martes, 14 de febrero de 2017

Reto San Valentín: La diosa de las rosas azules

¡Hola a todos! ¿Cómo están? Espero que de las mil maravillas <3 Yo vuelvo con los retos y esta vez, con uno mucho más sencillo —que tengo tendencia a meterme en retos kilométricos—, que ya les había contado en la entrada anterior que iba a participar en éste.

El reto es organizado por el Blog Acompáñame, en donde se dan dos categorías: dibujo y escritura. La verdad, es que yo siempre me prendo para todo, así que intentaré llegar para las dos. Si alguien quiere sumarse, es bienvenido a participar, que además, podrán leer bien las bases y condiciones para participar, ya que el reto tiene algunas cositas a acatar.




La diosa de las rosas azules

En un remolino de pétalos azules, la diosa lo abrazó. Nunca había perdido la esperanza de que sucediera aquello. Lo había esperado con tantas ansias que no supo cómo actuar al momento en que se sintió derrotado y ella apareció para consolarlo.

La diosa siempre lo abrazaba, lo consolaba y le daba las fuerzas para que se levantara y continuara.

—Sólo abrázame hasta que no vea nada— le susurró entre hipidos a la mujer que lo envolvió en sus brazos de los que caían largas telas brillantes y sumamente suaves al tacto. 

Él lo describía como dormir en una nube.

Lo consolaba hasta que el sueño llegaba y una vez acababa su encuentro, descansaba, dejándole una rosa azul a su lado. Así, habían conseguido su pacto, para que él supiera que no había sido un sueño. Tantas charlas, tantas risas, tantos secretos que habían compartido que parecía imposible que fuera real, pero esa rosa confirmaba que lo era, que no deliraba.

Pasaron cinco años de esa manera, que su diosa iba a verlo de tanto en tanto, y aunque eran breves momentos los que compartían juntos, había surgido algo entre ellos.

Y aunque sabía que su respuesta iba a ser una negativa, se jugó a pedirle a la diosa que lo acompañe en la tierra, que se quedara y se convirtiera en su esposa, pues él, juraba hacerla feliz. Pero era imposible para ella, no podía dejar los cielos ni él podía acceder a ellos, sólo podían tener esos momentos en que se veían y charlaban y aunque fuera poco, era todo lo que se les tenía permitido.

¿Y si había otra forma de que pudieran ser felices? Guardó la rosa que le dejó ese día. Su casa estaba llena de ellas, tanto así que ya no tenía espacio para otro jarrón más, pero no podía tirarlas. Si había algo especial en aquellas flores es que no se marchitaban. Estaba seguro de que ni si quiera iba a necesitar mantenerlas en agua pero no quería perder nada de lo que su amada le había dejado, así que tampoco se arriesgaba. Apenas la encontraba o la recibía, la colocaba en un jarrón al que le cambiaba el agua seguido.

Al próximo encuentro, la esperó como usualmente no solía hacerlo. Había creado un ambiente totalmente diferente. Las velas, las lámparas de papel que había calado, reflejando diferentes formas en las paredes, el techo que había pintado de negro, creando estrellas que no existían. El ambiente olía a azahares[1] y en la mesa residía una tetera de porcelana humeante. 

Ella llegó como siempre, pero esta ocasión no sería como de costumbre. Y como nunca, en aquella noche consiguió algo que ansiaba más que nada en el mundo: un beso de la diosa. Pero en el beso iba algo mucho más importante: una de sus rosas. Había llegado a la conclusión de que la única forma de hacerla suya y vivir siempre con ella, sería unirse en una muerte dulce y segura. Y lo único que tenía para quitarle la vida, era aquellas rosas que habían sido más fuertes y precisas que un cuchillo afilado. 

La clavó en su pecho y floreció en él un rosal completo, dejando a la mujer en el suelo. Él hizo lo mismo, matándose, quedando a su lado, abrazados bajo la calidez del resplandor que iba volviéndose más oscuro a medida que las velas se consumían.

