sábado, 22 de abril de 2017

Tag: diez respuestas para una vida más allá del anime

¡Hola a todos! ¿Cómo están? Espero que de maravillas <3 ¡Les traigo un tag! La verdad es que lo vi en varios blog, aunque el último donde lo vi es en Las palabras selladas y ya me terminé de animar a hacerlo. Los invito a que pasen a leer sus respuestas.

El tag trata de mencionar diez series animadas que no sean anime, así que aprovecho a hablar de algunas de mis favoritas que creo, diez me van a ser pocas.

10) El proyecto Zeta
Esta fue una de mis favoritas y los amantes de la ciencia ficción no se la pueden perder. Se trata de un robot construido como un arma de infiltración y eliminación masiva. Sin embargo, su creador, sin que nadie supiera, lo dotó de voluntad. Por lo que cuando va a una misión y descubre que uno de sus objetivos es inocente, Zeta escapa, corviritiéndose en un fugitivo del gobierno y con la capacidad holografica que tiene, puede tomar la apariencia de quien quiera.

9) La liga de la justicia
Mi primer contacto por los comics fue por parte de las series animadas. Por ese entonces, eran dibujitos que me fascinaban y no tenía la más pálida idea de que habían salido de una historieta. Hasta que lo supe y comencé a leerlas. Soy más del manga, pero me encantan estos superhéroes y héroes.

8) Mr Magoo

¡Oh, mi querido Magoo! Me encanta, aun si llego a verlo, me engancho con ello. Y es que este viejito cegatón es de lo mejor, que con su empeño en no usar sus anteojos se pasa la vida metido en un lío más grande que el anterior ¡Y tiene Dios aparte! Que tiene una suerte divina.

7) Cat dog
Una serie preciosa que daban en Nickelodeon que adoraba. Me encantaba Perro, era tan tierno y con tanto espíritu e inocencia <3 un encanto. El gran misterio de estos era como perro levantaba la pata (?)

6) La máscara
Sin duda alguna, el carisma de este personaje y su locura, no lo tiene nadie. Además, tiene la cara verdecita, ya me tenía super ganada con eso. Y con el perro mucho más. Esto de deshacerse de la máscara es lo que más problemsa le trae a Stanley y es lo que lo lleva a usar la máscara siempre para resolverlos —cualquier similitud a una conspiración divina es pura coincidencia (?)—. Hilarante.La película de esta serie me gustó mucho. No soy muy fan de Jim Carrey, pero hasta la fecha, creo que se lució con su interpretación de La máscara.

5) Hulk
Se convertía en un ser verde, ya con eso digo todo (?) Sobre esta serie es la que más anecdotas tengo porque era niña cuando la conocí y mi madre tenía fascinación por tomarme fotografías cuando le decía, me transformaba en Hulk (?), esas cosas que no deben ver la luz nunca (?) —que nunca pierde oportunidad para recordarme esas cosas xD— porque yo era fan de Hulk, ignoraba el lado científico de Bruce Banner, a mi me interesaba ser verde y super fuerte como él (?), se acababa la historia ahí. Tenía mis propios muñequitos de Hulk y todo <3

4) Beetlejuice

El fantasma bioexorcista que tiene amistad con una humana para hacer travesuras en ambos mundos es algo que no podía faltar en este tag. La verdad es que, aunque la serie está basada en la película, yo conocí la serie antes. Me encanta el aire gótico de la serie y esto de que Beetlejuice no es malo, sólo se aburre y hace maldades XD Un encanto <3

3) Dany Phamtom
Otra serie que no me perdía. Un chico ordinario, con una familia disfuncional que se convierte en fantasma ¿Cómo no verla? <3 Encima, no sólo el protagonista es de los mejores, sino que todo el elenco de personajes secundarios está muy bien construido. Mi favorito: Jack. Adoro su manía por los fantasmas y como habiendo vivido tanto no se haya dado cuenta de que sus inventos sí servían y señalaban que su hijo era un fantasma (?).

2) X-Men

Creo que este comic es el que más series tiene, que me recuerdo haber visto varias. La versión anime incluída, que este equipo es mi debilidad <3 me encantan que los personajes son de los más eclépticos y la eterna batalla humanos y mutantes es algo que me encanta y que da para mucho. 

