domingo, 12 de febrero de 2017

52 días de reto: día once

¡Hola a todos! ¿Cómo están? Aquí llueve un montón, desde ayer que no para la tormenta y según dicen los que saben, todo el fin de semana va a estar así. Me suspendieron todos mis planes >.< que hoy iba a ir a un cuentacuentos en el parque y por la lluvia, acabó en nada T^T a que mejore el clima será XD

Retomando un poquito el reto, voy a retomar a un personaje de una historia de hace bastante, que fue pensando en esto que él volvió así que tenía que escribir sobre ello. Por si aún no lo han leído —o quieren volver a leerlo—, pueden pasar justo por aquí: Cuando la magia de apaga.
 


Día once: Inventa un cuento con dos objetos a los que dotas de vida.

 Cuando la magia se enciende


                Jano murió salvándome. Él era quién me había dado la vida y es quién me había dejado en total libertad. Quizás, una forma más sencilla y triste de decirlo era esta: me había dejado en total soledad.

                El mundo sigue siendo un caos. Quizás, esté peor de lo que él lo recuerda o lo recordaría si pudiera. Creo que las bestias son cada vez más y los elfos oscuros se han sumado a su favor. Los pocos humanos que quedan luchan con todo lo que tienen y buscan a los magos. Han venido a buscar a Jano tan seguido como siempre aunque no les he dicho que él ya no está.

La barrera sigue intacta gracias a mí. Jano sigue tan bello como el día en que murió. La expresión de tristeza y nostalgia acumulada quedó impregnada en su rostro al momento de morir. Creo que quiso sonreír pero se le acabaron las fuerzas, sus labios presentan un ligero, pro ligero atisbo de curvarse.

El piano suena. Le he puesto un hechizo para que suene. He encontrado algunos libros de partituras en las cosas de Jano así que los he dejado en el atril. Cuando uno termina, se cierra el libro y se abre el otro. La magia de él persiste en todas las cosas que dejó antes de morir. El azucarero, la tetera, hasta la silla que me sigue a donde voy, esperando que esté cansado para sentarme sobre ella. He pensado en más de una ocasión en anular el conjuro pero esto es todo lo que me queda de él. En todo caso, debería anular mi conjuro y volver a una estantería, como el muñeco que soy.

Contrario a eso, aun guardo un rayo de esperanza. Es magia oscura, es magia prohibida, ni si quiera sé si seré capaz de hacerlo, después de todo, soy un muñeco hechizado. Pero Jano siempre me decía que había magia en mí y que podría usarla cuando quisiera. Me mintió descaradamente, por supuesto. Cuando más lo quise, no pude usar esa magia de la que tanto me habló, tan solo, pude usar aquella extensión que él dejó en mí que es con la que se mantiene todo esto en pie. El castillo, los utensilios, hasta él mismo. Me he encargado de que su cuerpo se mantenga cuidado, en perfecto estado desde hace dos años y pretendo que siga así.

La tetera llega dejando una aureola oscura en la mesa y sirve el té. Termina de sonar la Sonata en D menor de Scarlatti y comienza el Adagio de la Marcha fúnebre de Beethoven. Sería perfecto si todo fuera como antes…

La habitación está a oscuras. Enciendo las velas, una a una, la habitación está cubierta y el mechero me ha ayudado a ir cubriendo terreno más rápidamente. Cuando terminamos, se queda en la mesa, como si estuviera ansioso de lo que va a pasar en el segundo en que tome la tiza y comience a dibujar en el suelo.

Tomó la mano de Jano, está tan fría como las mías, como todo en mí. Pareciera que no importa cuánto lo intente, el calor no volverá a recorrer su cuerpo de nuevo. Mi Jano…

Me siento y aprieto sus manos, haciendo las marcas en sus dedos con mi dedo índice, como siempre, abriéndole la camisa y marcando su pecho con los dibujos para completar el conjuro. Si pudiera verlo abrir los ojos, sería muy feliz.

Lo suelto y vuelvo al centro de la habitación, terminando de hacer el dibujo final: un círculo en donde me debo quedar para recitar el hechizo. Una vez más, pongo todo de mí esperando ver el resultado final.

