lunes, 20 de junio de 2016

52 días de reto: día diez

¡Hola a todos! ¿Cómo están? Hace un frío horrible y encima, me corté un dedo y no sé cómo, me di cuenta cuando me vi la cortada XD

Y toca día de recuerdos y la verdad, es que no tengo muchos recuerdos de mi niñez, digamos, propios. Cuando era niña, hablando de jardín especialmente, recuerdo poco y nada y algunos más que nada, son escenas sueltas ¿de casa? Poco menos, que lo mismo, todo es una escena suelta que se completa con alguna narración de mis padres, generalmente, así que vamos a improvisar con algún fragmento y mi gran imaginación (?)

Día diez: Escribe sobre un recuerdo de tu niñez

Mamá

Iba de un lado a otro. Que terminaba de cocinar y pasaba al laboratorio. Volvía mientras yo estaba sentada en el suelo, con el perro de juguete ladrando, el trencito haciendo sonar la campana, el elefanta caminando y golpeándose con la pared y una cajita musical abierto tocando Love history hasta el cansancio. Cuando se acababa la cuerda, volvía a dar vuelta la cajita y hacer girar la manija para que siguiera sonando. Además, intentaba imitarla con el pianito de dos octavas que tenía. Un chiche, pero era realmente fantástico pensar que tenía un pianito en forma de elefante y sonaba tan bonito. Era música aunque sólo se sintiera un sonido estridente.

Mamá nunca se quejó del ruido, me miraba con una sonrisa y seguía rondado los alrededores, hasta que la comida estaba servida en la mesa y papá llegaba a casa del trabajo. Mi mamá siempre fue mi heroína. La comida estaba riquísima y entre queme ensuciaba entera para comer, mamá sonreía. Su sonrisa era la más bonita de todas. Porque mi mamá siempre ha sido la más bonita de todas.
 

Cuando era niña, era un cerdo para comer. Solía comer con las manos y acababa ensuciándome completamente e incluso, hasta ensuciaba la silla alta con la comida xD por lo que generalmente, mi mamá contaba con que, después de terminar cada comida, yo iba directo a darme un baño, así, hasta que aprendí a comer con los cubiertos como una señorita. O al menos, un intento de ello. 

Poco, poco recuerdo de eso, pero los albumnes de fotos están tan llenos de esos momentos —donde parecía que me restregaba una costilla de carne por la cara antes de comerla— que es difícil negarlo XD Y bueno, de paso, un pequeño cuento dedicado a mi mamá <3

Espero que les haya gustado <3

¡Se cuidan!

Bye1

4 comentarios:

  1. ¡Que bonito! Se me han aguado los ojos y todo. Muy tierno.
    Yo de pequeña también era un desastre, me decían que comía incluso con el pelo... ¿qué se le va a hacer? Soy una golosa.
    ¡Muy bonito!
    Cuídate ese dedito :D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que mientras lo escribía he estado igual que tú, con el pañuelo de lado. Me alegro que te haya gustado <3

      Y eso de lo golosa aun me quedó xD aunque ya no me ensucio con la comida XDDD pero es que es tan lindo comer <3

      ¡Cuidate!

      Bye!

      Eliminar
  2. Me ha encantado mucho, Rox♥
    Creo que pude ver a mi mamá en tu corto *-*
    Gracias por compartir, creo que el reto lo haz logrado de maravilla!

    Cuidate ♥

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchas gracias! Pensé en escribirlo en primera persona para que sea más cercano, me alegra que te haya gustado <3

      ¡Cuidate!

      Bye!

      Eliminar

¡Hola! ¿Cómo estás? Gracias por pasar a leer mi blog y agradezco que vayas a comentar. Me encanta leer sus opiniones.

Si quieres que dejar invitación para que pase por tu blog, pincha aquí.
Si vas a afiliar o dejar confirmación de ello, por aquí

Gracias por no hacer spam <3 Y si lo haces, ten presente de que borraré tu comentario por no estar relacionado con la entrada ¡Estás avisado!

¡Qué tengas un lindo día!

Bye!