viernes, 7 de octubre de 2016

Relato juevero: Botones y trapo

¡Hola a todos! ¿Cómo están? ¿Qué tal los trata la vida? Espero que de las mil maravillas. ¡Vuelvo a la convocatoria! La verdad, estaba a nada de no participar de nuevo, que si la semana pasada no lo hice por falta de ganas, en ésta, era por falta de ideas. Que toca sobre la medicina y un homenaje a quienes trabajan en esa rama y a pesar de que mi vida ha sido rodeada de ese tema —porque mi madre siempre trabajó en urgencias, hospitales, además, su trabajo de bioquímica y yo alguna vez estuve de secretaria—, no obstante, no tenía absolutamente nada interesante qué contarles. Pero fue justo gracias a ella que acabé con una idea, que estaba terminando de hacerle el cabello a un muñeco —porque le estoy haciendo una mini banda en porcelana y piñas secas—, que tuve la idea y como tal, creo que se alejará un poco del común —o al menos, el realismo— pero irá dentro del tópico al menos.

Si quieren ver los demás relatos y la propuesta completa, pueden pinchar justo aquí e irán al blog organizador.



Doctor de trapo

La clínica estaba llena. Quizás, porque era uno de los pocos doctores con semejante especialidad. Pero hoy en día, la situación era difícil y había rebuscársela de alguna manera y la medicina había sido una de ellas, bueno, un poco de teoría, algo de lógica y mucho pegamento y una engrapadora, a veces, unos arreglos de diversos materiales y por supuesto, algo de magia que portaban aquellas manos gamuzadas y desteñidas por los años, pero no menos útiles, que aun sostenían con firmeza la tijera y el bisturí salvando y cambiando vidas. Mayormente, eso  y una sonrisa era todo lo que necesitaba para atender a sus pacientes, quizás una lija para una mano astillada o unas vendas para unas alas quebradas.

En la sala de espera, variopintos personajes esperaban con un papel en la mano y un número escrito en él. Pinocchio y su nariz astillada, Chucky esperando a hacerse la cirugía fácil y hasta un Gremlim pues, quería dejar de transformarse con el agua ¡ni un baño podía darse! Y la medicina debía ayudarlo, así sea una medicina mágica. Hasta se podía ver sentado a Ken en un rincón, harto del dicho ‘más plano que un Ken’ estaba dispuesto  a hacerse el implante correspondiente.

La puerta del consultorio se abrió y salió un hada con las alas vendadas, quedando para una próxima visita. Entonces, pasó su próximo paciente al cantar el número. Se sentó en la camilla mientras el doctor veía su expediente, agachándose a recoger la lapicera que se le había caído, entonces, sintió cientos de repiques en suelo.

—¡Qué falta de profesionalismo! Un médico que se desarma— dijo recogiendo los botones pequeñitos que caían de su pecho abierto, con un corazón de trapo abierto, un roto corazón abierto —son sólo pequeños glóbulos de alegría que me mantienen con vida. Nada de qué preocuparse— dijo mientras su paciente lo ayudaba a arreglarse. Después de todo, estaba hecho de trapo, era normal tener desperfectos.

Buscó la grapadora y así nomás, soltó un par de ganchos encima de su pecho y volvió a la normalidad, cubriéndose con su bata blanca abrochada y una sonrisa complaciente, mostrando aquella felicidad que se le había escapado, pero que regresaba a ratos cuando hacia su trabajo. Porque hay dolores que ni si quiera, los mejores doctores pueden curar. Ni la medicina, ni la magia, sólo cierta esperanza que espera la grapa correcta para que la herida deje de estar abierta.
 

Advertí que no iba a ser convencional (?) que me fui más a la fantasía que nada. Aun así, espero que les haya gustado <3

¡Se cuidan! Y pasan un hermoso día y unas buenas noches.

Bye!

28 comentarios:

  1. ¡Oh! Me ha gustado mucho, ha sido muy bonito y diferente. ¡Me ha encantado! <3
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias! La verdad, estaba buscando eso <3

      ¡Un abrazo!

      Eliminar
  2. Verdadero realismo mágico es tu relato, que me ha conmovido.
    !Sigamos buscando la grapa correcta, para poder recoser todo aquello que la triste realidad nos estropea!
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchas gracias! Me alegro haber causado eso. Y sí, hay que seguir buscándola y no dejar que nada la estropeé.

      ¡Un abrazo!

      Eliminar
  3. Repito algo que me han comentado. Como sería si tuvieras idea.
    Te fuiste a algo no convencional, la fantasía. Y así hiciste un verdadero homenaje a los profesionales de la medicina. Que pueden tener dolor, pueden tener un corazón abierto, y aun así tienen vocación por ayudar a los demás.
    Se nota una influencia de tu ambiente.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que fue cosa de último minuto todo xD

      Me alegra que te haya gustado y es que cuando hay vocación, nada te detiene.

