sábado, 25 de febrero de 2017

52 días de reto: día catorce

¡Hola a todos! ¿Cómo están? Espero que de las mil maravillas. Yo ando un poquito mejor del pie, supongo que en un par de días estaré ya mejor. Por suerte, ya viene el fin de semana largo por el carnaval, así que no tendré que preocuparme por lo menos de estar en la feria en estos días.

Día catorce: Describe una historia cuyo punto de partida comience con el final de toda la trama. La idea es que tomando el desenlace como inicio hagas un recordatorio de cómo se ha llegado a esa situación.





Doctor

Lo había besado, ahí, detrás de las cortinas blancas que aislaban la cama de la enfermería, Miya había sucumbido a su deseo y se había visto tomándolo de la bata y plantándole un beso apasionado sin darse cuenta, aun cuando había el anillo de casado en su dedo anular. No pudo contenerse y se dejó llevar por lo que sentía.



Todos los días lo veía en urgencias, todos los días seguía sus pasos desde su puesto en la recepción. No tenía otra cosa en mente cuando él cruzaba a buscar los expedientes de los pacientes o a pedirle alguna cosa.

Se sentía una ridícula estudiante cuando lo tenía cerca, con esa actitud torpe, con el miedo a hablarle por parecer una idiota y que simplemente se alejara de ella. La idea de no tener más contacto con él la ponía loca.

En urgencias, las cosas siempre estaban agitados, habían tenido un accidente de dos micros de larga distancia y el hospital era el más cercano por lo que estaban a colapsar con los enfermeros y los doctores, más, los que llegaban por otros asuntos.

Ella, que además de recibirlos, si veía a alguien muy complicado, era quien le estaba dando los primeros auxilios hasta que llegaban los enfermeros. Estaban escasos de personal con la huelga de enfermeros, pero se daban maña con los que estaban dispuestos a ayudar a pesar de todo, que ese había sido su juramento.

Recién a la madrugada, casi cerca del amanecer, pudieron darse un respiro después de lograr estabilizar a los pacientes y descansar de las urgencias un momento, que por ese entonces, el ritmo había disminuido y podían dejarse caer un momento en las oficinas.
 
Miya puso a andar la cafetera cuando lo vio salir a él de la sala. Se fue siguiéndole los pasos, atraída por él. Tom entró a la habitación y ella se quedó viéndolo desde el umbral de la puerta, apenas asomándose, como si estuviera haciendo algo malo y quizás, era porque estaba haciendo algo malo al actuar como una acosadora.

—¿Necesitas algo?— Preguntó él sin dejar de mirar la cartilla que tenía en mano.

Se sintió idiota, era demasiado obvia. Negó con la cabeza y se fue. Apenas dio dos pasos cuando se dijo que no debía hacer algo como eso y volvió a la habitación, se metió por el hueco de la cortina que hacía de división entre una cama y otra, lo encaró con esa determinación que se puede palpar en la mirada, dándole un apasionado beso como muestra de sus sentimientos.

Él relamió los labios aun con los ojos cerrados y movió ligeramente la cabeza hacia el hombro izquierdo con una sonrisa en los labios.

—Entonces ¿pagarás la cena de la noche?— Dijo él metiendo las manos en los bolsillos de la bata —pensé que eras capaz de resistir más tiempo lejos de mí— se burló yendo fuera de la habitación.

Y no podía negarlo. Habían discutido y habían llegado a eso. Ella había dicho que podía vivir tranquila sin él y ni lento ni perezoso, la había retado a que lo hiciera. Dos semanas completas que actuarían como dos completos desconocidos a pesar de que sus tres años de casados y no, no habría ni roces, ni besos ni más trato que el pura y exclusivamente profesional. Si ella lo soportaba, él le regalaría aquel bello vestido que había visto y se habían negado por ser demasiado costoso, si él ganaba, ella pagaría una cena completa en su restaurante favorito. Así que después de verlo salir con aquella sonrisa que iba desparramando éxito por todos lados, se mordió el labio, indignada, estaba tan seguro de que iba a ganarle que ni lo celebró. Pero se negó a hacerle una rabieta ahí mismo porque estaba segura de que iba a perder otra apuesta si lo hacía. Sólo llegó a la recepción, tomó sus cosas y se fue con él a casa, haciendo la reservación para otra de sus noches únicas.







Espero que les haya gustado.

¡Se cuidan!

Bye!

12 comentarios:

  1. Buen giro argumental.
    No sólo ya se conocían, sino que estaban casados.
    Que bien planteado.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, me alegra que haya salido bien el giro y que te gustara <3

      ¡Un abrazo!

      Eliminar
  2. Me ha gustado mucho. Además, el nombre de Miya, me ha recordado al personaje de un libro, el cual es muy similar al tuyo. Bien hecho. ^_^

    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Qué cosas! Al única personaje de ese nombre que conozco es el de Mahouko koukou no rettousei. Ya buscaré un poco.

      ¡Un abrazo!

      Eliminar
  3. ¡Oh! Me has ganado totalmente... ¡adoro los médicos! Algo obvio verdad xD. Me encanta, este chico... me ha gustado mucho mucho.
    Un besote

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jaja, sí, estaba segura de que iba a gustar. Me alegro que Tom te haya caído bien.

      ¡Un abrazo!

      Eliminar
  4. Uy me gusto mucho la pareja te mando un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ha sido interesante hacer el reto con ellos. Me alegro que lo disfrutaras.

      ¡Un abrazo!

      Eliminar
  5. (。◕ ‿ ◕。)/ Holaaa!!!
    Que buenísima historia me encanto la relación de la pareja y sobre todo como has llevado la historia, los médicos son interesante!

    Espero puedas pasarte que estés bien!

    穛 S4Ku SEK4i®

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Son interesantes y es algo que uso poco para mis historias XD me gustan mucho los artistas o los locos :,D

      Me alegra que lo disfrutaras.

      ¡Un abrazo!

      Eliminar
  6. Que original giro. Muy ágilmente llevastes la incógnita y suspenso hasta el final de la historia. No tiene escape, tu protagonista lo tiene atrapado.
    Bso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchas gracias! Me costó que sólo pensaba en escenas de lucha a decir verdad xD y creo que las he usado mucho.

      ¡Un abrazo!

      Eliminar

¡Hola! ¿Cómo estás? Gracias por pasar a leer mi blog y agradezco que vayas a comentar. Me encanta leer sus opiniones.

Si quieres que dejar invitación para que pase por tu blog, pincha aquí.
Si vas a afiliar o dejar confirmación de ello, por aquí

Gracias por no hacer spam <3 Y si lo haces, ten presente de que borraré tu comentario por no estar relacionado con la entrada ¡Estás avisado!

¡Qué tengas un lindo día!

Bye!