lunes, 22 de mayo de 2017

Ojos de cristal — Capítulo 7

¡Hola a todos! ¿Cómo están? Primero, quería agradecerles sus palabras de apoyo y el cariño que han puesto en sus comentarios, son unos soles <3 apenas tenga noticias —espero que buenas— estaré contándoles todo y ojalá todo sea bueno <3.

Acabo de llegar de la presentación de La venganza será terrible, fue precioso el programa, muy divertido y dinámico como siempre, que nos quedamos hasta el final a sacarnos fotos y vaya que hemos hablado con todos. Fui con Luz y nos sentamos al lado de un chico que fue a ver el programa solito y fue cuestión de conversar un poco que hasta nos terminamos sacando fotos a la salida XD Muy buena onda todos <3 me encantó —y por supuesto, ya realizada después de ver el programa, salimos a comer y acabé llegando de madrugada a la casa, digan que es día domingo y hay poco abierto XD—.

Después de tanto tiempo, al fin vengo con la actualizacióń de esta historia, que espero, terminar de subir pronto que tampoco tenía en mente extenderla tanto.



Capítulo 7

Todo parecía salido de algún sueño. Su vida había cambiado desde su encuentro y ahora, se encontraban en un extraño momento de calma, del que ninguno daba fe todavía. Heiko y Haydée se la pasaban viajando de ciudad en ciudad y hasta ahora, se habían establecido con un trabajo temporal en una de ellas, aprovechando el estar lejos para no ser reconocidos, no sabían qué es lo que les esperaba después de todo si volvían con su familia. Probablemente, no volverían a verse ni a sus padres, por mucho que lo intentaran. Había algo que debían hacer antes de volver y recuperar sus vidas, con calma, haciendo todo los deberes, pero para eso, deberían hallar la forma de vivir juntos sin ser un peligro para el mundo y si se alejaban, dejar de ser un peligro para ellos mismos. Era todo un problema.

Lo que habían notado ellos en el tiempo que habían pasado juntos es que, algunas cosas extrañas sucedían a su alrededor. Estaban seguros de que era a causa suya, pero ninguno decía nada, como si decirlo en voz alta fuera la forma de confirmarlo y tirar todo su esfuerzo por la borda. Cuanto más fuerte eran las emociones, más parecía que dejaba actuar ese poder que había estado dormido tanto tiempo, como si estuviera ansioso por salir. Algunas cosas, podían dejarlas pasar, como algunas cosas que se rompían de sólo estar, una taza, un florero, pero cuando pasaba a cosas más grandes, como hacía unos días que habían colapsado las computadoras en la biblioteca, iba a peor. Que si pensaban que era manejable, ahora, no sabían qué debían hacer. Pero tenían una esperanza, había un nombre del que no habían tenido más noticias que lo habían leído en el disco duro.

A Heiko le había tomado bastante y desde que habían perdido el acceso a la biblioteca, la idea de mudarse nuevamente era algo que estaba a la orden del día, necesitaban el dinero pero nada más los ataba ahí. En realidad, no tenían ataduras a ningún sitio, ni si quiera, la certeza de que había un hogar al que ellos pudieran volver, no había nada seguro en un panorama tan catastrófico como el que se presentaba ante ellos.

—¿Has conseguido algo?— Preguntó a Heiko cuando llegó a la casa, dejando el bolso sobre la encimera y dejándose caer en el sofá que estaba a unos diez pasos de distancia, algo que le parecía demasiado después de haber pasado todo el día sirviendo mesas.

Haydée no imaginaba que su vida hubiese cambiado tanto en tan poco tiempo, lo cierto es que en cierta forma, le gustaba. Quería que se hubiera dado de otra forma, pero de pasar postrada tantos años en una cama de hospital, el poder salir y tener una vida casi normal era algo que nunca había estado a su alcance. Contactar con gente en la calle, saludar a los vecinos o tener un trabajo, nada de eso estaba en sus planes futuros, pues, antes de reencontrarse, los médicos aún se sorprendían de que ella siguiera con vida e imaginaba que con Heiko debía pasar lo mismo. Aunque ansiaban esa vida normal, tenían esperanza de que, si trabajaban un poco más y llegaban a contactar con James Lovon, iban a poder darle un punto final a todo.

Heiko dejó la carpeta que estaba leyendo en una mesa y frunció los labios. No hacía falta que dijera nada para que ella supiera que seguían tan en blanco como al principio. Fue entonces, que el sofá se abrió, dejándola en el suelo en medio de la madera que se había prendido fuego. Ella se rodó hacia atrás mientras su hermano vaciaba el contenido del florero de la mesa y corría a su lado preguntándole si estaba bien.

