miércoles, 29 de marzo de 2017

52 días de reto: día veinticuatro

¡Hola a todos! ¿Cómo están? Ando dando señales de vida, mi mano está un poco mejor, aunque extrañamente no me duele, el frío me hace sentir bastante incómoda, no sé, será manía mía, que para mejor, anda refrescando bastante y ayer nomás me la pasé en medio de una tormenta por ir a ver a Luz, que justo en el cumpleaños, su esposo tuvo una crisis con la presión y acabó internado, mal, tanto que ya pensábamos que estaba más cerca del arpa que de la guitarra, pues, hasta la noche fue que pudieron estabilizarlo —que no es la primera vez que tiene problemas de presión, pero sí fue la peor de todas—. Afortunadamente, fue susto nada más.

Al final, acabó en nada la celebración después de eso, que tampoco es que andar todo el día en el hospital lo motive a uno (?) y con la ciudad inundada, menos, que fue salir y encontrarnos con las calles llenas de agua —me he planteado seriamente el tener un bote (?)—, así que también, tuvimos que esperar hasta que se pudo volver a circular. Como ven, una vida maravillosa (?).

Pero aproveché para adelantar algunas cosas, ya que en papel no necesito ambas manos —pasarlo en limpio es mi verdadero problema >.<—.

Me toca reto: Lo último que vi fue la venda que llevo en la mano, que hace rato me cambié las gasas y me volví a curar, así que sería el botiquín básicamente XD

Día veinticuatro: Con el último objeto que veas o utilices a lo largo del día, inventa una historia




Género

Era el cuerpo equivocado, esa era la única razón por la que lo había hecho. Parándose frente al espejo, se había observado detenidamente. Aún tenía que hacer algo con sus caderas, tenía curvas, demasiadas curvas, se notaba mucho su cintura. Posó su mano en la curvatura de su cintura y se miró con enojo. Debía hacer algo con ello. Por lo pronto, se deleitó con la figura que iba logrando forjar frente al espejo.

El abdomen bien torneado y las piernas, sus piernas eran su mayor orgullo y gracias a ese orgullo tan particular que tenía por ellas, las cuidaba y ejercitaba a diario. Se había esforzado con sus brazos, para cumplir con su papel debía saber aprovechar la fuerza de su cuerpo y la fuerza de sus brazos era fundamental, tonificar esos músculos y darle forma, para que al levantar el grácil cuerpo de la bailarina, ella pudiera lucirse como quería.

Más, su sonrisa se  vio amplia y centelleante cuando comenzó a desvestirse frente al espejo. Era su rutina, algo que hacía sumamente consciente. Se paraba frente a él, después de observar sus partes favoritas de su cuerpo, se concentraba en aquellas que debía mejorar y las que debía quitar. Al dejarse el torso desnudo, vio las vendas que lo cubrían, había zonas en donde aún se veía sangre: debía curarse, pero el sólo hecho de poder verse aun con las cicatrices le daba gusto. Al dejar caer la venda al suelo, se concentró en sus pechos. Bueno, lo que ahora era su pecho. Había decidido cortar ambas mamas porque como bailarín ‘le hacían perder el equilibrio’. Se había mentalizado con ello de tal forma que la única solución posible había sido esa y lo había hecho ella misma aunque la sutura se había abierto por no faltar a los ensayos.

Buscó el botiquín y después de quitar las costras de sangre, volvió a coser su pecho, nada que no pudiera hacer. Después de haber encontrado el valor para afilar la daga medieval que había encontrado en la utilería, ya nada más podía causarle miedo: había pasado lo peor. Ahora, estaba más cerca de conseguir su cuerpo perfecto, estaba más cerca de ser el bailarín perfecto, el hombre que ella siempre quiso ser.







Ya en algún momento les había presentado a Yamamoto Takato, sino, se los presento ahora. Pueden ir a su página haciendo clic en el nombre. Viendo algunas imágenes de su próxima muestra, me encontré con algunas más antiguas y una que fue la inspiradora de este relato. Me fascina la forma en que es capaz de mezclar la inocencia, la crueldad y la serenidad en sus pinturas, que sus protagonistas pueden estar en el mismísimo infierno y tener una expresión serena, como si lo disfrutaran. Personalmente, disfruto mucho de su estética y conceptos, así que fue verlo y tener la idea —aunque debo decir que mi mano me motivo también, fue sólo cambiar de lugares las heridas (?)—.



¡Se cuidan! Pasan un hermoso día y unas buenas noches <3

Bye!

18 comentarios:

  1. Hola guapa. Vaya, espero que pronto vayas mejorando tu mano. ¡Animo!
    Y la historia es más retorcida, me recuerda a una película o libro que vi, pero no se de que...
    Me ha gustado <3
    un besito

    ojalá el marido de tu amiga esté mejor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola! Qué bueno que te recuerde a una peli, la única que yo recuerdo que trataba de este tema es 'Los hombres no lloran', aunque no llega a este extremo la protagonista.

      ¡Un abrazo! Y gracias <3

      Eliminar
  2. Que bien que tu mano mejora.

