domingo, 6 de noviembre de 2016

El brillo de los copos de nieve: Capítulo 7 - Decisiones

¡Hola a todos! ¿Cómo están? No sé de cómo pero no me estoy demorando cien años en postear como acostumbro, al menos, con esta historia. Será que me falta poquito para terminarla que me motivo un poco más a subir seguido todo esto que quiero ya ir cerrando algunas que ya tengo listas para finalizar, así que espero sea pronto así subo alguna más.



Capítulo 7

Decisiones

Su padre estaba en estado delicado. Más, lo peor había sido tener que soportar a su madre. Desde su matrimonio que no la había vuelto a ver, aunque su distanciamiento llevaba mucho más tiempo que eso.

Aun así, se habían quedado hasta que lo habían estabilizado y dejado pasar. 

—Vayan ustedes, yo entraré luego— los animó Hiro a que se adelantarán.

Su madre quiso rebatirlo pero Mariko la había detenido de eso.

Nadeshiko se quedó con su esposo. Se sentó a su lado y tomó su mano tranquilizándole de esa manera. Él acarició la fina piel con su dedo pulgar para terminar por soltarla y rodearla con su brazo por la cintura.

—No deberíamos haber venido ¿verdad?— preguntó sintiéndose culpable de haberlo incitado a llegar.

—Está bien. Lo veré en cuanto se vaya mi madre. Mi principal problema es con ella— aseguro.

Nadeshiko no preguntó aunque tenía curiosidad por saber y en su mirada se reflejó eso. Hiro había aprendido a leerla como un libro y sin necesidad de que ella preguntara, decidió contarle un poco para que entendiera mejor la situación.

—Cuando hicieron nuestro arreglo de matrimonio, me negué. Ya había rechazado muchas veces a mi madre y a sus intentos de hacerme cabeza de la empresa. Pero siempre se las ingeniaba de alguna forma, hasta que me fui de casa y empecé el restaurante. Era mucho más pequeño y escueto que ahora, antes estaba solo en la cocina, no como ahora que tengo un asistente y varios meseros. Me costó mucho empezar de cero, pero era lo que necesitaba para estar bien conmigo mismo: era lo que me gustaba. 

>>Durante un año completo no tuve noticias de ella más allá de Mariko. Ella llegó un día con la propuesta de casamiento o la clausura del restaurante, había pensado en dejarlo pasar, pero se las había arreglado lo bastante bien como para que me costara volver a abrirlo. Sabes cuál fue mi decisión— sonrió de medio lado —aunque ella diga que me quiere, se las ha arreglado para hacer mi vida un caos o llevarme a elegir a la fuerza las cosas. Por eso, la evito. Si no tenemos contacto ni razones para vernos, tarde o temprano, dejará de interferir en mi vida.

Ella lo abrazó. Sé sintió más culpable de haberlo llevado ahí. Sabía lo difícil que era enfrentar ese tipo de cosas, pero parecía que con su padre no tenía demasiados problemas o eso fue lo que pensó cuando respondió la llamada.

Al cabo de un rato, salieron y Nadeshiko lo volvió a incitar a que entrara, más, el apretón que le dio en su mano, la hizo saber que quería que lo siguiera a la habitación.

Su padre estaba delicado, había tenido un ataque cardíaco y aunque había salido, su condición no era de lo mejor, por lo que se quedaría allí unos días hasta estabilizarlo y darlo de alta, con dieta nueva y medicación cambiada.

—Arruiné sus planes ¿no? Estas muy bonita— le dijo a la joven, quien sonrió tímidamente.

—Está bien, no interrumpiste nada.

—Entonces, debo regalarte porque no has celebrado la Navidad como se debe con tu esposa— aseveró frunciendo el ceño.

Ambos sonrieron.

—Mariko asumirá el cargo en unos días ¿sigues pensando lo mismo?

Él asintió. No iba la vida de empresario con él.




