martes, 18 de abril de 2017

52 días de reto: día veintiocho

¡Hola a todos! ¿Cómo están? Hoy estaba bastante fresquito, fue cosa de levantarme y tener a toda la manada frente a la chimenea esperando que la encendiera, que creo que la única razón por la que me levantaron apenas sonó la alarma fue porque estaban con frío, que hasta la gata se hizo paso ahí para estar calentitos.

Voy retomando un poco el ritmo de todo, cuesta pero al menos, intento hacerlo >.< El día de hoy me toca hacer un texto con tres palabras de mis libros favoritos. Mi gran problema es que mis libros favoritos comienzan por un artículo. Así que elegí aquellos que no comenzaban con artículos para tener las tres palabras y me quedé con: Gracias por el fuego de Mario Benedetti; Bar del infierno de Alejandro Dolina; Prohibido suicidarse en primavera de Alejandro Casona. Por lo que las palabras deben ser Gracias, prohibido y bar.

Día veintiocho: Escoge tus tres libros favoritos y utiliza la primera palabra de cada título para hacer un relato en el que las integres


Lazos



«¿Estarás ahí todavía? Anoche te vi en un sueño. Un sueño oscuro. Un sueño claro. Un sueño neutro. Aun no sé si te soñé o me soñaste. Te leí entre versos. Te inventé entre cuentos. Estabas y no. Seguías y seguías. Vas y vuelves. Te inventas y no. ¿Estarás en mi cielo claro? ¿Estás en mi noche oscura? ¿Estás en mi sangre tibia? ¿Estarás, estarás? Sólo eres un sueño.»

Dejó la pluma al lado del libro que había encuadernado a mano. Le gustaba hacer las cosas por su propia cuenta, decía que de esa forma ‘la magia perduraba más tiempo’. Tan así era que aun usaba una pluma y tinta para escribir, cuando hacía tiempo habría podido llegar a alguna nueva tecnología. Pero se negaba a hacerlo. Sus personajes no iban a compartir sus hazañas de otra manera, por lo que debía hacerles caso para que colaborasen con él.

Quizás es que simplemente, su visión de la realidad difería del resto y así estaba a gusto. Era un hombre muy elegante y muy poético para hablar, como si su alma hubiese llegado a él después de haber vivido hacía varios siglos.

—Un alma vieja que se escapó gimiendo y calando en mi cuerpo por medio de un suspiro, hasta llegar a mi corazón y bombearlo: así nací. Fue una vida que entró, explotó en mí y desbordó esta energía— solía responder cuando alguien preguntaba sobre su forma de ser. Nunca se había molestado por ello, simplemente, había dejado ser lo que tenía que ser y él había nacido como su resultado.

Después de salir del bar, se dirigió al teatro cargando su libro, susurrando mientras caminaba contando los pasos hasta llegar al escenario. Subió los peldaños, deteniéndose en cada uno de ellos alrededor de unos treinta segundos. Parecía un rito que tenía que hacer antes de estrenar alguna de sus obras. 

Llegó al centro del escenario, tocó el telón y dejó sus dedos deslizarse en él hasta caer con fuerza al lado de su cuerpo, como si sus energías lo hubiesen abandonado. Se peinó con los dedos y sonrió volteando hacia las butacas vacías y sonrió como si estuviera por saltar al gran éxito de su vida. Dio las gracias a ese público inexistente.

—Llegarás— se dijo a sí mismo, escuchando a alguno de sus artistas que él esperaba a alguien que hasta ahora, no conocían. Sin embargo, siempre, antes de un estreno iba al teatro vacío y se quedaba ahí, paciente, cumpliendo con su ritual.

Bajó del escenario y se sentó en la primera fila. Abrió su libro y leyó la frase final:

«¿Estarás ahí cuando vaya a regresar? Pienso hacerlo. Volveré. Como susurro. Como eco. Como vela. Como llama. Como nota. Como acorde. Como cielo. Como nada. Como todo. Como tu vida. Como la mía, con el éxito metido en la piel. Tienes prohibido marcharte cuando ya me has desgarrado la piel, me has destruido y reinventado. Déjame preguntar ¿lo llegarás a ver?»






La verdad es que fue todo un reto esto, porque cuando terminé de escribir la idea, me di cuenta de que me faltaba una palabra que era bar. Por suerte, se acomodó, pero esto de estar al pendiente de las palabras puede jugar en contra a veces >.<

¡Se cuidan!

Bye!

8 comentarios:

  1. Me ha gustado eso que sonara a poesía. ¡Muy bonito!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias! Intentaba mostrar un poco ese lado del personaje que me fascina <3

      ¡Un abrazo!

      Eliminar
  2. (。◕ ‿ ◕。)/ Holaaa!!!
    Es un texto muy hermoso y lo sentí muy poético como Cath, me ha gustado demasiado muy bien llevado gracias por compartirlo amiga!

    espero puedas pasar a visitarme un abrazo!

    穛 S4Ku SEK4i®

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias a ti por leer! Me alegra que lo hayas disfrutado <3

      ¡Un abrazo!

      Eliminar
  3. Encantador relato onírico. Que bonita la forma que la has narrado, concuerdo con Kath y Sakuya poéticamente te quedo genial.
    Bso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que los sueños y yo vamos de la mano. Me alegra que lo hayas disfrutado <3

      ¡UN abrazo!

      Eliminar
  4. "Aun no sé si te soñé o me soñaste." Me encanta esa frase, el relato lindo y un poco poético nwn

    Saludos~

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una de mis favoritas y el final, es de mis preferidos realmente. No manejo muchos relatos así, pero me encantan cuando surgen <3

      ¡Un abrazo!

      Eliminar

¡Hola! ¿Cómo estás? Gracias por pasar a leer mi blog y agradezco que vayas a comentar. Me encanta leer sus opiniones.

Si quieres que dejar invitación para que pase por tu blog, pincha aquí.
Si vas a afiliar o dejar confirmación de ello, por aquí

Gracias por no hacer spam <3 Y si lo haces, ten presente de que borraré tu comentario por no estar relacionado con la entrada ¡Estás avisado!

¡Qué tengas un lindo día!

Bye!