domingo, 16 de abril de 2017

Querido diario: Reflejos

¡Hola a todos! ¿Cómo están? Espero que de maravillas <3 Yo intento ponerme un poquito al corriente ¡hoy hice limpieza general! Y me encontré con muchísimos borradores, tengo una habilidad para ser desordenada y escribir en cualquier lado que me encontré que anoté una idea para una historia en una servilleta >.< y la verdad es que no recuerdo para dónde iba, así que he guardado algunos, que quedaran macerándose un tiempo hasta que decidan resurgir del cajón (?).

Por lo pronto, les traigo un reto al que me sume y en el que voy intermitente, pues, no participe en febrero, aunque pienso subirlo en unos días (?).
 
Si quieren ver los relatos de la ronda anterior y ver la propuesta completa, los invito a pasarse por aquí.

Un joven está mirándose frente al espejo


Reflejo
Querido diario:

Hoy tampoco he logrado reconocer al tipo que está en el espejo. Se supone que soy yo ¿Quién más podría ser si estoy en una habitación vacía? Aun así, no puedo verme como esa persona. Es una estupidez ¡no reconocerse a sí mismo debe ser la confirmación de mi locura! 

He decidido dejar de ver al loquero. Al final, no me ha ayudado en nada, para él, todo es normal por mi condición ¿Cuál es mi condición? No hace nada, nada. Hablo y hablo y hablo y no tengo una solución a nada. Tampoco ha querido recomendarme un psiquiatra, dice que la medicación no solucionará nada. Y si él tampoco va a solucionar nada, no lo necesito. Estoy escribiendo esto ahora mismo y es tan sólo como si fuera un ente que ve todo desde afuera. Si no lo estuviera haciendo ahora mismo, estaría dudando de que he escrito esto. Aun cuando veo las páginas anteriores, no parece mi letra. No parezco yo ¡y es tonto porque soy yo!

Estoy roto. Estoy destrozado.

Me miró la mano, está ahí, al final de mi brazo y sin embargo…

Llamé al sujeto de la corbata. Es extranjero, un lutier. Le pedí que llevará una de sus guitarras, quiero que conozca un lugar, un lugar que es especial para mí: detrás de la fábrica de cerámicos. Es un sitio común, corriente, pero bajo las papayas, se puede ver el cerro y el horizonte. He descubierto que es el único lugar donde formo parte de la realidad, donde me vuelvo un actor, cuando mi cuerpo va de la mano con mi mente y mis sentidos. Él ha dicho que tocará algo para mí y quiero estar en todos mis sentidos, aun si no puedo hacerlo el resto del tiempo, esa conexión sucederá. De alguna manera, por todos los cielos… espero suceda…






Y a este hombre se los había presentado en un reto del año pasado y la idea de que estuviera frente al espejo me hizo recordar a él, así que tenía que usarlo para el cuento. Por si no lo han leído, los invito a que se pasen por aquí. 

Y se descargó en el diario. La verdad, me costó encontrarle su voz que siempre que escribo de él, es en segunda persona, pues, es su yo desdoblado el que habla y lo tortura, hablar desde su punto de vista fue todo un reto, pero en cuanto lo encontré, surgió todo de esta manera.

Por si les da pereza leer el anterior, les cuento un poquito: Zetsuai padece de despersonalización y desrrealización, un trastorno que hace que no pueda verse como parte de su propia realidad. Vive como si su vida fuera una película, sin poder sentir nada como algo que le suceda, de ahí su desesperación por lograr una conexión con su entorno de alguna manera.

Es un personaje que he presentado poco en el blog, pero de a poquito, espero darlo un poquito más a conocer.

¡Se cuidan!

Bye!


4 comentarios:

  1. Un personaje conflictivo. Tal vez lo haya comentado alguna vez, los conflictos hacen posibles las historias de ficción.
    Bien contado.
    Un buen día para vos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Totalmente de acuerdo contigo, sin conflicto no hay qué contar. Aunque sean conflictos muy comunes pueden ser muy interesantes si están narrados de buena manera.

      ¡Un abrazo!

      Eliminar
  2. Una trama perturbadora en la que tu protagonista experimenta sensaciones extrañas e irreales respecto a sí mismo. A mi se me hace difícil esta clase de narraciones. Muy bien contado.
    Abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias! Personalmente, disfruto mucho contar historias de personajes trastornados como él <3

      ¡Un abrazo!

      Eliminar

¡Hola! ¿Cómo estás? Gracias por pasar a leer mi blog y agradezco que vayas a comentar. Me encanta leer sus opiniones.

Si quieres que dejar invitación para que pase por tu blog, pincha aquí.
Si vas a afiliar o dejar confirmación de ello, por aquí

Gracias por no hacer spam <3 Y si lo haces, ten presente de que borraré tu comentario por no estar relacionado con la entrada ¡Estás avisado!

¡Qué tengas un lindo día!

Bye!