jueves, 22 de diciembre de 2016

No te soñé — Capítulo 15

¡Hola a todos, mis queridos soñadores! ¿Cómo están? Espero que de las mil maravillas y yo recién cayendo que estamos a 22 de diciembre. El año se me pasó en un suspiro, pero siento que Diciembre fue muchísimo más rápido que un parpadeo. La verdad es que no me lo termino de creer.

Y como que, que yo no desperdicio el tiempo, me sigo inscribiendo a cursos, será el primer plan gubernamental al que asista a decir verdad, que vi que hay capacitacion para programadores y me arriesgué. Me gusta el diseño y poder hacer un programa siempre me ha parecido un inalcanzable. Crear un juego, una historia, no sé, ideas no me faltan sí los conocimientos y ya, estando jugada, me inscribí. Aún no sé cuándo comenzaré que me llegará el boletín cuando empiecen las clases ¡aprenderé a programar! Me emociono de sólo pensarlo 💗 así que ya les iré contando qué tal me va :D



Capítulo 15 

Kayla

Estaba nerviosa. Era la primera vez en toda mi vida que sentía estos nervios y esta adrenalina al lograr algo por mi cuenta de esta manera. La verdad es que salvando las heridas, me sentía bien. Me había superado a mí misma por primera vez en toda mi vida, sin depender de nadie. Aun mi corazón latía como loco, desbocado contra mi pecho. Y seguiría asi entre mis emociones y la huida. Ya había llegado hasta aquí, sería una locura dejarme estar y que me capturasen de nuevo porque entonces, no iba a poder escapar de nuevo, estaba segura de que no serian gentiles conmigo.

Mis piernas se movían solas, ya sentía que no me hacía falta pensar en huir como para empezar a correr.  Fei se sentirá orgulloso. Si aprendo a cuidarme por mí misma, no volveré a ser un problema para nadie.

Y me motivo a seguir corriendo al pensar en eso. Debo poder llegar con ellos de una buena vez por todas. Y me esfuerzo en aumentar mi ritmo a pesar de que el terreno no es el mejor para correr. Hay muchas rocas, mucha hierba alta, pero creo que ya he pasado lo peor como para darme marcha atrás y rendirme.

—Fue un buen trabajo, pero no lo suficientemente bueno— escucho una voz detrás de mí. 
Me detengo de golpe y miro detrás de mi: es un hombre, es el mismo que estaba con Evgenia. Retrocedo lentamente y me echo a correr al minuto siguiente, no puedo dejar que me alcance ¡justo ahora que creía que los había perdido! Quien sabe si es que puede llamar a los demás rápidamente, lo que yo tengo qué hacer es huir en cuenta pueda y no desaprovechar ninguna oportunidad que se me presente.

Llego a un encrucijada. Hay una pared rocosa en frente de mí. Me desespero, miro por sobre mi hombro y trago saliva: no es momento para dudar, en lo absoluto. No sé si podré hacerlo... ¡Debo poder! Quizás, mi vida y la de todos dependa de ello.

Buscó las protuberancias de la piedra y me aferro a ella con todas mis fuerzas, espezando a escalarla. Esto es algo que definitivamente irá a mi ensayo sobre mis divertidas vacaciones. Llego a una zona de mayor tamaño, donde puedo ponerme de pie sin tener que colgarme de nada. Del otro lado, está el vacío. Sí, yo debo haber trepado dos o tres metros quizás. Me duelen las manos, más, del otro lado, no estoy segura de que tan dura sea la caída. Estoy nerviosa, más nerviosa que nunca. Tengo dos opciones: o me atrapan o me tiro al vacío ¿por qué hay tantas caídas en mi vida? Es una tras otra las que tengo que enfrentar. Siempre dije que es mejor tirarse a la pileta y averiguar si tiene agua, nunca me imaginé que alguna vez pudiera usar esa expresión de manera tan literal. Me tiro esperando que haya algo debajo, esa es la mejor opción para mí.

Cierro los ojos un momento y los abro, debo encontrar la forma de aferrarme a algo, es cuestion  de segundos. Pero escucho mi nombre. Una voz fuerte y profunda que yo conozco en todo su registro: Fei. Está ahí, debajo. Lo veo correr contra la pared e impulsarse para saltar en el aire y alcanzar una mayor altitud. Sus alas se extienden naciendo en su espalda y me estremezco. No quiero que lo vuelvan a dominar aquellos terribles sentimientos. No quiero.  Fei se pierde entre esas emociones violentas y si lo hace, Sophie…

—¡No lo hagas!— Estiro mis brazos intentando alcanzarlo. Siento la tibieza de su piel y su perfume a hierba buena. Me aferro a él con todas mis fuerzas y siento el calor estallar en mi: sus alas se vuelven blancas. Y yo no sé si esto que siento es cierto o estoy demasiado cansada, sólo que antes de poder volver a ver a Fei, mi cuerpo se acabó de disolver. Vi desaparecer todo a mi alrededor, incluso, a Fei.








                  <<Capítulo 14                                                                    Capítulo 16>>

Y este capítulo es más corto, pero prometo tener actualizar en estos días, que me pondré al corriente con todo lo que pueda antes de finalizar el año, palabra de paramesio (?)


¡Se cuidan! Pasan un hermoso día y unas buenas noches 💟

Bye!








6 comentarios:

  1. Ohhh... ¿Fei se fue? ¡No me dejes así mujer!
    Un besote

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Algo así, prometo subir capítulo nuevo prontito >.<

      ¡Un abrazo!

      Eliminar
  2. ¿Lo dejas así? ¡Ha sido muy corto,Rox!

    Muaks

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo continuo pronto, palabra de paramesio (?)

      ¡Un abrazo!

      Eliminar
  3. Uy pobre , lo dejaste muy intrigante. Te mando un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias! El suspenso es una de las cosas que se me da bien xD

      ¡Un abrazo!

      Eliminar

¡Hola! ¿Cómo estás? Gracias por pasar a leer mi blog y agradezco que vayas a comentar. Me encanta leer sus opiniones.

Si quieres que dejar invitación para que pase por tu blog, pincha aquí.
Si vas a afiliar o dejar confirmación de ello, por aquí

Gracias por no hacer spam <3 Y si lo haces, ten presente de que borraré tu comentario por no estar relacionado con la entrada ¡Estás avisado!

¡Qué tengas un lindo día!

Bye!