martes, 13 de diciembre de 2016

Si perdemos el control — Capítulo 20

¡Hola mis queridos soñadores! ¿Cómo están? Espero que bien 💟  retomo un poco después del fin de semana largo con bastante más trabajo que antes, que hoy estuvo bastante animado todo y terminé cerca de las nueve de la noche. Hubo muchísima gente y ya están con la locura de las fiestas y la gente enloquecida, algo que no me gusta de las fiestas es que es imposible andar por el centro o en el colectivo :,D ¿Lo bueno? Es que por andar esquiando multitudes, pasé por el teatro y acabé inscribiéndome en un curso de teatro para las vacaciones.

Por lo pronto, los dejo de aburrir con mi vida personal y les traigo un capítulo nuevo de mi novela :D


Capítulo 20 
Se levantó con cautela pero no de los hombres que había disparado se acercó tomando por el brazo a Morgan y casi arrastrándolo. Eran cuatro, al menos, los que se habían rebelado en pleno vuelo. Desconocía si había más. Y si hubiese sido él nada más, no le habría importado pero vio el arma dispararse hacía Kysa y eso no le ilba a perdonar a nadie. Nadie intentaba matar a su novia y asistente sin salir herido por esa osadía. No sabía si era algo personal o simplemente, comenzarían a matar y a herir a lo loco, lo cierto es que él no se iba a quedar quieto, no con tantas personas preciadas ahí con él. Su mejor amigo, su novia y Marissa. Sin contar los pasajeros y encargados del vuelo, mucha gente dependía de que él y Jack intervinieran de la forma correcta si querían salvar a todos.

—¡Oye! Para manosearme así primero debes invitarme un trago. Un whisky doble estaría bien— dijo Morgan mientras lo apuntaban con un arma. Una cosa cotidiana en su vida ¿cuántas veces le habían hecho eso o cosas peores? Tenia demasiadas cicatrices de balas. Y eso podía darle tiempo o matarlo más rápidamente, era consciente del peligro, la mayoría de las veces.

El pánico se apoderó del avión. Los murmullos se hicieron eco en todo el vehículo que pronto fue callado por uno de los sujetos. No podían hacer mucho y aunque sentir miedo era totalmente normal en una situación así, desesperarse y hacer alguna estupidez por ello no les iba a llevar a ningún sitio agradable, por el contrario, sólo empeorarían las cosas. A menos que fueran el detective y el jefe de policía, otro gallo les cantara en esa situación.

Jack habia sacado su arma y la había cargado por cualquier imprevisto apenas Morgan le había avisado. Como el iba fiel al reglamento, cargaba su arma y sus identificaciones con él. Y se alegraba de ello porque era uy posible que terminara por usarla.

Lo levantaron y lo llevaron casi a rastras a la cabina del piloto. A Kysa también la habían sujetado para llevarla allí. Morgan ya había pensado en varias posibilidades e intuía que era algo por él ¿y por qué no? Siempre era el alma de la fiesta. Más, al momento en que casi cruzan  las cortinas, él asintió dando la señal para que todo sucediera.

Kysa incrustó su tacón izquierdo en el pie del hombre, logrando encontrar el momento para zafarse y tirarlo al suelo de un golpe.

—Yo la entrené— dijo orgulloso haciendo la cabeza hacia atrás para darle un cabezazo y corrió como pudo a tomar el carrito y empujarlo hasta dejarlo bien apretado contra la pared.

Jack se había encargado de un tercero habiéndolo agarrado por atrás del cuello y pegado con la pistola en la cabeza. Más, no habían contado con el cuarto, que habia desaparecido para ir a la cabina y que ahora, llegaba a tomar a Morgan por sorpresa una vez más, apuntándolo con el arma de fuego.

—Debo contar mejor—  se quedó quieto Morgan al sentir el cañón del arma en la espalda —su blanco soy yo ¿no es así? Entonces, si van a matarme, al menos, pueden decirme por qué— lo miró por sobre el hombro y su captor lo obligó a mirar al frente al golpearlo con el cañón.

—Morgan, por el amor de Dios cállate— le pidió Jack temiendo que alguno de sus comentarios fuera lo suficiente como para disparar los nervios de los atacantes.

—Dios no me cae bien. Debes pedir por alguien mejor— insistió él sin mostrar tensión por lo sucedido. Realmente. Estaba tan tranquilo que nadie diría que habia alguien a punto de matarlo.

El detective volvió a mirar sobre su hombro y vio la cortina moverse. Sonrió y volvió a sentir el golpe en su espalda, pero antes de escuchar una nueva amenaza, alguien dio de baja al hombre, liberando a Morgan.

Volteó con tranquilidad y le quitó el arma.

—Sería bueno que encontráramos algo con qué atarlos— lo señaló y saltó como si nada para ir a la cabina mientras Jack y Kysa se hacían cargo de las cosas allá.

