Menu

miércoles, 30 de mayo de 2018

La flor del infierno — Capítulo 5


¡Hola, hola, mis amores! ¿Cómo están? Espero que muy genial <3¡les traigo capítulo nuevo! Finalmente y sin tanta demora, que a esta historia siempre la dejo para el final ¡Y con lo que me gusta el caracter de Azaly! Si no la han leído todavía, es momento de que pasen por La flor del infierno y encuentren los capítulos anteriores :D

No tengo mucho más que contarles por el momento, así que los dejo con el capítulo <3




Capítulo 5

Un brazo le era poco para manejar la espada, sin embargo, ante el inminente ataque de las hadas y los espíritus que habían ayudado a rodearlos, Kagami se había visto en la necesidad de valerse como podía de ello y su brazo herido.

—Por lo que más quieras, no hagas una estupidez —fue lo único que le dijo a Azaly antes de lanzarse a la batalla.

Ella no creía estar viendo al elegante príncipe moviéndose de manera tan rápida, certera y elegante. Había saltado sobre una roca, aprovechando la corteza de un árbol luego para tomar impulso y alcanzar a las hadas más altas que lo miraban fríamente, esperando el momento perfecto para hipnotizarlo y devorarlo. Algunas, otras, habían preferido atacarlo más certeramente con las hojas afiladas que habían convertido en armas de igual resistencia y fuerza para igualar su espada.

Él seguía en pie aun tras pelear con tres de ellas, pero su herida en el brazo se abrió más debido al esfuerzo de la batalla.

Azaly se sentía bastante inútil viéndolo hacer todo el trabajo solo. Hubiese sido ese momento donde se arrepentía por actuar imprudente y lloraba, pero Azaly no era de ese tipo de mujer. Se arrepentiría y tendría tiempo para ello luego, de momento, buscó el método para ayudarlo y no tuvo mejor idea que tomar algunas rocas y hacer puntería con una de ellas, lanzándola y golpeando a Kagami.

—¡¡¿Del lado de quién estás?!! ¡Te dije que te quedarás quieta! —Le gritó después de haber recibido el golpe en la espalda, no mejorando su propia condición.

—¡Intentaba ayudarte!

—Por favor, no vuelvas a ayudarme —dijo en voz baja y ella gritó para que volteara antes de que volviera a acabar herido.

Esquivó el ataque cayendo al suelo y deteniendo el impacto con las manos. Giró y dio una patada en el aire golpeando al hada y tomando impulso, se puso de pie de un salto e impactó el arma en el esófago del hada.

Y aunque le hubiese gustado seguir hasta acabar con todas y cada una de ellas, al ver que seguían llegando más y más, las estadísticas jugaban en su contra. No iba a poder con todas ellas y si los espíritus decidían ayudarlas, iban a morir en sus manos.

—Cierra los ojos —le ordenó a Azaly.

—Pero…

—¡Qué los cierres!

—Un por favor no hubiese estado demás —gruñó obedeciéndolo.

Barrió el piso con sus pies levantando polvo varias veces logrando esparcirlo al empezar a girar su espada entre sus manos, una y otra vez, creando una nube densa frente a ellos. Cesó su movimiento y volvió sobre sus pasos para tomar a Azaly de la muñeca y comenzar a correr lejos de ahí.

No tenían más opción que esa por el momento.

*****

El bosque se volvía más oscuro, aunque ya era bastante falto de luz, con el paso de las horas, lo poco que llegaba de los rayos del sol se iba perdiendo hasta quedar en una densa oscuridad de la que no se podía ver más allá de la nariz. Kagami sabía cómo manejarse por ese sitio a pesar de que poco le decía a Azaly más allá de lo que fuera necesario que ella supiera.

—Aún no me has dicho para qué me necesitas —dijo ella rompiendo el silencio. Llevaban horas juntos sin dirigirse la palabra más que para decirle qué es lo que debía hacer o con qué debía tener cuidado. Lo último que Kagami había pronunciado era que tenían que buscar refugio para pasar la noche, que el bosque se ponía más peligroso cuando la luz se volvía nula.

Él encendió una fogata y le pidió casi en una súplica, lo que a Azaly la sorprendió, que no hiciera la estupidez de separarse de la luz que le brindara el fuego.