Aunque la serie de los noventa debe haber sido la

1) Isla del drama

¡Me encanta! Es una animación llevando los juegos de supervivencia al extremo haciendo una divertida parodia. Una isla desierta donde tienen que superar una prueba más condenadamente mortal que la anterior ¡Y al presentador le importa un soberano rábano! Me encanta el carisma de Chris que él puede mandarlos a luchar con un palito de madera contra los tiburones y pensar en qué vino va a tomar a la noche. Además ¿los nombres? Una alabanza al ingenio. Los topos gritones y los bagres asesinos son los nombres de los dos equipos a donde irán once de los integrantes. Si pierden, deberán caminar por el muelle de la verguenza hasta el bote de los perdedores ¿lo mejor? Que se dan cuenta de que cuando pierden, los tratan mejor que cuando están en la isla. Es una pasada. Tiene como dos o tres temporadas, con diferentes participantes, aunque Chris sigue mandando junto al Chef —el chef da miedo, pero le da encanto <3 eso sí, no es muy bueno para la salud comer lo que él cocine (?)—.

Y me quedé con ganas de más, pero lo voy redondeando aquí nomás o no acabaré más que me dejo muchas series en el tintero, pero en algún momento haré entradas hablando de ellas.

Espero les haya gustado y comenten si compartimos gustos por alguna serie o recomienden otras.

¡Se cuidan!

Bye!
Leer más...

viernes, 21 de abril de 2017

Relato juevero: Fechas

¡Hola a todos! ¿Cómo están? Espero que muy bien. Aquí llueve muchísimo y me pasé unos días con mi pc en terapia intensiva, que recién hoy en la mañana logré hacerla revivir ¡pero que fue duro! No le encontraba el problema realmente y es que me formatearon el disco, pero me lo bloquearon y aunque quería, no podía instalarle absolutamente nada, hasta que averigue por dónde iba todo. Pero me llevó tiempo y mi desaparición, que aunque la tableta me parece útil, la verdad es que no le termino de encontrar el gusto para publicar desde ahí >.<

En fin, les traigo el relato de éste jueves. Se trata de hacer un cuento en base a una fecha, Sí, tocan las fechas y yo soy un verdadero plomazo para lidiar con ellas, que los números y yo no nos llevamos bien >.< pero hice un esfuerzo :D

Los invito a que pasen a leer a los demás participantes por aquí <3 en el blog de ¿Y qué te cuento?







Fechas

—Ve— le gritó un muchacho de unos ocho años señalándole el peñasco a su amigo Josemi—tú tienes súper poderes, podrás rescatarlos—.

—Pero tengo miedo ¿y si no funciona?— dijo tragando saliva mirando la altura a la que se encontraban. 

Habían estado jugando con la pelota y en un mal pase, había caído al vacío y el niño más valiente de todos, había decidido bajar a buscarla, sin pensar en las consecuencias. El suelo débil se desmoronó debajo de sus pies y ahora, chapoteaba en el agua intentando encontrar algo de lo que agarrarse al no saber nadar.

—Sé un héroe y ve— lo empujó sin mediar más palabras.

El niño aterrado, intentó volar. Había practicado pero era como un ave recién salida del nido: un mal paso y caía y no había forma de que pudiera retomar vuelo. Se sintió mal al sentir el viento tan fuerte y el silbido que se producía en sus oídos con una velocidad de la que no daba crédito. Incluso, le parecía una caída mucho más grande de lo que se veía al estar desde arriba.

El golpe contra el agua y la helazón que le siguió hizo que su cuerpo entumeciera. Estaba ahogándose, caía como peso muerto y la superficie cada vez se veía más alejada de él. Estaba oscuro, denso, el gris del cielo no ayudaba a iluminar nada en las profundidades. Quizás no fuera tan oscuro pero para él, era como si un agujero negro lo estuviera envolviendo.

Cerró los ojos e intentó manotear el aire, como si pudiera conseguirlo mientras se hundía. Le parecía un sueño tonto volverse súper héroe, corría demasiados peligros ¿por qué? Porque era emocionante, se había dicho y ahora que estaba a punto de ahogarse, pensaba que no lo valía. No lo valía, pero ¿y la multitud coreando su nombre? ¿Las personas que salvaría y le agradecerían con una sonrisa y le dirían lo valiente qué era? No iban a estar más, la oscuridad lo envolvía y le daba más miedo todavía.

Cuando abrió los ojos, se dio cuenta de que estaba flotando sobre el agua y veía a su amigo hundirse, apenas dejando unas burbujas reventar en la superficie. Fue en el momento que dejó de pensar en todos sus miedos, que se dejó llevar y lo sacó jalándolo de la muñeca, quedando suspendidos sobre el agua nuevamente.

No lo creía ¡Volaba! Le dolía el pecho por el agua que había tragado, pero estaba volando. 