Entró donde estaban los pilotos, informándoles que podían descender en el próximo destino que tenían a cuatro delincuentes que entregar. Y ellos, bajarían con los cuatro, Morgan tenía muchas dudas, aunque dudaba un poco de sus habilidades para trabajar en equipo. o su eficacia trabajando de sicarios, ya que ni si quiera habían sentido los pasos que habían llegado a golpearlos por atrás.

—¿Sabías que alguien te ayudaría?— Lo interrogó Kysa al salir de allí y reunirse con todos. Habían usado bufandas y pashminas para hacerlo ya que Jack sólo llevaba un juego de esposas.

—Vi que sus reflejos fueron buenos en el aeropuerto. Tiene músculos bien definidos y trabajados, contaba con que tuviera el coraje de actuar después de dejar la cabina—

—¿Entonces tuviste suerte?— Reclamó Jack quitándole las balas al arma.

Morgan se encogió de hombros y volvió a su asiento, escuchando por los altavoces sobre el desvío que iban a tomar gracias a lo sucedido. Afortunadamente, además del susto, no había pasado a mayores que pudieran lamentar, sólo que habían salido varias dudas por todos ellos.

—¿Qué crees que hayan intentado llevar a cabo?— Preguntó Marissa sintiéndose bastante nerviosa hasta que Jack le tomó la mano. Había sido uno de los viajes más agitados que habían tenido, aunque estaba segura de algo: ninguno de los viajes que había tenido con Morgan había sido en paz, razón por la que no le gustaba viajar con él.

Kysa se mantuvo en silencio durante el resto del viaje.

—Ahora hubieses preferido al bebé ¿no es así? — Dijo Morgan inclinando la cabeza al hombro de Kysa y alzando una ceja, con una sonrisa burlona en su rostro.

Ella posó su mano sobre su pierna y respiró profundamente. Era su trabajo, debía estar acostumbrada a ese tipo de cosas, lo cierto es que ver a Morgan en peligro era algo que no terminaba de asimilar de una buena manera. No podía asentir y seguir como si nada como él. Aunque probablemente, su encuentro con la muerte en tantas ocasiones lo hubiese vuelto de esa forma, casi como ver a la parca y saludarla cuando pasara por ahí, como si supiera que iba a salir bien parado. Quizás, tenía más vidas que un gato. O un pato con el diablo. Quién sabe. Se preocupaba de todas formas y la sensación de perder algo importante no se le iba del cuerpo. No iba a soportar algo como ello.

Él la abrazó y le prometió que al llegar a casa, iban a salir a cenar como una pareja normal, algo que nunca habían hecho, pero suponía que era el momento de tener una cita normal o bueno, lo que representaba normalidad para ellos.








Al aterrizar, la policía local los estaba esperando. Ambos sugirieron que fueran en el siguiente vuelo, pero tanto Marissa como Kysa se negaron: si ellos se quedaban, ellas también, así que esperarían a la resolución de todo.

Incluso con el interrogatorio que había durado hasta el atardecer, no habían conseguido motivos, sí muchos de los detalles de la ejecución, como el secuestro del avión al cumplir su cometido que era precisamente, matar a Morgan Joussieau. Alguien los había contratado para ello, para que lo hicieran sufrir y luego, lo desaparecieran del mapa. Pero no habían tenido éxito.

—¿Tienes idea de quién puede ser?— Preguntó Jack al verse en un hotel. Partiríanen la mañana.

—Tengo un listado. Puedes revisarlo por mí— se encogió de hombros Morgan. Enemigos, tenía muchos, muchos querían ver su cabeza en una estaca pero ¿Cuántos podrían tener el valor de lograr hacerlo? Ése iba a ser uno de sus casos más difíciles.








<<Capítulo 19                                             Capítulo 21>>

Espero les haya gustado.

¡Se cuidan! Pasan un hermoso día y unas buenas noches.

Bye!

6 comentarios:

  1. Respuestas
    1. Sí, a veces salen cosas buenas de ello.

      ¡Un abrazo!

      Eliminar
  2. Me lié con la otra historia jajajaj tuve que leerla dos veces... Vaya día llevo O_O

    Pero me ha gustado mucho. Y dejas todo el rato la historia con ganas de más. Espero el próximo!

    Muaks

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. XDD pasa hasta en las mejores familias eso, no te precoupes <3

      Me alegra que te gustara <3

      ¡Un abrazo!

      Eliminar
  3. Oioioi cada vez esto se pone más intenso. ¡Me encanta! <3

    ResponderEliminar

¡Hola! ¿Cómo estás? Gracias por pasar a leer mi blog y agradezco que vayas a comentar. Me encanta leer sus opiniones.

Si quieres que dejar invitación para que pase por tu blog, pincha aquí.
Si vas a afiliar o dejar confirmación de ello, por aquí

Gracias por no hacer spam <3 Y si lo haces, ten presente de que borraré tu comentario por no estar relacionado con la entrada ¡Estás avisado!

¡Qué tengas un lindo día!

Bye!