lunes, 17 de abril de 2017

La flor del infierno — Capítulo 2

¡Hola a todos, mis amores! ¿Cómo están? Les traigo la continuación de esta historia. Quería hacer algo histórico, tal y como pedía el reto, pero me acabé yendo por otro lado que mientras escribía, la historia me fue cobrando forma para el lado de la fantasía, cosa que comprobaran en el siguiente capítulo +o+.


Capítulo 2 

El palacio interior era enorme. Se sentía totalmente perdida y chiquitita en aquella habitación enorme en donde ella esperaba pacientemente que la puerta se abriera. Mentira. Había intentado escapar por todos los medios, pero el único lugar por donde ella podría haber escapado era por un ventiluz que estaba cerca del techo. Tanto las ventanas como la puerta estaban cerradas y había comprobado rompiendo una silla que ni las puertas ni las ventanas eran fáciles de abrir. Así que contra su voluntad nuevamente, Azaly se había visto obligada a quedarse esperando a que alguien llegara a la habitación.

Era prisionera o al menos, eso creía. No lo tenía muy claro por la situación en la que estaba. No había ido a un calabozo o a una sala de tortura, como ella se imaginaba, sino que la habían dejado sola ahí. Se imaginó los peores escenarios posibles, dando la posibilidad de que esa habitación cerrada sólo fuese un preámbulo ante algo mucho peor. Y entre tanta fantasía, se decidió a que iba a escapar de ahí como fuese. Si tan sólo pudiese llegar a las vigas del techo, estaba segura de que iba a poder pasar por la abertura y salir de allí para volver a su hogar. O bien, lo que era su hogar en aquella época. Luego pensaría en ello, por ahora, debía velar por su seguridad.

Y justo cuando se veía armando una escalera bastante endeble con las cosas que había a su alrededor, la puerta se abrió y ella que hacía equilibrio arriba, cayó provocando un fuerte estruendo y habiéndose dado un terrible golpe. Abrió los ojos intentando quitarse las cosas de encima cuando una mano la tomó de la cintura, habiéndola sacado de allí sin mayores problemas.

Azaly miró al hombre que la sostenía y se vio entre una dicotomía al no saber si debía darle las gracias o sentirse enfadada con el hombre que tenía en frente, que era precisamente, quien la había confinado allí, provocando toda esta sucesión de eventos. Aun, en contra de casi cada fibra de su cuerpo, miró hacia otro lado y agradeció por haberla ayudado a salir de ahí, más, acabó separándose de él nuevamente, sin darle tiempo a nada ni volver a mirarlo. No era maleducada pero tampoco iba a cambiar nada por sólo ello.

—Tu nombre—

—¿Por qué debería decírselo a alguien que me ha traído aquí y me a encerrado?—

Él levantó una ceja cruzando los brazos sobre su pecho, sin perder su postura imperturbable, eso le molestaba a Azaly, no podía descifrar exactamente qué es lo que tenía en mente, más, cuando lo vio dar un paso hacía adelante, ella retrocedió hasta quedar cerca de la que antes había intentado ser su salida de aquella habitación ¡un minuto más y no tendría que enfrentar eso! Pero no, tenía a la suerte en su contra como de costumbre.

—¿Sabes cuánto costaba la silla que rompiste? ¿O esas cosas que apilaste ahí?—

Ella se encogió de hombros y se quedó sin palabras ¡al diablo! ¿Eran cosas valiosas? No sólo tenía problemas, sino que seguramente, iba a tener que pagar por ellos y ante esa idea, se sintió peor ¿cómo es que no podía hacer algo bien? Parecía una conspiración cósmica para hacerle pagar por sus errores. Y pensó que quizás no eran sus errores, si no, la de su yo del pasado, pero había tenido un karma tan grande  negativo que no le había alcanzado a pagar sus maldades en una sola vida ¿pero quién diablos podría haber sido para que le pasara eso? Y aunque quisiera explicárselo, era sólo una teoría. A lo mejor, todo le sucedía por simple estupidez.

