lunes, 22 de agosto de 2016

52 días de reto: día cincuenta

¡Hola a todos! ¿Cómo están? Ya estoy casi al final del reto *^* que me emociono, aunque siento que las últimas consignas son las que más me están costando, creo que me han sacado muy bien de mi zona de confort, que no son cosas que habitualmente escriba o que tenga en mente para una trama xD


Día cincuenta: Escribe un relato sobre una fiesta, un grito y una mentira que cada vez crece más.



Feliz aniversario

Estoy bien. Estoy bien. Repetía como un mantra, como si al decirlo en voz alta, fuera un hechizo que pudiera sanarla. Estoy bien. Estoy bien, se decía mientras estaba sola, como convenciéndose de que realmente, estaba bien. Y se miraba al espejo y fingía su sonrisa. Actuaba, actuaba frente al espejo para mostrarse bien ante los demás. Era una fingida sonrisa, al principio, se notaba cuan mal estaba cada vez que respondía sonriendo. Podían ver a través de ella como si fuera un velo transparente el que cubría su dolor. Pero con el pasar de los días, se vio viendo cada vez más sincera, aunque ella sabía que no.

Actuaba como si nada pasaba, pero se estaba rompiendo por dentro, alejando a todos para al fin, acabar por romperse.

Condujo hasta la cascada en la madrugada, abandonando el auto en la carretera para llegar a ver el descargo de agua. No llegaría a contar a que altura estaba, sólo veía el agua caer con tanta fuerza que no se escuchaba nada más alrededor. El agua transparente se tornaba en una espuma abundante al caer y golpear contra las rocas ¿Qué tan alto estaría? ¿Dolería? No lo pensó y simplemente, se dejó caer. Había perdido a su esposo en el mar, había perdido a su hijo por un aborto espontaneo, sintió que ya no le quedaba nada más que reunirse en donde las aguas se juntasen.

Recordó lo feliz que estaban en el crucero, en la fiesta en cubierta, festejando su aniversario y que pronto serian padres, bailando hasta que pasó. Un borracho loco y armado. Ella vio caer su cuerpo por el barandal del barco, sin llegar a hacer nada, sólo escuchando los gritos de horror. 

Estuvo en shock hasta el día siguiente. Se enteró que cinco  personas más murieron esa noche y ella, empezó a somatizar: su bebé no lo resistió y lo perdió. El estrés le habían dicho, el shock. Y se sintió peor.

No pudo darles una sepultura a ninguno. No habían encontrado el cuerpo de él y su hijo…

Cerró los ojos, sintiendo el viento frio contra su cuerpo. Las gotas de agua le salpicaban ligeramente, hasta que simplemente, se hundió. El impacto dolió, la heló y no supo si fue una jugada de su mente o realmente, lo vio, esperándola en el otro lado con su pequeño en brazos.
 


 He de decir que éste es el que más me ha costado. He hecho unas cuatro o cinco versiones diferentes de este relato sin llegar a contentarme con ninguna, salvo esta que creo, es la mejorcita de todos. Espero les haya gustado.

¡Se cuidan! Y pasen un lindo día.

Bye!

4 comentarios:

  1. Vaya,me ha recordado a otro reto,pero me ha gustado. Te ha quedado muy bien. ¡Un besooo!

    ResponderEliminar
  2. Se me han puesto los pelos de punta... que triste. Jopelines. Me ha gustado mucho pero ha estado realmente triste. Que triste...
    un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y éste fue uno de los más leves que los otros eran más trágicos aun xDDD

      ¡Un abrazo!

      Bye!

      Eliminar

¡Hola! ¿Cómo estás? Gracias por pasar a leer mi blog y agradezco que vayas a comentar. Me encanta leer sus opiniones.

Si quieres que dejar invitación para que pase por tu blog, pincha aquí.
Si vas a afiliar o dejar confirmación de ello, por aquí

Gracias por no hacer spam <3 Y si lo haces, ten presente de que borraré tu comentario por no estar relacionado con la entrada ¡Estás avisado!

¡Qué tengas un lindo día!

Bye!