Se quedaron en la orilla cuando Joaquín llegaba corriendo y gritando alegre porque lo había hecho ¡Lo había salvado! Y ni el mismo lo creía.

Llevaron a su amigo a casa, e irían a la suya a buscar ropa seca, pero Joaquín le insistía en que tenían que celebrar.

—¿Celebrar qué? Me hace frío—

—El día que Valentino nació. Tú déjamelo todo a mí, yo me encargaré de representarte— decía orgulloso el niño, mostrando los dientes al sonreír.

—Pero no soy famoso y Valentino no me gusta—

—Valentino es un buen nombre. Es valeroso y honorable. Serás un buen Valentino—

Josemi aún no confiaba en esas palabras, sentía que por mucho que lo soñara, no tenía madera de héroe. Pero su amigo creía en él y él, quería creer en eso y pensar que ese nueve de septiembre, Valentino había hecho su primera hazaña heroica.







Y como no tenía idea por donde encarar el reto y he tenido a Valentino bastante olvidadito, le he dado protagonismo ahorita. Pueden leer algo más de él por aquí si gustan. Me apetecía contar un poco de su infancia así que es lo que salió: cuando nació Valentino.
Espero les haya gustado.

¡Se cuidan!

Bye!
Leer más...

martes, 18 de abril de 2017

Espíritus del mar — Capítulo seis

¡Hola a todos! ¿Cómo están? Les traigo un capítulo nuevo de esta novela que tenía un poco pérdida. La verdad es que mis personajes colaboran poco conmigo >.< pero intento llegar un poco al día cuando sí lo hacen. Así que procuraré que si están más activos, actualizar más rápidamente esto. Aunque no prometo nada (?)

Los dejo con el capítulo <3




Capítulo 6

El barco se mecía por las olas. Lyska estaba en el camarote del capitán. Hakon era su líder y estaba tras de ella y eso, era culpa de su esposo. Antes de morir, había soltado aquellos detalles que ella no sabía. El parto había sido duro y ella, jamás había asimilado nada de lo sucedido hasta que Fafnir le había dicho todo, fue más por ignorancia y por estar preocupada por su hijo que por otra cosa. La matrona tampoco le había contado absolutamente nada por su delicada salud en ese entonces y supuso todo lo demás, quizás, había sido su mismo esposo quien había hecho todo aquello dejándola completamente desprotegida sobre algo que le concernía. Pero ya no era tiempo para lamentarse, ni por cerca. Tampoco tenía tiempo para pasársela de nostálgica: su vida estaba en riesgo. Hasta ahora, se había negado a ver a Hakon pero estaba segura de que eso no iba a durar por mucho tiempo y con Ulf y los lobos dependiendo de ella, no iba a aguantar.

Lyska infló sus pulmones con aire y miró por la escotilla del barco respirando el aire fresco ¡si tan sólo pudiera irse por ahí! Pero no tenía cómo que no podía pensar sólo en ella. Aunque recordaba uno de los consejos de su madre que, en situaciones de caer en manos enemigas, el suicidio era una buena salida. ¡Menudos consejos! Pensaba ella mientras arrullaba a su hijo con una nana.

—Ya llevas dos días sin comer. Si no abres la puerta, juro por Odin que la voy a derribar— escuchó aquella voz que sonó como el rugido de una fiera del otro lado.

Lyska dejó al niño en la cama y los miró para luego, dirigir la vista hacia la puerta. Estaba segura de que un golpe fuerte de aquel vikingo la tiraría, no es como si la puerta estuviese en uno de los mejores estados. Además, tenía hambre aunque se negaba a aceptar comida de él, sabía que no iba a resistir mucho más y que tampoco podía hacer pasar hambre a ninguno de los que los acompañaban: estaban todos en la misma situación. Así que con todo el pesar del mundo sobre sus hombros, abrió la puerta escuchando un chirrido que opacó el sonido de las olas.

El hombre se hizo paso en la habitación sin ningún tipo de tacto dejándole un poco de pan y queso en un plato. No era mucho, pero era lo que podían darle en ese momento. Ella no supo qué decir y en cuanto la mirada llena de fiereza se topó con ella, el silencio se apoderó de todo su ser. En ése momento, ni si quiera supo cómo dar las gracias por la comida.

—Y no vuelvas a encerrarte— le ordenó prepotente antes de salir y cerrar la puerta, esperando que no la volviera a trabar.

Volver a estar sola en la habitación hizo que respirara con tranquilidad. Justo cuando creía que había encontrado el valor para hacerle frente, se le había escapado como una rata que logra esconderse de un gato en un agujero en la pared.

