martes, 21 de junio de 2016

Juntaletras: el amor

¡Hola a todos! ¿Cómo están? Toca reto y es que lo iba a publicar el sábado pero iba a sonar muy fuerte. Creo que igual, sonaré muy fuerte pero bueno, quiero decirlo, así que espero, no se molesten (?) que lo digo con todo el cariño del mundo y después de todo, es mi opinión, allá si no quieren compartirla. Por lo pronto, les dejo la entrada en cuestión, cosa de que pasen a leerla si gustan.


A mi me gusta hablar de amor, pero amor, amor. Generalmente, uno habla de amor e imagina a una pareja y ahí murió el amor. Y no, están completamente equivocados. El amor abarca absolutamente todo aquello a lo que se ama, desde una madre a un hijo o un perro a su dueño o incluso, el amor propio que es algo que también puede ser tópico de un libro. Me gusta el amor como protagonista de las formas que sea que es interesante encontrarle las vueltas. Uno puede hablar de otros sentimientos y quizás, no sean tan flexibles como el amor. La alegría es alegría y se muestra así, el amor creo que tiene más de una cara y facetas, inclusos formas qué descubrir y que puede tomar.

Ahora, el tema es que aseguran que todo libro con una protagonista mujer es un libro de amor romántico. Y que seguramente, habrá amor o que estará destinado a ello y que eso es la trama, incluso, se lo mete de manera forzada para que calze a gusto del autor o del comerciante, que hoy en día tenemos que pensar en Don Dinero también.

A mí me vale realmente. Muchas veces, he visto que el romance está ahí, algunos no les gusta y lo tachan de innecesario. A Tolkien le habían recomendado quitar la historia de Arwen y Aragorn y él se negó por esto que hay amor, esperanza y un futuro destinado para ellos dos. A mí me encantó esto, a algunos les parece que sobra, pero yo estoy con Tolkien: es perfecto así como está.

Leí también que les pareció a algunos sobrar el arco romántico de Winston y Julia en 1984 y a mí, me parece que si no les gusta, es porque no lo entienden, que Winston cuando se enamora, es además de todo, una protesta contra el Gran Hermano porque demuestra que él puede sentir sin que le estén dando la orden de hacerlo. Sublime. Más, existen muchos libros que el amor se vuelve un motor para los hombres. Ligeia de Poe es uno de ellos, llegado al punto que el protagonista no se deshace de la mujer amada ni muerta. Lo mismo en las aventuras de Salgari, donde los protagonistas tienen historias de amor, generalmente, con alguien del bando enemigo, como El corsario negro, que se enamora de la hija del asesino de sus hermanos, viéndose en la disyuntiva de estar con la mujer amada y romper la promesa de venganza que hizo a sus hermanos. O el amor retorcido de Juan Castel y Maria Iribarne en El tunel, que incluso, recuerdo que mi profesora de literatura lo interpretaba además, como un amor maternal mal llevado. Y las interpretaciones de un amor así tienen muchas miradas.

Y es que la literatura está llena de historias de amor convencionales, clichés y no convencionales, y hasta aquellas que quedan reducida a un amor entre líneas que da para una segunda lectura o una interpretación libre. Y es que me revientan las olas feministas que todo el mundo habla de que no hay mujeres buenas de protagonistas, que la mujer no tiene lugar y no sé qué, no sé cuánto y me saturan. El problema es que, generalmente, son personas que hablan sin conocer mucho y como no conocen, hablan demás y quedan estancados en su ínfimo circulo de ignorancia por no averiguar.

La literatura está llena de grandes mujeres, pero las grandes mujeres no venden ni vendían. ¿Por qué Crepúsculo y 50 sombras de Gray son tan famosos y han recaudado tanto? Porque las mujeres sumisas venden incluso, a las mismas mujeres. Y no está mal. A mi me parece perfecto que haya variedad, pero es una soberana estupidez decir que no hay una contrapartida de ellas. Y quienes lo dicen, es porque no leen ni les interesa realmente, pero quedan bien ante el cupo feminista diciendo que debería haber mujeres poderosas. Y me molesta.

No soy una gran lectora de romance, la verdad, empecé bien con el género con mi profesora de literatura en el polimodal, ahora, bachiller, que fue cuando me acerqué más al género. A mi siempre me fueron más los libros de aventuras y hasta cuando iba a la biblioteca, la bibliotecaria ya me tenía recomendado algunos libros que le llegaban de ese estilo. Sino policiales y yo quedaba fascinada con ellos. Pero me fui abriendo a otros géneros y me di con que había historias interesantes además de hombres viajeros capaces de conquistar el mundo con una espada y una cantimplora. Y no, no les voy a hablar de libros modernos, porque como ya saben, no voy a las librerías y compro las modas o novedades, sino que suelo perderme en las casas de segunda mano y ahí llevo mis joyitas.