Kagami hizo la cabeza hacia atrás, contra el muro de la pared. La cueva era helada y sentir el frío de la piedra en su espalda lo hacía pensar en eso y no en el dolor de su herida que no había menguado ni un solo instante. Lucía incómodo, pero todavía tenía fuerzas para de cuando en cuando, volver a lucir su mirada estoica y seria y mirar a la mujer que lo acompañaba con la mirada centrada en las llamas.

—No sé por qué ella te escogió a ti. Habiendo tantas otras mujeres más elegantes, bonitas y con mejor carácter.

—Perdóname por ser yo— respondió sarcástica. Era exactamente lo que ella había estado diciéndole desde que se conocieron: había muchas mejores candidatas que ellas. Sin embargo, Azaly reparó en un detalle que no era menos importante: había una mujer.

—¿A qué te refieres con que ella me eligió?

Él la miró por el rabillo del ojo sin decir nada al respecto. Le había sentado mal eso.

—Pensaba contarte todo antes de que escaparas. Pero ya que nos has metido en esto, simplemente obedecerás.

—¿Y si me rehúso? —Ella no lo miró, miraba la oscuridad frente a ella con una expresión de cansancio —hasta ahora, tú no me has dado ningún motivo para ayudarte. Has decidido por mí y haz dado por hecho de que por ser tú yo iba a aceptar. Pero no eres nada más que un niño rico cumpliendo sus caprichos. Me niego a sacrificarme por ti. Agradezco que me hayas salvado y puedo buscar una forma de compensarlo, pero no haré nada a ciegas. Ni por ti.

—Eres mujer, no tienes elección.

—De donde yo vengo, una mujer puede decidir y yo decido no hacerlo. Así que búscate a otra.

Él la tomó del brazo conteniendo una expresión de dolor, apretando sus dedos alrededor de ella. Azaly le devolvió una mirada enojada, estaba harta de él y de sus órdenes como para seguir aguantándolo ni un segundo más. No le gustaba ser tan vulnerable en un sitio desconocidos, lo que si sabía es que tenía que adaptarse rápido para poder huir de ahí y no volver.

—Esto te gusta tan poco como a mí, pero no te lo estaría pidiendo si no lo necesitara de verdad.

—¿Para qué? —Él iba a reclamarle, pero ella lo interrumpió altiva— tú me necesitas a mí. Y yo quiero saber ¿no es justo?

Kagami poco se creía haber llegado a un punto como ése. Siempre había tenido el control de todo y le habían obedecido sin chistar, salvo ella, que hacía lo que se le viniera en gana. Era un reto para el mismo. A un hombre rebelde se lo reeducaba o exiliaba según el caso ¿Qué hacía con una mujer? No parecía ser de las que aprendieran rápido y la necesitaba consigo. Y con todo lo que había hecho, dicho y hasta, la había amenazada, ella tenía el coraje o la estupidez para seguir retándolo.

Suspiró y cerró los ojos.

—Duérmete. Te contaré luego. Necesito que estés lúcida o medianamente lúcida para que no hagas ninguna tontería en la mañana.

—Pero…

—¿Por una vez podrías no hacer un problema de todo lo que digo?

Esta vez, su voz sonó diferente. Notó a Kagami tan cansado como lo estaba ella y hasta pudo ver su expresión de dolor con la cercanía que ahora tenían. Bajó la mirada, ahora sí estaba arrepentida.


Se disculpó y le deseó buenas noches. Ella no podía hacer más por el momento. Le dio tregua. Al menos, esa noche, dormirían en paz.


<<Capítulo 4                                                                         Capítulo 6>> 

¡Un abrazo!
Leer más...

sábado, 26 de mayo de 2018

52 días de escritura: día ocho

¡Hola, hola, mis amores! ¿Cómo están? Tal y como prometí, voy regresando de a poquito a publicar <3 que de paso, adelanto un poco lo que es este reto que tengo medio olvidado ¡si aun no llego a los diez retos realizados! Pero va por buen camino, que pasando los primeros, los demás son más sencillos, que estos son de los que no suelo tratar a menudo en mis historias y me cuestan un poquitín demás >.< ¡Jo!

