martes, 2 de agosto de 2016

52 días de escritura: día treinta y cuatro

¡Hola a todos! ¿Cómo están? Espero que muy bien que ya aparezco de nuevo con el reto y las entradas seguido y a ultimar detalles del diseño que anoche no pude acabarlo completamente :,D Y justo hoy toca hacer un relato sobre cumpleaños y la verdad, no es que me fascinen los cumpleaños —especialmente el propio—, personalmente, intento que pase desapercibido siempre y casi nadie —salvo muy cercanos— se enteran de mi cumpleaños xD

Día treinta y cuatro: Escribe un relato sobre un personaje con tu edad actual en su cumpleaños.

No más sorpresas

Odiaba las sorpresas. No importaba de qué tipo fueran. Había aprendido a hacerlo, por supuesto, como todo en la vida se aprende. Y esa había sido una de las peores que había tenido en el día. 

Había empezado la mañana terriblemente mal, con un mal sueño que había hecho que se despertase adolorido completamente. En el trabajo, las cosas no habían mejorado en absoluto. La gente quejándose, su jefe dándole más trabajo y apurándolo, como si él fuera un procesador que hacia todo rápido y bien. Y no, simplemente, era una persona y necesitaba su tiempo para hacer las cosas correctamente. Y lo peor de todo, había sido llegar a su casa y encontrarse con una fiesta sorpresa, organizada por su novia. Gente por doquier, saludándolo, felicitándolo y hablándole de lo mucho que lo extrañaban, que quería que fuera a un evento, a un asado y todas esas cosas que se dicen cuando no ves a alguien en mucho tiempo y debes llenar baches.

Él, simplemente sonreía por mera cortesía pensando que lo único que deseaba era tirarse en la cama y no despertar en una semana. Pero su novia se había esforzado en ello y hasta había hecho el pastel y las velas. Le gustaban los trabajos manuales y los jabones y las velas habían sido siempre una de sus especialidades, con todo tipo de formas, colores y perfumes. Y ahí veía las dos velitas llenas de brillo marcándole sus veinticinco años.

Se quedó mirando las velas un rato hasta que ella lo animó a pedir un deseo. Tenía veinticinco años, una novia que lo amaba, un trabajo que no le gustaba demasiado pero mientras encontraba el ideal, le daba para vivir bien. No se podía quejar, tampoco tenía mucho qué pedir, salvo, el poder salir de ahí rápidamente.  

Las multitudes no le gustaban, tampoco las fiestas con gente con la que perdía el contacto y la reencontraba solo en una fiesta o de casualidad, prefería algo sencillo si de celebrar se trataba. No había nada mejor que compartir un buen momento con los cercanos, con los que siempre, estaba, con los que amaba. Y ese hubiese sido su mejor regalo. Y en eso siguió pensando mientras comía un nuevo trozo de pastel y seguía sonriendo y fingiendo que estaba bien con todo eso.

Lo cierto es que no le gustaban las sorpresas y con la fiesta, lo seguiría diciendo: no le gustaban las sorpresas.
 




¡Espero que les haya gustado!

¡Se cuidan!

Bye!

4 comentarios:

  1. Vaya, que cumpleaños más oscuro. A mi siempre me han gustado los cumpleaños, más bien los regalos me gustan... (soy super materealista xD). Me ha gustado el relato, muy oscuro pero me ha gustado.
    ¡Besitos!

    PD: ¡Me chifla el diseño! Me encanta la cabecera del blog. ¡Super bonito!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues, fue para variar, siempre los cumpleaños son alegres, hacia falta quién desentone (?)

      Pues, los regalos son buenos, aunque hay veces que es mejor no hablar de ellos xD

      Me alegra que te guste el diseño, sinceramente, hacia tiempo que quería usar esa imagen xD y ya me realicé <3

      ¡Un abrazo!

      Bye!

      Eliminar
  2. A mi me gustan los cumpleaños,pero... Tampoco me gustan las aglomeraciones. No soporto sentirme ahogada. Pero me ha gustado el relato.

    Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me pasa lo mismo, las multitudes me estresan a más no poder >.<

      Me alegro que te gustara.

      ¡Un abrazo!

      Bye!

      Eliminar

¡Hola! ¿Cómo estás? Gracias por pasar a leer mi blog y agradezco que vayas a comentar. Me encanta leer sus opiniones.

Si quieres que dejar invitación para que pase por tu blog, pincha aquí.
Si vas a afiliar o dejar confirmación de ello, por aquí

Gracias por no hacer spam <3 Y si lo haces, ten presente de que borraré tu comentario por no estar relacionado con la entrada ¡Estás avisado!

¡Qué tengas un lindo día!

Bye!