Uno de los primeros y fascinantes que tuve contacto fue con Henry Ibsen, con Casa de muñecas, donde nos encontramos a Nora que pasa de su transformación de muñequita de la casa a una mujer que hace valer sus derechos y hasta, abandona a su marido e hijos. Sí, cae en el amor pero es otra forma de verlo y es también, una crítica al amor propio de toda mujer. Fascinante.

Otro que lo llevo conmigo como mi evangelio, es El artista de la muerte, donde nos encontramos con una novela policiaca —casi rozando el género negro— que se enfrenta a un asesino en serie que tiene tanto conocimiento de arte como ella, lo que le ayudara a resolver el caso porque ella es licenciada en arte. Este libro es realmente una obra de arte, me fascina.

Los renglones torcidos de Dios de Torcuato Luca de Tena, es otro libro fascinante que tiene a una mujer como protagonista. Alice, una muchacha internada en un sanatorio mental que es un caso único. Se cree una investigadora privada intentando resolver un caso, pero su lucidez mental y su agudeza hace que hasta los médicos crean por momentos que es un error que ella esté internada. Y nos lleva el libro a pensar lo mismo por momentos, sin llegar a discernir si hablamos de locura o de un terrible error.

Jayne Eyre de Charlote Brontë, La trilogía de Los hombres que no amaban a las mujeres de Stierg Larsson, La letra escarlata de Nathaniel Hawthorne, Las vírgenes suicidas de Jeffrey Euginides, Nunca me abandones de Ishiguro Kazuo, Arenas movedizas de Nella Larse, Paprika de Yasutaka Tsutsui, Una hermosa doncella de Joyce Carol Oates, Los árboles mueren de pie de Alejandro Casona que si bien, no es la protagonista, la abuela es una mujer increíblemente fuerte o Colegiala de Ozamu Dazai. Seguramente, estaré obviando muchos más libros con mujeres fuertes, complejas y rebeldes de protagonistas, en muchos géneros y con todo tipo de tramas, por ignorancia, que como dije, voy más a otro tipo de géneros donde los principales son hombres y de paso, me gusta que sean hombres pues, si quisiera ver a mujeres de piratas, seguramente, habría conseguido a alguien que haya escrito sobre eso, que no falta, pero me gustan los piratas hombres. Si me leo un libro sobre vikingos, me gusta que los hombres sean los protagonistas, no una mujer, que sí, me gusta cierta imagen de la mujer para una protagonista y no para otra cosa. La idea de una mujer al estilo amazona en taparrabos no es algo que me fascine, por lo que de paso, me voy a que hay algunas tramas que quedan mejor a cierto estilo de personajes. Y no porque se vaya a discriminar a alguien, creo que muchas veces, pasa por respeto también a esa imagen que uno tienen conferida en su mente y aunque guste mucho, a veces, simplemente, no da. Por mucho que me encante la idea de un fisicoculturista trabajando de mesero, se verá como una idea poco común y hasta posiblemente, no encaje en la talla del mesero. Perfecto para quien quiera hacerlo, pero dentro de mis estandares, no me veo escribiendo algo así y seguramente, muchos escritores pasaron por esto de tampoco verse escribiendo algo de ese estilo. Y me parece perfecto realmente porque los personajes cobran vida una vez que uno les da la oportunidad y eso, es algo maravilloso. Pero si uno empieza a forjarcelo a cincel y fuego porque sólo quiere dar gusto a las masas, no sirve porque al final, acabas con un producto inutil, al menos, para mí, que nunca me ha servido esto de seguir plantillas para crear.

Y sí, seguramente, habrá mucho estereotipo también, pero todos sabemos que hay mucho estereotipo en todos lados y especialmente, en lo que más suena. Y hay algunos que se han hecho tanto nombre que incluso, ya uno directamente lo deja con el nombre y sabe como acaba. Como cuando hablan de amores a lo Romeo y Julieta, seguro, que la pareja protagonista muere. Y no hace falta que nos hagan espoiler, sabemos que Romeo y Julieta mueren y una pareja que muera al final del libro, acaba siendo igual que la de este libro, aunque la historia vaya por otro lado completamente diferente, uno acaba por relacionarlos y se vuelve tan común que es parte del vagaje cultural básico.

