martes, 14 de febrero de 2017

Siempre volveríamos — Parte II

¡Hola a todos! ¿Cómo están? Espero que de las mil maravillas. Hoy tuve un día bastante tranquilo, así que no tengo mucho qué contarles. Sí tengo mucho qué subir, que mis borradores se siguen acumulando :,D pero voy por partes y de momento, quiero terminar este cuento, así que lo tengo en mis prioridades. Espero les guste la continuacion.



Buscó las llaves y entró a su taller. Había reformado un viejo galpón haciéndole las subdivisiones para que pudiera servirle a gusto. Miró a su alrededor y fue contemplando una a una sus pinturas, deteniéndose en el lienzo a medio acabar que había en medio del salón.

—¡Kysa! ¡Qué bueno que llegaste! Llamó un hombre que está muy interesado en hacer una exposición de tus obras. Vendrá en un rato— le dijo Heather saliendo de la otra habitación del taller —vino tu novio. Fue a comprar el desayuno, llegará en unos minutos—.

Ella se quedó pensando en lo que le había dicho y lo único que llegó a su mente fue que debía terminar la pintura ¡tenía mucho trabajo por delante! Así que dejó el bolso sobre la silla y comenzó a atar el nudo de su delantal. Buscó su paleta de colores y echó el acrílico para continuar con su pintura.

Al rato llegó su novio, dejando el café sobre la mesa. Se acercó a ella por atrás y al verlo, algo se sintió incómodo. Estaba segura de que aquel hombre que Heather había llamado Noah, no era su novio, pero no podía afirmar lo contrario. Sentía que en su mente estaban faltando cosas y no estaba segura de qué es lo que era que estaba faltando. Sólo estaba segura de que el beso que le dio lo sintió raro. Y no sólo raro, sentía que se había equivocado de persona, como si tuviera que esperar a alguien más.

—No deberíamos…—

—¿Por qué no? Es tarde para esperar a la boda— y mojó su dedo en la pintura manchándole la punta de la nariz de amarillo, dejándola un momento para ofrecerle un café.

Lo aceptó y le dio un sorbo sin sentirse contenta, así que volvió a su cuadro seguramente, la molestia se iría cuando lo acabase. Estaba segura de que su inquietud era por la exposición y por acabar su obra antes de que llegara ese día pues así la podría exponer también.

—Esta noche iremos a cenar a un lugar que te encantará— le susurró al oído provocando un cosquilleo en ella sin decirle nada —te noto rara ¿pasa algo?—

—No, sólo debo estar cansada—

Y la conversación acabó ahí, habiendo quedado en encontrarse en la noche, cuando ambos salieran de su trabajo o al menos él, que ella tenía más tiempo libre si así lo quería. Aunque conociéndola, sino se lo recordaba, probablemente, podría encontrarla en el taller hasta el amanecer.







Morgan abrió la puerta y encontró a Jack leyendo un libro en su cama. La habitación era pequeña y estaba desordenada, más que nada, cubierta de libros de misterio.

—Debes surtir tus lecturas y pasar la noche en casa de vez en cuando— le dijo sentándose, doblando la punta de la hoja para marcar el punto donde se había quedado, dejando el libro de lado —¿Qué te pasó en la cabeza? —

—No estoy seguro— respondió tocándose el vendaje.

—¿Una apuesta de nuevo? — Intentó averiguar algo, pero su amigo no tenía la mínima intención de contarle o al menos, eso es lo que pensó.

Morgan no iba a decirle que no tenía idea de qué es lo que le había pasado, que simplemente, recordaba haberse despertado con dolor de cabeza y ya.

Suspiró, reteniendo el regaño. No estaba para esas cosas.

—Tengo entradas para los mosnters truck esta noche ¿vienes? —

Él ni lo dudó. No había un evento más importante que ése, así que con la condición de descansar y llegar en una pieza en la noche, quedaron en encontrarse en la entrada del estadio.  


Cada uno fue por su lado, olvidándose de lo que habían ido a hacer. Aunque no había sido voluntario, al momento de separarse, todo había empezado a cambiar, sumergiéndose en la vida que se les había preparado, olvidando lentamente la anterior.  Y aunque algo en ellos quedaba de aquella incomodidad, de saberse en el lugar equivocados, no tenían absolutamente  nada que pudiera ayudarlos a saber qué era exactamente lo que los estaba molestando, ni si quiera tenían idea de qué es lo que estaba yendo mal en sus vidas, sólo la sospecha de que eso no era algo que habían logrado con esfuerzo ni tampoco, era lo que habían buscado.     







—¿No estoy saliendo con nadie?— Preguntó Morgan.