      ¡Un abrazo!

      Eliminar
  4. Interesante relato y muy bien redactado.

    Un saludo!

    ResponderEliminar
  5. Jeje soy de las que a menudo se vuelcan a la fantasia para inspirarse en sus textos, y no miento si te digo que en un momento se me ocurrió hablar de un médico para juguetes, después me fui para otro lado, pero tuvimos ideas muy cercanas. Me gustó mucho tu particular relato. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que la fantasía enriquece todo. La verdad es que yo había intentado pensar en un doctor real, pero no me llegó.

      Me alegra que te gustara.

      ¡Un abrazo!

      Eliminar
  6. Que cuento mas precioso! Y yo que aun creo en los cuentos....lo magico en el es que tiene su puntito de humor y ese doctor de trapo que aun y desmontandose se mantiene firme a pesar de su dolor. Es una pasada, besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Los cuentos son una maravilla! Muchas gracias, me alegra que lo hayas disfrutado y que te haya parecido simpático el doctor. Personalmente, me encantó <3

      ¡Un abrazo!

      Eliminar
  7. Hola, creo que es la primera vez que te leo y ciertamente me alegro de haber llegado hasta acá. Tu relato es mágico, tierno, tan bien relatado que me perdí en ese mundo tan simpático y nostálgico que inventaste.
    Me ha encantado. Un abrazo enorme.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un gusto tenerte por aquí y que hayas disfrutado de mi historia de tal forma.

      ¡Un abrazo!

      Eliminar
  8. Muy original y se agradece algo fantástico, algo de magia... y hasta saco una metáfora pues en el fondo casi todo tenemos algo de juguetes.

    Me ha encantado tu originalidad, Roxana.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy cierto, lo malo es que a veces, no hay repuestos.

      ¡Un abrazo!

      Eliminar
  9. Te quedó muy original, además veo ese ser que cura y a su vez necesita ser curado, lo que humaniza más al personaje.
    Me encantó que aportaras este relato. Besos.

    ResponderEliminar
  10. Pues a mí me ha parecido maravilloso tu relato! Me encantó la imagen del hada con las alas vendadas....Ha sido muy original la idea de buscar a un doctor de trapo para curar a todos los personajes de sus pequeñas o grandes dolencias.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchas gracias! Me arriesgué con esto realmente XD Me alegra mucho que te haya gustado <3

      ¡Un abrazo!

      Eliminar
  11. Roxana dejame felicitarte...has desbordado fantasia en tu relato y me has sacado una sonrisa de oreja a oreja con la descripcion de los muñecos..Creo que ha sido el broche de oro que cierra mi noche y me lleva al pais de los sueños..
    Que tengas un buen inicio de semana...un beso..

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Pero muchísimas gracias! Me siento halagada y déjame decirte que ya me hiciste el día con esto. Me alegro que lo hayas disfrutado.

      ¡Qué descanses! Un buen inicio de semana para ti también <3

      ¡Un abrazo!

      Eliminar
  12. Ahora se rompe un personaje de trapo y rápidamente se sustituye por otro, como si no tuvieran alma que les hace sufrir ese deshaucio y arrinconamiento. Creo que faltan más doctores como el de tu preccioso relato que devuelvan la salud a esos seres en apariencia inanimados pero que en las fantasías de los niños (y no tan niños), están vivos.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy cierto, estamos en una era en que si no sirve, se reemplaza.

      Muchas gracias por leer <3

      ¡Un abrazo!

      Eliminar
  13. ¿Importa si tu relato es convencional o menos? ...no!!!
    Es fantástico y eso es lo bueno... mientras te leía recordaba una vieja canción infantil que me cantaba mi papá y que años después enseñé a mi hija: "...en el viejo hospital de los muñecos, llegó el pobre Pinocho mal herido..." (https://www.youtube.com/watch?v=7BmjVjpGxE0)

    Un besote.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Conozco la canción! Era una rima que usabamos para jugar cuando era niña xD

      Me alegro que te haya recordado la canción, hacía años no la escuchaba.

      ¡Un abrazo!

      Eliminar
  14. ¡Hola! ¡Me ha gustado mucho este relato! Ya de entrada el título me había llamado la atención. Está genial :).
    Me ha encantado la parte en la que salen personajes reales y la mención a Chucky jejeje.
    Un saludo :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias! Me alegra que te haya gustado <3

      ¡Un abrazo!

      Eliminar

¡Hola! ¿Cómo estás? Gracias por pasar a leer mi blog y agradezco que vayas a comentar. Me encanta leer sus opiniones.

Si quieres que dejar invitación para que pase por tu blog, pincha aquí.
Si vas a afiliar o dejar confirmación de ello, por aquí

Gracias por no hacer spam <3 Y si lo haces, ten presente de que borraré tu comentario por no estar relacionado con la entrada ¡Estás avisado!

¡Qué tengas un lindo día!

Bye!