martes, 24 de enero de 2017

52 días de reto: día cinco

¡Hola a todos! ¿Cómo están? Espero que la vida los trate bien <3 Yo estoy cansada, que después del trabajo, fui a hacer ejercicio y después a clases ¡y sí que se siente el cambio! La verdad, es que  soy floja para el deporte, más para las rutinas, que es algo que no me termina de gustar, por lo que siempre esquivo los gimnasios, pero me he puesto de cabeza que voy a bajar de peso y ya con el ejercicio en las plazas, hago pata con una amiga y vamos las dos a transpirar la camiseta —y con los calorcitos de aquí, sí que se transpira—. Así que espero que me vaya bien, y no terminar aburriéndome como siempre me pasa >.< que básicamente, ese es mi mayor problema XD por lo que intentaré motivarme para seguir y no perder la costumbre por sobre todo.

Y ya entrando más al tema, me toca relato y casi he tomado de manera literal el enunciado, porque me ha encantado <3


Día cinco: Usa la frase: “En el oeste se encontraban las ciudades de los muertos” para hacer una composición creativa.




La ciudad de los muertos

Era un rumor, era sólo un decir, de esas leyendas que se crean entre la gente. Los citadinos dicen que surgen por ignorancia, porque es gente que en su mayoría, nació en el campo y murió en el campo, sin posibilidad de acceder a una prestigiosa educación como los citadinos.

Solía pensar de la misma forma. Y me sorprendí a mí mismo cuando me di cuenta de lo equivocado que estaba. Dicen que la necesidad tiene cara de hereje. Yo me sentí el peor de todos cuando la desesperación o quién sabe, la depresión me llevó a creer en lo increíble.

—Al atardecer, cuando vayas por la ruta 38, mira al sol, los rayos que caen en la cañada, al oeste se encuentra las ciudades de los muertos— me lo dijo una adivina, una semana antes de que ella muriera.

Habíamos ido a la adivina sólo por insistencia de ella. Loca del horóscopo, del destino y de los que leían la suerte, me convenció de entrar. Y entré. La tomé de loca y charlatana cuando me dijo eso, cuando vi la seriedad en sus ojos como si estuviera diciendo algo tan certero como posible ¿Ciudad de los muertos? Tonterías, puras tonterías.

Y hoy me encuentro lleno de tierra, habiendo removido la tumba de ella para llevarla a la dichosa ciudad. 

Ciudad de los muertos. Voy a la ciudad de los muertos con un cadáver en el asiento trasero del auto. Si no estoy loco y desesperado, no sé qué es lo que estoy haciendo, sé que ya estoy lejos de todo límite posible. Ya superé mis expectativas, las de todos. La locura, el sufrimiento y el hastío, sólo me queda esto: un mito. Un mito es todo lo que tengo para aferrarme y estoy deseando que sea cierto aunque siento el miedo correr por mi sangre por si esto es otra tontería. Llegaré, total, el camino ya está trazado.

Me detengo en la ruta 38, justo en el kilómetro que la adivina me dijo y me quedo mirando el sol hasta que casi se pone. Como si fuera algo imposible, unas luces de colores se ven en la cañada, marcando el camino.

Me meto en el auto y me salgo de la ruta. Ya no es camino para mí, las luces me indicaran cómo llegar hasta allí. Y las sigo sin dudarlo ni una sola vez. No necesito más que este estúpido presentimiento de que todo va a salir bien, sea porque lo deseo mucho o porque tiene que salir bien, porque es mi manotazo de ahogado.

Sigo las instrucciones de la adivina. Todo al pie de la letra, lo he llevado escrito para no perder detalle alguno de ello. Hago el pozo y la vuelvo a enterrar.

Me siento a esperar a que suceda. Y espero. Y espero. Y espero.

