miércoles, 23 de noviembre de 2016

Como una luz o como un grito: Capítulo 1

¡Hola a todos! ¿Cómo están? ¿Recuerdan que prometí traer esta historia? Por si no lo recuerdan, había iniciado con un Reto Tahisiano y después de organizarme un poco con todo lo que tengo en mis pendientes, decidí que ya era tiempo de sacarla a la luz.

Les dejo el prefacio linkeado arriba pero lo dejaré al final, como acostumbro a hacer con todos mis escritos.

Espero les guste <3



Como una luz o como un grito

Capítulo 1

                Lo que había comenzado como un tierno detalle, al final, se había convertido en un horrible accidente. Ninguno de los dos pensó que iba a estar tan frío y aun les faltaba bastante para llegar a destino. El frío era más fuerte, quizás, por el tiempo que habían estado expuestos a ello.

—Battista ¡hace frio! ¿Cuánto más falta para llegar? Moriré congelada si seguimos aquí— se quejó ella tiritando por el frío. 

—Estamos cerca. No sabía que el colectivo nos iba a dejar tan lejos—

—Al menos, calienta mis manos— le pidió castañeándole los dientes extiendo sus manos.

—Niña mimada— soltó él tomándola de las manos y acercándolas a sus labios, dándole un beso en ella y frotándolas entre las suyas.

La soltó y metió su mano en su bolsillo.

—Servirá hasta que lleguemos— le dijo con una sonrisa.

Pero antes de que pudieran llegar, ella volvió a hablarle. Estaba seguro de que Chiara se iba a quejar de nuevo por el frío, pero su mano fría dejó de sentirse como tal y cuando volteó a verla, el rostro de ella se había difuminado hasta convertirse en el de otra mujer.

La soltó asustado por lo que acababa de ocurrir, alejándose de ella de golpe. Su cabello ondulante había pasado de aquel castaño casi chocolate a ser una sola cortina de un negro brillante, tan oscuro como la oscuridad misma. Los ojos verdes centellearon al mirarlo mientras la piel quedaba tan blanca como si de la nieve misma se tratara. Incluso, hasta podía asegurar que aquella joven era unos centímetros más pequeña que su novia.

—¿Quién eres? ¿Dónde está Chiara?—

—Soy Milan y estoy justo aquí— le dijo con una sonrisa.

No entendía nada y no iba a tener tiempo de entenderlo pues, su subconsciente decidió traicionarlo y hacerlo despertar de su sueño. Agitado y transpirado por la pesadilla, se levantó de golpe de la cama. Hacia años que no había tenido un sueño con ella y de repente, llegaba a su vida una vez más, haciéndole imposible concentrarse y dormir tranquilo. Estaba adolorido y como si el frío de su sueño hubiese pasado a la realidad, sintió su cuerpo completamente helado, frotándose las manos para darse calor, como si la sangre se le hubiese escapado del cuerpo, hasta su piel del color del trigo se veía más blanca.

Necesitaba tranquilizarse, recordar que todo había sido un sueño y alistarse para su nuevo trabajo. Lo menos que podía hacer era verse medianamente decente ahora.

La vida continuaba, por mucho que le pesara. Más, aunque había despertado, el sueño le atormentaba. No podía quitarse la cara de Chiara y de aquella mujer de su cabeza. Después de tantos años, se repetía una y otra vez.

—Ni muerta te quedas quieta— dijo con una sonrisa triste reflejándose en el espejo.

El sueño lo atormentaría en ésta y la siguiente vida.



<<Prefacio                                                                      Capítulo 2>>

Espero que les haya gustado. Más, antes de despedirme, quiero comentarles que me uní a las clases de Caligrafía de Segurito. Por si se animan, pueden pasarse y sumarse, que si son como yo, que estoy en plan de mejorar mi letra a que sea entendible por una persona normal, les servirá, como hobbie, también, pero básicamente, mi objetivo es otro xD


¡Se cuidan!

Bye!

8 comentarios:

  1. Una tradición familiar muy extraña.
    Y un personaje que no olvida a una mujer que está muerta, o a dos mujeres. Es un comienzo intrigante. Y eso está bien.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sólo es una, aunque eso se va a ir explicando en los siguientes capítulos.

      ¡Un abrazo!

      Eliminar
  2. >>Ni muerta te quedas quieta... <<
    ¡Quiero más!

    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Fíjate que fue en la correción que surgió la frase, también la amé <3

      ¡Un abrazo!

      Eliminar
  3. ¡Oh! Me has dejado picada... ¡quiero saber que pasa!
    ¡Quiero más, más!
    Un besito

    ResponderEliminar
  4. Uy esta interesante , parece que demonios del pasado lo asechan. Te mando un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Sí! En su caso, más va a parecer una horda que unos simples demonios (?)

      ¡Un abrazo!

      Eliminar

¡Hola! ¿Cómo estás? Gracias por pasar a leer mi blog y agradezco que vayas a comentar. Me encanta leer sus opiniones.

Si quieres que dejar invitación para que pase por tu blog, pincha aquí.
Si vas a afiliar o dejar confirmación de ello, por aquí

Gracias por no hacer spam <3 Y si lo haces, ten presente de que borraré tu comentario por no estar relacionado con la entrada ¡Estás avisado!

¡Qué tengas un lindo día!

Bye!