—Supongo que una campesina jamás podría hacerse una idea— espetó con la soberbia cargada en sus palabras y la miró detenidamente desde los pies a la cabeza haciendo una rápida inspección de ella con la mirada —lo dejaré pasar a cambio de tus servicios—

—¿De qué está hablando? Si piensa que soy esa clase de mujer ¡se equivoca!— Lo interrumpió haciendo que él mostrara una expresión de satisfacción habiendo dejado la brecha que había entre ellos para quedar apenas a medio metro de distancia.

—Te equivocas, eres precisamente el tipo de mujer que estoy buscando. Tienes carácter y un espíritu fuerte. Te faltan modales pero eso puede solucionarse con facilidad: quiero que seas mi prometida—

—¡¿Está loco?! ¡¿Cómo vienes y me dices esas cosas después de tratarme de esta manera?! Apenas tengo diecisiete años ¡ni loca!—

—Al contrario, ya has pasado la edad para contraer matrimonio—

Sentía que cada vez más se le escapaba la situación de las manos. No podía dejar de pensar que estaba metida en una locura y que no iba a poder regresar a su hogar tan fácilmente. No estaba segura de cuánto tiempo iba a poder sostener todo aquello sin caer, tanto así que no pudo mantenerle la mirada por mucho más tiempo, sintiéndose sonrojarse al momento de mirarlo y no supo si era por lo que había dicho o por todos esos sentimientos que se estaban acumulando en su interior.

No quería seguir ahí, era tan simple como eso. Ya estaba al punto que ni si quiera podía pensar con claridad o dar una respuesta decente ¿cuánto más podía sucederle?

Tras unos minutos de silencio por parte de ambos, él le pidió que la siguiera, llevándola a otra habitación donde los esperó una mujer que les sirvió una taza de té a cada uno. Ella miro a su alrededor. Debía haber escapado por el pasillo que daba hacía el jardín, pero se había quedado en silencio, sin decir nada luego de escucharlo a él. Y lo pensó detenidamente y ni si quiera sabía el nombre de esa persona ¿cómo se proponía sin presentarse primero? Se sintió estúpida, sin poder pensar si quiera en tomar el té, tenía un nudo en la garganta y en la boca del estómago.

—Soy Kagami Kennosuke, la cabeza de este clan que abarca todo el norte de la nación. Necesito una esposa para afianzar mi posición y

—Seguramente podrá encontrar a una mujer más capacitada y elegante que yo—

—Seguramente hay mujeres más elegantes, pero no es lo que necesito— retomó el hilo de la conversación, pero con esa actitud, estaba lejos de obtener la cooperación de Azaly —quiero una mujer fuerte que sea capaz de tomar el liderazgo del clan cuando yo no esté. No tengo mucho tiempo—

—Lo siento, pero yo no soy esa mujer—

—Entonces, estarás dispuesta a pagar tu deuda ¿no es así? —

Ella asintió. No iba a terminar cediendo por culpa del dinero y mucho menos, para liderar nada, ella no tenía madera de líder y menos si era para estar con un hombre como él.
Esperó a que le dijera el monto, pero él se levantó y buscó un pincel y un frasco con tinta que volcó en un plato cuadrado y profundo para luego, tomar un papel y dibujar los números en él. Azaly se sentía parte de un secreto de estado al verlo hacer aquello hasta que recibió el papel y sintió que el alma se le escapó del cuerpo ¡la cifra tenía siete dígitos! Y no, no había coma decimal ¡eran siete dígitos!

—¿Cómo se supone que voy a pagar esta cantidad de dinero yo sola? ¿Estás loco?— Gritó golpeando la mesa con las manos exaltada por ello ¡no tenía tanto dinero! De hecho ¡no tenía dinero! Y estaba segura de que si trabajaba de corrido siete vidas no iba a juntar todo ello.

Y la sonrisa que tan odiosa le había parecido antes había vuelto a sus labios haciendo que sus sentimientos empeorasen.