Me come la impaciencia. Tengo un nudo en la boca del estómago. Me siento un imbécil. Creer en cuentos chinos. Estaba sucio, lleno de tierra, sintiendo que había enterrado el corazón por segunda vez en mi vida, esperando que algo sucediera frente a la nueva tumba que había hecho.

No lloré. No podía. Mis lagrimales estaban secos. Pero aún tenía algo de esperanzas que hacía que me quedase ahí. Algo en mi decía que era un engaño pero me negaba a creerme engañado todavía. Una tozudez innecesaria y estúpida, por supuesto, como la tienen todos los que han perdido algo que no pueden recuperar.

—Lamento que no estés más cómoda— le dije a la nada. Ya llevaba cuatro días allí. Pero esperaría uno más, por si las dudas... Pero me puse de pie, sería una nueva decepción. Ya rendido, me iba a volver al auto. Caminé mirando el arrebol en el cielo y me caí al suelo. Hubiese jurado que alguien me tomó del pie. Volteé a mirar y vi una mano sujetando mi tobillo. Había una mano que emergía de la tierra y me sujetaba con fuerza, haciéndome caer, sucia, con tierra en las uñas y la piel escamosa y fría por la tierra seca que se había pegado a ella.

Me quise poner de pie y me arrastró con más fuerza y emergió una segunda mano llevándome a rastras por el suelo. Mi cuerpo comenzó a hundirse en la tierra. Debía tener miedo, aunque a esta altura, tenía tal mezcla de sentimientos y tan revuelto todo que no sabía qué es lo que debía hacer ni qué es lo que debía sentir. Estaba loco, probablemente.

Mi cuerpo se hundió por completo en la tierra. Cerré los ojos para que el polvillo no me entrase y me contuve de gritar. Estaba solo, por mucho que quisiera, no iba a poder pedir ayuda de nadie: estaba condenado a ser enterrado vivo.

Caí al suelo, dándome un terrible golpe. La espalda me quedó a la miseria por eso. El frío y la solidez de la tierra y las piedras me fueron raspando la piel, lo sentí mucho más en la cara y en las manos que al menos, tenía la ropa que me cubría, pero allí no.

Abrí los ojos. Sentía el ruido de la hierba agitarse por los pasos de alguien. Tenía miedo, no había tenido miedo antes, pero ver lo que me estaba esperando debajo de la tierra me parecía una locura de la que no sabía qué esperar.

Los colores fueron los que se clavaron en mí mirar. Todo era demasiado alegre, demasiado excéntrico y brillantes. Verdes, amarillos, rojos por aquí y por allá. Hasta el cielo tenía un tono morado, casi mezclado entre el amarillo y el verde. La hierba, la tierra, todo, absolutamente todo tenía un color que no tendría normalmente.

—Bienvenido a la ciudad de los muertos— me atacó una horda de niños que cantaban casi gritando aquellas palabras. Me tomaron de la mano casi al trote llevándome por un camino de adoquines verdes que iban cambiando de color al ser pisados, volviéndose naranjas. Y ya creía que estaba al límite de mi cordura, quizás, alucinaba. Qué sé yo. A esta altura, me queda dudar de todo.

Al final, llegué a una choza roída donde los niños se perdieron y la vi a ella: estaba viva o muerta, tecnicismos ¿Qué más da? Estaba que era lo único que realmente me importaba. El vestido blanco que llevaba se camuflaba con la palidez que la muerte le había dado. Pero ahí estaba, de pie, sonriendo, extendiendo la mano para que la tomara y la acompañara a visitar la ciudad.





Espero que les haya gustado.

¡Se cuidan! Pasan una hermosa noche y un bello día.

Bye!


.

16 comentarios:

  1. ¡Hola Rosana!

    Seguro que al final conseguirás no aburrirte con tu ejercicio. ;)

    La historia me ha recordado un montón a "La novia cadáver"... aunque a la vez no, porque has resultado ser muy original relatandola.

    ¿No hay posibilidad de que la continúes?