Mi pecho brilla, como si fueran las chispas de un fuego que no quema, salen de mí, volviéndose una ola que llega hasta Jano y lo cubren por completo. Tuve miedo. Estaba jugado a todo realmente, pero en ése momento, tuve miedo y estuve a punto de detenerlo todo, pero ese miedo idiota me hizo quedarme en mi lugar hasta caer al suelo.

Me agité, desconozco las razones. Sólo sé que ansiaba ponerme de pie y llegar hasta él. La silla llegó rápidamente, tanto como una bala y me ofreció apoyo para ponerme de pie. No hizo falta para comprobarlo. Lo vi abrir los ojos y sentarse en la cama.

—¿Te sientes mal, Killian?— me preguntó con esa calidez que sólo él podía darle a un simple juguete.

Así como había llorado cuando lo conocí, lloré en ese momento en que lo vi sonreír. La magia de Jano volvía a mí.
 



Espero les haya gustado. Pasan un hermoso día  y unas buenas noches <3

¡Se cuidan!

Bye!

14 comentarios:

  1. Buena idea de retomar un personaje. Te salió un relato bien escrito.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias! Me alegra que haya gustado que hace bastante estaban parados los dos <3

      ¡Un abrazo!

      Eliminar
  2. ¡Oh! Tendré que re leerme la otra historia para sentir el regusto de retomar un personaje. Un besito guapa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, me alegra que le tomes el gusto.

      ¡Un abrazo!

      Eliminar
  3. !Wow! Que tremendo relato. Me gusto lo sublime de su trama. Traspasas la tristeza de tu protagonista por la muerte de Jano. Y das rienda suelta a tu imaginación para darnos ese final de vuelta a la vida. Me encanto! Mas tarde leere la anterior.
    Bso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ha sido bastante triste, yo lo escribía y me sentía mal, más que está en primera persona y se siente más fuerte los sentimientos de esa manera.

      ¡Un abrazo!

      Eliminar
  4. ¡Qué ternura! Temí que fuera a terminar mal el pobre muñeco. Me has puesto una sonrisa tonta en la cara. Precioso relato.
    ¡Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No, pobrecito, era momento de darle un final feliz, ya que no lo tuvo antes (?)

      Me alegra que lo disfrutaras.

      ¡Un abrazo!

      Eliminar
  5. (。◕ ‿ ◕。)/ Holaaa!!!
    Que lindo el texto aunque un poquitin retorcido aunque el contexto no me quedo muy claro el había muerto y ella tenia su cadáver y luego lo revivió'?? si es así me alegro que haya revivido ya que se ve que ella o el lo había echado muchísimo de menos y estaba dolida por no verle más me gusto mucho el texto amiga esta precioso!

    Espero puedas pasarte que estés bien!

    穛 S4Ku SEK4i®

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es retorcido XD la verdad es que tener un cadaver durante tanto tiempo no es algo que se pueda considerar normal (?) De todas formas, salió bien (?)

      ¡Un abrazo!

      Eliminar
  6. La lluvia puede ser tan molesta.
    Te invito al próximo jueves de relatos, del que soy anfitrión.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Con gusto que participaré, ya tengo alguna idea para poner en marcha.

      ¡Un abrazo!

      Eliminar
  7. Me encanto la historia ojala la sigas es muy buena adoro la magia. Te pido disculpas por lo de mis entradas pero soy nula en el lenguaje html para hacer gagets como tu tienes en tus historias. Te mando un beso y te me cuidas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias! Quizás, más adelante la siga que de momento, estos personajes no me han dado más para escribir.

      Sobre el HTML, no es díficil, si quieres, puedo ayudarte con eso, sino, no te preocupes, que ya tengo todos los links de tus historias, así los voy leyendo y poniéndome al día <3

      ¡Un abrazo!

      Eliminar

¡Hola! ¿Cómo estás? Gracias por pasar a leer mi blog y agradezco que vayas a comentar. Me encanta leer sus opiniones.

Si quieres que dejar invitación para que pase por tu blog, pincha aquí.
Si vas a afiliar o dejar confirmación de ello, por aquí

Gracias por no hacer spam <3 Y si lo haces, ten presente de que borraré tu comentario por no estar relacionado con la entrada ¡Estás avisado!

¡Qué tengas un lindo día!

Bye!