miércoles, 5 de octubre de 2016

15 días de fanfics: día diez

¡Hola a todos! ¿Cómo están? ¿Qué tal los trata la vida? La verdad, es que yo estoy bastante contenta. Llueve y a pesar de eso, mi internet anda decente, así que aprovecho también. Además, mi madre hizo manju y le quedó riquísimo <3 Para los que no sepan, el manju es un dulce japonés, hecho de un bizcocho crocante y relleno de porotos dulces ¡es una delicia! Personalmente me encanta aunque siempre dependo de que otros cocinen XD que ustedes saben que yo no cocino que soy un peligro para mi misma y la sociedad (?)

Y hoy ya me toca el día diez y la verdad, me han puesto en una jodida encrucijada que realmente, mi día ha sido de lo más aburrido, que con la lluvia ha habido poco trabajo y salvo el colectivo que da unas vueltas horribles —porque media ciudad está en remodelación, así que hay calles cortadas en todos lados—, no me ha pasado nada interesante —salvo que cuente haberme lastimado el brazo, vaya a saber dios cómo, sólo se que tengo una cortada, que yo soy especialista para lastimarme y enterarme tarde de ello—.

Lo vengo postergando porque no tengo ideas para este día, bueno, en realidad tenía una que vengo manejando desde hace varios días, pero no se viene adaptando a mis días XD así que antes de que siga en los borradores, a postearla.


Día diez: Todo lo que pasó en tu día + fantasía.



Los cuentos de sirenas

No había nada qué investigar. Simplemente, aquellas desapariciones de la playa debían haber sido tratadas por la policía y no el F.B.I. Pero Mulder estaba convencido de que había visto a una mujer con cola en la playa. Ahí, justo, en el acantilado y aseguraba que era uno de los casos suyos y probablemente, fuera una sirena la que estuviera provocando todo. ¿Una sirena? Sí, una sirena. Con todo lo que había visto a lo largo de su vida y su trabajo, tampoco lo ponía en duda: sabía que había algo raro en todo ello y no se iba a ir de la playa hasta averiguarlo.

Scully, cansada y parecía que pronto llovería. Al no poder convencer a Mulder de regresar, decidió volver al hotel y esperar a que la noche cayera ya que Mulder había tomado la decisión de seguir investigando por la playa, seguir haciendo preguntas hasta quien sabe qué horas de la noche. Era algo que no iba a impedir, era seguro, pero prefería no tomarse todo demasiado en serio lo que sucedía, que probablemente, eran sólo rumores. Y ella estaba ahí para desacreditarlos y no darles mérito.

Por su lado, Mulder era mucho más insistente y de cierta forma, creyente en todo aquello que no tenía una explicación lógica. Desde lo de su hermana, y en su búsqueda de la verdad, se había dado cuenta de que porque no tenga una explicación razonable no implica que no existe: sólo es el hombre el que no lo entiende. E iba a llegar a entenderlo así le costara la vida.

Más, entre su arduo trabajo, el cielo se tornó oscuro en un momento. El mar se agitaba con fuerza descomunal anunciando la tormenta y el viento soplaba doblando las palmeras y arrastrando todo lo que había a su paso. Aun y con eso, y con las advertencias del pescador sobre irse a casa a descansar, no fue suficiente para el agente y decidió ir un poco más allá. El acantilado no estaría muy lejos de allí. Debía volver a confirmar algo, a más no sea sólo por quitarse esa sensación de encima antes de regresar a casa.

Fue su canto lo que la llamo. La melodiosa voz que entonaba una canción llegaba en medio del rompimiento de las olas y los truenos, como si orquestaran una banda para acompañar a aquella mujer que cantaba en la tormenta. 

En el momento que la escuchó, Mulder dejó de pensar y sólo comenzó a caminar como si fuera un autómata hacia el borde, justo siguiendo el canto que lo conduciría a la muerte segura.