    Un beso,

    Noa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Espero que no! Que quería hacer baile pero la profe con la que quería tomar clases se toma el año por otro proyecto, así que será hacer el esfuerzo XD

      Pues, a futuro puede que le de una continuación, que tampoco tengo nada seguro.

      ¡Un abrazo!

      Eliminar
  2. (。◕ ‿ ◕。)/ Holaaa!!!
    Que buena historia me sorprendió que el tipo anduviera con el cadáver en el auto tratando de legar a la ciudad de los muertos, gran historia gracias por compartirla!


    Ten bonito día espero puedas pasar a visitarme un abrazo!

    穛 S4Ku SEK4i®

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias! Pues, la verdad, es que hay que tener valor y cuidado xD aunque como el protagonista, ya no tenía nada qué perder tampoco importaba.

      ¡Un abrazo!

      Eliminar
  3. ¡Hola!
    La historia es realmente buena. Me ha sorprendido el argumento, pero me ha gustado mucho. ^_^ Felicidades.

    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La propuesta es cuanto menos, curiosa, eso seguro XD pero me ha gustado muchísimo.

      ¡Un abrazo!

      Eliminar
  4. Lo que se hace por una mujer. Una historia digna del romanticismo y de Tim Burton

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un poco de Dolina también, que cuenta que todo lo que el hombre hace es por las mujeres (?) Me alegra que te gustara <3

      ¡Un abrazo!

      Eliminar
  5. Me engancho desde el principio hasta el fin, te quedo maravilloso. Que forma de narrar... increible.
    Me encanto.
    un besote

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias por el halago! me alegra que te haya gustado <3

      ¡Un abrazo!

      Eliminar
  6. Uy me gustan los relatos así con ese toque de misterio. Yo lo que hago para perder peso es caminar una hora con mis perritas y tomo un batido que hago todas las noches con pepino ,agua, limón, jengibre , miel y espinaca. Te mando un beso y te me cuidas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias! Pues, yo con mis perros tengo problemas para salir, que no a todos les gusta salir a caminar y también, como algunos vecinos dejan suelto a los perros, si salgo con ellos, tengo que fijarme que no haya nadi peligroso suelto, que es todo un tema también >.< horrible.

      Lo del jugo, mi madre suele hacerlo mucho, aunque sin la espinaca y la miel.

      Lo probaré con ello.

      ¡Un abrazo!

      Eliminar
  7. Hola ╰(*´︶`*)╯
    la verdad que a mi también me cuesta no aburrirme con el ejercicio (҂⌣̀_⌣́)ᕤ pero cuando te obligas y buscas ganas ves los resultados y es increíble (:

    mucha suerte!
    saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. es que tiene lo suyo y hay que tener mucha voluntad y gusto por ello. Yo me prendo más para otras actividades, que el baile, por ejemplo me encanta, pero nunca tngo suerte con ello xD

      ¡Un abrazo!

      Eliminar
  8. Me a gustado muchísimo este escalofriante relato, me ha helado los huesos, ya que estoy leyendo de noche. Es sobrecogedora la fidelidad de tu protagonista, toda esa travesía para terminar con ella en la misma ciudad, al menos terminaron juntos. Muy genial tu creación.
    Bso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias! me alegra que te gustara y lo percibieras de esa manera. Por lo menos, tuvieron un lindo encuentro entre los muertos.

      ¡Un abrazo!

      Eliminar

¡Hola! ¿Cómo estás? Gracias por pasar a leer mi blog y agradezco que vayas a comentar. Me encanta leer sus opiniones.

Si quieres que dejar invitación para que pase por tu blog, pincha aquí.
Si vas a afiliar o dejar confirmación de ello, por aquí

Gracias por no hacer spam <3 Y si lo haces, ten presente de que borraré tu comentario por no estar relacionado con la entrada ¡Estás avisado!

¡Qué tengas un lindo día!

Bye!