Advierto que aunque este tema pedía que se tomara la primera Guerra Mundial para armar el relato, yo me tomé mis licencias, como que pueden encontrar que la tecnlogía no sea apta a la época, pero es mi relato, así que vale (?).

Día ocho: Desarrolla un relato en el frente, en la Primera Guerra Mundial en concreto.


Ganamos

Quedaba tan sólo una cuartilla de pie, las municiones se las habían agotado y aún faltaban tres días para que llegaran los cañones y tanques que habían pedido de refuerzos. Resistir parecía realmente imposible, iba contra toda estadística, contra todas las vidas que se estaban arriesgando a pesar del frío, el hambre y las altas probabilidades de no volver a ver a sus familias, amigos, a nadie en realidad.

—¿Y si lo usamos? Es lo que nos garantizaría la victoria —le dijo el director de investigaciones a su superior mientras analizaban la estrategia en el cuartel, esperando encontrar algo que se les hubiese pasado que les diera tiempo ¡necesitaban tiempo!

—¿Qué magnitud destructiva tiene?

—Aún no lo hemos probado. Pero a gran escala, nos dará tiempo suficiente para que lleguen los refuerzos y los soldados descansen —aseguró el científico confiado en que iba a ser así.

El general lo dudó. Un arma que no había sido probada y llegara a la batalla recién a hacer el experimento era un riesgo, pero era mucho más riesgoso seguir sin hacer nada. 

Dio el visto bueno y comenzaron a prepararse todos los elementos para ponerlo en marcha. Un arma de destrucción masiva, capaz de destruir un ejército de un solo golpe era realmente prometedor, pero no contaban con la seguridad de que haría ese efecto debido a que nunca había sido puesta a prueba por su calibre devastador. Ahora, sin embargo, estaban en esa situación donde eran ellos o los otros. Y si había que elegir, serían ellos.

Cuando todo estuvo preparado, tragó saliva estando al lado del creador del arma sintiéndose con el corazón en la mano. Pulso el detonador y el rayo que surcó el cielo y cayó impactando hacia la tierra, causó estragos. La onda expansiva se fue haciendo mayor y mayor, la nube en forma de hongo tomaba más y más diámetro, expandiéndose a límites insospechados.

Corrieron como si pudieran escapar de su muerte, como si sus piernas fueran lo suficientemente aptas para evitar lo que habían creado.

Los gritos de muerte y desolación fueron peores que con las balas y misiles. El olor a muerte calaba más fuerte que estando la parca a su lado recogiendo almas.

Cuando todo quedó en calma, estaba en el agua, con los miembros amputados y el pecho destrozado, sosteniéndose en el cañón de un tanque por un pedazo de su traje que se había enredado en el metal desarmado.

—Ganamos —fue lo último que dijo, escupiendo sangre junto con su último aliento.

Habían ganado. Habían llegado a destruir el continente y sus alrededores, dejando a las aguas adueñarse de lo que antes, había sido su hogar.






Espero lo hayan disfrutado.

¡Un abrazo!
Leer más...

30 días con BUCK TICK: día quince

¡Hola, hola, mis amores! ¿Cómo están? He tenido una semana más que complicada y apenas he pasado por aquí ¡pero no me he olvidado de ustedes ni del blog! ¿Cómo voy a hacer semejante cosa? Eso sí, apenas he escrito nada y me he atrasado en todo.

Como tengo todo muy a medias, voy con una entrada rapidita y ya mañana empezaré (o eso espero) a subir y continuar mis historias <3

Día quince: Video en el que hubiera gustado participar

Creo que no la he tenido tan fácil como hasta ahora, que ni pensarlo tengo en esta ocasión —que me saca el lado pervertido el reto (?)—.

Hay un tema en que me hubiese encantado participar y es Sasayaki —aunque no voy a negar que Kimi no vanilla  y Shanikusai carnival son tentadores también (?)

