domingo, 20 de noviembre de 2016

Cita en el bar : Capítulo 8 - Destino

¡Hola a todos! ¿Cómo están? Espero que la vida los esté tratando bien. ¡Ya llegué con el final de la historia! Que me he esforzado en terminarla pronto y espero, les guste que eí final que tenía como tres finales diferentes, pero me acabé decantando por el que más me gustoy creo, es el que le sienta mejor a la historia. Y ya con esto, espero ponerme un poquito más activa con las otras que tengo en pendientes y terminarlas.

Si quieren leerla completa, pueden pasar por aqui

Los dejo con el capítulo ❤


Capítulo 8
Destino

No había salido todo tal y como Lizzy se había esperado. Le había costado mucho, demasiado. Había pensado en absolutamente todo y hasta, parecía que todo iba a ir bien con el.

Miró el cielo y suspiró pesadamente, arreglándose el flequillo revuelto. Se habia dejado crecer el cabello lo suficiente como para que le fuera tan molesto, en especial, en estos días en que el viento se volvía tan fuerte como en ese entonces.

Alzó la canasta con la ropa seca y se dirigió al interior de la casa. Una pequeña cabaña deshecha. Estaba abandonada y habían comprobado las razones: se estaba viniendo abajo.

Aun así, no habia sido suficiente. Cuando empezó a llover, se dieron cuenta de que el techo estaba lleno de goteras y agujeros lo suficientemente amplios como para que hubiera más agua dentro que fuera de la casa. En la noche refrescaba y el fuego era algo que costaba mantener el calor de la casa.

Aun así, estaba bien, pero él no se recuperaba de sus heridas. Lizzy había pensado en salir a buscar a un médico, era con lo único que contaba. Pero estaban lejos del poblado, por lo que seguramente, debería dejarlo solo durante uno o dos días. Y aunque él le había insistido en que estaba en perfectas condiciones y que con un poco de descanso iba a estar bien, ella podía ver que no. Una de las heridas en el abdomen se había puesto oscura, llegándola a preocupar mucho más.

—Volveré con ayuda— aseguró ella después de decidirse y prepararlo todo para marcharse.

La despidió en la puerta, sosteniéndose en el umbral de la misma hasta que oyó los pasos lejos de él, se desmoronó. El dolor era insoportable y aunque frente a Lizzy quería aparentar ser fuerte, no podía preocuparla una vez más. Ya había hecho demasiado y no quería seguir en deuda por todo, pero Lizzy era una mujer demasiado insistente y dispuesta a llegar a todo. No importaba cuánto le costara, estaba seguro de que lo lograría. Pero en ese momento, sentía que las cosas iban a ser diferentes, demasiado.


Llegó al pueblo en la noche, después de día y medio de viaje, estando completamente empapada. Hacía frío y su ropa mojada no le hacían más fácil soportarlo. Hasta la capa le pesaba en ese momento pero no se iba a dar por vencida. Preguntó en una casa donde vio una farola encendida donde podía encontrar a un doctor. Una amable señora le indicó cómo debía llegar a la casa del mismo.

Lizzy le agradeció repetidas veces montándose al caballo y comenzando el recorrido una vez más.

Llegó a la casa. Estaba completamente a oscuras por lo que estaba a ciegas en ese momento. Pensó que no había nadie en casa después de estar de pie casi quince minutos bajo la lluvia y ya resignada, pensó en busca donde pasar la noche para ir por la mañana a buscarlo. 

Se dio la vuelta desilusionada cuando el sonido chirriante de la puerta la hizo voltear una vez más y encontrar a un hombre de mediana edad en la puerta. La esperanza llegó a ella de una sola vez, corriendo hacia la puerta explicándole la situación. Lizzy estaba decidida a llegar cuanto antes con él. Aunque el doctor le había pedido e insistido en que esperaran a que la lluvia parase y amaneciera, se negaba pues, estaban contra reloj.

Era pasada la medianoche cuando salieron.

Y ni aun así sirvió. Al llevar a la cabaña, Robert estaba muerto. Lizzy se sintió desesperada. Se acercó al cuerpo frío junto al doctor a quien había hecho a un lado apenas le dijo su estado.

—No puede ser. Debe ser una broma—

Pero no lo era. Por mucho que quería mentalizarse de que se había equivocado, era una mentira. Una simple mentira. Y aunque hubiese querido sumergirse en ella y desaparecer con él, no pudo.

Su rostro se tiñó por las lagrimas y fue él quien la consoló hasta quedar dormida.


—No pude cumplir mi promesa— dijo plantando unas rosas encima de su tumba. 

Lizzy ya lo había decidido. El doctor se había ido hacia una semana. Ella no pensaba volver a su casa ni tampoco tenía nada que la atara allí. Tan sólo aquella tumba que había pensado dejar marcada, pero a Robert no le había gustado nunca ser notado, así que le dejó aquella planta para que creciera fuerte y cubriera aquella tierra limpia con sus flores, rojas.

Su herida más grande se había infectado sin mucho que pudiera hacer por él. Quizás, sólo quizás, ella abría podido compartir sus últimos momentos juntos. Pero ahora le quedaba un destino nuevo por delante.

—Siempre te voy a amar— dijo apoyando las manos sobre la tierra recién removida. Quien sabe cuándo iba a volver o si iba a volver. Creía que podría encontrarlo alguna vez. 

La vida y la muerte son cíclicas. Cuando una acaba, la otra empieza. Quizás, su alma volviera en otra forma. En todo caso, ella iba a estar por siempre esperándolo.

Capítulo 7





¡Espero que les haya gustado!

































¡Se cuidan!


Bye!

6 comentarios:

  1. Ohhhh... ohhh.. solo puedo decir eso. Me he quedado sin palabras.
    Un besito

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Puedo decir que he cumplido mi cometido entonces (?)

      ¡Un abrazo!

      Eliminar
  2. Me ha EN-CAN-TA.-DO. No sé cuales serían los otros finales, pero este me ha gustado mucho. Un acierto.

    Un besoteeee

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aun no me decido si publicarlos o no XD Básicamente, había uno feliz, con ambos viviendo juntos y otro en donde él moría pero de otra manera XD había más acción en ese, pero me gustó más así.

      ¡Un abrazo!

      Eliminar
  3. Este el próximo jueves de relatos.
    El tema es Un giro inesperado.

    http://desgranandomomentos.blogspot.com.ar/2016/11/convocatoria-literaria-este-jueves-un.html#comment-form

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias por avisarme! Tan atento como siempre <3 me paso a ver enseguida.

      ¡Un abrazo!

      Eliminar

¡Hola! ¿Cómo estás? Gracias por pasar a leer mi blog y agradezco que vayas a comentar. Me encanta leer sus opiniones.

Si quieres que dejar invitación para que pase por tu blog, pincha aquí.
Si vas a afiliar o dejar confirmación de ello, por aquí

Gracias por no hacer spam <3 Y si lo haces, ten presente de que borraré tu comentario por no estar relacionado con la entrada ¡Estás avisado!

¡Qué tengas un lindo día!

Bye!