jueves, 8 de septiembre de 2016

En el bosque, bajo los cerezos en flor

¡Hola a todos! ¿Cómo están? Hasta hace poquito me releí esta obra maestra del terror y he de decir que he quedado aun más fascinada que la primera vez que lo leí. He de decir que el libro, además de ese hermoso título que da la idea de que una novela romántica y fantástica se nos viene encima, está lejos de ello, una razón más para quedar completamente enamorada del autor, aunque es uno de los únicos libros que he encontrado en español de él.


Nombre original: 桜の森の満開の下
Autor: Ango Sakaguchi
Género: horror, fantasía
Páginas: 150
Sinopsis: El libro es una compilación de tres cuentos de horror, más bien dicho, dos cuentos de horror y uno que directamente es un cuento grotesco y maravilloso como él sólo. Las tres protagonistas de los cuentos, tres mujeres fatales, tan hermosas y encantadoras que no importa qué hagas, resistirte a ellas es imposible, sólo acabas cayendo en una maldición infernal de la que desearas escapar pero no lo lograras.
Un bosque de cerezos en flor es sencillamente aterrador.

¿Qué me ha gustado de éste hombre? Su prosa que es una belleza. En el libro encontraremos tres historias que nos retrataran la belleza de lo efimero con tal maestría que es imposible dejar de leerlo. Me ha gustado mucho que esto está relacionado con el cerezo por lo poco que dura la flor.

El primer cuento , En el bosque, bajo los cerezos en flor tratará sobre un bandido que vive en la montaña y aprovecha el paso de Suzuka para asaltar a los viajeros. Les roba, los mata y si van acompañados de una mujer, la lleva consigo para hacerla su esposa. Así se verá enredado con una bella mujer que está muy lejos de tener un caracter tan dócil como la mirada que le da cuando sus ojos se cruzan. Por el contrario, apenas la toma como suya, empieza a darle órdenes y a llevarlo casi a rastras por la montaña empinada con ella en su espalda. Y con sólo encontrarse con sus antiguas esposas, exigirá que las mate.

De inmediato, el terror fluyó por todo su ser y se sobresaltó. Giró la cabeza, vio a la mujer a su lado con aire lánguido y se sintió como si hubiera despertado de una pesadilla. Fue como si sus ojos y su alma hubieran sido absorbidos por la belleza de la mujer. Se sintió incómodo. El porqué o el cómo los desconocía. Solo sabía que la mujer era muy hermosa y que él había sucumbido a su hermosura hasta el punto de enloquecer. 

«¿A qué me recuerda esta sensación?», se preguntó. Una vez había sentido algo parecido, pero ¿qué era? 


—¡Oh, sí! Eso fue —exclamó sorprendido. Los cerezos en flor. Era la misma angustia que había experimentado al caminar bajo los cerezos en flor. No estaba seguro de en qué modo se parecían ambas experiencias. Pero estaba seguro de su similitud. Y eso solo le bastaba. No le importaba ser incapaz de comprender más a fondo.
La verdad es que es el cuento que más me ha gustado de los tres, que el gusto de esta mujer caprichosa y egoísta por lo exótico y lo grotesco es simplemente, maravilloso. Mejor fue cuando empezaron a viajar a la capital y ella, se empezó a hacer de cabezas y cuando las cabezas perdian su belleza bajo la putrefacción de la carne, conseguía nuevas para contarse historias y jugar con ellas, como si fueran Barbies (?).

Asimismo atesoraba la cabeza de una hermosa muchacha. Se trataba de una cabeza pura, dulce y noble. Aunque tenía algún rasgo infantil, con la muerte había adquirido una extraña melancolía adulta. Tras sus párpados cerrados parecían ocultarse los recuerdos felices y tristes de una adolescente adelantada a su edad. La mujer cuidaba de aquella cabeza como si se tratase de su propia hija o hermana. Le cepillaba la larga melena negra, la peinaba con elegantes recogidos y la maquillaba con esmero mientras murmuraba: «Así no, mejor de este modo», hasta que finalmente el rostro de la muchacha se revelaba aún más bello y parecía irradiar en torno a sí el perfume de una flor.
Aún así, el bandido jamás pensó en ella de mala manera. No la comprendía aunque la encontraba hermosa y por eso, solía perdonarle todo. Hasta que descubrió que la capital no era para él y acabó decidiendo volver a las montañas y tras una discusión, ella volvió con él. Más, al pasar por el camino de cerezos, descubrió la verdadera naturaleza de la mujer o quizás, era una simple ilusión del bosque, lo cierto es que acabó matándola y mientras ella se desvanecía entre los pétalos de cerezos, su cuerpo también fue formando parte de ellos, hasta que del bandido y su esposa sólo quedaron pétales y una soledad indescriptible.

