jueves, 8 de diciembre de 2016

Relato juevero: Perdidos

¡Hola a todos! ¿Cómo están? Espero que de maravillas que yo sigo con mis días tranquilos, casi como si se adelantaran al fin de semana largo, casi no pasó un alma por el trabajo hoy, así que en lo que esperaba que alguien llegue al local, he tenido tiempo de escribir el relato de hoy.

Esta semana, la organizadora es Charo —pueden pinchar en el nombre para ir a su blog y ver a los otros participantes— y el tema a tratar es sobre estar perdidos, ya sea a nivel emocional como en un lugar físico, algo en lo que soy experta que mi sentido de la orientación es inexistente —una vez estuve dando vueltas media hora buscando la Asistencia Pública y estaba en frente a la calle en la que andaba, que si no me dicen, me vuelvo a mi casa sin saber dónde estaba la dichosa Asistencia (?)—. Tanto es así que mi padre me hizo un mapa de Tucumán —aún lo tengo—para que pudiera andar sin tener que pedir ayuda cada vez que acababa perdida —que aun me es frecuente (?)— que cuando empecé a andar sola, el celular no era tan común —y todavía eran ladrillos (?)— y si necesitaba ayuda, era pedirle a alguien en la calle o buscar el telefono público y llamar a casa, no fue hasta mis dieciocho, diecinueve que tuve mi primer celular.
 
Perdidos 

—Me han dicho que usted es capaz de ayudar a las personas— fue lo primero que le dijo al aparecerse frente a él. Un aura fría, helada había llenado la habitación, tanto así que tuvo que apagar el aire acondicionado con su llegada.

En sus años de escritor, había pasado por muchas cosas, aquellos momentos en que las ideas fluyen, un oído al pasar genera una interesante historia, incluso, un sueño absurdo. Pero nunca se había imaginado que un personaje pudiera aparecérsele así como así.

Claro, podría ser el exceso del café combinado con el ibuprofeno que había tomado o quizás, la semana que llevaba sin dormir, cabeceando de vez en cuando sobre el escritorio, la cama o el sillón, hasta donde el cuerpo llegaba para terminar su trabajo a tiempo. No podía ser posible que eso fuera real: los cuentos no se vuelven realidad. Más, al momento en que ella se acercó a él suplicándole al tomarlos de las manos, pudo asegurar que la helazón que había sentido de aquellas pálidas manos que lo tomaban le aseguraban que estaban en el mundo real. 

—Dame un minuto— le pidió soltándola y yendo hasta la pared para darse un golpe contra ella

Sacudió la cabeza aturdido por el golpe o por la mujer, no estaba seguro de nada ya. Lo que sí sabía es que eso estaba pasando en ese preciso momento.

—No sé a qué historia pertenezco— le explicó ella. Intentando rememorar los puntos clave de su historia, las montañas nevadas, un esposo cariñoso perdido en la nieve y ella muerta bajo un manto blanco en medio de la montaña. No había ninguna historia así que él recordase. Pero nada le costaba averiguar y sabiendo qué es lo que pasaba, quería saber si es que ella realmente moría en la historia original.

Vació su biblioteca, la cual, no era pequeña, dispersando libros por todos lados. Ella lo ayudó sin si quiera notar algún paisaje que le sonara familiar. En Internet tampoco hallaron nada.



A la mañana, salieron a la biblioteca municipal. Si existía, debía estar ahí, al menos, alguien tener registros de ello. Lo curioso fue que incluso, al estar en espacios abiertos, el frío acompañaba a la mujer y al estar cerca de él no sentía el agobiante calor de la calle. La biblioteca volvió a helarse al entrar juntos y fue otro día perdido. No habían hallado absolutamente nada de nada.

—¿Al menos sabes quién te escribió?— 

Era la última esperanza, un nombre, un apodo ¡lo que fuera! Pero nada. La desilusión llegó a él cuando la mujer negó con la cabeza. Iba a seguir perdida.

Frustrados, volvieron a casa, sin saber qué más hacer. Habría un café literario el sábado, llevarla a que conociera a los autores allí presentes podría darle un indicio, pero, tuvo una mejor idea.

Se levantó de un brinco de la silla y corrió hacia la habitación donde estaban sus cuadernos. Asustada y sorprendida, lo siguió, curiosa de saber qué es lo que haría. Se asomó por el umbral de la puerta y lo miró desde allí.

—¿Qué haces?— preguntó inquieta.

—Si no sabemos de dónde vienes, te inventaré un lugar al que puedas ir— sonrió abriendo el cuaderno y comenzando a escribir rápidamente, con tanta vehemencia que posiblemente, sólo él se entendiera.

