miércoles, 8 de marzo de 2017

52 días de reto: día dieciocho

¡Hola a todos! ¿Cómo están? Yo me pasé un día fresquito y bien tranqui. El domingo vino mi amiga a casa y entre una cosa y otra, nos pusimos a hablar de que ella nunca había visto El señor de los anillos, y miren, que amiga mía que no haya visto la película... y no. Así que hicimos una maratón de pelis —aunque nos quedó pendiente la tercera, que cuando nos dimos cuenta, ya la llamaba el marido XD— así que aprovecho eso para el reto del día de hoy y tomar a un personaje que sale en el libro, aunque tiene un poco más de historia en El sirmarillion, ambos de Tolkien. Y elegí a los personajes de Elrond y Celebrian —esta última tiene participación en los Apéndices del libro y en Cuentos inacabados de Numenor y la Tierra Media —. Sé que Elrond también aparece en El hobbit, pero como de éste último tan sólo vi la película, no lo tomaré como referencia.

Día dieciocho: Cambio de roles. Elige una novela e intercambia los papeles de los personajes principales con los secundarios para crear una nueva ficción.




El muro de las estrellas

Incluso, en lugares poco habitados como aquel, la desgracia llegaba. No estaban lejos de Lórien, donde los elfos del oeste, aquellos de ascendencia sindarían que habían atacado y conquistado a los elfos silvanos, pero aun así, Galadriel, Celeborn y su hija, Celebrían, habían llegado para establecerse durante un tiempo. Con Sauron no podían confiarse, en realidad, no podían confiarse en lo absoluto, mucho más cuando los enanos fueron echados de las ruinas de Moria y reemplazado con los orcos. Celeborn abandonó su hogar entre el Gwathló y el Ethir Anduin al igual que Celebrían, aunque verían sus caminos separados por diferentes destinos.

Celeborn tomó rumbo hacia Gondor, más tarde, sería seguido por Galadriel, mientras Celebrían emprendería camino hacia el oeste, en busca de nuevos horizontes. Todos tenían en claro que Sauron estaba ganando terreno a pesar de las batallas que habían ganado contra él, perdieron muchas, por lo que debían seguir intentándolo hasta destruirlo. Llegaría el momento en que eso sucediera y mientras ella cabalgaba, pensó que luchar era algo que ella debía hacer.

Sólo contaba con su espada y arco, aunque era mucho más hábil con éste último, el ejército de Sauron avanzaba hacia Eregion.

La batalla estaba prevista y ella, formó parte del ejército, entre elfos, medio elfos y hombres. Ahí fue cuando volvió a encontrarse con Elrond. No habían tenido mayor contacto desde aquella vez que sus miradas se cruzaron en medio del salón, antes del concilio, en el momento preciso en que ambos se habían enamorado, pero lo habían guardado tan bien que a nadie se lo habían contado. Las presentaciones fueron hechas por terceros y como nada tenía que hacer ella en asuntos de su padre, tan sólo, se había ido, quedándose tan sólo con ese recuerdo hasta la batalla.




Las ansias, los nervios, se podía sentir y casi palpar la tensión: se estaban jugando mucho en el camino, pero si no se arriesgaban, no iban a lograr ganar esa batalla y debían hacer la diferencia en ello, de alguna manera, aunque fuera por poco, la esperanza de mucha gente, de muchos pueblos estaba en juego gracias a ellos y debían darle una razón para seguir creyendo.

El ejército de orcos era enorme y los cielos se veían teñidos de negro gracias a las bestias aladas que transportaban a los Nazgûl. El silencio sepulcral de ese momento quedaría grabado en la memoria de cada uno de los protagonistas de aquella batalla, seguido por el aleteo el sonido de las espadas chocando y las flechas cortando el viento.

El escenario terrorífico en que caían guerreros de un bando tanto como del otro no dejaba muchas esperanzas, pero estaban dispuestos a pelear por sobre todo hasta el final. 

Elrond batallaba blandiendo la espada habilidosamente, pero los orcos lo habían rodeado atacando por el frente y la espalda. Celebrian atravesó al que iba por su espalda y volvió a voltear para seguir con la batalla: no había tiempo ni para respirar o podrían perder todo en cuestión de segundos.

No hubo palabras, la prioridad era detener a Sauron a como diera el lugar. Los Nazgûl fueron sobre ellos, dos en total. Cada uno le hizo frente a estos seres que ahora estaban en el poder del Mal. Elrond le cortó el brazo a uno. La bestia alada hizo lo suyo clavando las garras en la tierra, haciendo que él tuviera que tirarse al suelo y rodar para huir de ella. Una de esas afiladas garras lo atravesaría y mataría.

Se puso de pie e intentó atrapar a la bestia antes de que emprendiera vuelo con su jinete, sin lograr el éxito. Más, vio una flecha atravesar el aire y clavársele a la bestia que cayó en picada hacia donde él y Celebrian estaban. Corrió intentando quitar del camino a la mujer, viéndose en una encrucijada al no contar con el tiempo necesario para ello.

