viernes, 7 de octubre de 2016

15 días de fanfics: día once

¡Hola a todos! ¿Cómo están? Yo que no salgo de mi racha de mala suerte, que si les contaba que andaba recogiendo todo en el jardín por la tormenta y el viento, hoy —o más bien dicho ayer, que ya es viernes— hubo dos temblores fuertes —que fue increíble sentir todo sacudirse, hasta las ventanas y puertas D:— y sospecho que es eso lo que aflojó la cañería, así que tenemos una hermosa fuente de agua cada vez que uno abre la canilla XD sí, es una suerte de las mil maravillas, que parece que nada en la casa está hecho realmente bien, así que hay que esperar al plomero en la mañana a ver si arregla el pequeño problemita. Para mejor, ya van seis temblores que azotan al norte en menos de dos semanas, como la mayoría se dio en Santiago, todas las replicas llegan recién salidas del horno para Tucumán (?) una belleza (?).

Pero salvando mi ajuste de cuentas con los dioses —que ahor sí me las están poniendo feas—, me toca seguir con el reto de fanfics y por mucho que lo he pensado, yo terminé exactamente en lo mismo: tengo muy claro quien es mi personaje favorito y de quién quiero hacer el fic. Y es que digo que no, pero siempre acabo volviendo a los mismos, y es que amo con locura a este hombre así sea sólo en papel —y gracias a todos los dioses sólo existe en papel XD—: Nanjo Kouji, un alma perturbadamente retorcida y apasionada.


Día once: Muerte de tu personaje favorito.


Llave a la locura

Era su culpa, nadie le iba a decir lo contrario. Como siempre, llevaba las cosas al extremo porque no sabía querer de otra manera y aunque aprendiera, aunque le enseñara, ya era demasiado tarde para él.

Sus dedos metálicos rozaron el frío cuerpo de Takuto, descansando en una cama tan fría como él se encontraba ahora. Siempre había temido que extendiera sus alas y volara lejos de dónde él pudiera tomarlo. Más de una vez había deseado arrancarle de raíz el cartílago que evitaría que el volase de sus brazos. Más de una vez había soñado con atarlo a él, encerrarse en aquella habitación pequeña en la que ambos vivían y no dejar que escapar de sus brazos nunca.  Recorrería, marcaria su cuerpo y sólo él y nadie más, vería la cicatriz roja y abierta de su cadera izquierda, aquella que tanto dolor le había traído y que sólo servía como recordatorio de días terriblemente tristes, justo en ese antes de que todo acabara.

Su piel morena ya no brillaba por las gotas de sudor que cubrían su cuerpo al correr tras el balón ni al gritar su nombre en la oscuridad o llamarlo maldito pervertido cuando él quería ir más allá. Nada de eso sucedía porque Takuto ya no iba a despertar. Rodeado de lirios y calas, con aquel ramo de camelias que alguien había dejando, trayendo el color rojo de nuevo hasta sus agotados ojos.

Se quitó los lentes y respiró profundamente despidiéndose de él, sabiendo que ya estaba demasiado perdido para volver. 

Se había obsesionado con él, porque cuando Kouji hacia las cosas, las hacia bien, malditamente bien. No iba a medias tintas, que los medios tratos con él nunca habían funcionado. O se jugaba o no lo hacía ¿puntos medios? ¿Qué es eso? Takuto se había convertido en el gran motor de su existencia y seguramente, era el maldito pervertido que él siempre le había dicho. Seguramente que sí, que nunca había imaginado volverse condenadamente loco por otro hombre y lo había hecho tan sólo porque era él. Porque el amor no conocía de sexo, aunque Kouji no sabía que las obsesiones tampoco.

Y así como su vida había girado en torno a aquella muchachita que había visto jugar al futbol cuando apenas tenía once años, su muerte giraría de la misma forma. Aunque ahora, tenía la certeza de que aquella muchachita no era tal, sino que era su querido Takuto, aquel que era tan condenadamente delicado como una mujer en cuerpo pero tan jodidamente descarriado como un borracho en una mala taberna. Que su actitud era lo que arruinaba su fragilidad. Pero nunca le había importado eso. Simplemente, había enloquecido por él.

Dejó el celular en su casa. Nadie lo encontraría mientras salía a caminar en la nieve helada.

