viernes, 6 de mayo de 2016

No te soñé - Capítulo 7

¡Hola a todos! ¿Cómo están? Espero que muy bien <3 Les dejo al fin la continuación de esta historia que venía con ganas ya de publicarla, que Kayla ha estado muy activa últimamente y a mi me faltan los tiempos para poder cumplir con todo, que como siempre, tengo mil pendientes por delante y me sumo más porque soy masoquista (???)


Capítulo 7

Kayla

Las cosas se ponían cada vez peores y entendía cada vez menos cómo y por qué estaba aquí. Cuando conocí a aquel hombre fue mucho peor todo. Pensé que era mejor vivir en la ignorancia y creo, que aún lo sostengo.

Fei trabajaba. Era escolta de un hombre poderoso de la zona y necesitaba un guardaespaldas, así que lo contrató. Él es muy fuerte así que no dudo que haga bien su trabajo, por el contrario, seguro hasta puede recibir un par de recomendaciones. Es muy prudente, demasiado prudente. Me pregunto si alguna vez habrá actuado sin pensar.

Él trabaja haciendo trabajos de éste tipo: ayuda a las personas y cobra por ello. Cuando me lo contó, me sentí realmente indignada. El día que lo conocí, me había cobrado, por eso se hizo con mi camafeo. Me dijo que pensaba que era una esclava por la escasa ropa que llevaba. Aun no logro explicarle que no era escasa mi ropa, era ropa común y corriente y una transparencia. Nada más que eso, más, insiste en decirme que las mujeres no deben vestirse así. Y es cierto que las túnicas que uso son largas, de mangas anchas y generalmente, de faldones largos y vistosos. Aunque con el presupuesto que tenemos, me dijo que es lo mejor que puede comprarme, aun así, considero que la ropa es muy bonita, aunque esto es algo que no se usaría en casa. Se preocupa mucho por mí, aunque no me ha devuelto mi camafeo.

Fue cuando me golpeé con el borde de la carreta. Una de las ruedas se había roto con un bache en el suelo. El terreno era rocoso, horrible y había un pozo que no habían visto en el suelo. Así, nos bajamos y terminamos viendo con pesar, el daño del carro.

—Yo me encargo— dijo Fei —si estoy bien, cerca hay un hostal. Pueden quedarse ahí hasta que arregle esto— nos dijo. Tomó las cosas y nos guio por el camino. Me dijo que me quedará con él y dijo algo más que no llegué a comprender. Aunque entendía bastante de lo que decía, había palabras que se me iban todavía.




El hostal era pequeño pero muy cálido. Había una chimenea a leña encendida y se sentía el calorcito del lugar tan sólo al abrir la puerta y el olor del leño quemado, dando una agradable sensación. Nos quedamos en dos habitaciones. El cliente en una y Fei y yo compartiríamos otra habitación.

Nos dejó allí, nos dijo que comiéramos algo que él conseguiría las cosas para poder arreglar la rueda y marcharnos a primera hora, que no creía terminar todo hoy para que saliéramos pronto, así que pasaríamos allí la noche. Era un hombre muy dedicado a su trabajo.

Le preguntó algunas cosas al hombre que nos recibió y lo vi marcharse. El hombre que nos acompañó no tardó en dirigirse a su habitación, así que yo quedé sola en la sala, al lado de la chimenea.

Me aburría ahí, sola, sin hacer nada. El hombre que estaba ahí tampoco parecía ser muy conversador así que decidí dar una vuelta. Tomar un poco de aire fresco, caminar por los alrededores me haría bien. Y me fui sin decir nada. Fei no estaba y al otro hombre tampoco le iba a importar de mi ausencia.

El camino estaba lleno de hierbas altas y apenas había un sendero de tierra, para mejor, cuando iba a mitad de camino, vi las nubes oscuras que cubrían el cielo. A este paso, iba a largarse a llover en cualquier momento, así que debía volver y esperaba que Fei hiciera lo mismo, se iba a resfriar si se quedaba bajo la lluvia. Me preocupaba.

Volteé y me encontré con una mujer delante de mí, observándome detenidamente. Se acercó a mí, me tomó del mentón y me examinó como si la vida de ella dependiera de ello. 

—Sabía que no estaba equivocada ¿y tu mascota?— me preguntó sin que yo supiera qué contestarle ¿Quién diablos era aquella mujer?

—Yo no tengo mascota— dudé en responderle pero ella lo tomó a bien.

—No te preocupes, te conseguiremos una. Busco a gente como tú— y me tomó de la mano pensando llevarme vaya a saber dónde. No me gustaba el rumbo que estaba tomando todo esto, así que hice lo posible por soltarme de ella. Grité que no entendía nada.

—¿No sabes nada?— preguntó sorprendida. Yo negué con la cabeza —eres un jinete y no sabes nada. No te preocupes, te enseñaré y conseguiremos un buen demonio que domesticar y así, nos haremos con todo lo que queramos.

No supe qué responder, pero esto me había sonado mucho peor que cualquier otra cosa que había pasado ¿Qué haría ahora?


<<Capítulo 6                                                                                                                  Capítulo 8>>

Y eso ha sido todo por ahora <3 Espero les haya gustado ¡Se cuidan! Pasan un buen día y unas buenas noches.

Bye!

4 comentarios:

  1. Vaya, vaya... que cosa más curiosa.
    Ya veremos que pasa en el siguiente capítulo.
    ¡saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se pondrá interesante o eso creo XD

      ¡Cuidate!

      Bye!

      Eliminar
  2. Al menos lograron entenderse parcialmente porque Kayla sigue saber en donde está.
    Que bien planteada la intriga.

    ResponderEliminar
  3. Uy por lo menos entiende algo del idioma ahora , veremos que pasa.

    ResponderEliminar

¡Hola! ¿Cómo estás? Gracias por pasar a leer mi blog y agradezco que vayas a comentar. Me encanta leer sus opiniones.

Si quieres que dejar invitación para que pase por tu blog, pincha aquí.
Si vas a afiliar o dejar confirmación de ello, por aquí

Gracias por no hacer spam <3 Y si lo haces, ten presente de que borraré tu comentario por no estar relacionado con la entrada ¡Estás avisado!

¡Qué tengas un lindo día!

Bye!