miércoles, 12 de octubre de 2016

15 días de fanfic: día doce

¡Hola a todos! ¿Cómo están? Sigo con el reto. A decir vrdad, aproveché el fin de semana para escribir y dibujar, así que en estos días, me toca la tarea de pasar todo en limpio a la pc, pero ya voy haciendo algo y me organizo un poquito más de pasada, así que espero demorar menos actualizando todo lo que tengo en pendientes.

Y para continuar el reto, elegí a una pareja que no había utilizado antes. Aunque, la verdad, he hecho tan pocos fanfics que cualquier pareja viene bien en este momento (?). O eso creo, que creo que no publiqué nada de ellos hasta ahora. Se trata de Nakago y Soi de Fushigi Yuugi <3 Sé que es un reverendo hijo del diablo y que sólo la usa, pero lo adoro <3 porque al final, muestra como que le importaba un poquitín <3 De todas formas, cuando leí la novela que ahonda en los sentimientos de Soi, me quedé más enamorada de ellos dos. Que de por sí, Nakago siempre me gustó ¡que hasta fue capaz de besar a Tamahome! Oh, por todos los cielos, como adoro a Watase <3, así que le hacía falta un fanfic.

Día doce: viñeta romántica



Magia en el agua

Todos esos sentimientos afloraban en su cuerpo cuando una mirada de Nakago se posaba sobre ella. Desde que era pequeña, había aprendido una cosa: si ella quería un buen lugar, debía ganárselo. 

Desde que su padre la había vendido a un burdel para pagarse unas botellas más, deudas, ya ni supo por qué fue, sólo supo que ella había ido en pago de todos los males que su padre había cometido. Y entre hombres que arruinaban su vida, había crecido.

Sin embargo, conocer a Nakago había sido una de las mejores cosas que le había podido pasar. Aquel día que la salvó había quedado marcado a fuego en su memoria y en cada partícula de su piel. Su mirada fuerte y valiente en ese momento, atravesó su cuerpo y se plantó en ella aquella sensación de la que no había podido escapar desde entonces. Y que Seryuu los uniera para que sus caminos se cruzaran nuevamente había sido uno de los milagros más grandes que ella había podido testificar: estaba enamorada de aquel hombre, locamente enamorada.

El mundo cobraba sentido cuando él la besaba y la recorría con sus manos grandes. Y aunque aquello era un método para traspasar su energía ¡qué bien se sentía! Ella quería darle todo su amor en aquellos momentos en que compartían las sabanas y las tibiezas de sus almas, porque ella entregaba mucho más de lo que necesitaba. Y aunque él no le dijera palabras bonitas ni la alagara, se sentía feliz, porque había conseguido que él la necesitara de formas que no podía necesitar a ninguna otra mujer. Era ella y nada más y quería creer, porque sólo vivía por esa creencia, que en el futuro, cuando la guerra terminase y Seryuu volviera a pasar a ser un segundo plano en sus vidas, pudieran vivir juntos, tranquilos. No le importaba realmente combatir, era una guerrera después de todo y si tuviese la oportunidad de cubrirle la espalda siempre, a ella no le hubiese importado sacrificar su alma tan sólo por él.

Y se desvivió en pensamientos de un futuro lejano, un presente estable y lleno de amor, que al menos, ella siempre iba a demostrarle y decirle todo lo que él no era capaz de decir. Era Nakago, ella sabía que no era expresivo y tampoco lo esperaba, sólo contaba con que él estuviera, después de eso, nada más importaba.

Y mientras imaginaba y soñaba despierta, el vapor de las aguas se fue haciendo más denso, aun así, recostó su cabeza sobre sus brazos y se quedó mirando las piedras. Cerró los ojos y suspiró sonoramente hasta que unas manos cálidas y grandes la tomaron por la cintura. Su cuerpo desnudo reconoció el tacto al momento y simplemente, se dejó llevar por los besos, dejando que él poseyera su cuerpo y le robara el aliento una vez más.
 




No sé si habrán leído el manga o se habrá explicado en el anime esto, pero para los que no sepan, Fushigi Yuugi está basado en leyendas chinas y muchas costelaciones. Nakago y Soi son dos constelaciones que representan a Seryuu, un dios Chino también.

Y de lo que se habla en la historia, que una vez, Watase explicó, es que existe un mito chino que cuenta que el sexo era una forma de recargar energías, esto va un poco por lo espiritual, de los chakras, la energía vital y todo eso y era una practica de los guerreros, que mediante el coito, podían de una forma, absorver la energia sexual de la mujer y estar preparados para la batalla. Era bueno para la salud y para sanar heridas rápidamente. De hecho, en el manga, Soi en alguna ocasión ve a Nakago herido y le dice que tengan sexo para que él pueda recuperarse y algo que se ve cuando pasan al acto sexual es un aura alrededor de ella y de él.



Y bien, hasta aquí llega todo.

¡Se cuidan! Y pasan un lindo día y unas buenas noches <3

Bye!


4 comentarios:

  1. Oh, aunque Nakago nunca me gustó, Soi siempre despertó un lado maternal en mi. El fic ha estado super tierno.
    Me ha gustado <3
    Un besote

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mira que fue cosa de que apareció y yo me enamoré de Nakago <3 y cuando Watase lo dibujo de militar, fue mucho mejor <333

      Me alegra que te haya gustado <3

      ¡Un abrazo!

      Eliminar
  2. ¡Hola!

    Como no me he leído el manga, no puedo juzgarlo. Pero solo con el principio de la historia ya me he enganchado. Y el final ha sido muy sensual...


    ¡Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Debes leerlo que Fushigi Yuugi es una pasada, tiene humor, drama y mucha acción <3 sin contar el romance *^*

      Me alegro que te haya enganchado, realmente, no sabía cómo terminarlo, aunque me gustó como quedó con esa escena <3

      ¡Un abrazo!

      Eliminar

¡Hola! ¿Cómo estás? Gracias por pasar a leer mi blog y agradezco que vayas a comentar. Me encanta leer sus opiniones.

Si quieres que dejar invitación para que pase por tu blog, pincha aquí.
Si vas a afiliar o dejar confirmación de ello, por aquí

Gracias por no hacer spam <3 Y si lo haces, ten presente de que borraré tu comentario por no estar relacionado con la entrada ¡Estás avisado!

¡Qué tengas un lindo día!

Bye!