—Tendremos que pagar eso— murmuró cambiando de tema. La habitación y los muebles eran alquilados, y no tenían una gran entrada como para andar preocupándose de los daños colaterales.

—Aún tengo una idea, pero es bastante peligrosa si logramos ejecutarla— consoló a su hermana.

Los métodos tradicionales parecían estar al alcance de cualquiera, menos de ellos, que todo lo que hacían por las buenas, por el camino correcto, les salía mal, el tiro por la culata, como quién dice, sin embargo, lo que habían hecho por ese sendero no recomendado, había dado muchos más resultados, incluso, cuando por poco no escapaban de la muerte en aquel laboratorio.

—Es mucho más peligroso que lo que hemos hecho antes porque la seguridad y las posibilidades de que no nos detecten son casi nulas—

—Pero…— dijo ella sabiendo que era un rayo de esperanza entre tanta oscuridad.

—Si lo hacemos bien, podremos conseguirlo. He encontrado esto en la Deep web— le mostró un número en el celular —es un hacker, uno bueno, al menos, mejor de lo que yo puedo ser. Si conseguimos acceder a los archivos del gobierno, podremos localizarlo—

Y eso se volvía mucho más peligroso que lo que habían hecho antes. Si bien, violar la privacidad del hospital era un delito, acceder a archivos confidenciales gubernamentales era mucho peor. Sin embargo, ahí, había registro de todo o al menos, así le hacían creer a la población. Sin más, era el último as que podían jugarse y esperaban, que pudieran lograrlo.





La carretera de noche era fría. Hacia una semana que habían dejado todo y habían tomado el coche, viajando al lugar de encuentro. Era bastantes alejado y casi, desconocido para ambos, pero los riesgos eran pocos considerando todo lo que podían ganar en cuanto conocieran a The soul, como se hacía llamar el hacker que habían contratado, pero el medio de contacto había sido todo por mensaje de correo y no había más interacción que la necesaria: día, lugar y hora, nada más. Charlarían con él y llegarían a un acuerdo, si es que podían hacerlo, que tampoco, contaban demasiado para ofrecer.

Al llegar a una vieja gasolinera, que parecía exactamente, salida de una película del siglo anterior, detuvieron el auto. Dentro se podía ver a un mesero limpiando las mesas y una rocola vieja que tocaba una canción a bajo volumen. Al fondo, en la mesa de una esquina, estaba un hombre con una gorra mirando la mesa. No había nadie más, así que después de intercambiar miradas, habían terminado por acercarse a él y sentarse en el banco del frente.

Ambos se sentían como protagonizando una película de espionaje, como si en cualquier momento, pudiera pasar algo terrible y finalmente, no pudieran hacer nada. La mano de Haydée tembló y su hermano no tardó en apretarla entre la suya recordándole que él estaba ahí y que, mientras siguieran luchando juntos, llegarían a la meta.

El ambiente les sonaba demasiado dispar para lo que estaban acostumbrados. Aun no creían que existiera un sitio donde la tecnología no hubiese llegado de manera avasalladora como en las grandes urbes, donde todo estaba completamente monitoreado. Pero para un hacker, un sitio así era el mejor escondite.

—No pasará nada. El hombre apenas oye— dijo levantando la mirada. 

El joven se quitó los anteojos oscuros y los dejó sobre la mesa. Los ojos grandes se posaron en los hermanos observándolos al detalle mientras cruzaba los brazos sobre la mesa y sonreía mostrando una ventanita por la falta de un diente superior.

—Buscamos a alguien que no ha dejado rastros en ningún lugar accesible. Su nombre y su firma es esa— dijo Heiko desdoblando un papel que sacaba del bolsillo que había impreso anteriormente, cuando encontró que era él quien había sido el cabecilla de todo. 

Todo lo que era el diario científico estaba narrado por él, con fórmulas, garabatos y algunas cosas que no entendía al estar escrito de manera rápida y de forma manual, adosado al diario de la computadora. Sin embargo, era algo que podría servirles, estaban casi seguros de ello.

—Era un científico— agregó ella.