Lo miró durante todo el proceso hasta que escribió la última palabra. 

El cuerpo de la mujer helada se deshizo en finos cristales fríos que se fundieron en las páginas del cuaderno. La escarcha cubrió el cuaderno entero haciendo que se le helaran las manos a su creador, más, una última palabra se vio escrita al final de la página: continuará.

Sonrió y cerró las tapas. La historia aún no estaba acabada, pero por hoy, la daba por terminada.






Me excedí un poquitín en el límite de palabras >.< pero no me daba para hacer el cuento más corto. Igual, espero lo hayan disfrutado.


¡Se cuidan! Tengan una hermosa noche y un maravilloso día <3

Bye!

23 comentarios:

  1. Hola, se trata de un texto genial. Muy bien desarrollado, sobre todo el final, esa solución. Y la narración muy fresca. Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias por el comentario! Me alegra que te haya gustado <3

      ¡Un abrazo! <3

      Eliminar
  2. Se entiende, la historia tiene tal contundencia emocional que se justifica. Deja cierta melancolía en esa transformación de la mujer en cristales helados. Eso significa que está bien escrito tu relato.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, que más corta no iba a quedar tan bien <3

      Me alegra que te haya gustado, sí, te deja una cierta melancolía, pero es la magia de todo al fundirse en el libro hecho para ella <3

      ¡Un abrazo!

      Eliminar
  3. ¡Hola! ¡Que chulo! Me ha encantado, me ha resultado super original. Me encantó el final, más adorable.
    Y te entiendo, yo también carezco de sentido de la orientación... y eso que palma (donde vivo) es pequeño, pero yo logro perderme. Si, tengo ese talento especial.

    Un abrazote

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias! Me alegra que te gustara <3

      ¡Al fin alguien que me entiende! Que eso de perderse en lugares chicos me pasa XD

      ¡Un abrazo!

      Eliminar
  4. Estupendo relato, desbordante de imaginación y descripciones que ponen enseguida al lector en sintonía con lo fantastico de la historia! Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias por el elogio! La verdad, siempre me han costado un poquitito más que otras cosas las descripciones, un gusto que las hayas disfrutado <3

      ¡Un abrazo!

      Eliminar
  5. Es una historia muy original y muy bien contada, te felicito pues te quedó redonda.Me gusta ese final abierto porque la historia continúa y quién sabe lo que pasará...tal vez podrías continuarla...
    Muchas gracias por participar.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias! No había pensado en continuarla, aunque podría ser posible, depende de cuánto colabore el escritor y la mujer de hielo conmigo.

      ¡Un abrazo!

      Eliminar
  6. Es un relato asombroso, muy bueno. Me gusto mucho la forma en que situas a los protagonistas. Era el unico que podria ayudarle a ubicarse en la historia. Buen aporte.
    Saluditos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias! Muy cierto, sólo un escritor sería capaz de ubicar a un personaje así <3 Me alegra que te haya gustado.

      ¡Un abrazo!

      Eliminar
  7. Me encanta tu relato por su originalidad y por el giro final que le das a la mujer de hielo. Realmente es magnífico, besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias! Me alegra que lo hayas disfrutado y te haya parecido original <3

      ¡Un abrazo!

      Eliminar
  8. Muy buena la historia y muy original...muy buena perspectiva desde la que afrontaste el reto...
    Besos

    ResponderEliminar
  9. Original y entretenida historia... muy buena tu imaginación, te felicito!

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias! Me alegra que te gustara <3

      ¡Un abrazo!

      Eliminar
  10. ¡Qué original! Como siempre digo, la imaginación no tiene límites. Me ha gustado mucho.

    Un besote

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias! Me alegra que te haya gustado.

      ¡Un abrazo!

      Eliminar
  11. Solo puedo decirte que es hermoso, me ha encantado
    Tarde pero aquí estoy leyéndote
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchas gracias! Me alegra que te haya gustado <3

      ¡Un abrazo!

      Eliminar
    2. ¡Muchas gracias! Me alegra que te haya gustado <3

      ¡Un abrazo!

      Eliminar

¡Hola! ¿Cómo estás? Gracias por pasar a leer mi blog y agradezco que vayas a comentar. Me encanta leer sus opiniones.

Si quieres que dejar invitación para que pase por tu blog, pincha aquí.
Si vas a afiliar o dejar confirmación de ello, por aquí

Gracias por no hacer spam <3 Y si lo haces, ten presente de que borraré tu comentario por no estar relacionado con la entrada ¡Estás avisado!

¡Qué tengas un lindo día!

Bye!