jueves, 2 de junio de 2016

El agradecimiento

¡Hola a todos! ¿Cómo están? Hoy retomé mis queridas clases de piano y me siento otra persona <3 Es tan linda la música de piano y es tan relajante sentarse frente al piano y tocar hasta que se te caigan los dedos del frío y mires la hora y ves que ya se te ha hecho tarde para hacer otras cosas (?) Aun así, es algo que me apasiona muchísimo <3


Hoy iba en el colectivo y me topé con alguien que no podía pagar el boleto al no tener tarjeta —aquí ya no se paga con dinero, sino que se usa una tarjeta recargable para el viaje—, como no me costaba nada —y he pasado por esa situación de no tener y necesitar—, le pedí al chofer que me cobrara otro pasaje para este señor. Todo bien hasta ahí, que a mi no me va a hacer más pobre ser solidaria con alguien cuando hace falta. Me quiso pagar y le rechacé pues, no lo había hecho para que me dé dinero, así que me quedé tranquila en eso, pero esperaba algo más que nunca hizo el amague de decir: gracias. A mi cada vez que me hacen un favor y hasta cuando no, que es automático incluso, cuando me dan el vuelto por algo que acabo de comprar, dar las gracias. Incluso, cuando atiendo a un cliente, siempre 'gracias' 'no, gracias a usted', respondo yo. Me educaron para ser amable con los demás y aun si el otro se comporta como un reverendo hijo del diablo, nunca hay que rebajarse a su nivel y seguir siendo amable. Pero me sorprendió que una persona mayor no sepa agradecer un gesto de amabilidad, es más, hasta se sentó a mi lado y no dijo ni una sola palabra de agradecimiento, insistió en darme dinero y yo me hubiese ido muy feliz y con un poco más de fe en la humanidad si me decía simplemente gracias.

Y no me deja de sorprender. Es verdad, que hoy en día la palabra educación parece ser una grosería, pero, los que más se quejan de los jóvenes no son educados son las personas mayores y jóvenes adultos ¿Y el ejemplo? No hay mejor forma de enseñar que por medio del ejemplo. Hoy este señor, que ojala no se queje de la juventud descarriada, dio un pésimo ejemplo de algo tan básico como modales. El dinero no lo soluciona todo, el dinero no es un agradecimiento, y es más, es más gratificante dar las gracias a alguien que te ayuda que insistir en dar dinero por la buena acción.

Yo soy convencida de que favor con favor se paga. A mi no me gusta eso de que te quieran pagar con dinero las acciones que uno hace de corazón o por simple consideración al otro, después de todo, vivimos en sociedad y hay que ayudar a quien lo necesite que uno nunca sabe cuando le puede tocar a uno. Yo sé que cuando hay crisis —sea económica, familiar, etc.,—, la situación se vuelve difícil, pero tampoco para ser groseros. 

Creo en el karma y dicen que por cada buena acción que hagas, algo bueno te pasa, así por cada mala cosa que pasa, algo malo te pasa, por lo que debes hacer cosas buenas no sólo por el karma sino porque es lo correcto y al menos, te vas con la idea de que hiciste una buena acción aun si no lo supieron apreciar.

Y es que cada vez veo más gente ingrata y grosera. No sé qué le pasa a esta maldita sociedad pero de que cada vez la gente me desilusiona más, me desilusiona más. Se quejan de que los demás son groseros pero jamás se ponen a ver su comportamiento ante los demás. Y es verdad, que a veces tú vas con la mejor buena onda que tienes y viene un idiota y te arruina el buen humor, porque pasa y es más seguido de lo que uno cree, pero, se canaliza mal esa energía y se acaban desquitando con quienes no tienen nada qué ver con lo sucedido.

No sé sinceramente. Si sé que tuve varios roces con personas mayores porque creen que todos los jóvenes son mal educados. Una vez me pasó que el colectivo iba lleno y subió una vieja y se fue casi al fondo y se paró justo al lado mío a hablar de lo maleducados que eran los jóvenes y todo un verso de que el mundo está perdido, así, a los gritos. Yo venía mareada, cansada —porque era tarde y había pasado todo el día en la facultad— y me la tenía que fumar a la vieja hablando como si yo tuviera la culpa de que fuera parada. El asiento reservado son los tres primeros de adelante y me gritaba al oído de lo mal que estaba la sociedad.

—La que está mal es usted, señora. Por maleducada. Si venía a pedirme que le ceda el asiento, iba a ser mucho más fácil y no iba a tener que dar semejante espectáculo. Me siento mal, estoy cansada y tengo que aguantarla a usted hablándome de mal educada, porque si hubiese venido por las buenas, hubiese llevado esto por las buenas. Siéntese— le dije y le di el asiento, que ella no conocía mi situación como para tratarme mal tampoco.

