sábado, 16 de julio de 2016

52 días de reto: día veintiseis

¡Hola a todos! ¿Cómo están? Espero que muy bien, aquí el frío volvió con toda :,D y yo que ya esperaba días más cálidos y me salió el tiro por la culata xD por lo menos, ya es fin de semana, así que al menos, tiene algo de bueno.

Sigo con el reto y hoy toca el día veintiseis y pedía hacer algo con una frase que hayamos oído durante la semana. Me la pasé intentando recordar una charla o una conversación en el colectivo y nada de nada y lo poco que se me venía a la mente no me terminaba de llevar a ningún punto. Por suerte, cuando ya me estaba por poner a escuchar la radio y dejarme llevar por alguna frase al azar, recordé una charla que tuve el lunes con mi amiga, cuando hablabamos de teatro y que la carrera es muy exigente a entrenamiento físico —que es prácticamente, clase de gimnasia de manera intensiva— y dijo 'ojalá hubiese sabido' así se preparaba un poco más y se ponía en forma —algo que venimos postergando las dos desde hará varios y diversos años (?)—. Así que de ahí partirá aunque el cuento va por otro lado completamente diferente.

Día veintiseis: Escribe un relato con un diálogo o frase que escuches esta semana. Imagina el contexto de esa conversación.


Colección de muñecas

Mi madre había muerto y el dinero se estaba acabando. No tenía ni para costear un funeral decente, ni si quiera, uno indecente, a este paso, cremarla en el fondo de casa iba a terminar siendo más que una opción, una realidad. El trabajo era difícil de conseguir y no importaba a cuantas entrevistas estuviera yendo, no conseguía suerte, hasta que entré a esa tienda de golosinas. Buscaban un repositor y realmente, el trabajo que me tocara hacer en este momento era lo de menos: necesitaba trabajar. Simple y conciso.

Una señora me hizo la entrevista y acabó por concederme el trabajo: comenzaría al día siguiente, así que volví a casa mucho más esperanzada y con la posibilidad de ir poniendo en marcha todo. Me había dicho que no iba a tener que preocuparme nuevamente por el dinero y realmente, esto había sido un gran alivio para mí. Por fin todo parecía ir mejorando en medio de tanta miseria. Al menos, sería el primer peldaño a subir.

Llegué temprano y ayudé a abrir la tienda y acomodar todo. Ya para media mañana, la señora me pidió un favor. Me dijo que me iba a dar un bono extra si posaba para ella, que era una gran artista y quería dibujarme. El dinero me hacía falta, así que sin dudarlo, acepté. En la tarde, íbamos a dedicarnos a ello, así que me quedé terminando de hacer el inventario hasta que saliéramos.

Me invitó a su casa, que estaba justo encima de la tienda, ahí almorzamos y luego, fuimos a un estudio. La luz era increíble ahí, era demasiado iluminado y los colores del tapizado, entre el marfil y el blanco hacían que pareciera que de verdad, todo resplandecía. 

Efectivamente, la señora era una gran artista. El cuarto estaba repletos de dibujos, pinturas y muñecas que ella había hecho. Me recorrí el lugar mirándolas aunque al ver sus rostros, su miraba parecía ausente, perdida o asustadas.

Ella llegó y me dijo que me sentara en un taburete que colocó en medio de la sala, bajo la luz de la habitación. En frente de mí, una mesa con una placa de porcelana, se sentía el olor fuerte de eso. Le pregunté para qué era y simplemente, me respondió que pronto lo sabría.

Se sentó en frente del caballete y empezó a mover sus brazos. Pensaba que dibujaba, pero no era así. Al finalizar, gritó una palabra en un idioma que desconocí y entonces, fue cuando toda la perspectiva de la habitación cambió.

Estaba asustada, especialmente, cuando ella me tomó en brazos. Se veía tan grande ¿en qué momento había crecido? No podía moverme ¿qué diablos me había hecho? Me estaba sintiendo desesperada, fue entonces cuando me llevó hacia una esquina de la habitación, me puso un vestido y me peinó durante un largo rato. A cada momento, me sentía más y más intranquila, hasta que por fin, me dejó frente al espejo: era una muñeca.






Y siendo muy, pero muy sincera, siempre me han dado miedo las muñecas de porcelana. Y es que esa mirada o las expresiones del rostro te perturban a más no poder, al menos, me pasa a mí eso. Y bueno, pensé en la explicación para ello XD

¡Espero les haya gustado! Se cuidan y pasan un buen fin de semana <3

Bye!

8 comentarios:

  1. A mi también me dan miedo las muñecas de porcelana. De niña tenía unas cuantas pero las regale.
    Como siempre me ha encantado leerte, un relato tétrico pero bonito.
    ¡Cuídate!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo tenía varias también y eran extrañas, la peor de todas era una tamaño natural, tenía casi un metro y moneda y era sumamente tétrica la muñeca xD te traumaba si la veías de noche (????)

      Me alegro que te haya gustado <3

      ¡Cuidate!

      Bye!

      Eliminar
  2. Ha sido un sugénero del terror eso de la gente con poder de transformar en muñecos a otras personas.
    Y tienen algo de extraño las figuras de porcelana. De acuerdo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De hecho, no por nada muchos monstruos son muñecos, tienen un aire tetrico.

      ¡Cuidate!

      Bye!

      Eliminar
  3. Que feoooo ;^; nota mental: nunca aceptar que te dibujen :c
    Yo si le tengo miedo a las muñecas, de hecho evito tirarlas, mejor las regalo ;/
    Me gusto el escrito, aunque no entendí bien que tenía que ver con el pedazo de conversación con tu compañera jejeje
    Un saludo, que estes estupendo ♡

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues, eso era sól introducción que tenía que inspirarme en una fraase oída en la semana, así que era como para dejar sentado eso nada más XD

      Debes dejar que te dibujen sólo si te aseguras que no es una bruja la que está detrás del caballete, sino, corre por tu vida (????)

      ¡Cuidate!

      Bye!

      Eliminar
  4. ¡OHHH! ¡Me ha encantado! ¡Muy tétrico y con el matiz de terror que causan a mucha gente las muñecas! ¡De verdad,mi enhorabuena!

    Saludos,

    Mia

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, me alegra que te haya gustado XD y es que las muñecas son bichos del diablo (?)

      ¡Cuidate!

      Bye!

      Eliminar

¡Hola! ¿Cómo estás? Gracias por pasar a leer mi blog y agradezco que vayas a comentar. Me encanta leer sus opiniones.

Si quieres que dejar invitación para que pase por tu blog, pincha aquí.
Si vas a afiliar o dejar confirmación de ello, por aquí

Gracias por no hacer spam <3 Y si lo haces, ten presente de que borraré tu comentario por no estar relacionado con la entrada ¡Estás avisado!

¡Qué tengas un lindo día!

Bye!