jueves, 5 de abril de 2018

52 días de reto: día cinco

¡Hola, hola mis amores! ¿Cómo están? Espero que de las mil maravillas <3 He tenido este reto más que abandonado y es que también, no sabía mucho por donde encarar el tema que nos dieron, que estos primeros retos sí que se han lúcido de complicados ¡jo! Que se supone que iba a hacer uno por semana o ir a diario y no puedo pasar del cinco aún DDD: pero hay mucho año por delante todavía ;)

Hará un tiempo, para una de las convocatorias jueveras, hice un relato de fantasía oscura, así que ahora, retomando un poquito eso, he querido retomar a los personajes y contar un poco más de ello para este reto. No sé qué salga, espero algo interesante más allá de que sea épico o no :D Si no han leído el anterior relato, les dejo aquí Recuerda que morirás.




Día cinco: Te toca escribir un relato de fantasía épica.




La oscuridad eterna

Era una niña como cualquier otra. Quizás, no, era la hija de uno de los hombres más influyentes del reino, pero no dejaba de ser una niña ordinaria, con sus siete años, apenas pensaba más allá de jugar o de pasar un rato agradable, ignorando todo lo que sucedía fuera de las murallas que la protegían a ella, su familia y a sus sirvientes.

Yuritzi provenía de una familia noble que intercedía entre ambos reinos: humanos y sobrenaturales. Desde pequeña, le habían inculcado que ella debía seguir ese legado y siempre, siempre, recordar que la paz era lo primero entre ambos reinos. Pocas veces tenía momentos de ocio cuando el estudio de leyes, de tiempos, de negociaciones y estrategias estaban primero que todo, pero caprichosa como era, lograba salirse con la suya de vez en cuando y obtener lo que todo niño quería: divertirse un rato.

En uno de esos días de recreo, estaba en el patio del palacio interior jugando con una pelota. Su Nana la veía desde uno de los bancos bajo la sombra de un ciprés y además, había varios guardias a su alrededor siempre, no importaba en qué momento fuera, su seguridad estaba siempre primero que todo. Fue entonces, la primera vez que se encontró con Nicholas.

La pelota rodó lejos de ella, escondiéndose detrás de unos frondosos helechos y la niña confiada, corrió hasta ahí a recogerla y seguir con sus juegos cuando el muchacho que estaba escondido saltó amenazante y la atacó. Tenía una cuchilla a su cuello listo para rebanar su yugular en un instante, pero había sido más lento que todos los guardias que custodiaban a Yuritzi y gracias a eso, ella se había salvado de morir en sus manos. Sin embargo, él no se salvaría de recibir un buen castigo a causa de ello.

La niña, que estaba en brazos de su nana en ese momento, no toleró ver aquello, logrando zafarse para pedir por él, porque lo dejaran en paz, después de todo, ella estaba bien. Y fue sólo por eso y por intervención de su madre, que Nicholas pudo salir de allí con una advertencia: su vida estaba en juego si volvía a ese lugar. Más tarde se enteraría que había sido contratado por unas simples monedas para deshacerse de ella y generar una guerra entre las diferentes razas. La paz era endeble, como un cristal y algo como destruir a la familia de mediadores, iba a ser un fuerte golpe para todos, lo que desataría problemas mucho más graves.

Y había sembrado la semilla que germinaría más rápido de lo que un gallo cantaba.

Yuritzi tuvo restricciones para salir al jardín, casi prohibiéndole ir más lejos de la puerta. Su madre estaba muy nerviosa y su nana hacia el esfuerzo por mantener la sonrisa y hacer creer a la joven que estaba todo bien. Aunque era niña, pero no tonta, sabía que algo andaba mal y lo comprobó el día que la apresuraron a vestir y a hacer una rápida maleta con las cosas básicas cuando atacaron su hogar. 

Su padre salió en una carroza, su madre en otra y a ella junto con su nana, la mandaron en otra. Decían que era la manera más segura de salir y estar a salvos, que así, la familia no correría peligros de tener un accidente.

Yuritzi jamás volvió a saber de ellos. Les dijeron que habían muertos, pero nunca encontraron sus cuerpos por lo que la duda siempre estuvo en ella de que si habían huido para no volver a verse de nuevo. Lo que sí sabía y era algo que nunca olvidaría, sería lo que sufrirían ella y su nana, junto con los guardias que las acompañaban en la carroza. Eran dos más el cochero y cuando la carroza volcó, los demonios aprovecharon a atacar y destrozarla.

