy bien su aventura. Y lo de la ropa... ¡genial ese detalle!
    Sigo...

    ResponderEliminar

¡Hola! ¿Cómo estás? Gracias por pasar a leer mi blog y agradezco que vayas a comentar. Me encanta leer sus opiniones.

Pueden escribir lo que gusten, tienen todo el espacio que quieran para comentar ¡Y no se echen para atrás por ser una entrada vieja! Yo responderé el comentario sin importar la fecha <3

¡Qué tengas un lindo día!

¡Un abrazo enorme!

Sueños por categorías
¡Escribe por semana! ¡Yo escribo! 15 retos para fanfics 30 días con BUCK TICK 31 días de escritura 52 retos de escritura A contramano Ahora que estamos solos Alejandro Dolina Apaga la luna que los ángeles nos miran Arreglos de Eternidad Azaly BUCK TICK Bye bye Esperanza Cita en el bar Citaura Claro de luna; luz de sueños Como una luz o como un grito Conquistando las estrellas Cuando la magia se apaga Cuando los cerezos caen Cuentos De la A a la Z Desafío fantástico Detective Conan Dibuja tu OC Dibujos Diseños Doramas El alma del vampiro El brillo de los copos de nieve El cielo a mi favor El mundo entre dos Escribe con K Espíritus del mar Estadía indefinida Fanarts Fanfics Halloblogween Ideas Inktober Inspirándome con un elemento Inuyasha Japonés Juntaletras La flor del infierno Lectores otakus Libros Locos y azules Los locos Adams Mahouka Koukou no Rettousei Manga Manhwa Mayores de 18 Me sobran los motivos Microrrelatos Mientras duerme el sol Mudai Musicales Naruto No siento al mundo ni el mundo me siente a mí No te soñé Novedades Obra de teatro Ojos de cristal Películas Piratas del Caribe Pocahontas Poesía Querido diario Recuerda que morirás Recursos Relato juevero Reto de San Valentín Reto navideño Reto Tahisiano Retos Ricardo Arjona SAUROM Señora Luz de Luna y Señor Oscuridad Series Si no volvieras Si perdemos el control Siempre te voy a esperar Siempre volveríamos Sketchbook blogger Sueños Sueños de tinta Supernatural Tag The devil`s Carnival Top Tutorial Uno entre mil Valentino Victimas del amor visual novel Yuuwaku Zetsuai since 1989