    Muy elocuente en describir lo terrible, semejante rechazo tan destructivo. Y a lo mejor incluso era una mujer llamativa, antes de semejante autodestrucción. Un detalle irónico fuera que tuviera capacidad de regeneración-

    No lo conocía, pero parece interesante.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias! Totalmente, creo que eso de no saber apreciar la propia belleza puede llevar a hacer locuras, tal como la protagonista.

      ¡Un abrazo!

      Eliminar
  3. (。◕ ‿ ◕。)/ Holaaa!!!
    Ya se me hacia bastante extraño que no hubiera una entrada nueva el día de ayer cuando me pase, que mal lo de tu mano te comprendo perfectamente con el tema del frío ya que no se porque rayos dolerán tanto >.<

    El texto ha estado inquietante pero por el hecho de que el personaje termino haciendo por su cuenta lo que podía haber hecho en un quirofano, sinceramente creo que sentir que naces en el cuerpo equivocado debe ser una batalla dura con uno mismo aveces me siento afortunada de haberme definido sin problemas.

    Las imágenes de Yamamoto Takato me han gustado son unas lindas ilustraciones con mucho significado.

    espero puedas pasar a visitarme un abrazo!

    穛 S4Ku SEK4i®

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se me ha complicado bastante escribir en estos días XD pero creo que voy a poder ponerme un poco al corriente en estos días, que debo muchísimo >.<

      Me alegra que te gustara, la verdad es que yo también me alegro de eso xD imagino que uno debe tener un mambo importante para llegar a hacer una cosa semejante (?) y por sobre todo, unos ovarios aguantadores que yo en situación así, no sé qué haría xD

      ¡Un abrazo!

      Eliminar
  4. Me has dejado a cuadritos, cariño. WOW. Además, creo que como ex-bailarina de ballet me ha impactado incluso más. ¡Y luego me dices a mí que escribo cosas fuertes! *___* Se te dan de lujo los microrrelatos, vaya.
    Ah, le echaré un vistazo a Yamamoto, no lo conocía y promete bastante.
    ¡Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. XDDD es que será que tengo poca suerte que me gustan estos relatos intensos y encuentro pocos blogs que los relaten, por eso me encanta cuando descubro alguno <3

      Muchas gracias, me alegra que lo hayas disfrutado y sí, Mira a Yamamoto que es un artista grandioso.

      ¡Un abrazo!

      Eliminar
  5. Me alegra que tu mano se encuentre mejor ^^

    El relato ha sido un poco inquietante, después de leerlo el título comienza a tener sentido. Las ilustraciones de Yamamoto se me hacen muy interesantes, me gusta el hecho de que utilices alguna de sus ilustraciones en tus entradas :33

    Saludos~

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una batalla con ella misma importante, y creo que la imagen le quedaba justa también, además, fue verla y saber que debía escribirlo.

      ¡Un abrazo!

      Eliminar
  6. Qué bueno que ya vayas mejorando de tu mano. Ojalá el esposo de tu amiga Luz se ponga bien. Y el relato me dio escalofríos. La muestra de que muchos sacrifican demasiado en la búsqueda de un ideal de perfección retorcido.
    Genial relato.
    ¡Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Totalmente de acuerdo! Hay veces que se sobrepasan todos los límites habidos y por haber en busca de crear a esa persona perfecta —lo cierto es que hay muchos casos reales de cosas así que dan mucho más miedo >.<—

      ¡Un abrazo!

      Eliminar
  7. ¡Qué historia más intensa! Que el personaje lo haga todo solo... es inquietante y espeluznante. Pero imagino que mas de una persona en el cuerpo equivocado lo habrá pensado.


    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aunque lo hayan pensado, creo que optarían por lo sano que es pasar por quirófano XD la protagonista es como muy extremista también.

      ¡Un abrazo!

      Eliminar
  8. Roxana , ante todo que tu mejoría de la mano sea pronta .. y los demás parientes tan bien .
    Dicho me ha encantado tu reto es muy interesante y a la vez da que pensar .
    Un abrazo y cuídate.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchas gracias! Me alegra que te haya dado para reflexionar, la verdad es que es un tema bastante complejito.

      ¡Un abrazo!

      Eliminar
  9. Deseo que sigas recuperandote, y que el esposo de tu amiga tambien se recupere prontamente.

    Oh wow, que estrambótico y maquiavélico relato. Me has impresionado con ese final impredecible. Pero qué agallas se trae esa chica, todo por el afán de ser lo que desea. Me gusto tu creación, te quedo genial. No conocia nada de Yamamoto Takato, pero que belleza de pinturas.
    Feliz noche.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchas gracias!

      Me alegro que te haya impresionado, realmente, tenía ganas de hacer algo sumamente retorcido como esto. Takato tiene pinturas preciosas y bastante retorcidas, crueles y algunas, eróticas, es impresionante como trabaja.

      ¡Un abrazo!

      Eliminar

¡Hola! ¿Cómo estás? Gracias por pasar a leer mi blog y agradezco que vayas a comentar. Me encanta leer sus opiniones.

Si quieres que dejar invitación para que pase por tu blog, pincha aquí.
Si vas a afiliar o dejar confirmación de ello, por aquí

Gracias por no hacer spam <3 Y si lo haces, ten presente de que borraré tu comentario por no estar relacionado con la entrada ¡Estás avisado!

¡Qué tengas un lindo día!

Bye!