Nana acabó con uno de los hierros salidos de la misma atravesando su cuerpo, los demás, murieron al instante. Yuritzi, parecía que al ser más pequeña, había logrado caer en medio de los asientos y no tener más que unas cuantas heridas, saliendo a rastras y adolorida, temblando del interior del vehículo o bien, lo que quedaba de él que no era más que hierros amontonados y cadáveres. Ver los ojos sin vida de todas esas personas que quería y habían compartido con ella había sido una de las cosas más dolorosas y terribles que sus ojos habían podido presenciar. Y quizás, si no hubiesen estado acechándola, se hubiese quedado un poco más viéndolos por el mismo miedo que sentía de andar.

No supo en qué momento halló el valor para salir corriendo con los ojos empañados en lágrimas cuando lo vio pelear: Nicholas blandía una espada cubierta de sangre ajena, un líquido entre un rojo sanguinolento y negro, que daba la sensación de ser algo viscoso salía del ogro que acababa de decapitar con tal rapidez como falta de sentimientos en su mirar. Era bueno con la espada, demasiado bueno, lo que hizo pensar a Yuritzi que aquella vez que la había atacado, posiblemente, no habría fallado de no haber querido.

No obstante, no fue eso lo que hizo que la muchachita actuara: la espada de Nicholas salió volando por los aires dejándolo indefenso. Ella, temblorosa, no supo por qué corrió a tomar una roca y lanzársela al adversario, siendo ella su nuevo blanco.

Apenas sus ojos inyectados en sangre e ira se posaron en Yuritzi, ella supo que su vida pendía de un hilo y que si quería sobrevivir, debía huir lo más rápido que pudiera y no era mucho al ser tan pequeña y aquel ser horrible tan rápido. Los orcos y ogros eran de los más ruines y viles, y aunque su tamaño los hacía pensar que eran lentos y pesados, podían mostrar lo contrario en batalla, más en contra de una mísera humana.

Su voz se había ahogado en su garganta, todo en ella había quedado silenciado, paralizado pensando que no iba a lograrlo, que podía sentir el vaho asqueroso de su aliento detrás de ella al igual que sus pisadas fuertes que podían hacer que cada uno de sus músculos se sacudieran mucho más fuerte y rápido por sus temblores.

Pero no estaba sola: Nicholas fue quien le devolvió el favor y lo atacó. Al recuperar su arma, corrió con una increíble velocidad hacia ellos, como todo elfo y lo atravesó con su espada, haciendo que la sangre del orco salpicara sobre los ojos de Yuritzi. Su mayor problema es que la sangre de aquellos seres no era normal, actuaba como si fuera acido sobre cualquier cosa que la rozara, pudiendo dejar infértil campos y campos con sólo rociarla, al caer sobre sus orbes, el fuego la consumió junto con un dolor que nunca había sentido antes y nunca más deseaba volver a sentir, ni si quiera, deseárselo a su peor enemigo. Dolía, ardía, quería arrancarse los ojos para que el dolor cesara, todo el temblor por el miedo se volvió en una rápida convulsión por el dolor, perdiendo el sentido.

Cuando lo recobró, no había más luz para ella y sólo el último recuerdo de sus días de visión con aquel monstruo que caía muerto y se llevaba una parte de ella desde entonces. Aunque no estaba sola, no se enteraría de ello hasta sentir el movimiento del hombre y tomarla de la mano para darle una cantimplora con agua prometiéndole que, a costa de su vida y de haberlo salvado en dos oportunidades, él se convertiría en sus ojos y velaría por ella hasta que la muerte hallara una forma de separarles.





Espero les haya gustado <3

¡Un abrazo!



 

20 comentarios:

  1. OHH que final , no sé como decirte él que se convierta en sus ojos hasta el final de sus días es tan poético que da gusto leerlo ..después de tantas desgracias que menos que un final así .. Tus relatos son pura fantasía donde nos transportas a mundos mágicos .
    Un abrazote grande.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una de las formas más tiernas de agradecerle a alguien por haberlo salvado, me encantó ese gesto de él cuando lo escribí <3

      ¡Muchos besos! <3

      Eliminar
  2. Toda una historia épica.
    Que bien contada.
    Besos.

