domingo, 5 de junio de 2016

Juntaletras: leer en voz alta

¡Hola a todos! ¿Cómo están? Espero que muy bien <3 ¡Llegó el reto de nuevo! Vengo más puntual que ahora sí hay más que escribir sobre los temas que propone, así que si sigue así, puede que llegue a hacerla nuevamente semanal a la iniciativa.

Hoy se trata de leer en voz alta y hacer las correcciones a nuestros escritos, del tipo que sea, incluso, menciona sobre hacer correcciones a las historietas con este método en su entrada, que pueden chusmear por aquí.

 
La verdad, yo aprendí a leer en voz alta. Tenía un perro de chiquita, una silla de mimbre y un libro enorme que llevaba a todos lados conmigo. Como el perro estaba conmigo siempre, yo me sentaba en el suelo, el perro en la silla y me quedaba a leerle las historias del libro. Así aprendí a leer de corrido de pequeña y me quedó un poco esto de grande que suelo leerle a mis perros, incluso, cuando debo practicar alguna canción para mis clases, les canto a ellos o a mi loro —que a veces hace duetos conmigo—.

Suelo ser meticulosa con la corrección y he aprendido algo importantísimo: muchas veces, es una idea joyita en tu cabeza y cuando está escrito, suena como una soberana estupidez. Y no terminas de agarrarla, de llevarla y queda ahí, como que fue una joyita en sus cinco segundos de gloria. Lo que también me ha llevado a encontrar errores de sintaxis, por ejemplo. Si hay algo importantísimo es que uno no habla como escribe. Para hablar existe un protocolo no explícito que todos seguimos o intentamos hacerlo —pues, a veces, determinado círculo social nos lleva a usar palabras vulgares más seguido o que sé yo, deformaciones del idioma, como el 'tidicho', un común del argentino mal hablado que se ha popularizado para desgracia :,D—. Pero para escribir, uno encara las cosas de otra manera: no se escribe como se habla y eso, nos hace que al leerlo en voz alta, le encontremos fallas que por ahí, habladas no importan, pero por escrito sí hacen la diferencia. Esto puede llevarnos incluso, a darnos cuenta de omisiones que son importantes en la historia o en la narración que no hemos mencionado anteriormente.

Yo suelo escribir todo a mano, papel y lápiz de por medio y soy feliz. Luego, lo paso en limpio en la computadora —y a veces, puedo escribirlo cinco o seis veces en papel antes de llegar a pasarlo por aquí, depende de mi día y de que lo haya leído y no se me haya pasado una mejor forma de hacerlo—. En sí, tardó más haciendo correcciones que con la obra finalizada ya. Y eso que me demoro, aun así, algún dedazo se me pasa por alto xD

Otra ventaja interesante es que así descubres cuando está mal puntuado algo. Yo aprendí a puntuar tarde realmente. Mi educación primaria y secundaria fueron un completo y total fiasco. A los profesores no les importaban que los alumnos aprendieran y lo que aprendiamos, si no era mal, era escaso. Recuerdo que fue cuando me cambié de colegio por cuarta vez, ya con unos quince años, que tuve una profesora de literatura que nos enseñó a escribir. Es decir, a ella, no le correspondía eso porque la clase iba ambientada a la lectura grupal y trabajos tipo ensayo luego, más, como el nivel era tan bajo, se tomaba el tiempo y el trabajo de explicarnos reglas gramaticales que tendríamos que haber llegado sabiendo de hace diez años y no teníamos la más remota idea de ello. Yo al menos, desconocía muchísimas de ellas, pues, la secundaria en la parte de lengua es la estupidez más grande que tienes: analizar oraciones. Encontrarle complemento circunstancial, de tiempo, de lugar, el complemento agente y todo eso que no te sirve para nada, porque uno escribe y eso no importa, si tiene sentido y se entiende, te vale tres rábanos que sepas identificar el complemento agente. Pasé años analizando oraciones por tonterías tan banales como esa y ningún profesor se centró en lo que era realmente importante: que los alumnos sepan leer y escribir correctamente—que incluso, en la univerdad, me topé con compañeros que no sabían leer de corrido ¿y de quién es la culpa? Del pésimo sistema de enseñanza que hace hincapié en tonterías y no en lo que es realmente importante—. Pero esta profesora, lo hizo y nos enseñó a usar los signos de puntuación, entre ellos, dos que me costaban muchísimo: el punto y la coma. Leyendo en voz alta, más o menos, averiguas donde va la coma, casi como intuitivamente, pero ahora, que la pongas con la certeza de que va ahí y que luego lo leas y sepas que está bien puesta ¡no tiene precio! Y los puntos, era muy fácil lo que ella nos decía: cada idea es una oración. Y ya, yo feliz porque empecé a hilvanar más fino, ya no tenía oraciones de cinco páginas sino, que eran más cortas.

En la facultad, cuando estudiaba comunicación, tuvimos Periodismo y el profesor nos decía de una escala que me sirvió muchísimo más: la escala de Gunnin, que dice que una oración ideal debe rondar las dieciseis palabras máximos. Por supuesto, la literatura tiene esto de que uno se excede porque quiere y porque puede, pero cuando estás aprendiendo a saber donde va el maldito punto, es un apoyo esencial conocer estas reglitas que parecen tontas pero que ayudan muchísimo cuando se hace todo a conciencia. Yo debo las gracias a ellos dos que me han ayudado muchísimo a que tenga menos errores y horrores a la hora de escribir, aunque quizás, aun falte pulir alguno por allí.

Creo que serían mis experiencias más relevantes en este tema, así que los iré dejando de momento. Espero tengan un hermoso día y una linda noche <3 ¡Feliz domingo! <3

¡Se cuidan!

Bye!

2 comentarios:

  1. Es un tema curioso, no me he puesto a pensar realmente en la voz hablada cuando uno lee, pero es verdad que no se enseña muy bien a leer. Realmente no se educa a la gente para que aprendan a leer, pero bueno... supongo que ese es otro tema.
    Me ha gustado tu entrada, muy sabia. :D
    Nos seguimos leyendo
    Cuídate

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que me atrevería a decir que no se educa a la gente, que si aprendes, es más por motivación propia que por los educadores que los veo muy pobres realmente.

      ¡Gracias por leer!

      Bye!

      Eliminar

¡Hola! ¿Cómo estás? Gracias por pasar a leer mi blog y agradezco que vayas a comentar. Me encanta leer sus opiniones.

Si quieres que dejar invitación para que pase por tu blog, pincha aquí.
Si vas a afiliar o dejar confirmación de ello, por aquí

Gracias por no hacer spam <3 Y si lo haces, ten presente de que borraré tu comentario por no estar relacionado con la entrada ¡Estás avisado!

¡Qué tengas un lindo día!

Bye!