miércoles, 4 de enero de 2017

Como una luz o como un grito - Capítulo 3

¡Hola a todos, mis amores! ¿Cómo están? Espero que de las mil maravillas ¡Hace un calor infernal! Hoy pareció que estábamos en la antesala del infierno >.< horrible el día. Es en momentos así que ir al polo —o lo que queda de ello— no suena tan mal.

Y tuve un día tranquilo gracias a ello y sera que gracias a las vacaciones también que ya todos piensan en ir a veranear a la playa. Siendo sincera, yo me iría al sur, bien al sur cosa de que me aleje del calor *^* pero la mayoría solo piensa en el mar y no que se van a cocinar en las playas superpobladas >.< pero tampoco es que me vaya de vacaciones. Si consigo una beca, puede que viaje durante el año. Ya se vera eso con el paso de tiempo.

¡Traigo continuación! Intentaré mantenerme constante con la novela, por si aun no la han leído, pueden ver aquí los capítulos anteriores de Como una luz o como un grito.
Capítulo 3

Estaba algo nervioso con su presencia. En más de una ocasión había pensado que cualquier otra persona podría hacerse cargo de su trabajo. Milan era un caso difícil profesando su amor por él a diestra y siniestra. Había pensado mucho el fin de semana hasta que se la encontró en la feria de la calle peatonal. Había sido una cosa de casualidad que viera a Milan con Luaces allí. No le habría molestado en lo absoluto sino hubiese sido porque había pasado a su lado, a escasos centímetros sin notarlo. Él se había preparado para echarla y aunque respiró tranquilo al saberse a salvo, pensó que todo aquello no era más que para congraciarse con él, por lo que prefería enfrentarla y dejar las cosas claras.

—Quisiera aclarar un par de cosas contigo— le dijo apenas estuvieron solos en la oficina —no sé qué ideas tengas de mi, pero si pretendes que fingiendo estar enamorada de mí vas a conseguir algo extra en el trabajo, te equivocas—

—Lo sé— respondió sorprendida ella, irguiendo su espalda —sé que eres un tipo demasiado serio y necio como para ceder ante una cara bonita o un par de atenciones. Es eso precisamente lo que me gusta de ti— siguió apoyando los codos sobre el escritorio y mirándolo muy sonriente —pero eso no sé a qué viene—.

—A el encuentro que tuve contigo el fin de semana—

—Pero yo no te vi el fin de semana— dijo echándose para atrás en la silla. Quién la viera pensaría que no había forma de dejarla quieta o en una misma postura durante mucho tiempo ¡le sorprendía que pudiera ser modelo!

—Precisamente. Tus avances se limitan a la agencia y prefiero que eso no se repita—.

—O que sólo no lo vi ¿no es una explicación más sencilla?— respondió con tranquilidad. Aún era muy pronto para ello —pero mi amor por ti es real y puedo confirmarlo fuera del trabajo si hace falta ¿qué podría ser bueno? ¿Un anuncio en el diario? ¿O quizás las noticias? ¿O un cartel gigante con una foto nuestra?— y sonriendo risueña sacó su celular intentando atraparlo para tomarse una foto juntos.

Simplemente, se arrepentía de haber abierto la boca, quitándole el celular de la mano y alzándolo, aprovechando la diferencia de altura para que ella no lo alcanzara. Debía idear una mejor manera de dejar todo en el pasado.

—Eres una mala persona. Te aprovechas de que eres un gigante— hizo un mohín cruzando los brazos contra el pecho.

—El fotógrafo ya debe haber llegado— le dijo mirando el reloj de la pared, dándole una palmada en la cabeza como a una niña pequeña, dejándole el celular en sus manos.

No lo había visto, pero había sentido cierta nostalgia en su voz, algo que se podía casi palpar, quedando viendo su espalda hasta que le pidió que se apresurase.

Había un estudio detrás del salón grande de la agencia, ahí es donde los estaba esperando Giulio.

—Pero ¿no íbamos a ver a Giulio mañana en Chiaia di luna?— Preguntó ella mirando armar todo para las fotos.

—Quería aprovechar que estás aquí y usarte de modelo para su portfolio  y pensé que sería bueno que renovaras las fotos de tu curriculum también— le dijo a la muchacha. 

Él, apenas vio entrar a Milan, sacó varias fotos. Ella sólo lo miró y volvió a hablar con él. Era su trabajo y él siempre actuaba muy profesional, sin importar nada. Cumplía con conseguirle buenos trabajos, asesorarla y hasta, mantenía al día su curriculm. Milan hasta había escuchado que a veces, hasta ayudaba a otros bookers de la agencia cuando creía que era una buena oportunidad para ellos y alguno de sus modelos.

—Entonces ¡tú también debes hacerte una!— dijo con ilusión —o mejor, nos tomamos una los dos— y lo tomó del brazo.

Él tomó su mano y alisó su corbata, un tic que tenía cuando estaba nervioso, así que fue rápidamente a cambiar de tema. Era bueno en eso: huir había sido algo que había empezado a formar parte de su vida sin que él lo quisiera, pero las peores cosas suceden de esa manera: sin que uno lo quiera. Pero también, las mejores. Si bien, perseguir el sueño, el gran anhelo que uno tiene a cumplir es algo que posiblemente, con mucho esfuerzo se consiga, las cosas buenas también surgen de manera inesperada para enriquecer la vida de las personas. En ese momento, él no sabía decir a ciencia cierta a cuál de las dos pertenecía Milan.