    ResponderEliminar
  3. Una historia épica... ¡y trepidante!, Roxana. Un relato que empieza como un clásico cuento para llevarnos a una escena de acción, terminando final poético y hermoso. ¿Qué más se puede pedir?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Leyéndolo así, es un menjunje XD me alegra que te haya gustado, el final creo que a nivel general, encantó <3 ¡Un abrazo!

      Eliminar
  4. ¡Hola guapa!
    Yo también tengo bastante abandonado todo en general... xD
    el reto te quedo tierno y ese final... awwww. Que bonito.
    Un besito

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La vida nos tiene a trasperder Kath XD Que gusto que lo hayas disfrutado Ojalá logres organizarte un poquito más cuando termines la mudanza, que se te extraña <3

      ¡Besos!

      Eliminar
  5. ¡Hermoso! ♡♡♡♡

    Por un momento pensé que todo serían desgracias, pero me encantó leer esa promesa al final

    Saludos~

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tenían que tener su momenttito de paz, que ya sufrieron mucho en el cuento anterior XD

      ¡Un abrazo!

      Eliminar
  6. Ayyyy, por algo la Fantasía épica es de mis géneros favoritos *__* ¿Sabremos más de esta parejita? Super interesante, se me encogió el corazón cuando volcó el carro y todos murieron excepto la niña.
    Un besazo, Roxy

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un de mis géneros favoritos junto con el policial, y aunque he leído mucho de ellos, he escrito realmente muy poco de ambos XD como que llevo muchos experimentoss en el blog (?)
      Qué genial que te haya gustado <3 no podía matar a Yuritzi aunque quisiera, que se ha ganado mi cariño <3 eguramente, los usaré a futuro, que no van a faltar historias de ellos, pero ya sabes, yo llevo mil a la vez, así que con tiempo, subiré algo más de ellos XD

      ¡Besos!

      Eliminar
  7. !Wow! recuerdo esta historia que aportastes en mi última convocatoria. Que bien retomastes los personajes para saber más de ellos, porque la verdad, es una trama muy bonita que tiene mucho para dar.

    Como una premonición, Yuritzi no permitió que Nicholas fuese castigado, ya estaba predestinado para ella. Por lo menos le salvó la vida, lastima que la sangre del orco salpicara en sus ojos. Esa solemne promesa nos deja en suspenso y en la espera de un próximo capítulo? Me super fascino!
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Qué alegría que la recuerdes aun! Disfruté muchísimos poniéndolos en situaciones límite en aquella oportunidad y que te guste, me encanta como para continuarla. Aunque realmente, no tengo muy clara muchas cosas aun como para extenderla, de ahí que vengan saliendo apenas unas historias cortas sobre ellos, pero seguro, en algún momentos los retomaré a ambos y a su trama <3

      Un abrazo!

      Eliminar
  8. (。◕ ‿ ◕。)/ Holaaa Roxana!!!
    Al menos lo has retomado, como dice el dicho " mejor tarde que nunca :D"

    Sobre el texto ha estado ¡¡¡woooh!!! pues ha tenido un giro y un final fuertisimos, debe haber sido muy automático vivir algo como Yuritzi, gracias por compartir el texto te ha queda genial!

    Espero puedas pasarte por mi humilde espacio ♥

    穛 S4Ku SEK4i®

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como dices, en algún momento los terminaré a este ritmo XD

      Que alegría que te gustara, seguramente, perder la vista y vivir esas cosas serán cicatrices que no cerraran nunca pra Yuritzi, pero para su fortuna, se hizo con un muy aliado en la batalla :)

      ¡Un abrazo!

      Eliminar
  9. Próximo jueves de relatos

    https://julianoelapostata56.wordpress.com/2018/04/08/2851/

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por avisamer siempre, eres un sol <3 el tema de esta semana sí que parece difícil de encarar. Veré si llego con alguna idea.

      ¡Muchos besos! <3

      Eliminar

¡Hola! ¿Cómo estás? Gracias por pasar a leer mi blog y agradezco que vayas a comentar. Me encanta leer sus opiniones.

Pueden escribir lo que gusten, tienen todo el espacio que quieran para comentar ¡Y no se echen para atrás por ser una entrada vieja! Yo responderé el comentario sin importar la fecha <3

¡Qué tengas un lindo día!

¡Un abrazo enorme!

Sueños etiquetados