—Mandaré a preparar un cuarto y ropa para ti— dijo antes de salir y dejarla sola.
No sabía qué es lo que debía hacer. Cayó al suelo con el papel estrujado en sus manos hasta que llegó una mujer pidiéndole seguirla. La dejó en su habitación y le avisó que le habían preparado el baño, pero ella no reaccionó hasta escuchar la música de un koto traspasar las paredes y la traspasó a ella, convirtiendo aquella triste melodía en una lluvia de lágrimas.




<<Capítulo 1                                                                                 Capítulo 3>>

Y hasta aquí llega el capítulo. Espero que mis personajes sean buenos conmigo y me permitan actualizar más seguido.

¡Se cuidan! Pasan una maravillosa noche y un bello día.

Bye!

14 comentarios:

  1. ¡Muy buenas! Uf, hacía mucho que no me pasaba por aquí... ¿cómo consigues actualizar el blog tan de seguido? *__*

    He tenido que leer el Capítulo 1 antes que éste -lógicamente- y la verdad es que ya entonces me ha enganchado la historia. ¿Qué pasará con Azaly? ..... ¡Kagami quiere que sea su prometida!
    Me encantaría que en capítulos posteriores pudieras explicar más detalles del mundo al que acaba de llegar (adoro los detalles) y también conocer más a los personajes, cómo son físicamente, sus historias, etc.
    Intentaré estar atenta a nuevas actualizaciones ;)

    ¡Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues, intento hacerme un tiempo siempre para escribir, no importa cómo, aunque hay veces que los dioses me pueden (?)

      Me alegra que te gustara, la verdad es que soy bastante distraída para las descripciones, en el capítulo estuve pensando en ir sumando algunas, pero me entusiasmé y me olvidé XD Intentaré estar más al pendiente de eso.

      ¡Un abrazo!

      Eliminar
  2. Buen giro! Azaly es la mujer que está buscando, y parece que va con todo, aun por encima de lo que ella desee. Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un poco sí, adaptándose un poco a la época y a la personalidad avasalladora del personaje.

      ¡Un abrazo!

      Eliminar
  3. Bien detallada la ambientación. ¿Cómo se enfrentará la protagonista a lo que se viene?
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esperemos que junte el coraje para lograr hacerlo.

      ¡Un abrazo!

      Eliminar
  4. Que bonita historia, me encanto este capitulo. Azaly debe tener sus razones por las cuales está renuente a aceptar casarse con Kagami. La deuda a pagar quizá la obligue a doblegarse. Queda en suspenso, espero la proxima.
    Abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un poco porque se acaban de conocer y viene con una mentalidad diferente ¿no? Pero creo que puede darle la vuelta.

      ¡Un abrazo!

      Eliminar
  5. Vaya he leído tu capitulo y me gusta , la protagonista tiene caracter para enfrentarse a su verdugo ..pero no se yo como van a terminar estos dos .. seguiré la historia , muchas gracias .
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Verdad que sí? Está un poco perdida pero da la sensación de que no se va a dejar llevar popr nadie.

      ¡Un abrazo!

      Eliminar
  6. Buen capítulo y la historia esta super interesante. Te mando un beso y te deseo una buena semana

    ResponderEliminar
  7. Ya quiero ver a quiénes tendrá que ayudarlo a enfrentarse. Parece que tiene enemigos poderosos el clan.
    Espero el siguiente.
    ¡Besos!

    ResponderEliminar

¡Hola! ¿Cómo estás? Gracias por pasar a leer mi blog y agradezco que vayas a comentar. Me encanta leer sus opiniones.

Si quieres que dejar invitación para que pase por tu blog, pincha aquí.
Si vas a afiliar o dejar confirmación de ello, por aquí

Gracias por no hacer spam <3 Y si lo haces, ten presente de que borraré tu comentario por no estar relacionado con la entrada ¡Estás avisado!

¡Qué tengas un lindo día!

Bye!