La bestia alada cayó al suelo impactando en el mismo. Ninguno de ellos lo había visto por darles la espalda, pero los demás sí que habían sido consciente de ellos: la bestia alada, después de haber recibido el impacto de la flecha, había ido cambiando de color, como si se estuviera decolorando con la misma rapidez con la que caía y al impactar al suelo sobre ellos, las chispas salieron de la tierra y explotaron, derribando todo un kilómetro a la redonda. Un cráter enorme quedó donde estaban ellos, sin dar señales de sus cuerpos por ningún lado.





Elrond miró hacia arriba. El sonido estridente de las bocinas lo estaba poniendo nervioso. Miró con desconfianza a su alrededor sin poder dar fe de lo que estaba viendo: la guerra había desaparecido.

Despertó a Celebrían y como él, quedaron estupefactos al contemplar a su alrededor. Era de noche, estaba oscuro y sólo se escuchaba el murmullo de la gran ciudad, los autos, los gritos, la gente que parecía que nunca tenía tiempo para descansar.

—Son refugios demasiado llamativos— pensó en voz alta Celebrian viendo a su alrededor los edificios altos y bien iluminados, asomándose a mirar por el techo del edificio donde estaban, algunos carteles de neón.

Él, no podía decir nada. Era un mundo totalmente extraño, tan alborotado como la batalla que habían dejado.





Bueno, me entusiasmé con esto de crear una ficción totalmente diferente como se habrán dado cuenta de ello xD tomé de referencia algunas cosas y las modifiqué y surgió esto, que bastante arriesgado de traerlos al mundo moderno, pero me pareció divertido hacerlo.


Por si fuera poco, me encontré con este bellísimo fanart y no pude dejar de compartirlo por aquí. Les recomiendo entren a ver el Deviantart del autor que es maravilloso los trabajos que tiene de la saga.

Espero les haya gustado.

¡Se cuidan!

Bye!

12 comentarios:

  1. Leí los tres libros y vi las tres películas-
    Tu relato está muy bien. Me gusta tu mención a Elrod y a Galadriel. Y tu relato tiene ese tono épico. Y está bien escrito.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias! Me alegra que te haya parecido bien escrito, como es la primera vez que hago fanfic de ellos, le dudé un poco XD

      ¡Un abrazo!

      Eliminar
  2. Me gusto mucho tu relato, te quedo genial ♥
    Yo aun no me vi las pelis, definitivamente lo tengo que hacer jaja
    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las películas tanto como los libros son preciosas, así que te las recomiendo mucho.

      ¡Un abrazo!

      Eliminar
  3. (。◕ ‿ ◕。)/ Holaaa!!!
    Me creerás que yo tampoco he visto esa película XDDDDDD

    Me ha gustado el relato pero como no vi la película no se que roles reales cumplían los personajes u.u opinando sin saber el relato esta bastante entretenido


    Ten bonito día espero puedas pasar a visitarme un abrazo!

    穛 S4Ku SEK4i®

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pocos seguidores de Tolkien hay en la entrada XD me alegra que te gustara. De todas formas, está bastante cambiado todo, sólo tomé los personajes para darle un giro que en la historia original no tienen xD de hecho, es por los apéndices que te enteras que es lo que le sucedió a Celebrían.

      ¡Un abrazo!

      Eliminar
  4. El relato me ha gustado, pero la verdad es que ni idea de los libros, ni de los personajes. jAJAJAJA

    un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una saga de aventuras con poco romance, así que no creo que te guste xD pero es una maravilla.

      Me alegra que te gustara <3

      ¡Un abrazo!

      Eliminar
  5. Me gusto , amo el señor de los anillos. Hiciste un buen trabajo. Te mando un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias! Me alegro que lo disfrutaras <3

      ¡Un abrazo!

      Eliminar
  6. Me gusto mucho tu habilidad para crear la acción de los sucesos que les ocurre a tus personajes en este relato épico. No he leído los libros, tampoco las películas.
    Pero se ve super interesante la lectura. El fanfic quedo, magnifico!
    Bso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Tienes qué verla! La película es una obra de arte, más si te gusta el género, lo vas a disfrutar mucho.

      Me alegra que te gustara.

      ¡Un abrazo!

      Eliminar

¡Hola! ¿Cómo estás? Gracias por pasar a leer mi blog y agradezco que vayas a comentar. Me encanta leer sus opiniones.

Si quieres que dejar invitación para que pase por tu blog, pincha aquí.
Si vas a afiliar o dejar confirmación de ello, por aquí

Gracias por no hacer spam <3 Y si lo haces, ten presente de que borraré tu comentario por no estar relacionado con la entrada ¡Estás avisado!

¡Qué tengas un lindo día!

Bye!