jueves, 4 de mayo de 2017

52 días de reto: día treinta

¡Hola a todos! ¿Cómo están? Intento volver un poco a la normalidad del blog en estos días. Los que ya frecuentan el blog saben que los dioses me tienen manía y últimamente, todo se me complica a la décima potencia.

He andado bastante liada con mi vida, que Many, uno de mis perritos, anda bastante mal últimamente y eso me pone peor que recién ahora parece estar haciendo efecto el tratamiento, pero en estos días, anduvo bastante caído, aunque ya anoche comenzó a comer y ya está un poco más activo, así que espero que ande mejor —que según el veterinario, es sólo resfriado, pero la verdad, los síntomas que tiene no son de ello, mi madre cree que fue un ACV y recién cuando empezó a tratarlo por ello, tuvo mejoría, si dependía del veterinario, no sé qué iba a suceder—.

Y bueno, aun con todo eso, quiero escribir algo como para dar señales de vida e ir plasmando algunas ideas de una buena vez por todas.

Día treinta: Describe en un relato con un personaje inventado una situación que te ponga de los nervios.




En tus ojos me encontré

Bien, bien. Era momento de subir al escenario. Uno, dos pasos. Me vuelvo, elongar un poco me vendrá bien. Bien, ya está. Bueno, no. Veo a El conde y a Serena tan tranquilos, ni hablar de Yony que vive como si nada pudiera afectarle. Soy el único que parece ponerse nervioso cuando tiene qué cantar.

Respira profundo nomás, estarás bien. El conde viene y me sacude por la espalda, esperando ayudarme a relajarte ¡y eso es peor! Anuncian nuestro nombre: Lullaby III. Salimos y al llegar frente al micrófono, me cuelgo el bajo en el hombro con la correa. 

Las luces aún están encendidas, se ve todo, cuando suena el primer acorde de la guitarra del conde, el bullicio de los espectadores se detiene y comienza nuestra actuación. Sólo hay que seguir tal y como lo habíamos practicado. Recuerdo el listado que habíamos hecho, esta vez, ellos habían elegido el orden y las canciones que tocaríamos. Me lo sé de memoria y es cuando mis dedos comienzan a intercalar: índice, mayor. Índice, mayor. No puedo creer que esté pensando en la teoría en un momento así. Ahí viene el bemol, me toca.

Abro la boca tomando aire rápidamente y comienzo a cantar. Sí, además, soy el vocalista, si me dedicara al bajo no sería tan dramático todo. Cantar es otra cosa, es volcarte a ti mismo en la voz y en la música. Cuando todo está oscuro es más fácil, pero veo las luces encendiéndose en la oscuridad, los celulares que graban todo ¡y ay! Ojalá todo salga bien, sino, Youtube, dejara de entrar. Facebook, tú igual, olvídate de mí.

Me toca el estribillo ¡ay! Ese agudo que tantos dolores de cabeza me ha traído. Me lleno de aire, abro bien la boca articulando todo lo que puedo y… sale bien. La emoción de ese momento y el par de ojos brillantes de la primera fila me hacen calmar un momento. Le sonrió al muchacho que me mira como si hubiese cumplido con todas sus expectativas. No sé si fue con todas, pero al menos, cumplí con la mías. Respiro en el puente, veo al público, me muevo y me voy encontrando con esas miradas que las penumbras ocultaban. Me siento más tranquilo. Vuelvo a ponerme frente al pie del micrófono. Será un gran concierto.




Bien, un poco de experiencia propia en este relato, especialmente esto de la última parte, que lo de mirar al público a los ojos es algo que me cuesta XD especialmente, cuando son en recitales muy íntimos donde tienes la primera fila casi sobre el escenario ¡y puf! Mejor ni hablemos xD por suerte, el show siempre sigue (?) conmigo o sin mí (?) 

Espero les gustara.

¡Se cuidan!

Bye!

14 comentarios:

  1. Plas plas plas , la obra termino y el telón bajo y es cuando en la soledad del actor hace análisis de su actuación .No temas nunca mirar a los ojos de las personas en ellos encontrarás la verdad .
    Un saludo artista muakk

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias! Puede ser lo de mirar a los ojos, mira que en otro momento no me importa, pero ahí ¡es otro cantar!

      ¡Un abrazo!

      Eliminar
  2. Pusiste tus emociones en un relato, debe ser todo un desafío afrontar al público. Bien contado.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vaya que sí lo es, pero se aprende a enfrentarlo sino XD

      ¡Un abrazo!

      Eliminar
  3. Cumplistes muy bien las expectativas para este reto, Roxana. Has narrado el nerviosismo de tu personaje maravillosamente. Creo que mas de algun cantante en la vida real ha de experimentar la misma situación. =0)
    Te quedo super genial!
    Abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Seguro que sí, alguna vez leí de varios grandes que aun con sus años de carrera encima, se siguen poniendo nerviosos al subir al escenario. Me deja un poco más tranquila xD

      ¡Un abrazo!

      Eliminar
  4. No sabías lo de tu perrito, espero realmente que se mejore. Y va por buen camino porque que vuelva a comer es bueno

    Sobre el relato, excelente. Plasmaste muy bien los nervios del personaje, y comparto su mismo nerviosismo hablar en público es algo que si puedo, lo evito a toda costa D:

    Saludos~

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya está mejor, gracias por preocuparte <3 aun se recupera pero ya ladra y hacer por moverse más y salir <3

      Me alegra que te gustase, es que hablar en público es una cosa que me es más fácil que cantar, desconozco los motivos xD

      ¡Un abrazo!

      Eliminar
  5. Buen relato, me gusto la forma como narras. Espero qu este bien tu perrito si te vomita dale agua de manzanilla con orégano eso ayudó a mi perrita a no tener problemas del estomago

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchas gracias! Por suerte, vómitos no tuvo, aunque suelo hacerle té de salvia y buscapina, eso los alivia cuando andan mal.

      ¡Un abrazo!

      Eliminar
    2. Nena mejor dale ranitidina o omeprasol aveces la buscapina les hace un poco de daño

      Eliminar
    3. Oh, pero no hablo de la pastilla, sino, de la buscapina, la planta. Ellos mismos comen las hojas cuando se sienten mal del estómago.

      Eliminar
  6. ¡Hola amiga!
    Ay amiga... ¡te entiendo perfectamente!
    Me gustó mucho el relato.
    Espero que tu perrito se ponga bueno y te entiendo también, a veces el cielo se pone en contra de nosotras.
    Un besito

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, hay conspiraciones divinas que van contra nosotras (?) Gracias, ya está un poco mejor <3

      ¡Un abrazo!

      Eliminar

¡Hola! ¿Cómo estás? Gracias por pasar a leer mi blog y agradezco que vayas a comentar. Me encanta leer sus opiniones.

Si quieres que dejar invitación para que pase por tu blog, pincha aquí.
Si vas a afiliar o dejar confirmación de ello, por aquí

Gracias por no hacer spam <3 Y si lo haces, ten presente de que borraré tu comentario por no estar relacionado con la entrada ¡Estás avisado!

¡Qué tengas un lindo día!

Bye!