—¿Es todo lo que saben? ¿Fotos? ¿Trabajos?—

—Trabajo en un proyecto secreto del gobierno hace varios años. Luego, estuvo trabajando para un grupo minoritario. Tengo una copia de ello— y dejó un pendrive sobre la mesa en lo que llegaba el mesero y tomaba su pedido, guardando la conversación para cuando él se fuera —no tenemos m.ás información de él. Pero una mente brillante como la suya no puede desaparecer sin dejar rastros—

—¿Y para qué le buscan?— Agarró el pendrive, como si pudiera ver su contenido con tan sólo tocarlo, la curiosidad que lo movía era mucho más grande.

—Es nuestro tío. Mamá ha estado muy enferma y queremos contactarlo para que se vean una vez más— interrumpió Haydée. Una razón como esa era mucho más creíble que ellos eran armas mortales, como una bomba que podía estallar en cualquier minuto.

Él aceptó, pero quería aquella información del pendrive. Los archivos prohibidos valían mucho más que el dinero. 

Era una locura, ambos se debatieron en una mirada antes de responderle, sin decir nada, habían llegado a un acuerdo, pues, pensaban lo mismo: era un precio aceptable para ellos, ya que carecían de dinero en grandes proporciones.

Al terminar el café, emprendieron viaje una vez, con una solución que podrían encontrar al final de la carretera.



<<Capítulo 6                                                                Capítulo 8>>


Espero les haya gustado.

¡Se cuidan!

Bye!

12 comentarios:

  1. Que bueno que te hayas divertido en esa presentación, y que pasaras de lo lindo conversando.
    Que intrigante e interesantísimo capitulo. El acuerdo está hecho con el The soul, ahora, cual sera el secreto del pendrive. Nos dejas en ascuas hasta el próximo capítulo.
    !Abrazo! Que tengan un feliz comienzo de semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias! Fue una noche increíble <3

      Me alegra que te guste y sí, la historia da mucho para eso xD el suspenso me encanta, pero ya está casi terminado el otro capítulo, si no me surge nada, lo subiré pronto.

      ¡Un abrazo!

      Eliminar
  2. Interesante lo que contás de La venganza. Me cuesta escuchar el programa porque se cruza otra radio, en que están hablando de futbol a los gritos.

    Que interesante la historia, la busqueda de información por un hacker de deep web. Intriga si fue una buena idea.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Oh! Es terrible eso, me gusta mucho la emisora, pero el gran problema es que aquí, hasta hace poco pusieron una repetidora. Yo suelo escucharlo por la tableta, que hay un programa en la play store que lo transmite en vivo y tiene otras funciones. Sino, puedes escucharlo de internet que era mi primera opción antes xD http://750.am/ ahí directamente entras y ya tienes la radio.

      Me alegra que te guste la historia, espero subir pronto la continuación.

      ¡Un abrazo!

      Eliminar
  3. (。◕ ‿ ◕。)/ Holaaa!!!
    Me alegra que todo te haya salido bien! siempre es grato ir y participar de experiencias de ese tipo!

    El capitulo me ha gustado mucho aunque no llevo la historia al día :c


    espero puedas pasar a visitarme un abrazo!

    穛 S4Ku SEK4i®

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias! Pues, cuando puedas, puedes leer los otros capítulos, que están todos linkeados.

      Un abrazo <3

      Eliminar
  4. Muy buen capítulo y me alegra que lo pasaras bien te mando un beso

    ResponderEliminar
  5. ¡Qué bien que disfrutaste tanto!
    El capítulo está muy bien. Lo de la gasolinera que parezca del siglo pasado, siempre me da sensación de película de miedo. Me gusta.

    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias! Tiene esas cosas, además, el contraste con el ambiente era lo que buscaba.

      ¡Un abrazo!

      Eliminar
  6. Hola guapa!
    Me alegro que te lo hayas pasado bien en la presentación, sobre todo que hayas trasnochado. Eso está bien.
    Y el capítulo estuvo genial, es fantástico.
    Un besote

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias! La verdad, hacía bastante no llegaba tan tarde a casa XD

      Me alegra que te guste

      Un abrazo!

      Eliminar

¡Hola! ¿Cómo estás? Gracias por pasar a leer mi blog y agradezco que vayas a comentar. Me encanta leer sus opiniones.

Si quieres que dejar invitación para que pase por tu blog, pincha aquí.
Si vas a afiliar o dejar confirmación de ello, por aquí

Gracias por no hacer spam <3 Y si lo haces, ten presente de que borraré tu comentario por no estar relacionado con la entrada ¡Estás avisado!

¡Qué tengas un lindo día!

Bye!