Muchos se quejan de los estereotipos y a mi me parece un error increíble. En la ficción funcionan los estereotipos. Funciona esto de no tener que indagar ni dejar todo dicho o mostrar sólo una faceta del personaje porque estoy en contra de que hablen de personajes planos. Así como muchas veces, sólo se conoce una faceta de las personas, a veces, sólo se conoce una faceta de los personajes y así, como hay personas que no aprenden a pesar de todo, existen personajes que no aprenden así recorran veinte niveles del infierno en taparrabos. Y es maravilloso esto. A mí me encanta. Y me encanta que exista la falta de realidad en la literatura que después de todo, si voy a la literatura es porque busca exactamente escaparme de la realidad.

También creo que si uno se basa en las librerías, la verdad, es que puede decir que no existe porque las librerías modernas tienen una oferta tan pobre como comercial. Si se ponen de moda los libros sobre un elefanta rosa que hace strippeer, todos los libros que se publicaran de ese momento hasta que entre otra moda, serán de ese tipo y lo más triste es que vas a la librería y no encuentras nada, pero nada que valga la pena el gasto del dinero. Ahora están de moda las sagas épicas y pobre de que vayas a buscar una novela rosa que te apuesto, ni las conocen porque el género de moda es la épica. Y ahí se acabó. Por eso, insisto en que me gusta ir entre libros viejos.

No sé, yo creo que todo lo que se exige ahora ya existe y seguirá existiendo. Que así como hubo hombres que se levantaron contra gobiernos, hubo muchos otros que se sentaron a escribir historias fantásticas con mujeres de protagonistas y así también, hubo mujeres que desde las sombras o desde el desprecio social, se hicieron con sus propias historias. Esto no es nuevo, pero sí, de esto sí estoy totalmente segura, es que le falta difusión, pues, muchos de los libros que nombre cuesta sudor y sangre para conseguirlo, pero te consigues Bajo la misma estrella hasta en el supermercado y viéndote rodeado de historias sin alma y con los protagonistas básicos y que se repiten en todas las historias que ves que salen en el mercado, es normal que se piense que no existe nada más afuera de ello. Pero las bibliotecas están llenas de libros esperando a ser leídos, dispuestos a desmentir todo esto.

 Bueno, creo que es todo lo que tenía qué decir porque si sigo, no llegaré a acabar XD

¡Se cuidan!

Bye!

4 comentarios:

  1. Entiendo tu indignación. Actualmente hay un grupo de feministas que van muy a saco con muchas cosas, pero no hay que estresarse ni culpar ni juzgar nada.
    Siempre diré la literatura es la literatura, tampoco hay que tomarse todo tan en serio y la gente que lo hace, es que se aburre mucho en su vida.
    En fin, siempre es un gusto leerte y saber que no soy la única que piensa así.
    ¡Cuídate!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El problema es que arrastran a mucha gente con sus conjeturas erradas y así, se multiplican (?)

      Me alegra que te haya gustado <3

      ¡Cuidate!

      Bye!

      Eliminar
  2. Si me tengo que leer un libro que vaya del amor quiero una trama consistente sin huecos argumentales.

    Preséntame a la chica rara y al chico más popular de su instituto si quieres, pero hazme un favor y no me seas hortera. Pon a esos personajes en un apocalipsis zombie y la leeré, me da igual lo cliché que sea la historia siempre y cuando no venzan a los monstruos con el poder del amor. Para eso están las chicas mágicas y se las apañan ellas solitas. La cuestión es que tenga algo de chicha.

    Pero de allí a mujeres que se dejan manipular por amor y acaban con un final más feliz que otra cosa... Para el carro, amiga. Eso yo no lo quiero.

    De todos modos existen libros para todo tipo de personas y estoy orgullosa de poder decir que 50 sombras de Grey no está hecho para mí. Si no hubiera acabado bien, aún, pero visto lo visto...

    Un saludo y nos leemos ^^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De hecho, la riqueza en la literatura es una gran bendición, aunque cuando quieres salir de las tramas comerciales, a veces, debes andar un poco para conseguirlo XD

      ¡Cuidate!

      Bye!

      Eliminar

¡Hola! ¿Cómo estás? Gracias por pasar a leer mi blog y agradezco que vayas a comentar. Me encanta leer sus opiniones.

Si quieres que dejar invitación para que pase por tu blog, pincha aquí.
Si vas a afiliar o dejar confirmación de ello, por aquí

Gracias por no hacer spam <3 Y si lo haces, ten presente de que borraré tu comentario por no estar relacionado con la entrada ¡Estás avisado!

¡Qué tengas un lindo día!

Bye!