Scully había estado preocupada al ver cómo había cambiado el clima en tan poco tiempo y con Mulder fuera, no se sentía tranquila. Había algo que le decía que no estaba del todo bien, por lo que antes de llegar al hotel, decidió volver aun sin saber a ciencia cierta a donde ir, sólo tenía el punto de avistamiento como base, que, si conocía al agente como ella creía conocerlo, lo encontraría allí.

Lo que vio al llegar ni si quiera ella pudo dar fe. Sacó el arma al ver los afilados dientes, como agujas que mostró aquella mujer-pez sentada en una de las rocas escarpadas y al verla y por acto reflejo, disparó, acabando con el canto. El sonido sordo se escuchó con eco allí, más, vio a Mulder seguir caminando hacia el vacío, corriendo a detenerlo, dándole un buen golpe en el rostro haciéndolo entrar en razón.

Él no recordaba nada. Se había dejado llevar por una melodía hasta que su mente se puso en blanco y luego, estaba ella golpeándolo ¡y él no sabía por qué! Sólo le quedaba la sensación de que debería de estar agradecido a su compañera después de eso.

Descendieron y vieron las manchas de sangre que habían quedado entre las rocas, que pronto el agua de mar limpiaría. Ninguno dijo nada sobre lo sucedido, quedándose con la duda de si aquello había sido cierto o sólo uno de esos sueños que es mejor no tener.

Lo cierto es que ahora, simplemente, irían al hotel por un buen café.




Ni fui a la playa ni vi una sirena, sólo la tormenta es  verídica (?) —aunque pueden tomarlo al revés si quieren (?)—. La verdad, es que tenía ganas de hacer algo con las sirenas y desde que lo pensé, vine pensando en hacerlo para el reto, así que al fin, sale a la luz.

 Espero les haya gustado.

¡Se cuidan!

Bye!

8 comentarios:

  1. Bien contado lo de la lluvia.
    Incluso me recuerda un capítulo de X-Files con clima lluvioso, que pasa todo en oscuridad.
    Y bien lo de los personajes. Mulder corriendo riesgos alocados por teorías que resultan ser ciertas. Y Scully la esceptica que termina salvandolo. Y un misterio que sigue siendolo.
    Bien escrito. Esta fanfic iría más con las primeras temporadas.
    Me gustó.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De hecho, lo pensé precisamente para las primeras temporadas, cuando todavía no estaba en eso de 'puedo llegar a creer' Scully.

      ¡Un abrazo!

      Eliminar
  2. Me ha hecho mucha gracia lo de que eres un peligro en la cocina. jejeje

    El texto como siempre,me ha gustado. :)

    Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y eso que no conoces todo mi historial cocinera, ahí no creo que te reirías xD

      ¡Un abrazo!

      Eliminar
  3. ¡Oh! Me ha gustado mucho, jo, yo también quiero comer los manju. Que envidia...
    Me ha gustado mucho el relato :D

    UN BESITO

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias! La verdad, es que estaba muy rico todo ¡tienes qué probarlos! Que no te vas a arrepentir <3

      ¡Un abrazo!

      Eliminar

  4. (✧∀✧)/ Holaaa!!!
    Los Manjus no los conocia pero se leian tan sabrosos me gustaria probarlos, con respecto al fanfic me ha gustado ademas que vi la serie de los expedientes x y la historia que les has creado esta buenisima!

    穛 S4Ku SEK4i®

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Lo son, lo son! De a poquito hago que mi mamá cocine un poco más de los dulces que quiero (?) aunque esto puede tardar años xD

      ¡Me alegro que te gustara! La verdad es que la serie es una gozada en todos los sentidos.

      ¡Un abrazo!

      Eliminar

¡Hola! ¿Cómo estás? Gracias por pasar a leer mi blog y agradezco que vayas a comentar. Me encanta leer sus opiniones.

Si quieres que dejar invitación para que pase por tu blog, pincha aquí.
Si vas a afiliar o dejar confirmación de ello, por aquí

Gracias por no hacer spam <3 Y si lo haces, ten presente de que borraré tu comentario por no estar relacionado con la entrada ¡Estás avisado!

¡Qué tengas un lindo día!

Bye!