Esta canción, como casi cualquier letra pervertida de la banda (?) ha sido compuesta por Sakuai Atsushi y la música tan excéntrica y sensual es de Imai, porque los dos son el mejor duo que hay <3 No hay mucho que agregar en cuanto a referencias ni a aclaraciones, que en esta ocasión, la lírica es muy sencillita y el video más que sugerente con esa niña que se transforma en mujer y se convierte en toda una dominatrix <3

Los dejo con la canción y la letra :D

 


囁き
Susurros
あなたは夢 私は欲情する奴隷みたい
Tú eres un sueño, yo soy tu esclavo lleno de lujuria
あなたは夜 私は悦びに涙流す
Tú eres la noche, yo derramo lágrimas de placer.
あなたは月 私はドロの様に濡れたままで
Tú eres la luna, yo soy el barro húmedo y sucio.
あなたは蜜 私は垂れ流す独りきりで[1]
Tú eres la miel que derramo a solas

欲しいものがひとつ 汚い囁きを
Sólo deseo una cosa: tus susurros sucios al oído.

お前の夢 私は踏みつける子供の様に
Tú tienes un sueño y yo lo persigo como un niño.
お前の夜 私は悦びに涎垂らす
Tú tienes la noche que voy a saborear con placer.

欲しいものがひとつ 汚い囁きを
Sólo deseo una cosa: tus susurros sucios al oído.
願い叶うのなら 縛ってくれ
Si vas a hacer mi deseo realidad, átame.

あなたは夢 私は欲情する奴隷みたい
Tú eres un sueño, yo soy tu esclavo lleno de lujuria
あなたは夜 私は悦びに涙流す
Tú eres la noche, yo derramo lágrimas de placer.

欲しいものがひとつ 汚い囁きを
Sólo deseo una cosa: tus susurros sucios al oído.
願い叶うのなら 縛ってくれ
Si vas a hacer mi deseo realidad, átame.

あなたは月 私はドロの様に濡れたままで
Tú eres la luna, yo soy el barro húmedo y sucio.
あなたは蜜 私は垂れ流す独りきりで
Tú eres la miel que derramo a solas




[1]  Quizás me apresuré al decir que no había nada qué explicar. Aunque por el tono de la canción, ya deben ir pensando mal, pero por si las dudas quedan alguna inocente palomita, aquí voy (?) あなたは蜜 私は垂れ流す独りきりで cuando dice ‘anata wa yume watashi wa tarenagasu hitorikiri de’ usa una metáfora para decir que se corre y compara esos fluidos con la miel, así, todo muy poético (?)





¡Un abrazo!
Leer más...
Sueños por categorías
¡Escribe por semana! ¡Yo escribo! 15 retos para fanfics 30 días con BUCK TICK 31 días de escritura 52 retos de escritura A contramano Ahora que estamos solos Alejandro Dolina Apaga la luna que los ángeles nos miran Arreglos de Eternidad Azaly BUCK TICK Bye bye Esperanza Cita en el bar Citaura Claro de luna; luz de sueños Como una luz o como un grito Conquistando las estrellas Cuando la magia se apaga Cuando los cerezos caen Cuentos De la A a la Z Desafío fantástico Detective Conan Dibuja tu OC Dibujos Diseños Doramas El alma del vampiro El brillo de los copos de nieve El cielo a mi favor El mundo entre dos Escribe con K Espíritus del mar Estadía indefinida Fanarts Fanfics Halloblogween Ideas Inktober Inspirándome con un elemento Inuyasha Japonés Juntaletras La flor del infierno Lectores otakus Libros Locos y azules Los locos Adams Mahouka Koukou no Rettousei Manga Manhwa Mayores de 18 Me sobran los motivos Microrrelatos Mientras duerme el sol Mudai Musicales Naruto No siento al mundo ni el mundo me siente a mí No te soñé Novedades Obra de teatro Ojos de cristal Películas Piratas del Caribe Pocahontas Poesía Querido diario Recuerda que morirás Recursos Relato juevero Reto de San Valentín Reto navideño Reto Tahisiano Retos Ricardo Arjona SAUROM Señora Luz de Luna y Señor Oscuridad Series Si no volvieras Si perdemos el control Siempre te voy a esperar Siempre volveríamos Sketchbook blogger Sueños Sueños de tinta Supernatural Tag The devil`s Carnival Top Tutorial Uno entre mil Valentino Variétés Victimas del amor visual novel Yuuwaku Zetsuai since 1989