miércoles, 21 de septiembre de 2016

Relato juevero: Por culpa del paraguas

¡Hola a todos! ¿Cómo están? Vengo nuevamente a participar de la convocatoria y ahora, toca la Tormenta como detonador creativo. Pueden ver la propuesta completa por aquí, que van al blog de Moli del Canyer, la organizadora de esta semana.

He de decir que escuchando Serenade - Itoshi no umbrella de BUCK TICK, cuando leía la propuesta, así que la canción me ayudó a tomar el punto de partida del relato que es el paraguas. Les dejo abajo el tema en español —que esta vez sí lo conseguí <3 sino, iba a tener que ponerme a traducir—, por si quieren escucharlo.

Por culpa del paraguas

Fue todo culpa de ese paraguas. Todo fue su culpa. Si no hubiese salido lo suficientemente triste y desesperada porque la tormenta se había largado y ella tenía que alcanzar el colectivo antes de que decidiera dejar de pasar, no lo hubiese conocido. Se escapó de sus manos y entre el viento fuerte y el agua que caía a cantaros, atacó a aquel pobre hombre, acabando por romperse.

Ella no podía decir con palabras lo avergonzada que estaba. Si hubiese sostenido mejor el paraguas, estaba segura de que no se le habría escapado de las manos y no habría terminado tan empapada como estaba.

Él lo tomó y se lo entregó con una sonrisa, ofreciéndole compartir el propio hasta la parada del ómnibus, algo que ella terminó por aceptar después de rechazarlo tres veces. Se sentía lo suficientemente idiota como para que la idea de ahogarse en la tormenta no sonara tan mal.

—Puede quitar esa cara de tristeza y escuchar la melodía del agua. ¿Escuchó ese trueno? Es una prueba de que en algún rincón de la galaxia, alguien orquesta una banda ¿Lo ve? justo eso son los juegos de luces— señaló con una amable sonrisa el rayo que surcó el cielo dejándola sin palabras  —y ahora, viene la batería— y se oyó un trueno más fuerte que antes —¡va en crescendo!

Ella no supo qué decir, lo cierto es que escuchar tal desvarío le había hecho sonreír.

—¿Es músico?—

—Casi. Director de orquesta. Aunque también enseño a niños. Tengo una orquesta con niños de primaria que hace que esto sea música para mis oídos— dijo con la misma sonrisa amable que antes, tanto que ella no sabía si tomárselo a gracia o en serio, pero no pudo evitar la risa.

Y aunque la tormenta seguía orquestándose mientras ellos se refugiaban en la deshecha casilla esperando que llegara el 109, todo pareció serenarse, que ella misma se sintió más tranquila, como si aquella charla tan inusual fuera lo que había necesitado para desligarse un rato del mundo.

La lluvia seguía cayendo oblicua gracias al viento y con tal fuerza que dolía cuando caminabas debajo, habiéndolo comprobado al caminar hasta la puerta del colectivo y despedirse de su nuevo amigo. La había invitado a su presentación en el teatro, a que conociera a su prometedora banda.

—No importa lo que escuche, usted sonría y apele a lo maravilloso de la vida— recordó que le dijo antes de despedirse. Y no supo si hablaría de la música o de la vida. Se debatió durante todo el camino pensando en ello y sólo asumió que lo descubriría en el concierto.




Espero que les haya gustado <3

¡Se cuidan! Y pasan una hermosa noche y un bonito día.

Bye!

25 comentarios:

  1. La tormenta fue decisiva para ese encuentro. Bien contado.
    Y a mí no se me ocurrió casi nada.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Graciaas <3

      ¡Y mucho ánimo! Que todavía te queda algo de tiempito para que subas una historia <3

      ¡Un abrazo!

      Eliminar
  2. ¡Oh! Me ha parecido sumamente divertido, que divertido. Me ha gustado mucho, el hombre es mu simpático.
    ¡Te sigo leyendo!
    ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Verdad que sí? Me ha encantado ese caracter tan suelto que ha terminado saliendo con él xD

      ¡Un abrazo!

      Eliminar
  3. Muy bonito tu relato entorno a una tormenta. La vida es mejor con una sonrisa, aunque no siempre es fácil conseguila.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De hecho que sí, pero hay que intentarlo al menos <3

      ¡Un abrazo!

      Eliminar
  4. Es lo bueno de las tormentas, que todas suelen terminar con bellas claridades. Y las sonrisas suelen amainar los nubarrones de la tristeza.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Exactamente, ayudan a limpiar un poco todo.

      ¡Un abrazo!

      Eliminar
  5. Si es que en cuanto veo algo de tormentas... Me emociono. Las ganas de que aquí caigan trombas de aguas son tan intensas,que aunque solo hubieses puesto "tormenta",me habría gustado. ¡Pero me ha gustado! :P

    Un besooooo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mi me gustan y no, que suelo tener a todos los perros encima cuando hay una xD que son muy lindos, pero unos cobardes de primera mis niños.

      ¡Un abrazo!

      Eliminar
  6. A veces una tormenta es el punto de partida de una relación de amor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De hecho, de todo lo malo, surge algo bueno también.

      ¡Un abrazo!

      Eliminar
  7. Has conseguido hacer de una tormenta, en principio desagradable, un escenario para que surja el amor y eso siempre es muy bonito. Me ha parecido un relato muy fresco y dulce.
    Un beso
    No conocía la canción, pero me ha gustado!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchas gracias! Me alegra que te haya parecido de esa manera.

      El tema es una pasada, me encanta <3

      ¡Un abrazo!

      Eliminar
  8. Curiosa historia, gracias a no tener paraguas conoció a un interesante amigo.
    Me gustó.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Me alegra que te gustara! Que son justo estos personajes que me encantan <3

      ¡Un abrazo!

      Eliminar
  9. Si que lo descubrira en el concierto y mucho mas porque intuyo que un hombre asi ha de ser una caja de sorpresas agradables. Una bella historia y muy bien contada, besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Exacto! Que es demasiado simpático y ocurrente.

      ¡Un abrazo!

      Eliminar
  10. Pués sí, me ha gustado. He reído, he sonreído y me he quedado con ganas de que el concierto suene estupendo y que ellos continúen hablando.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Oh, qué alegría! Me alegra mucho que te haya gustado <3

      ¡Un abrazo!

      Eliminar
  11. ¡Qué bonita historia! ...cuando era chica y habían tormentas fuertes, mi abuelo decía que era Dios a jugar a bowling... aún lo recuerdo y sonrio.

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Oh, mi padre solía decirme algo parecido, que San Pedro corría los muebles del cielo XD

      ¡Un abrazo!

      Eliminar
  12. Una preciosa historia bajo la lluvia que me encantó leer!
    Saludos jueveros.
    =)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias! Me alegra que la hayas disfrutado <3

      ¡Un abrazo!

      Eliminar
  13. Por algo me gustan las tormentas... Imagina las tempestades :-) Un besazo y precioso tu relato, en serio.

    ResponderEliminar

¡Hola! ¿Cómo estás? Gracias por pasar a leer mi blog y agradezco que vayas a comentar. Me encanta leer sus opiniones.

Si quieres que dejar invitación para que pase por tu blog, pincha aquí.
Si vas a afiliar o dejar confirmación de ello, por aquí

Gracias por no hacer spam <3 Y si lo haces, ten presente de que borraré tu comentario por no estar relacionado con la entrada ¡Estás avisado!

¡Qué tengas un lindo día!

Bye!