—Yo te encontré, y yo te abandonaré— recordó las palabras de él una vez que quiso dejarlo. Pero Kouji era imposible de dejar. Siempre se iba y siempre volvía, por eso, estaba seguro de que iba a conseguir la forma de volver con él.

El frío calaba los huesos, la nieve y el viento helado golpeaban en su pálida piel descubierta, que había salido sin abrigo alguno. Algunos mechones de cabello caían sobre su rostro, impidiéndole ver el mundo con claridad, mucha menos de la que ya tenía que desde hacía años, era portador de una terrible vista. Y ahora, era mucho peor.

Llegó al puente. El metal estaba helado, su mano buena lo comprobaba. Se quitó los zapatos y los dejó de lado subiéndose al barandal y cerrando los ojos. Sin más, se dejó caer al vacío, sin mirar, sin gritar, sin llorar. Sólo tenía la idea de que de una forma u otra lo iba a encontrar, fuera en otra vida, en otro mundo, en otro plano. Con otro cuerpo, con otra voz, lo único que sabía a ciencia cierta es que no iba a separarse de su amado así tuviera que morir para volver a sus brazos.

                                                                          
Simpre pensé que el caracter de Kouji lo llevaría a hacer cualquier locura, así como las hizo muchas veces en toda su vida, no podía imaginar con él una muerte tranquila. La vida sin Takuto iba a ser su propio infierno y ante su desesperación —que todo lo que hace este es hombre es impulsado or la desesperación—, lo llevaría a quitarse la vida. Así que este es mi final par Kouji.

Espero les haya gustado.

¡Se cuidan!

Bye!                                     

8 comentarios:

  1. Oh, que triste... pobrecito. Me ha dado mucha penita.
    ¡un salido!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, pues, Kouji tiene eso, provoca tristeza pero no puedes dejar de leerlo.

      ¡Un abrazo!

      Eliminar
  2. Espero que os arreglen pronto la tubería y que el fontanero no tarde. Que a veces se lo toman con una calma indebida.

    El fic me ha gustado. ;)

    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por suerte, ese problema ya quedó arreglado.

      ¡Un abrazo!

      Eliminar

  3. (✧∀✧)/ Holaaa!!!
    Dios que mal la han estado pasando espero esten todos bien, los temblores me ponen algo nerviosa y aqui en Chile a pesar de que tiembla todos los dias y no lo sentimos hace rato que no tiembla fuerte y eso me alegra D:
    COn respecto al fanfic no conozco al personaje pero su muerte me dio dolor, la escribiste demasiado bien e incluso me parecio romantico el actuar del otro personaje. Saludos.

    穛 S4Ku SEK4i®

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De hecho, mira que yo tengo perros y es un problema porque tiembla todo y no sólo te pones mal tú si no que ellos también DD:

      Muchas gracias, me alegra haber transmitido esa desesperación, que era lo que buscaba.

      ¡Un abrazo!

      Eliminar
  4. Uy, yo soy de Córdoba y acá el temporal provocó calles inundadas en pleno centro de la ciudad. Me sorprendió en medio del trabajo, así que me volví a casa mojada y muerta de frío, ni abrigo había llevado xD Espero que consigan arreglar las cañerías.
    Sobre el fanfic, me encantó. Bien intenso, el personaje principal está muy bien caracterizado, de forma que no puede terminar haciendo otra cosa. Lo has hecho muy conmovedor.
    Sigo con ganas de ponerme con este reto de fanfics, apenas termine con alguno de los que ya empecé.
    ¡Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Sí! Vi en las noticias la tormenta, aunque allá pegó mucho más fuerte realmente. Yo espero que no sigan así que uno no sabe donde caer en esos momentos.

      ¡Muchas gracias! La verdad, es un personaje que me fascina, quizás, por estar tan perturbado <3

      Ojalá lo acabes pronto que tengo curiosidad de lo que vas a escribir.

      ¡Un abrazo! Y espero que todo ande bien por allá <3

      Eliminar

¡Hola! ¿Cómo estás? Gracias por pasar a leer mi blog y agradezco que vayas a comentar. Me encanta leer sus opiniones.

Si quieres que dejar invitación para que pase por tu blog, pincha aquí.
Si vas a afiliar o dejar confirmación de ello, por aquí

Gracias por no hacer spam <3 Y si lo haces, ten presente de que borraré tu comentario por no estar relacionado con la entrada ¡Estás avisado!

¡Qué tengas un lindo día!

Bye!