La vio volver sin su uniforme y pensó precisamente, en lo mucho que lo odiaba porque la hacía ver igual a todas las otras muchachas. No supo porqué pero verla vestida de manera diferente le hizo pensar en sus razones para querer destacar con tano ahínco. Lo hacía con su cabellera larga que pasaba la media espalda, eso era algo que destacaba de ella y que siempre le había llamado la atención: cuidar un cabello tan largo debía ser sumamente complicado pero ella se esmeraba en las diferencias y mientras veía la sesión, no pudo quitarse el pensamiento de la cabeza: quizás la fama era lo único que la llenase, pero ella no parecía ser de las que se sintiera feliz solo por ser famosa.

Pero su celular lo sacó de sí mismo, dirigiéndose a la esquina de la habitación para no molestar. Terminó y volvió al estudio, quedándose allí dos horas más. Las sesiones eran largas hasta que se conseguía la pose y la expresión perfecta, lo que no era fácil. Giulio prefería hacerlo al natural, cuando estaban distraídos de la cámara, que así habia conseguido sus mejores fotos, incluso, en la agencia. Cuando creían que ya había terminado todo y se dejaban llevar, disparaba una vez más y tenía la toma perfecta.

Al terminar, Milan se cambió y se despidieron, quedando en verse al día siguiente, que ya tendría las fotos impresas para ellos. Por ahora, no tenían nada más que hacer, así que ella lo siguió a su oficina una vez más.

—¿Por qué te hiciste modelo?— le preguntó ella sabiendo que no se iba a ir hasta dentro de un rato, que Luka pasaría por ella más tarde. Lo mejor era resolver unas cuantas dudas, quizás, así entendiera un poco la forma en que ella actuaba.

—Por alguien importante— sonrió tan cálidamente que le pareció otra persona, mucho más tierna e infantil que la Milan que conocía, pero enseguida, cambió esa sonrisa a una más sagaz hacia él —te contaré más si vas a la fiesta de mañana conmigo— dijo tomándolo por sorpresa.

Fiesta, fiesta. Casi cae al escuchar esas palabras. No le gustaban las fiestas o los lugares muy concurridos, mantenía un bajo perfil por una razón que los demás desconocían y debía seguir así. Sin embargo, no era precisamente aquella mujer la que pudiera rechazar con facilidad.

—¿No ira Onorio también? Podrías aprovechar de ir con él— dijo recordando el modelo que estaría al día siguiente en la playa con ellos, y fue un manotazo de ahogado.

—¡Sí! Lulu estará ahí pero seguramente, buscará ligar a alguien en la fiesta, quedarme cerca le haría difícil los planes. Así que he decidido que quiero que vayas conmigo—

Y hubiese seguido la charla si no hubiese sido porque habían llegado por ella. Nunca se alegró tanto de ver a alguien como se había alegrado en ese momento, saludando y preparándose un café. Necesitaba una vacaciones en una isla desierta ¡eso! Así no iba a tener problemas, ni iba a tener que lidiar con la gente o inventarse excusas, o salidas rápidas, algo que le costaba al estar cerca de ella, pareciendo inmune.

Terminó el café y se fue a su casa, preparándose para ir a la playa en la mañana.





La habitación estaba a oscuras. El olor a hierbas silvestres y frutas tropicales inundaba todo impregnando hasta la ropa con tan sólo entrar en ella. En medio de todo, una bañera con una mujer desnuda flotaba en el agua perfumada, inerte, con las manos enlazadas sobre el pecho. La templanza de su rostro era tal que parecía que estaba durmiendo plácidamente y que en cualquier momento iba a despertar.

—¿Funcionará?— pregunto posándose.

—Soy uno de los mejores. Funcionará. Sólo deben traer a la chica y yo me haré cargo del resto.

El hombre mayor sonrió, sus arrugas se vieron más profundas al sonreír. Cruzó las manos y se acomodó el broche de la corbata, abrochándose el saco antes de salir.

Apenas empezaba la obra y se iba a divertir, especialmente, con su acto sorpresa. 



<<Capítulo 2                                                                     capítulo 4

Espero que les haya gustado <3 el dibujo me ha salido mejor iluminado. Creo que le voy agarrando la mano a esto. En un par de años, quizás, lo consiga(?) Me ha quedado mejor el coloreado. Lo hice con lapices de colores y fibra negra. El cabello me encanto <3 aunque es mucho para colorear >.<

 Se cuidan y pasan una maravillosa noche y un hermoso día.

Bye!

6 comentarios:

  1. ¿La mujer flotando tiene alguna relación con Milan? Quien parece ser la proyección del sueño de una mujer, pero no sé si va para ahí tu relato. Me intriga saber para donde irá.
    ¿Será una de las mujeres malvadas que se enamoran sinceramente? Suele pasar que los heroes de DC formen pareja con una villana. Y a veces hasta tienen hijos.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tiene, tiene algo que ver con ella, con varios personajes de hecho.

      Podría ser también.

      ¡Un abrazo!

      Eliminar
  2. Que decepcion la lluvia de ayer. De haber durado más, habría moderado la temperatura.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Totalmente! Aquí venía amagando desde hacía una semana pasando de largo :,D y cuando se largó, causó destrozos en todos lados XD no hay termino medio >.<

      ¡Un abrazo!

      Eliminar
  3. Uy veremos que pasa en la fiesta. Me gusta como escribes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias! Espero actualizar prontito <3

      ¡Un abrazo!

      Eliminar

¡Hola! ¿Cómo estás? Gracias por pasar a leer mi blog y agradezco que vayas a comentar. Me encanta leer sus opiniones.

Si quieres que dejar invitación para que pase por tu blog, pincha aquí.
Si vas a afiliar o dejar confirmación de ello, por aquí

Gracias por no hacer spam <3 Y si lo haces, ten presente de que borraré tu comentario por no estar relacionado con la entrada ¡Estás avisado!

¡Qué tengas un lindo día!

Bye!