La segunda historia, La princesa Yonaga y Mimio es otra conjugación de locura y venganza. La he disfrutado mucho, aunque, para qué negar que fue la primera la que me dejó fascinada. Los paisajes que va describiéndose mientras la venganza va tomando forma y se va todo propiciando para el encuentro final es simplemente, sublime.

Las cosas que uno ama hay que maldecirlas, matarlas, combatirlas.

Y ya con el gran consejero Murasaki, trata sobre un hombre que encuentra una flauta que pertenece a la diosa de la Luna y una de sus sirvientes baja a recuperarla. Pero el consejero es un tipo ruin y bastante indecente que al ver la belleza de aquella mujer hará lo imposible para retenerla en la tierra y promete que si se queda cinco días, él le devolverá la flauta. Es un hombre con muy buena labia, eso sí, que consigue que la doncella celestial acepté el trato.

«¡Que el cielo, los dioses, la luna, hasta los demonios, sean testigos del camino terrible y desalmado que voy a tomar! Estoy dispuesto a asumir cualquier castigo. Si consigo poseer ese cuerpo blanco y celestial, no me importará que me arranquen la vida. No me arrepentiré. Si por ese amor debo entregar mi vida, incluso diez mil veces, que así sea», pensó. Un amor así bien merecía una lágrima o todas las gotas de rocío que perlan como lágrimas las hojas de la mañana. Merecía un poco de compasión, aunque fuera efímera como la vida de un insecto que canta entre las hierbas. Pensó que habría alguien que pudiera concederle su deseo. 
Es un retrato maravilloso de la avaricia y como corroe al ser humano hasta caer en lo más bajo para conseguir lo que quiere.  He de decir que a pesar de eso, Murasaki me ha gustado mucho ¡y el final que tuvo! Fue sublime, simplemente, darle una muerte más poética es simplemente imposible.

Luego, un día, recibimos la visita del Olvido y en este mundo efímero florece una segunda oportunidad.

He disfrutado muchísimo del libro, que está escrito con tanta belleza, es tan, pero tan bien escrito, mezclando la hermosura en cada uno de sus relatos, que por muy tétrico que sea lo que está contando, uno sigue con gusto hasta el final. ¿Lo maravilloso? Que a pesar de la mezcla entre el floklore japonés, lo sobrenatural y el misterio de lo inexplicable, lo realmente grotesco, lo realmente duro, corrupto y obsesivo hasta la decadencia es simplemente, el ser humano, que es el villano de esta obra de arte.


Sus historias tienen dos adaptaciones: una película del 75 y unos capítulos en un anime. No me he visto ninguna de las dos, pero por lo que he estado leyendo, parecen prometedores, así que espero que sean tan buenos como el libro para traerles la crítica luego.

La portada, antes de que se me olvide, es de Yamamoto Takato, un ilustrador excelente, que me he quedado fascinada con la portada y me he puesto a buscar trabajos suyos y tiene un talento para conjugar la belleza en un ambiente grotesco que da gusto verlo.


Tiene un gusto inquietante por el dibujo erótico, que simplemente, viendo su trabajo me ha recordado a algunas canciones de Atsushi donde hacer el amor con la muerte como canta en Victims of love no suena tan descabellado, como muestra Yamamoto. Les dejo el sitio oficial. Según vi, sólo está en japonés y en inglés, pero se entiende bastante si no son duchos en el japonés.

¡Se cuidan!

Bye!

6 comentarios:

  1. ¡Oh! Vaya, no es el estilo de los libros que me gustan, pero las ilustraciones son bonitas.
    ¡Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El libro es interesante, pero hay que tener estómago para leerlo XD

      ¡Cuidate!

      Bye!

      Eliminar
  2. Solo por los dibujos,me dice: Léeme... xD

    Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que la portada es bella y los tres cuentos, también <3

      Ya me contarás

      ¡Cuidate!

      Bye!

      Eliminar
  3. Hahahaha debo decir que son los dibujos lo que llama mi atención

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Verdad que sí? El libro entra por los ojos, definitivamente XD

      ¡cuidate!

      Bye!

      Eliminar

¡Hola! ¿Cómo estás? Gracias por pasar a leer mi blog y agradezco que vayas a comentar. Me encanta leer sus opiniones.

Si quieres que dejar invitación para que pase por tu blog, pincha aquí.
Si vas a afiliar o dejar confirmación de ello, por aquí

Gracias por no hacer spam <3 Y si lo haces, ten presente de que borraré tu comentario por no estar relacionado con la entrada ¡Estás avisado!

¡Qué tengas un lindo día!

Bye!