—¿Y tú no lo sabes? ¿Tan fuerte fue el golpe que te diste en la cabeza?— Se rio de medio lado ofreciéndole una cerveza. Ya no sabía que hacer por su amigo, cada vez que intervenía, sentía que las cosas se iban a peor, así que lo dejaba llegar al límite, sabiendo que iba a pedir su ayuda cuando la soga le diera al cuello, cosa que sucedía más seguido de lo que él se esperaba —hasta donde sé, no. A menos que tu pelea de anoche haya sido por eso—.

—Quizás, recuerdo a una sueca de cabello largo, oscuro y bonita sonrisa—

—¿Sueca?—

—¿Qué te digo? Me gustan internacionales—se encogió de hombros tomando un largo trago de la bebida.

—Internacional no puedo presentarte a nadie, pero puede ser una muchacha de aquí. Marissa quiere emparejar a una de sus amigas. El viernes por la noche iremos a una exposición y a cenar. Eres bienvenido—

—¿Es bonita?—

—Es bohemia, por lo menos, creo que excéntrica debe ser. Creo que su nombre es Heather—

No tenía nada qué hacer el viernes y aunque la muestra no le parecía de lo más emocionante, una cita era una cita, sin contar que Jack pagaría su cena, así que si no funcionaba, al menos, era una comida gratis, así que quedaron. Estaba seguro que Marissa no iba a estar feliz de ver a Morgan, pero nunca le habia mencionado que no podría ser él, así que aprovechando ese vacío legal, no podría argumentar nada su novia, después de todo, Heather era quien tendría que sentirse gusto con él.






Al dar la última pincelada y sentarse en la banqueta a observar su obra, miró por encima de la puerta, viendo el reloj que marcaba las ocho de la noche y casi cayó de la silla ¡Ya había pasado todo el día y ella no se había si quiera duchado! Se quitó el delantal y lo dejó sobre la mesada sin preocuparse demasiado por absolutamente nada, no podía llegar tarde. Más, al abrir la puerta, vio a Heather bajándose del auto. Sabía que aun iba a estar trabajando, así que había ido a buscarla para que llegara a tiempo

Kysa le agradeció en todas las formas que pudo y subieron al auto directo a su casa.

—¿Alguna vez has sentido que estás en el lugar equivocado?— le preguntó mientras su amiga manejaba.

—¿Acaso el asiento está mal? Lo llevé al mecánico hace una semana, no creo que le haya hecho algo a

—Tranquila, no es eso— la interrumpió —más bien, cuando sientes que estás viviendo la vida de alguien más—

—¿Peleaste con Noah?— Preguntó.

Heather no sabía a dónde quería llegar Kysa y ella no sabía cómo explicarlo.

—No, Noah es un encanto—

—¿Entonces?—

—No estoy segura. Sólo siento que no debería estar aquí. Debería estar… no sé, en otro lado…—

—¿Piensas irte a tu casa?—

Y antes de seguir enredando más las cosas, decidió que debía guardar silencio. No habia forma de que todo aquello que estaba pensando tuviera lógica ¿estar en la vida equivocada? Como si eso pudiera pasarle, como si existiera una forma de cambiar la vida de alguien en tan sólo un instante. Tan sólo debía salir, divertirse y descansar, que aquello que sentía era tan solo el estrés del trabajo. O al menos, debía mentalizarse así antes de seguir formulando teorías que nadie en su sano juicio entendería.




<<Parte I                                                                                                    Parte III>>


Espero les haya gustado.

¡Se cuidan!

Bye!

8 comentarios:

  1. Parece que hay esfuerzo en separarlos. ¿Heather será parte de un plan? Que intriga bien planteada.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, Heather tiene que ver en todo esto y alguien más también. Espero terminar de corregirlo ahora y subirlo <3

      ¡Un abrazo!

      Eliminar
  2. Ays... mira que es mala Heather. Ya a mi siempre me ha caído mal. Buen relato.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. También tiene sus cosas buenas ella <3 aunque no precisamente aquí.

      ¡Un abrazo!

      Eliminar
  3. Uy veamos como van ellos me gusta Morgan a pesar d e todo . Te mando un beso y feliz día de san valentin

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Morgan es especial, personalmente, a mi me encanta su actitud <3

      ¡Un abrazo!

      Eliminar
  4. Muy bonito capítulo, sus protagonistas se ven interesantes en la trama. Debere leer la primera parte para entender mejor la situación.
    Bso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya me contarás qué te ha parecido entonces. Me alegra que te guste.

      ¡Un abrazo!

      Eliminar

¡Hola! ¿Cómo estás? Gracias por pasar a leer mi blog y agradezco que vayas a comentar. Me encanta leer sus opiniones.

Si quieres que dejar invitación para que pase por tu blog, pincha aquí.
Si vas a afiliar o dejar confirmación de ello, por aquí

Gracias por no hacer spam <3 Y si lo haces, ten presente de que borraré tu comentario por no estar relacionado con la entrada ¡Estás avisado!

¡Qué tengas un lindo día!

Bye!