Yo no me terminé de parar y tres personas se pusieron de pie a cederme su lugar, más, hizo poner más gruñona a la señora que si no hubiese sido por mí, hubiese hecho el recorrido parada pues, ella hablaba y nadie le llevaba el apunte. Tampoco me dio las gracias ni me dijo nada luego de sentarse. Yo entiendo lo que es estar cansada e ir de pie, pero creo que hay formas y formas de pedir las cosas y decir las cosas y tratando mal a las personas, no se consigue nada. Como bien dicen por ahí, uno cosecha lo que siembra y si vas sembrando por ahí malos modos, sólo recibes eso. Y esto de generalizar porque sí tampoco me va. Si bien, te encuentras con personas mal llevadas, existen todavía aquellos que valoran los buenos tratos y los dan, algo que no cuesta nada. ¿No es más lindo empezar el día diciendo 'buenos días' cuando llegas a algún lugar, subes al colectivo o te encuentras con alguien? A mi me sorprende que yo voy por la vida saludando gente y pocos me devuelven el saludo. Entro al quiosco y saludo al quiosquero antes de comprar algo, que decir 'buenos días, buenas tardes, buenas noches' no te cuesta absolutamente nada. Lo mismo cuando alguien viene a casa, es decir, es una simple cortesía, pero dice mucho esa cosita de nada. Al menos, a mí me dice mucho, que alguien que está tan ocupado como para no devolver un buen día no me dice muchas cosas buenas, al menos, de esa primera impresión.

A mi por las buenas, me sacas hasta la camisa, pero no te vengas a querer pasar de vivo o encararme mal porque no me va a eso. Yo no trato mal a las personas, siempre soy amable y siempre que puedo ayudar, lo hago, por eso, y porque también, me he cansado de los que viven de malos modos o sólo te usan, he aprendido a valorarme mucho más y hacer respetar algo tan simple como la educación básica en cualquier sociedad civilizada, que por lo que sé, estamos lejos de conseguir.

¡Se cuidan! Pasan una linda noche y tienen un bonito día.

Bye!

2 comentarios:

  1. Se te nota indignada. Y te entiendo perfectamente. Aquí también pasa mucho eso de los asientos y de los viejos. Yo siempre que puedo cedo mi lugar alguna persona mayor, pero muchas veces pasan que éstos no quieren sentarse así que he optado por recibir miradas de odio para levantarme. Así evito quedar en ridícula, porque aquí es poco frecuente que alguien ceda el asiento...
    La educación esta poco valorada, ya la gente no es educada y los pocos que somos educados nos comenzamos a sentir como bichos raros, pero bueno... dar las gracias y los buenos días cuesta muy poco y a veces ni siquiera eso... ir con una sonrisa en la cara ya quita mucho sufrimiento. O esa es mi teoría.

    Muy buena entrada, me ha gustado mucho. :D
    Cuídate

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que me sentí indignadísima, esperaba que me agradeciera la verdad XD y no pasó. Mi madre me dijo que le tendría que haber cobrado por maleducado xD

      Y sí, la verdad, es todo un tema. Yo generalmente cedo el asiento a las personas mayores, pero hay casos en donde me descompenso y prefiero ir sentada a desmayarme y despertarme en quién sabe donde. Mejor, vamos por lo sano. Eso sí, están también los que no quieren sentarse. Recuerdo que una vez le ofrecí el asiento a un señor que debía rondar los ochenta años y me dijo 'no, ¡qué me voy a sentar yo si tengo más vitalidad que todos ustedes!' y no me aceptó el asiento XD. Eso sí, pero al menos, hiciste el intento.

      Pero la verdad, es que esto de ser bueno parece estar en peligro de extinción. Y pues, hay que seguir a ver si reproducimos la especie de la gente amable.

      Mafalda decía algo muy lindo: es mejor empezar el día con una sonrisa para ir desentonando con el mundo.

      Me encanta Mafalda y sí, uno desentona realmente porque anda feliz y los demás con una cara terriblemente larga, pero hay que disfrutar, así sea poquito, pero hacerlo, que mejor se divide una alegría que una tristeza.

      ¡Gracias por leer!

      Bye!

      Eliminar

¡Hola! ¿Cómo estás? Gracias por pasar a leer mi blog y agradezco que vayas a comentar. Me encanta leer sus opiniones.

Si quieres que dejar invitación para que pase por tu blog, pincha aquí.
Si vas a afiliar o dejar confirmación de ello, por aquí

Gracias por no hacer spam <3 Y si lo haces, ten presente de que borraré tu comentario por no estar relacionado con la entrada ¡Estás avisado!

¡Qué tengas un lindo día!

Bye!