No hizo nada más que buscar el plato y partir la comida en tres, tanto el queso como el pan. Apenas probó bocado, se le había cerrado la boca del estómago para cuando todo volvió a la calma. Sólo se acomodó en la cama y se durmió. Necesitaría fuerzas para cuando llegaran a tierra y ella, pusiera a andar su plan, que las montañas del norte aún seguían como una posibilidad. Se sentía más sola que nunca y sin un punto que pudiera servirle de apoyo, pero iba a hacer todo lo posible por encontrarlo, de una forma o de otra, no estaba dispuesta a darse por vencida.





Una semana pasó hasta que llegaron a puerto. Nunca había estado tanto tiempo en barco. Lo máximo que había hecho eran los viajes de pesca y no eran a zonas muy profundas, pues, había una buena cantidad de peces como para adentrarse al mar abierto y ella como mujer, no podía irse tan lejos tampoco, por lo que sólo sabía lo justo y lo necesario. En su momento, no le importó recibir ese trato, después de todo, la aldea de donde ella provenía no se encargaba de formar a las mujeres como seres independientes, sino, todo lo contrario, ellas protegían el hogar y a la familia, mantenían aquella pureza y delicadeza que su género les daba, más, en el momento en que vio la aldea atacada, ella estuvo segura de estar dispuesta a sacrificar todo por ser capaz de defender a los que amaba. Se arrepintió de haber sido tan sumisa y no haber aprendido más allá de lo que se le imponía.  Si tan sólo pudiera volver…

—Vamos, mujer— la interrumpió Hakon levantándola del brazo de la cama, apresurándola a salir de la habitación.

Freki hizo que lo soltara cuando le gruñó enseñándole los colmillos brillantes y ansiosos de clavarse en su carne.

—Controla a tus bestias— espetó antes de salir dejándola sin palabras. Aun no entendía cuál era la razón por la que ella estaba ahí y por la que Freki no atacó en ese momento, antes sí había hecho el intento, pero quizás, pensó, la falta de alimento abundante lo amansó un poco. Sólo esperaba que no enfermase por eso.

La esperó en la puerta y la escoltó bajo del barco, descendiendo a los botes hasta llegar al puerto.

Cuando el bote se detuvo, Hakon la ayudó a bajar. Estaba dudando y cuando veía aquellos ojos que daban la sensación de atravesarla con la mirada, se quedaba sin habla. Sentía que esa mirada color caramelo era capaz de helarla aún bajo el más grueso abrigo. 

Cubrió mejor a Ulf con la cobija y comenzaron a caminar. Freki iba a su derecha y Geri hacia la izquierda, vigilando todo a su alrededor. Hakon era el único que se había animado a permanecer cerca de ella cuando tenía a los dos animales a su lado y estaban tan bien entrenados que eran capaz de responder a una orden de ella ¿arriesgarse? Para nada, ninguno quería ser alimento de aquellas bestias.

Una señora mayor los recibió con una cesta llena de verduras recién recogidas, saludando primero al vikingo con un tono maternal. Los demás se habían dispersado y gracias a que él le había dicho que se quedara a su lado, ella no se había movido.

La mujer miró a Lyska con una sonrisa infantil y dijo algo en un dialecto que desconocía. Justo ahora pensaba que debía esforzarse mucho más en todo, absolutamente todo, no sólo la cocina y la casa como había hecho toda su vida.

—Ve con ella. Volveré en la noche— y habiéndole dicho eso, dio la vuelta y la dejó sola.

A diferencia de los demás, la mujer no se mostró renuente a los lobos, hasta se agachó y los acarició sin problema alguno, poniéndose de pie momentos después para tomar la cesta e ingresar a la casa, invitándola a pasar.

No había un mejor panorama. Y aunque no estaba segura de qué es lo que iba a suceder ahora que habían llegado a aquel poblado, ella asintió le siguió los pasos, viéndose envuelta en otro problema, quién sabía, ella al menos, no se enteraba de nada, pero mientras pudiera tener una temporada tranquila, aceptaría aquella amabilidad que recibía momentáneamente de aquella señora, intentando descubrir qué es lo que planeaba hacer Hakon detrás de todos estos gestos tan gentiles y peligrosos.







<<Capítulo 6                                                                           Capítulo 7>>

Y hasta aquí llego. De nuevo, lamento haberme demorado tanto en subir esta continuación >:< Espero lo hayan disfrutado.

¡Se cuidan! Pasan una hermosa noche y un bello día.

Bye!
Leer más...