La vida había vuelto a su rutina habitual. Después de la discusión con la madre de su esposo las cosas habían estado tensas con Hiro. Lo había estado observando detenidamente y ni si quiera lo veía disfrutar la cocina, algo que a él le fascinaba ¿por qué? Sentía que mientras no hiciera algo definitivo, no iba a poder concentrarse. ¿Qué clase de cosas habría hecho su madre? Lo dudó y siguió atendiendo mesas. Había muchos clientes y ella debía dar lo mejor para él.

Quería animarlo de alguna manera aunque no tenía idea de cómo podría hacerlo, decantándose tan sólo por continuar su trabajo. Se dirigió a la cocina llevando un nuevo pedido, sin poder encontrar a su esposo ahí.

—Si buscas a Hiro fue por unos ajíes. Me ofrecí pero creo que no me escuchó— se rió.

Ella suspiró y se acomodó sobre la encimera, sintiendo el alboroto fuera ¡lo único que les faltaba era tener que lidiar con una pelea! Pero fue peor: había fuego. No terminó de posar sus ojos en lis cubículos que rápidamente se habían incendiado que comenzó a correr de aquí para allá evacuando a todos. Pero ella no salió.

El fuego comía todo a su paso con rapidez ¡y no era para menos! El restaurante era muy al estilo clásico, con los cubículos de tatami, las paredes de madera y papel de bambú. Todo rápidamente ardió y ella pensando en que su esposo iba a estar mucho más triste, corrió a la cocina y abrió el grifo comenzando a llenar un balde con agua.





Hito regresó rápidamente y vio el fuego, buscando a Gana y contándole lo sucedido. Ya habían llamado a los bomberos.

—¿Y Nadeshiko?—

—Ella ayudó a sacar a todos. Pero creo no la vi salir— caviló preocupada al darse cuenta de ello.

Él tiró todo y sin importarle el fuego, se metió dentro. Corrió entre las llamas buscándola con la mirada, viéndola salir con un balde de agua. Hiro la tomó en brazos, reteniéndola allí.

—¡Hay que salir!— y sin mediar palabra, la levantó del suelo y la llevó fuera. 

Salieron tosiendo, respirando dificultosamente. Él cayó al suelo con ella en brazos, acunándola contra su pecho.

—No vuelvas a preocuparme así—

—Pero, el restaurante—

—¡Eso no importa! Se lo puede arreglar. Pero si te pasa algo a ti no podré hacer nada para recuperarte— 

No pudo decir nada. Y se sintió peor por haberlo preocupado, echándose a llorar en sus brazos. De todos los que estaban dentro, Nadeshiko fue la única en ir a urgencias por todo el humo que había inhalado. Todo había sido demasiado dramático para un solo día. Pero eso llevó a Hiromu a plantarse con firmeza mientras veía las llamas sosegadas por el agua hasta que el lugar quedó totalmente marchito por el fuego que ya se había apagado.




<<Capítulo 6                                                                          Capítulo 8>

Espero les haya gustado <3

¡Se cuidan!

Bye!

6 comentarios:

  1. ¿Más? ¿lo dejas así? ¡noooo! ¡Más!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No, aun le falta para terminar, pero será hasta el próximo capítulo XD

      ¡Un abrazo!

      Eliminar
  2. Vaya, se ha quedado bastante... ¿extraño? Espero que actualices pronto.
    Un besote.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, creo xD pronto subiré capítulo nuevo <3

      ¡Un abrazo!

      Eliminar
  3. Uy que romántico , a pesar de todo lo trágico que ha pasado. Adoro esta historia

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias! Debe ser una de mis historias más románticas <3 me alegro que te guste.

      ¡Un abrazo!

      Eliminar

¡Hola! ¿Cómo estás? Gracias por pasar a leer mi blog y agradezco que vayas a comentar. Me encanta leer sus opiniones.

Si quieres que dejar invitación para que pase por tu blog, pincha aquí.
Si vas a afiliar o dejar confirmación de ello, por aquí

Gracias por no hacer spam <3 Y si lo haces, ten presente de que borraré tu comentario por no estar relacionado con la entrada ¡Estás avisado!

¡Qué tengas un lindo día!

Bye!