Al mes, el casero cansado de los avisos de morosidad de su inquilino, usó la llave maestra para poder entrar a la vivienda. Lo que vio lo dejó completamente sorprendido: el departamento se había llenado de pétalos azules, cubriendo el piso como si de una alfombra se tratase. No había nadie allí, tampoco encontró rastros de su inquilino, suponiendo que se había marchado. Entró al salón y encontró algo aún más sorprende. Sobre el piso de madera, un rosal azul se erguía firme y a sus pies, se veía un rojo, pequeño, con algunos capullos a punto de abrirse, unidos en una sola planta, por siempre.


[1] Flor del naranjo y del limón, sumamente aromática.







Doy Autorización a que el blog Acompáñame adjunte mi relato a un libro que será de descarga gratuita y si procede, a que se realice un vídeo o grabación con dicha relato. Doy autorización para que mi relato, sea posteada en el blog Acompáñame durante el año 2017, poniendo mi nombre como autor de dicho relato. Aseguro que este relato ha sido escrito por mí, y por tanto pertenece a mi autoría.

Espero que les haya gustado <3

¡Se cuidan!

Bye!

14 comentarios:

  1. Hola Roxana.
    Ante todo, muchas gracias en nombre del Blog Acompañame por participar en este reto homenaje a Laura Peñafiel Manzanares.
    Te he recogido el relato para incluirlo en el libro homenaje.
    Por cierto, muy buen relato.
    Animo desde aquí a que quien quiera participar, será bienvenido.
    Feliz San Valentín.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias! Me alegra que te gustara <3

      ¡Un abrazo!

      Eliminar
  2. Me parece un poco drástico, muy drastico, lo del cuchillo. Pero entiendo la fascinación por una diosa.
    Bien contado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es drástico, pero con el personaje, algo más suave no iba a quedar, al menos, no me surgía.

      ¡Un abrazo!

      Eliminar
  3. ¡Que historia más hermosa! Concuerdo con el comentario anterior que fue un poco drástico lo del cuchillo, pero fue relatado de forma tan suelta que pareció bastante creíble
    Me gustó mucho el final, fue muy tierno ^^
    ¡Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias! Me alegra que al menos vaya al ritmo del relato.

      ¡Un abrazo!

      Eliminar
  4. Que bonito <3
    Me ha parecido muy romántico y dulce <3
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, un poco cruento casi al final, pero tiene su lado bueno <3

      ¡Un abrazo!

      Eliminar
  5. Un relato de mi estilo. Estupendo!

    Muak

    ResponderEliminar
  6. (。◕ ‿ ◕。)/ Holaaa!!!
    que hermoso relato ha estado ultramente romántico!!! me he fijado que te unes a muchísimos retos ojala fuera como tú y los cumpliera XDDDD sigue así amiga!!


    Ten bonito día espero puedas pasar a visitarme un abrazo!

    穛 S4Ku SEK4i®

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo veo reto y no puedo resistirme y acabo llenándome de ellos, después, mi problema es acabarlos a todos XDDDD

      Me alegra que te gustara <3

      ¡Un abrazo!

      Eliminar
  7. Me ha encantado recién lo veo . Te mando un gran abrazo . hasta me inspiraste para una historia, Hermoso y con gran sensibilidad.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No te preocupes ¡me alegra haberte servido de inspiración! Por ahí, no tenía muy por seguro que fuera a pegar con la temática romántica XD

      ¡Un abrazo!

      Eliminar

¡Hola! ¿Cómo estás? Gracias por pasar a leer mi blog y agradezco que vayas a comentar. Me encanta leer sus opiniones.

Si quieres que dejar invitación para que pase por tu blog, pincha aquí.
Si vas a afiliar o dejar confirmación de ello, por aquí

Gracias por no hacer spam <3 Y si lo haces, ten presente de que borraré tu comentario por no estar relacionado con la entrada ¡Estás avisado!

¡Qué tengas un lindo día!

Bye!